domingo, marzo 11, 2012

THE EMPEROR'S NEW CLOTHES

Sinéad vivía aquí su momento cumbre de fama, apenas comenzada la lucha que en adelante iba a mantener para sobrevivir entre lo que el mundo quería que fuese, lo que ella quería ser en realidad y las que de verdad  eran sus posibilidades. Después vendría la temporada en que fue virtual ( y creo que en cierta manera fisicamente tambien ) lapidada por pedir en voz alta y de modo contundente responsabilidades a la Iglesia Católica sobre su gestión en el mundo en general y en Irlanda en particular. 
Luego, aunque su trabajo ha sido siempre honesto, arriesgado y de una calidad a mi parecer excepcional, ha sobrevivido solo en circuitos minoritarios donde lo que se valora simplemente es la artista, aceptando que la mujer que hay detrás de la cantante es lo que dota de fuerza, sensibilidad y profundidad a lo que interpreta.
Aquí todavía luce ojos de gata peligrosa y en cierta arriesgada manera sensual, pero la rebeldía que se adivina en su mirada ya hacía sospechar que esta chica no iba a ser otro producto más del merchandising discográfico. Nada que ver desde luego con la mujer que he visto en sus últimas actuaciones, con un aire un tanto agotado por tanto tiempo de tratar de sobrevivir sin perder su identidad, pero afortunadamente con la voz intacta.
En esta vida, cuando le echas un par de cojones, si no eres vivo casi siempre te los cortan.
Ahora, mi espacio todo tuyo, Sinèad.


PD: El pasado 27 de Febrero Sinèad publicó su último album hasta la fecha, "How about I be me ( and you be you ). Si te quedaste en el "nothing compares 2 U", se te quedó sin pilas la máquina del tiempo, chaval.

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...