martes, octubre 06, 2009

RITUALES DE APAREAMIENTO


...con los animales es todo tan sencillo...y ni siquiera en su caso se practica aquello de"llego, te pillo, te mato y punto", nonono, incluso en ellos el tema suele conllevar cierta ceremonia de acercamiento y seducción porque el espacio vital, ese espacio íntimo que media entre nosotros y un centímetro más allá de nuestra piel, es muy delicado de acercar, de rozar, de compartir...
La raza humana, especialista en esto, ha elevado la complicación al grado de, qué se yo, ciencia social o arte, porque ya no se trata de buscar el macho más machote de la manada para asegurar una procreación en condiciones, con los humanos de pronto...

...surge el amor.

Y lo que se trataba de un pacto momentaneo de aproximación en plan "bueno, tenemos que hacerlo para perpetuar la especie, así que tú estate quieta, yo procuraré ser rapidito, y en un momento dado, puedo ocuparme de alimentar a los cachorros, pero cuanto antes termine, mejor para los dos, ¿eh?", pues esa sencilla filosofía se va al carajo. Y de pronto están tus sentimientos, y los mios, y como se siente tu corazón, y como se siente el mío, y todo lo que era tan simple se vuelve un rollo.

La cantidad de gente que ha vivido a costa de estas complicaciones de nuestra especie...todos esos cantantes, esos directores de cine y actores, novelistas y pintores que han llenado el bolso gracias a que nosotros no hacemos las cosas como el resto del ecosistema.

Y las exquisitas torturas que nos deparamos a nosotros mismos cuando nos vemos en el trance del proceso amoroso. "Me quiere", "No me quiere". "Cuando ha dicho esto, ¿querrá decir aquello?". He visto ultimamente una película que se titula "Que les pasa a los hombres" o algo así, que es en parte un poco estupidez pero tiene mucha razón sobre la cantidad de energía cerebral que perdemos en estos lances copulatorios. Vale, es nuestro espacio vital y hay que pensárselo antes de dejar que nadie lo viole, pero bueno, ¿no había otra forma más sencilla de hacerlo todo?

...siiii, lo captaste, estoy aburrido y desengañado.

Apenas encontré algo parecido al amor, ya estoy cansado de todo lo que conlleva.

Será que me estoy haciendo viejo, y lo único que aguanto ya es el maullido de mis gatos...


El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo