viernes, septiembre 19, 2014

ANGEL KITCHEN'S: HOY, SALSA CARBONARA


Seguramente estoy subestimando los conocimientos gastronómicos de los eventuales lectores que pasen por aquí, pero ya que esto se trata de reflejar mi experiencia personal, pues voy a contar las cosas según las he vivido yo, y comienzan con una sorpresa: resulta que la famosa "Salsa Carbonara" que en territorio hispano tenemos asumida como compuesta basicamente por nata y bacon... ¡resulta que no lleva nata! Y casi casi si me apuras, ni siquiera bacon, porque según la apasionante página "LaRestano", el plato originario solo llevaba huevos, queso de oveja y pasta, y no añadieron el bacon hasta que los americanos lo trajeron durante la Segunda Guerra Mundial.
Este tipo de noticias me alegran la vida porque la nata es un producto que me resulta pesado e indigesto, y encontrar una re-formulación de un plato tan asimilado al recetario español como este pues me encanta porque seguro va a ser más asimilable para mis selectas tripas.
Y además es tan simple que voy a tardar más en contarlo que en prepararlo:

Los ingredientes son muy simples:

- La pasta, de formato largo mejor en plan espaguetis o similares.
- Más o menos un huevo muy fresco por persona, a poder ser siempre de gallinas criadas en libertad, ya lo sabes: ¿no van a saberte mejor los huevos sabiendo que no provienen de aves explotadas que pasan la vida encerradas en microjaulas uni-personales ( bueno, uni-aviares ) sin ver nunca la luz del sol?...


...¿que oigo?...¿que los huevos de estas gallinas SON MÁS CAROS?...pero animal, ¿no sabes que si eres carnivoro el buen mantenimiento de tu colesterol no te recomienda ni soporta más de cuatro huevos por semana? Recórtate los huevos y no favorezcas que los empresarios sin escrúpulos sigan jodiéndole la vida a las gallinas.
- Queso rallado
- Bacon, que siguiendo nuestra línea saludable hemos elegido DE PAVO, una sofisticación que solo hemos encontrado en Mercachona, nuestra cadena favorita. Solo que da averiguar si los donantes son pavos criados en libertad o no, que de eso no hemos hablado todavía.

El bacon, de lado

- Aceite de oliva virgen, pimienta negra y sal.

Esta que viene ahora es la hermosa imagen de mis espaguetis ya cocidos en un también hermoso colador de plástico de la progenitora. Cocidos ya porque supongo que tras tantos complicados retos que hemos superado en este Angel Kitchen's, dejar los espaguetis a buen punto, ( un poco tiesos en el centro cuando muerdes uno ) es un tema que tenemos totalmente controlado, ¿o qué?


Lo siguiente es tan fácil que te va a dar hasta un poco de sueño:

1 - Batimos los huevos en un cuenco acompañados de buena parte del queso rallado, la sal y la pimienta. He aquí una muestra del proceso creativo:


Si os reunís varios amigos para preparar esta sencilla receta puede resultar una experiencia mucho más estimulante y divertida:

Paco con la lechuga, y Borja Mari preguntando a Manolo si 
necesita ayuda con esos pedazo huevos

2 - Troceamos nuestro bacon guardando unos segundos de silencio en memoria del pavo y agradeciéndole su generosa contribución a nuestra mesa, luego lo salteamos en el aceite de oliva hasta que esté doradito...


¿Viste que sencillo? Vas a poder preparar en un plis-plas una excelente comida italiana a tu gente sin montar en la cocina un chocho de tres pares de narices que te puede hacer perder los papeles delante de los más pequeños de la casa.

"Nene, papá está muy nervioso, no me hagas hablar mal y vete a dar
la paliza a tu puta madre que está con su culo gordo en el sofá leyendo el "Hola"
mientras papá termina de hacer la pasta de los cojones"

3 - Y a continuación el momento trascendente: añadimos los espaguetis a la sarten donde chisporrotea nuestro bacon, removemos un poquito para que cojan saborcillo y tal...


Y ahora el momento cumbre...


...no, no llegó la hora de tocarse justo ahí: ahora VAS A APARTAR la sartén del fuego y al momento, aprovechando ese calorcico residual, vas a echar la mezcla de huevos batidos con queso, sal y pimienta y removerás con la misma energía que inviertes en otras cosas más divertidas y menos trabajosas...

"No veo el momento de empezar a menear con energía"

Con esto los huevos no llegarán a cuajarse pero cogerán el "cuerpo" suficiente como para constituir una salsa cremosa y agradable...y a continuación y sin esperar a más,

¡a la mesa!

Por tanto, si vas a agasajar a los coleguitas con tu "auténtica carbonara" pero antes vas a irte a tomar el vermut con ellos porque tu eres así de guay y enrollao y no te importa comer a las cuatro de la tarde si hace falta, te recomendaría o comer en un restaurante chino o dejar la pasta cocida y el bacon salteado, para rematar la faena mientras los amigos hacen cola en el WC para hacer pis y revuelven en la nevera en busca de cerveza. No será lo mismo que tener la pasta recién cocida pero la salsa no la puedes dejar hecho por muy colocado que vengas, corazón.

Este es el aspecto final que tuvo mi experimento personal:


¿Y la cata?....¡Pues por supuesto, otro triunfo más de este Angel Kitchen's!, que en este caso merece un poco de rollete musical de aire italiano, como no... para sudar entre las cazuelas, calentar las cebolletas y menear las caderas:


Estoy tan encantado de esta sencilla y primera entrada de plato salado de la sección que me voy a quedar dándole al mambo con este hombre del principio que me tiene mareao, ainsss....

¡Feliz fin de semana a tutti!

Peroquericoestáshijomio, cuidado con el aceite no 
vayas a chamuscar algún espacio declarado monumento
nacional o patrimonio de la Humanidad, ainsss

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo