jueves, abril 11, 2013

LAS TENTACIONES DEL ANGEL (V)


Esta primavera tan fría, húmeda y deslavazada me tiene la líbido por los suelos, quizás por eso las tentaciones semanales andan un poco escasas, de hecho son solamente ¡dos!:

La primera y más importante es la serie que me acompaña desde hace unos pocos días en mis solitarias veladas televisivas nocturnas: Mad Men. Es un descubrimiento tardío por mi parte pues al suscitarse mi
interés y activarse mis motores de búsqueda ( diciendo eso parezco un cacharrico de esos modernos, ¿a que sí? ) me he enterado de que ya va por la quinta o sexta temporada y yo nada más acabo de empezar con la primera...¡que satisfacción me ha dado!...porque eso quiere decir que podré sobredosificarmela a mi antojo sin temor a tener que esperar a que salga el capítulo siguiente...

 La serie viene titulada así con esta expresión que hace un juego de palabras entre el significado literal "mad men" ( hombres locos ) y la manera de referirse a los hombres que trabajan en los rascacielos de Mad-ison Avenue, una zona de Nueva York en la que se ubican -o ubicaban- las sedes de muchas grandes empresas. Estos "men" en concreto se dedican al mundo de la publicidad y la acción está emplazada en los años 60, en esa época americana tan especial y con tantas señas de identidad en cuanto a estilismo, música y modo de vida. Yo de primeras pensé "buah, qué ladrillo" porque soy más de rollo cienciaficcionístico ( madre las cosas que digo ) ya que de la vida real estoy más que harto, y el mundo empresarial en concreto no me mueve un pelo de la cocorota en cuanto a interés. Pero aaaaaah, empecé a verla y...quedé fascinado. En realidad es una serie muy chunga porque disecciona ejecutivos y seres humanos sin la menor piedad, igual es por eso que al verla me siento un poco
como si se abriese una ventana a través de la cual se me estuviese permitido husmear la interioridad y las intimidades de un grupo de personas. El punto de vista es cruel, no hace nada para embellecer ni la personalidad ni las motivaciones de cada personaje y por eso tan pronto te resultan divertidos y seductores como egoistas o justo eso, crueles. El protagonista, al menos en la parte que llevo vista hasta ahora, es Don Draper, el atractivo caballero que sale ahí arriba a la derecha: un triunfador en su profesión, a ratos adorable y seductor y a ratos  no tanto, pero que a menudo da la impresión de verse un poco superado por sus propias circunstancias y no siempre las gestiona de la manera más ética ni más correcta... No menos importantes ( aunque el papel de las mujeres en la serie está relegado a los roles "secundarios" que me supongo estaban obligadas a desempeñar las féminas en aquella década del siglo pasado ) son las chicas que le rodean y de las cuales hay una pequeña muestra también ahí arriba a mano izquierda, con la mujer de Don en el centro. Mmmm, no sé, la serie da mucho de sí como para resumirla en tan poco, hay mucha complejidad tras una apariencia sencilla, y aparte de las consideraciones profundas en las que no voy a entrar porque soy un tipo simple, hay un estupendo estilismo, se presta una increíble atención al detalle, a los gestos, a los hábitos y a los objetos; y aunque no es ni por asomo lo más importante, hay canciones increíbles rescatadas de aquella época que de pronto suenan en los momentos más importantes y logran hacerle vibrar a uno cuerdas interiores que no está acostumbrado a sentir vibrar...
...acabo de empezar mi periplo "mad-men-ero" pero cada noche estoy suspirando por encontrarme con todos ellos ( y ellas ) una vez más...

Y ya que está sonando ahora, mencionaré como nueva tentación descubierta a Elisa, ( nada que ver con ELISA, la técnica de inmunoensayo para la detección de anticuerpos que menciono no por dármelas de cultureta sino porque imagino que será algo con lo que los internautas que buscan información sobre la cantante han de verse obligados a bregar ), una cantantautora italiana nacida en Trieste y quizás no tan conocida como por ejemplo mi estimada Laura ( Pausini ) pero que tiene una larga trayectoria musical. Seguramente lo mejor para conocer lo mucho y variado de los estilos que ella ha tocado es escuchar su recopilatorio "Soundtrack ´96-´06" en el que se recoge quizás no lo mejor pero si lo más emblemático de diez años de carrera. La primera vez que escuché a Elisa fue reinterpretando una canción de Mia Martini  que entró a formar parte de la banda sonora de una película titulada "Ricordati di me" de Gabriele Muccino. Esta canción ya la he puesto alguna vez en el blog pero no está de más recordar algo tan íntimo y tan hermoso..


...cuantos recuerdos me trae a mi esta canción por quien me la hizo llegar a las orejas y todo lo que llevó aparejado alrededor, pero eso es harina de otro costal como se suele decir...
...y es que bueno, ya que me he metido en faena pues resulta que me he calentao, y gracias a eso incluyo la TERCERA tentación no esperada a modo de "extra-bonus":

La última galería fotográfica apta para todos los públicos que he encontrado de uno de mis fetiches eroticopornografitisexuales, Benjamin Godfre. Benjamín es un polluelo  estadounidense de tan solo 24 añitos nacido en Minnesota ( dato importante para investigar cual es la dieta que siguen los chicos de Minnesota para ponerse así de buenorros ), y a esa edad suya en la que yo andaba haciendo el gamba perdiendo el tiempo y sin saber qué hacer con mi vida, él ya es un modelo de éxito y sin inhibiciones muy cotizado. Seguramente es porque YO no estoy ni la mitad de bueno que él, si no seguramente también hubiera tenido mi carrera encauzada bien prontito, jeje... En esta breve galería posa con paisaje californiano de fondo y unos calzoncillos imposibles de compaginar con la práctica de cambiarse a diario en un vestuario masculino con otros caballeros heterosexuales. Como queda extremely fashion decirlo, mencionaré que los diseñadores de esos gallumbos que parecen devoraos por la polilla son de una atrevida línea de "lingerie masculine" ( aaah, que nivelazo estoy alcanzando, me veo de colaborador en Cosmopolitan no tardando mucho ) con el nombre de Petit Q, creación de una pareja de diseñadores franceses (gays, claro, porque al varón masculino hetero le faltan cojones para inventarse y ponerse cosas como estas) que veo se llaman Arthur y Nico Maillard.
...no nos perdamos con los árboles y veamos el bosque, esto es, al Godfre, llevando esta imposible lingerie con la misma naturalidad con que las ancianitas de mi barrio se ponen la bolsa de plástico del Mercadona en la cabeza cuando les pilla la lluvia de repente:








...con esto quedan servidas las tentaciones semanales...ahora voy a visitar la página de Petit Q porque me han logrado despertar la curiosidad con sus sugerencias: "Effet Gros Paquet"..."Lingerie Transparente"...¡y "Produits Insolites"...como pose para todos ellos Mr. Godfre creo que voy a infartarme, aaaaaajjjj...

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo