sábado, septiembre 16, 2006

ROSA DE FUEGO


... este es un regalo que me llegó en forma de comentario y que deseo compartir con todos vosotros. Es un regalo de los que verdaderamente importan, porque está hecho con el corazón, y llega a lo más profundo de este angel, pintándole el alma de color rojo fuego...
Ya se habìan acostumbrado
mis ojos còncavos y tristes
a su compañia negra,
a sus flores marchitas
a su danza espectral
suspendida en las horas.
Ya me habìa acostumbrado a su presencia
¡mi compañera, la nada!
Màs no aquella
que me teje horas sabias.
no aquella,
que sujeta mis palomas y mis cuervos,
y me los suelta en la memoria,
sino su terrible gemela,
la que muerde el alma
con el hambre eterna
de los condenados.
Mi compañero de azabache y estìo,
mecièndose en el viento,
aferrado a un segundo
se ha colado en mis horas...
ha sembrado mis ojos
de sus alados jazmines,
y ha enredado mi aliento
en su mirada de raso.
Mi compañero de miel y olvido,
ha caminado febrilmente
palmo a palmo por mis sueños.
Me ha hecho un revuelo
de colores y aromas
entre mis flores marchitas,
y en su sonrisa ha extinguido
para siempre mis sepulcros.
Sentada al borde de los nunca,
le aguardo en eterna espera.
Tengo el regazo sembrado
de mariposas amarillas y rojas,
me nacieron uno de estos dìas buenos,
y cuàn dulce serìa
colgarlas una a una en su tiempo
o deslizarlas traviesas
en sus pàlidas alas,
para teñirlas de risa.
Mi compañero de rosa y delirio,
quisiera a veces recoger
tus jazmines de mis ojos,
detener tu danzar
sobre mi pecho desnudo,
plegar tus càlidas alas
para respirar mi propio aire.
Ya no tengo màs sueños
revoloteando en mis horas,
se fueron todos,
tras tu mirada de raso.
El nombre del autor ilustra el título de este "post", y además está escrito en mi libro de "Personas muy especiales"... me he emocionado, gracias...

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo