sábado, agosto 23, 2014

ANGEL KITCHEN'S: HOY, TARTA SACHER ( II )



Parte TWO:

Repuesto de los problemillas secundarios de última hora con la mermelada y tras una jornada de piscina un tanto sue-ellenesca, accedo a las instalaciones maternas para concluir la labor.
"Estarás de coña" dice la progenitora aún dolida por la pérdida de su huevo "Si iba a echarme la siesta."
"Tranquila" respondo con esa liviandad de actriz de Hollywood que me da el comer con cerveza en vez de con el vaso de agua tradicional...

La chevecha che chube a la cabecha...

..."no necesitaré de tus prudentes consejos para nada. Esto es pan comido" digo fingiendo un aire frívolo de  chica-con-muchos-tiros-pegados que solo consigue una leve mirada de hastío de mi progenitora.
"Espero que hoy no sea el día que termina tu buena suerte con esos postrecillos traídos de los pelos con los que te entretienes ultimamente" responde en un tono no exento de crueldad, como si dudase del parpadeante brillo de mi buena estrella.
¿Y para qué contestar? ¿Qué mejor respuesta que presentarle una tarta Sacher digna de un puesto en la final de MasterChef?....

...vale, tengo mis dudas: todos los amables lectores que aguantasteis el capítulo 1 recordareis los problemillas que tuve con lo de apagar el horno sin querer y dejar chamuscarse un poco la mermelada...tonterías, nada que me eche para atrás, tengo confianza y arrestos más que suficientes, pero cuando llega el momento de meterle el cuchillo a ese bizcochete estrechito y un poco hundido por el centro, tengo mis dudas:
...guantes...
...escalpelo...
...me tiembla el pulso, enfermera, ¿no tendrá por ahí un chupito de ese licor de mora que probamos ayer?

"¡Doctor, con la katana no!...."

Sierro con tanta delicadeza como si estuviese bajándole los calzoncillos a un barbitas bien plantado ( cielos, cuando escribí "plantado" del tirón me salió "plataano"....¿estaría visualizando la metáfora demasiado? ), procurando mantener la distancia justa entre base y superficie, y cuando el calzoncillo cae al suel.....digo....cuando con ayuda de dos cuchillos en cruz levanto delicadamente la tapa...
¡Aaarrg!: tal como sospechábamos tú y yo, la de abajo es muy fina y en el centro...¡horror, un agujero que comunica con el espacio exterior inferior!

...pero en qué clase de agujeros están pensando tú? ¿ estas salido ( de contexto ) ?

Pues hablamos de agujeros bizcochiles, claro, ¡y es un problema duro! pero en estos casos hay que seguir el consejo no evidenciado cinematográficamente que le daban a Olivia Newton-John en "Grease" todas sus amigas pendones:
 "Sandy, no hay que amilanarse"....

 ....( "uuuh, a la santita le han crecido los tacones altos" )...

 ....y fue así, tal cual una Sandy dispuesta a comerse un Danny Zuko para la cena que no me amilané: hice un taponcillo en el agujerito con parte del bizcocho rescatado de la tapa y luego ¡hala,  mermelada a cascoporro para cubrir, unir y camuflar defectos!
( Nota culinaria: Tras esta experiencia negativa llegué a la conclusión de que a buen seguro es mejor repartir la mezcla del bizcocho inicial en dos pequeños moldes de silicoña, hacer dos bizcochos y después no tener que pasar por el trámite de partir ninguno por la mitad, nada más pegar uno sobre otro con ayuda de la mermeladita. )

A continuación y sin más coñas, vamos con la receta de la cobertura:

150 gramos de chocolate de cobertura
2 cucharadas de mantequilla
4 cucharadas de nata líquida

Sandy, todo tuyo...

Lo pones todo en un bol, lo metes al microondas y a tiempos cortitos, vas fundiendo el chocolate, dando vueltas para que se le vaya incorporando la nata y la mantequilla, hasta conseguir una mezcla hermosa y brillannnnnnte....y después, lo mejor: el baño.

...no Manolo no, esto no tendría que explicartelo...

Como dije en su momento, vi el capítulo donde San Jordi Cruz....

que rico está el jodío

...preparaba la tarta con ayuda de un niñito de esos de ahora tan listos y tan repelentes monos que de hecho fue ¡el ganador del "MasterChef-junior"!. Entonces vi que el santo de mi devoción colocaba el bizcocho relleno sobre una rejilla, ponía un plato debajo y luego echaba el chocolate por encima dejándolo resbalar por todos lados hasta cubrir bien todo el asunto.
Ya que yo tenía el bizcocho sobre la rejilla del horno enfriando desde ayer, no tardé un pelo en poner papeles de periódico debajo y vaciarle el bol del chocolate por encima.


Ah, me encantó.
Esta parte es divertida, no cansa y luego como que da gustito verla al final:

Perspectiva tridimensional del asunto

Ahora solo faltaba un poco de reposo para que la cobertura coja cuerpo, unas oraciones a Santa Samantha-Vallejo-Nájera...

...no seas dura, Sammy...

....que es la patrona de los postres perfectos y esperar que cuando mis comensales hagan la cata queden encantados.
Evidentemente Samantha no me hubiese consentido un bizcocho a pelo a pesar del chocolate por encima, y consciente de ello y presionado por la tensión de presentar el plato en el último momento, improvisé una cobertura de frutos rojos que me quedó así:

¿Quien ha dicho que no mola?

Y si tu amable y paciente lector hubieses podido asistir a la cata, esto sería lo que te encontrarías en tu plato:


....venga, venga, a estirarse con los cumplidos: "¡has superado las expectativas!", "¡nadie se esperaba tan buen resultado con el churro de bizcocho que hiciste!", "¡ERES UN CRACK!", jajaja...
Es cierto, me he lucido y por ello guardaré la receta...in my little black book...

¡¡¡Documento inédito!!!:
MY BLACK BOOK KITCHEN


...aaaaahhhh, video precioso donde los haya para ver de cabo a rabo...

Con este nuevo éxito despedimos este largo capítulo de tarta Sacher: feliz fin de semana a todos y como dice Eva Gonzalez, mi "colega" presentadora de despropósitos culinarios en el MasterChef:

"Por favor pónganle sabor a la vida"


¡Feliz vida a tod@s!

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo