lunes, enero 29, 2007

DESPEGUES


...tengo pocas palabras en los labios y mucha emoción en el alma... y en los ojos, más y más según me desenredo y me abro un poquito aquí, a vosotros.

Alguien llegó aquí, hace unos cuantos días, movida por la fuerza de un sentimiento... de un sombrero claro y otro oscuro, y ¡que locura!... ha cruzado un oceano, un hemisferio y ha llegado a nuestro lado para demostrarnos que... joder, que esto no es una fantasía, que no es solo un sueño o un indicio de trastorno mental grave...

... sabeis...

... ella vino, yo la abracé, y de pronto, todo lo que tenía que pensar , todas las dudas que me imponía a mi mismo al respecto, todo se desvaneció. Crucé mi pequeña montaña exterior (y cruce la que había aquí dentro, mucho más grande), y cruzando la montaña recordé el momento en que me senté por primnera vez a ver esa película, y me preguntaba que pensarían todos ellos, Ennis, Jack, las personas que les dieron vida... si viesen los corazones que se han movido por esto, en el tiempo, en el espacio y en la distancia ...

...crucé mi montaña y entonces lo he sabido. Esto fue más que una película, ¿verdad?... vamos, sed sinceros...a mi, en ciertos momentos, como ahora, de madrugada, esperando la vuelta a la rutina, buscando en donde están las fuerzas para enfrentarme a ese espectáculo que he planificado titulado "La Vida Según Yo Mismo" de todos los días, en esos momentos, pensando en estas cosas... se me llenan los ojos de lágrimas, porque no sé que es lo que pasó, que merecí en un momento dado para haber vivido momentos tan bonitos...

...ufff... en fin, este post iba dedicado a nuestra amiga Alas y no a mis derrapazos emocionales ( que ultimamente tengo los frenos hechos un asco,tol día en la cuneta tirao que me paso, jaja ), así que...

...vuelve con buen pie a tu hogar, y no olvides los corazones que aquí has dejado...

...y a vosotros, montañeses... feliz nueva semana, parece que no hay nada para "tirar" siete días más ( o ese es mi sentimiento en esta madrugada de domingo ), pero en esta montaña siempre queda un rescoldo para calentarse, siempre lo encuentro, siempre está aquí, cuando lo necesito, cuando miro y miro y no queda más, así que... que Dios bendiga a esta montaña...

Un abrazo grande.

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo