domingo, mayo 13, 2012

STARSHIPS

En más de un aspecto no paso por mis mejores momentos, y quizás por eso si dedico mi tiempo a algo ha de ser a asuntos que me hagan perder contacto con la realidad inmediata...

...por un lado, continúo la redacción de la novela que elevará el porno a la categoría de producto para consumo mass-media como no se lograba desde los tiempos de Henry Miller, Harold Robbins y las andanzas de Lady Chatterley sin la censura de la época:


...por el otro, música de consumo también mass-media sin más fundamento que hacerme perder la cabeza y dejarme un poco sin sentío...



...no puedo prometer nada pero quizás en la próxima conexión me encuentre a bordo de una nave estelar en la que perversos alienígenas, sedientos de sexo terrestre y transmutados en un par de actores de películas porno que tengo in mente, me estén vejando de cientos de maravillosas maneras...

A la espera de la nave, el vuelo continúa muy a ras del suelo...

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo