lunes, marzo 13, 2006

MEDITACIÓN

...varios días de no actualización presa del pequeño bajón anímico que me ha dado con la vuelta al trabajo rutinario, en los cuales me he quejado mucho del mundo circundante, me he dado como se suele decir "de cabezadas contra la pared" o me he liado a"coces contra el aguijón", sin pensar que cuanto más le pegas más te duele...
Pues he resurgido de mis cenizas cual Ave Fénix y vuelvo a la vida, hoy que brilla un hermoso sol primaveral y el cielo es azul pálido, lleno de promesas de primavera, con esta meditación que me dedico sobre todo a mi mismo y que puede servirme para las próximas veces que los días sean "ni grises ni negros, solamente marrones" como decía Luz Casal. Está sacada de un libro titulado "¿Quien puede hacer que amanezca?" de Anthony de Mello, al cual he cobrado un profundo afecto tras la lectura de varias de sus obras que desde aquí recomiendo a todo el que quiera pensar un poco en embellecer la paleta de colores de su alma. Allá va:

"Transformación:

A un discípulo que siempre estaba quejándose de los demás le dijo el Maestro: " Si es paz lo que buscas, trata de cambiarte a ti mismo, no a los demás. Es más fácil calzarse unas zapatillas que alfombrar toda la tierra.".

Un saludo a todos, a volar, muchachos.

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...