viernes, junio 30, 2006

UN ANGEL EN LLAMAS - CAPITULO 2


...tras estos duros días en los que mis encantadores amigos habeis mantenido el ambientillo, aquí va la segunda parte del "asunto".
La imagen que embellece esta página, cortesía de ese artista que tenemos camuflado entre nosotros, Joetry.
Vamos alla...

UNA OVEJA ES UNA OVEJA.

La lengua de Jacko repasando mi cara desde la frente hasta la barbilla ha terminado por despertarme al sentir una nausea ascender como una catarata de lava por mi garganta. Evidentemente Jacko no se ha lavado los dientes esta mañana después de su mala experiencia nocturna con las salchichas, y los cálidos efluvios de su aliento me han puesto en pie, que diablos, pondrían en pie a un pabellón completo de reclutas perezosos.
- Jacko, por Dios -le digo- esto es practicamente guerra química... creí que eramos colegas.
Miro a mi alrededor, el sol de principios de verano golpea mis retinas con dos puñetazos de luz que me dejan casi noqueado pero la insistencia de Jacko y la sustancia mucilaginosa y maloliente con la que está impregnando mi rostro me hacen incorporarme y mirar alrededor. Me veo depositado en un callejón repleto de cubos de basura (el servicio de recogidas debe funcionar un día sí y una semana no en Signal a juzgar por el aspecto del lugar), creo que algún alma caritativa me sacó de la carretera y me dejó allí para no ser arrollado por algún camión. Luego me doy cuenta que el mismo alma piadosa me ha birlado la mochila con mis calzoncillos limpios, los que reservaba para alguna ocasión especial, la camisa, mi camiseta de Signal y el escaso efectivo que restaba del golpe al camionero. Parece mentira como me jode que me roben, esto es aprovecharse de los indigentes, carajo, y el puto perro seguro que no les ha enseñado ni un colmillo mientras me dejaban con lo puesto...
...hostia, ni siquiera con lo puesto, también me han quitado las botas, pero si serán...
Paso un rato soltando unos tacos en el callejón que espantan a las ratas, yo no tengo un pico muy fino habitualmente pero cuando me enfado espanto a los descargadores de muelles más curtidos. Jacko se limita a mirarse sus pezuñas delanteras con aire contrito, probablemente se siente fracasado como mascota y como perro, es lo mínimo que puede pasar por su cabeza de chucho... entonces por la mía (por mi cabeza) pasa una palabra como un fogonazo:
"...¡Aguirre!..."
- ¡Jacko! -chillo horrorizado- ¡Dime que no son más de las ocho! ¡Dime que son las ocho menos cuarto! ¡las ocho menos cinco!...
Jacko huye temiendo mi cólera y salgo tras él como una bala, dándome de bruces con una miniancianita de vestido floreado y cara de alucinada (típico en los habitantes de Signal).
- ¡La hora! ¡Dígame la hora! -le ordeno-.
La tía va y -esto es casi ciencia ficción- saca del bolso un spray-antivioladores... pero vamos a ver, ¿que se piensan en este pueblo que soy yo?... ¿Y quien se cree ella que es? ¿Shirley Temple?
- Alejate de mi, excremento -dice en un tono que no me reconcilia precisamente con el género humano-.
- Tranquila, tranquila -digo levantando las manos ofendido- Muchas gracias por su amabilidad, sin duda Dios le recompensará como se merece.
La viejecilla ha corrido unos metros y cuando ha interpuesto lo que ha debido considerar "distancia de seguridad" me grita:
- ¡Las once y cuarto! Y espero que Dios te recompense también como sin duda te mereces, bastardo agresivo y pestilente.
He gruñido dando una patada en el suelo y ha huido dando grititos, yo por mi parte he echado a correr sin contestarle más, disparado hacia la caseta de Aguirre, creyendo -en un prodigio de inocencia y estupidez simultaneas- que me le iba a encontrar retorciéndose las manos tras su mesa y que al verme iba a exhalar un hondo respiro diciendo: " cielo santo, hijo, nos tenías preocupados, pasa por favor, ¿quieres tomar algo? ¿has desayunado?..."

Terrible error. Al verme Aguirre ha sufrido otro amago de infarto debido al ataque de risa que le ha puesto color bermellón, y una vez más no ha habido suerte, se ha quedado en eso, en un amago...
- Mira, pedazo de capullo, te dije a las 8, y te dije que si no estabas tu había otro montonazo de capullos esperando el puesto, no hace falta que te diga más, ¿verdad? Los dos tíos que he contratado estarán celebrando lo jilipollas que eres por no haberte presentado a tiempo, tomando una cerveza a tu salud probablemente. Pero te voy a dar un consejo para que veas el profundo aprecio que te tengo: lárgate de Signal y dedícate a la mendicidad en algún sitio más populoso, aquí no encontrarás más trabajo y si te dedicas a pedir limosna terminarán emplumándote con alquitrán y tirándote en algún descampado a muchos kilómetros de cualquier lugar civilizado... los vagabundos no son bienvenidos por aquí... -ha mostrado una hilera de dientes amarillos vagamente similares a los de Jacko antes de añadir- ... y eso es un consejo de amigo, ¿vale?... Ahora que he hecho mi buena acción del día, lárgate inmediatamente, me estas apestando la caravana...
Me he dado media vuelta conteniéndome los deseos de saltar sobre el escritorio y estrangularlo con mis propias manos...lo he conseguido, incluso cuando me ha dicho con una risita:
- Oh, bonitos zapatos, ¿es piel de burro?
Cuanta crueldad. He echado a andar arrastrando mis pies descalzos, Jacko a mi lado con cara de depresión, incapaz de pensar qué hacer a continuación.
" Ni un solo centavo encima, apestando a basura y a vómito de perro, todos me miran como un delincuente... o vete a saber como a qué -me dije recordando entre tinieblas mi baile sobre la barra del bar luciendo los calzoncillos después de cuatro o cinco días de uso-... ni siquiera puedo alimentar a este despojo de perro, a no ser que se me coma él a mi... o yo a él..."
Me he detenido levantando una ceja y Jacko ha enarcado sus dos ojillos con aire primero interrogante y luego asustado. ¡Que el cielo me asista, por un momento le he visualizado recien salido del horno con una manzana en la boca...! Mi mascota ha presentido algo porque ha puesto pies en polvorosa para contemplarme diez metros más allá ...
... ¿pero que clase de monstruo se creen que soy?... ¿de verdad cree alguien que me voy a comer a mi perro?...
De pronto he visto la luz, las palabras de Aguirre han resonado en mi cabeza "estarán tomando una cerveza a tu salud probablemente"...he vuelto al bar de Roxanne sin pensar en lo que hacía, y Jacko me sigue, somos arrastrados por las fuerzas del destino, es una profecía...
"...yo subiré a esa puta montaña..."
Y todo empieza a correr en mi favor, todo corre en esa dirección...

"De aqui a la eternidad" pierde mucho a la luz del día, hay grandes ventanales por los que entra a chorros la luz del sol, la barra está llena de vaqueros con cara de aburridos y en una esquina la televisión mete ruido sin parar. Encuentro a Roxie otra vez en la barra, con gesto poco acogedor.
- No se si pedirle al perro que se marche o pedírtelo a ti -dice a modo de saludo-.
Esto me indigna.
-Vaya. Quizás crees que vengo a darte las gracias por abandonarme inconsciente en mitad de la calle para que me roben y me abandonen en un callejón de basura sin dejarme tan siquiera los zapatos. Si es cosa de mala conducta, quizás eres tu la que debería salir a la calle.
Roxie es tan buena chica que enrojece un poco, sintiéndose culpable.
- Que me cuelguen si entiendo porqué me siento responsable de tí después de la que organizaste anoche. Debí llamar a la poli y que te hubiesen llevado a dormir al calabozo... ¡pero creí que te estaba ahorrando problemas! -se ha cubierto un momento los ojos con una mano como si tuviese un intenso dolor de cabeza y luego ha hurgado en sus pantalones hasta sacar una llavecita- ...ten. Sube la escalera, al final hay un baño donde puedes ducharte... apestas, ¿te has dado cuenta?... luego veremos lo que hacemos con tu ropa.
Me lanzo escaleras arriba rebosante de felicidad, pero antes oigo gritar a Roxanne:
- No es nada personal... pero "él" debe esperarte fuera, ya lo sabes.
Me vuelvo y veo a mi perro con cara de velocidad como si una ducha fuese lo que más le apeteciese en el mundo en este momento. Cuando ha oido a Roxanne se ha detenido en seco y su encantadora sonrisa se ha congelado en sus belfos.
- Ya sabes lo que hay sobre el derecho de admisión en este sitio, amigo -le he dicho. Jacko se ha sentado así sin avisar y he oido otra vez ese "cloc" que me desgarraba el corazón al poner el culo en el suelo y su mirada de ojos húmedos haciéndome sentir que le estaba traicionando- Te juro por todas tus pulgas que en media hora estoy contigo de nuevo... pero ahora espera fuera, carajo.
Cuando le veo bajar las escaleras con su trote menudo pienso que no me ha gruñido desde el amanecer y siento algo parecido a la ternura floreciendo en mi duro corazón...


Los siguientes minutos son de placeres casi orgásmicos: el agua caliente corriendo por mis lomos, jabón de verdad refrotando mis sobacos, mi entrepierna, salgo limpio, rosadito y perfumado como una virgen el día de su boda. Incluso encuentro una cuchilla vieja de afeitar con la cual perpetro (y es perpetrar porque casi cometo homicidio conmigo mismo) un afeitado al más puro estilo vaquero. Cuando había terminado y meditaba sobre las desventajas de volver a ponerme mis cosas mugrientas encima, la puerta se ha abierto un momento y desde fuera Roxanne me ha lanzado un bulto de ropa.
- Es un mono azul de trabajo y unas zapatillas, los usaba el tío que limpiaba el bar hace tiempo... te servirá mientras lavamos lo tuyo.
- Pasa mujer, y me ayudas a ponérmelo -bromeo alegremente para que vea que conservo el sentido del humor a pesar de mi situación precaria, " soy un tío fuerte ", quiero decir con ello-.
- Pontelo solito, o si prefieres llamo al sheriff para que te ayude , es muy bueno con las cremalleras.
- Okey, encanto, okey, era un chiste simplemente...
No cabe mostrar mucha dignidad cuando bajo con mi mono azul al menos seis tallas mayor, unas zapatillas blancas sin cordones que deben ser de chica ( "¿de Roxanne?...demasiado grandes...")y la cara llena de cortes como si me hubiese dado de morros con el espejo del lavabo. Los vaqueros me miran de reojo y siguen bebiendo, mi benefactora sonrie levemente y dice:
- Vale, estás casi decente. ¿Quieres un vaso de leche?
En mi carrera no se ha registado hasta hoy el momento en que yo consuma un producto lacteo en la barra de un bar pero ahora, ante la mirada atenta de Roxie, jadeo como un Jacko cualquiera y me acomodo una esquina de la barra...
...la vida nos demuestra que cuando no buscamos la ocasiòn, el diablo nos la pone en el camino, y antes de forjar yo plan ninguno el vaaquero de mi izquierda, un muchacho moreno de ojos claros me da una palmada en el hombro y le dice a Roxanne:
- Este vaso le pago yo - ella y yo sonreimos- ¿Tambien eres nuevo en Signal?
- Oooooh, sí -contesto receloso- Llevo veinticuatro horas aquí y ya estoy deseando marchar.
El ha sonreido a su vez.
- Desde luego no es el mejor sitio del mundo, pero nunca sabe uno donde irá a parar, ¿verdad? -se aparta un poco para dejarme ver a su compañaero, un cachitas rubio tipo anuncio -slips-Calvin -Klein- Yo soy Brad, y este es Ray. Vamos a pasar el verano meneando ovejas por la montaña.
...solo podía ser el diablo... Mostré los incisivos como mi perro me había enseñado y pregunté:
-...oh, ¿con ese cerdo de Aguirre?
- Justo. ¿Tu tambien fuiste? Yo conseguí el puesto gracias a un tío que no se presentó, cuando llegamos Ray y yo nos cogió a los dos...
- Que bonito -he musitado con mi cerebro de superviviente trabajando a toda velocidad- ...y, ¿os conociais de antes?
- ¡Que va, que va! Ha sido todo esta mañana a primera hora, ¿eh Ray?
El rubio ha sonreido sin abrir la boca y ha dado un trago a su cerveza,
- Vaya -he dicho yo entonces luciendo una vez más toda mi dentadura- que buena suerte. Yo en cambio he atravesado un pequeño drama...
He inventado una historia de asalto, atraco y abandono de la víctima que casi hace llorar a Brad.
- Joder tío que putada... oye si te podemos echar una mano, en serio, yo...
- ¡Uff-Uff! - he resoplado con los ojos llorosos- Eso es más de lo que nadie me ha ofrecido en mucho tiempo, ¡Uff-uff!
He tenido una crisis de fingido llanto mientras Brad me palmaba la espalda con frases como "vamos tio no te derrumbes" y tópicos parecidos, con Roxanne contemplandonos desde detrás de la barra con una ceja levantada.Por fin, al ver que yo estaba literalmente deshecho, el chico ha decidido:
- Voy a acompañar a este hombre fuera para que le de un poco el aire. Por si acaso mañana nos vemos donde Aguirre, ¿eh Ray?
El rubio ha asentido sin abrir la boca y yo he salido fuera con Brad a la luz del meiodía, donde me esperaba Jacko sesteando al sol y a su lado...
... ¡hostia, el indio de anoche, y solo llevo en el cuerpo medio vaso de leche! Mientras Brad decía algo amistoso a mi perro y Jacko le enseñaba los dientes, le he oido recitar:
"...el instante está cerca
viene con las nubes
mezclado con el aire
vuela como el polen
monta en la brisa como se monta un potro desbocado
planea sobre montañas y valles
te busca
te ve
olvida los fantasmas del pasado
la montaña comprende a todos
abarca a todos
y Ella me ha dicho
que tu momento ha llegado
ahora"
El resto transcurre a toda velocidad, le pongo un brazo sobre los hombros a Brad, el sonríe, creo que se piensa que quiero rollo, pone su mano entre mis omoplatos, yo le devuelvo la sonrisa , aprieto el puño y ¡crunch! lo estrello contra su cara. Las rodillas se Brad se doblan, no cree lo que le está pasando, le arrastro más allá de la cuneta, entre la vegetación,compruebo el pulso, no está muerto..."Lo siento amigo,"digo en tono de excusa "tengo un perro que mantener". Le desnudo, me calzo su camisa y sus vaqueros (tambien el calzoncillo, nunca me he llegado a plantear si me pondría el calzoncillo ¡usado!de otro tío, pero en este momento no hay lugar para sutilezas y además ese mono azul me estaba rozando mis partes íntimas de una forma que me iba a volver loco), me calzo hasta su sombrerito de cowboy. Dejo a Brad en pelotas e inconsciente entre los arbustos atado como una longaniza y salgo yo, marcando un paquete de órdago porque este chico gastaba un par de tallas menos creo yo en los pantalones, y una sonrisa floreciente. Jacko me espera en el camino exhibiendo un gesto reprobatorio que pide a gritos su descalificación como mascota del año.
- ¿No oiste al indio? -le digo- ¡Es mi momento, joder! ¡tengo que ir a esa montaña!
Jacko me mira y se pone a aullarle al sol que nos alumbra... jodido romántico...
Registro los bolsillos de mis nuevos pantalones y encuentro una cartera,en su interior el permiso de conducir, una foto de una encantadora ancianita (¿mama? ¿la abuelita?) y lo más importante, un pequeño montoncito de billetes de 20 dolares.
- ¡Mira, Jacko -grito- ¡Más salchichas!
Mi encantador chucho dice "¡Guau!" y olvidadas sus malas experiencias pasadas echa a trotar camino del colmado. Entonces algo me hace meditar... cabe la posibilidad de que Brad despierte, que no termine ahogándose con la zapatilla que le he metido en la boca, que logre escupirla a lo largo de la tarde-noche y empiece a gritar... incluso si tiene mucha suerte (aunque es un camino poco concurrido y eso en Signal equivale a decir que solo lo cruzan los gorriones) puede que alguien le escuche...
El festín salchichero tiene que esperar. En su lugar compro un saco y una buena cuerda en un almacen y me dedico a las enojosas tareas de meter dentro a Brad (que por fortuna sigue inconsciente), cerrarlo a conciencia y tirar de él -es un muchacho de complexión más liviana que yo pero el jodido pesa como si estuviese muerto-... el destino sigue de mi parte, frente al bar de Roxanne hay un enorme camión cargado de jaulas de pollos con un enorme cartel que dice: "EL POLLO DE CALIFORNIA".
"Este es tu vuelo, Brad" pienso, y lanzo el bulto en medio de los pollos californianos.
Si tenía dudas de formar del plan divino estas se disipan cuando, apenas bajo del remolque enseñando a Jacko un pulgar apuntando al cielo (que significa "¡prueba superada!"), un tio gordo y con cara somnolienta sale del bar.
- Qué, -le digo- de viaje, ¿eh?
- Si, amigo, a llevar pollos a esos cabrones de Hollywood -me contesta entre dos escupitajos- Esos bichos van a transitar por los intestinos más famosos del cine, haaa-haaa-haaa!
Celebro con él esa curiosa y repugnante reflexión, y espero hasta verle arrancar, despidiéndole con un pañuelo.
"Quien te lo iba a decir, Brad, vienes a cuidar borregos y te ves de repente en la meca del cine..."
Cuando el camión se ha perdido en la oscuridad me vuelvo a Jacko y le digo:
- ¿Sabes algo de ovejas, chaval? Y no hablo de haberte comido ninguna, jajaja.
Jacko literalmente se encoge de hombros (de paletillas, más bien) y en su mirada leo la respuesta:
"Una oveja es una oveja"...
...en fin, queda aquí este sesudo relato para que tengais algo en que meditar este fin de semana, jaja. Como siempre abrazos a todos y gracias por haber seguido ahí... la próxima entrega no tardará tanto, lo prometo...

LA MONTAÑA ESTÁ CALIENTE...


..con más contratiempos de lo previsto pero mañana Jacko dará nuevos ladridos en estas pàginas... como siempre agradeceros que hayais mantenido la vidilla (santo Dios, eso de la pasta de dientes Signal ha sido lo mejor que he oido en mucho tiempo)mientras este angel se desgarra entre la vida real y este mundo virtual... para relajar la espera hasta mañana, ahí queda una foto de Joe preparado para perseguir ovejas o lo que se le ponga por delante. ¿Es suficientemente "nasty"?...(y quien se lo digo sabe porqué se lo digo)...
Un abrazo a todos y mañana todos preparados con los paquetes de salchichas...

sábado, junio 24, 2006

UN ANGEL EN LLAMAS - CAPITULO 1

...tras un pequeño retraso debido a la tromba de agua que me ha sorprendido cuando volvía del trabajo en bicicleta, creo que mañana saldré en el diario local por el espectáculo proporcionado a los viandantes, jaja...

...vamos allá...

Ennis y Jack quedan lejos...

Esto es... otra historia.


ULTIMA PARADA: SIGNAL


Hace falta estar jodido para buscar trabajo en Signal. Muy pero que muy jodido. De hecho dudo que nadie, salvo algún paleto de los contornos, se acerque a este pueblucho para solucionarse la vida... Os voy a contar como es Signal: veinte casetas como barracones del ejército, otros veinte perros flacos llenos de pulgas, quizás seis o siete habitantes con cara de acarrear una conmoción cerebral o una abducción extraterrestre y el habitante número ocho (veintiocho si contamos a los chuchos), yo, cuando el hijoputa del camionero me ha desmontado de su vehículo con una patada en el culo.
- Y da gracias que no te solté en medio del desierto -me dice-.
Al parecer tengo algo que agradecerle por tirarme en este poblacho de porquería para que me busque la vida, no me dejó su dirección para enviarle una postal: "Recuerdos de Signal, eternamente agradecido, Joe".
Y todo porque me sorprendió rebuscando en su cartera mientras él echaba la siesta en esas "chaise-longue" que se montan los camioneros en la parte de atrás de las cabinas de sus cacharros.
Vale. No estoy orgulloso de ello, no soy ningún ladrón, pero la vida te empuja y a veces te ves haciendo cosas que nunca pensabas hacer. La primera culpable de que yo me encuentre en Signal con lo puesto y una mochila con un calzoncillo y una camisa de repuesto en su interior es Sally. Sally, la "Conejito" como la llamaban en el bar donde trabajaba, la misma Sally que hundió su uña en mi barbilla y susurró: "¿sabes lo que es pasarlo bien con una chica?" fue la que prendió fuego a mi maleta con ayuda de una lata de gasolina al enterarse de que había tenido un "amour fou" con su compañera de piso, una mejicana regordita llamada Guadalupe...
...como son las mejicanas, pensé que iba a echarme una mano en ese duro momento y lo que hizo fue un frente común con Conejito, me dejaron en la calle sin nada, las dos riéndose y enseñándome sus dedos corazón desde la ventana...
...por eso ahora estoy en Signal, el fin del mundo, con uno de esos galgos flacos gruñendo mientras huele mis zapatillas... le dejo que lo haga, si me congracio con él ya habré hecho buenas migas con el diez por ciento de la población...



Estoy de suerte, solo llevo tres horas en Signal espantando perros y ya he encontrado un viejo barbudo que me ha hablado de un tío que ofrece empleo.
- Es para cuidar rebaños en medio del monte, pero un delincuente como tu donde mejor está es ahí arriba, rodeado de ovejas, haaa-haaa-haaaa.
Increíble. Y no llevábamos diez minutos de conversación.
El benefactor que va a sacarme de aquí se llama Joe Aguirre y lleva 30 años explotando trabajadores ofreciéndoles contratos de porquería y sueldos de miseria a cambio de pasar tres meses en las montañas desparasitando a sus ovejas.
"Vaya, menuda mierda", diría yo habitualmente, pero aquí atrapado en Signal digo "oh, una luz al final del camino" y me encamino a la oficina del tipo.
Nunca ví una oveja de cerca, ¿serán bichos amistosos?...



Joe Aguirre no es un bicho amistoso, quizás pese 300 kilos y no sé si puede moverse de detrás de la mesa que usa como despacho en su remolque, cuando terminé esperé un rato a verle salir y no lo conseguí. Creo que esa es su vida, desarrollarse ahí dentro como un enorme y pestilente vegetal...
- Bien, ¿y que es lo que quieres? -me ha dicho con sus ojillos reluciendo entre mofletes de grasa-.
- Trabajo. Estoy sin pasta. Necesito algo para ir tirando.
- Tienes cara de listillo de ciudad... ¿como has caido aquí?
- Oh... es el destino...
Aguirre ha resoplado un rato de risa, creí que iba a sufrir una apoplejía o algo parecido, pero no hubo suerte.
- Si-si... Cuando un listillo como tu da con su culo aquí es que tiene que estar de verdad jodido...-"jodido es mi segundo apellido, Mr. Aguirre", pensé- ...pero bueno, es un trabajo sencillo y ha pasado tanto inútil por aquí que no te creo peor que el resto. El asunto es el siguiente: tu y otro capullo subís a la montaña con mis ovejas y os encargais de que no se las merienden los coyotes u otras alimañas semejantes. ¿Alguna pregunta?
He creido oportuno dar a entender que sabía de qué estábamos hablando y he preguntado con aire de suficiencia:
- Bien, y ¿de cuantas ovejas estamos hablando?
Aguirre ha parpadeado un momento con incredulidad.
- Te bastará saber que por cada oveja que pierdas te cortaré una de tus pelotas.
- Oh... Entonces espero que no sean muchas porque a partir de la tercera pérdida estará usted en situación de déficit, jeje.
- Vaya, si además es gracioso... Mira idiota, la única fortuna que has tenido el día de hoy es haber llegado el primero, probablemente ahí fuera hay ya media docena de muertos de hambre dispuestos a cortarte el cuello para conseguir tu puesto. De manera que, tu eliges. ¿contamos contigo para este trabajo? ¿O quizás no estamos a la altura de tu categoría?
No era el momento de hacerme el duro, así que he contestado con rapidez:
- Trato hecho. Sus ovejas son mis ovejas desde ahora.
- Oh, gracias por tu confianza. Ahora si me haces el favor, pon tu apestoso trasero fuera de mi caravana, tengo que esforzarme duro para conseguir un tío que de la talla a tu lado, ¿entiendes lo que quiero decir? Mañana a las ocho de la mañana, aquí para daros las instrucciones y decirte cuando os vais.
He abandonado el lugar cantando himnos, " El cuida de las aves del campo, como olvidarse de uno de sus pequeñuelos " y cosas por el estilo. Caray, tenía una mierda de trabajo para los próximos tres meses cuando no era mi intención pasar más de un día en Signal, ¿qué hacer? ¿dejarle al simpático Aguirre una nota del tipo "sienta tu culo en mi dedo" y largarme a hacer autostop a la carretera? ¿Prender fuego a su caravana con él dentro y seguir con el autostop?...o lo que era peor aún, ¿aceptar el trabajo?...
A los pocos pasos me salió a recibir el galgo gruñón que había olido mis zapatillas (o quizás era otro, tenían todos un aire de familia), enseñando los dientes, pero aunque se quería hacer el duro ahí estaba esperándome el pequeño bastardo, con esa fea dentadura y cara de no verme a mí sino a un pollo asado.
- ¿Que te pasa? - le he dicho en tono burlón- ¿Necesitas un papá? ¿O eres del ministerio de asuntos sociales de Signal y te encargas de echar a la chusma?
Cuando se ha sentado y he oido el "cloc" que han hecho los huesos de su culo al dar contra el suelo, se me ha partido el corazón.
- Vale, chaval, has tenido suerte. Resulta que voy a perseguir ovejas una temporada y creo que hace falta un perro para eso, lo he visto en las películas. Pero debes prometer que no te comerás ninguna, jaja.
Esa piltrafa de la sociedad canina se ha limitado a enseñar los dientes, no parece la respuesta esperada pero sé como somos los supervivientes de este mundo y no me había hecho la idea de un beso en la boca, con lo cual levanto un pulgar y digo:
- Ok, socios al 50%. Eres mi perro pastor. ¿Tienes algún nombre? - "grrr" - ...¿no?... - "guau" - Vale, te llamaré Jacko, alguien me dijo que es así como llaman los pescadores de no-sé-donde a los tiburones, creo que tienes el mismo número de dientes que uno de esos bichos... ahora te compraré unas salchichas para sellar nuestro acuerdo.
Jacko ha seguido gruñendo hasta el punto de hacerme creer que realmente estaba encargado de controlar la población inmigrante de Signal, pero aún así he dedicado los siguientes 30 minutos en entrar en el colmado del pueblo para comprar un calzoncillo nuevo y robar ( son tan inocentes, ha sido un juego de niños y conste que no suelo dedicarme a esto, ya lo he dicho )una botella de whisky y 6 paquetes de salchichas de frankfurt con los pocos dólares que encontré en la cartera del camionero. Encima el dependiente -por cierto más ocupado en beber cerveza que en velar por la seguridad de la mercancía- me ha regalado una camiseta con el letrero " Bienvenido a Signal, no se olvide donde estamos"... sin duda una estrategia municipal porque eso debe ser lo que hace alguien en cuanto pierde de vista el pueblucho: olvidarlo.





...tras una tarde echando salchichas al chucho diciendo " ¡Jacko! ¡Guau! " para que aprenda a responder su nombre...
Me he decidido a conocer la vida social nocturna de Signal metiendome en un chiringuito denominado "De aquí a la eternidad", supongo que en homenaje a una película o alguna chorrada parecida porque el sitio no tiene nada memorable: una maquina de discos, unas luces de neon más bien tristonas y apenas cuatro o cinco metros de barra donde los peculiares habitantes de Signal ( ¿recordais sus problemas para relacionarse con el entorno? ) beben cerveza con los ojos vacíos... eso sí, en la barra, una tía de bandera, jajaja: larguirucha, una cola de caballo que le deja el pelo muy apretado en la cabeza, gafas, jersey de lana y vaqueros... pero bueno, tiene su punto, el cabello es castaño muy claro, su piel reluce perfecta bajo los jodidos neones y tiene unos ojos azules que dicen claramente: " No soy ninguna jilipollas así que pide, paga y lárgate..." O al menos eso me decían a mi cuando han dicho:
- Que hay de nuevo...
" Yo soy nuevo " he pensado inocentemente, pero me he hecho el fuerte y he dicho:
- ¿Como de nuevas son tus botellas de whisky?
Me ha mirado como si algo extraño y verdoso colgase de mi nariz, después ha contemplado mi izquierda y ha respondido:
- No se admiten perros.
Por una fracción ( ¡una milésima de fracción, no tengo tan poca autoestima! ) de segundo pensé que era por mi y que desviaba la mirada con franca repugnancia a un lado para no verme la cara, pero luego he mirado yo a un lado y he visto a Jacko con su sonrisa repleta de dientes amarillos y cara de creerse un chucho lindo y gracioso.
- Lo siento, se ha colado. Enseguida le saco. Es mi perro, ¿sabe? -le digo haciéndome un poco el tio sensible- Le quiero con locura. Hemos venido a veranear unos días en estas bonitas tierras.
- Ah, ¿sí? - ha respondido la guapetona de las gafas- Que curioso, creo llevar viendo a ese bicho sesteando delante de la puerta desde hace unos meses.
- ¡Oh! ¡Ja-ja! No puede ser. El y yo somos almas gemelas hace una eternidad.
- Pues el pobre debe llevar toda esa eternidad sin hincarle el diente a nada comestible. No te da vergüenza tener a tu alma gemela en ese estado paupérrimo... ¡Cielos, está vomitando!
El pequeño Jacko creía que hacía falta algo para romper el hielo y estaba vomitando las salchichas de frankfurt junto a mis zapatillas.
- ...vale tía, acabo de adoptarlo, es un paria, no hay que ensañarse con ellos. No entienden nada de derechos de los animales en este puto pueblo... Porque si le ves pasperrimo... o lo que quiera que hayas dicho, es culpa de tu alcalde. Quéjate a él. Pero ya me llevo a Jacko y me largo yo también, tranquila, no quiero envenenar la cordial atmósfera de tu negocio.
Me he enfadado y se lo he soltado así, Jacko tenía cara de encontrarse francamente mal y no necesitaba encima alegatos racistas... sin embargo la chica ha sonreido y, ¡vaya amigos!, parecía como si hubiesen encendido veinte focos fluorescentes en el local, el mundo se ha iluminado y de pronto todo ha parecido distinto...
- Si el jefe ve al perro le echa a él y a mi también. Déjale fuera y luego te pongo el whisky, ¿vale?
He conducido a Jacko con patadas en el culo hasta la puerta y he vuelto a la barra con ánim conciliador.
- Me llamo Joe, y acabo de llegar al pueblo. El perro es mi primera amistad.
No puedo explicar lo bonito que ha sido cuando se ha limpiado la mano en el delantal que lleva anudado a la cintura y me la ha tendido, con una sonrisa aún más amplia.
- Yo soy Roxanne. Bienvenido a Signal... y espero que no te quedes mucho, por tu propio bien. ¿entonces te pongo un whisky?
Las siguientes horas son una experiencia kármica: luces de neón, más pastores de ovejas, Roxanne sonriendo a todos los que entran, el sitio se anima de verdad, Jacko entra, le echo fuera, una pandilla de chicas ( ¿existen mujeres en Signal no afectadas por la misteriosa enfermedad mental del lugar?... existen, hay vida aquí ) borrachas pasan lo que juzgo son dieciseis horas (pero probablemente solo sean un par de ellas) poniendo discos en la máquina, bebiendo cerveza, y calentando a la clientela bailando entre ellas, yo solo he pedido el primer whixky y de vez en cuando lo relleno con la botella robada a espaldas de Roxanne - que mira con cara de asombro mi vaso permanentemente lleno y un poco de compasión también, quizás pensando "pobre, que mal le está sentando, no probó una gota y parece que va a palmar" - Jacko vuelve, le vuelvo a echar, las chicas me rodean y piden que baile en calzoncillos sobre la barra, lo hago... (no, Dios, no lo hago, es un sueño)...fue un mal sueño, probablemente, luego no hay chicas y yo tengo mis pantalones en su sitio, fue un sueño, ¿no?... Jacko vuelve... a la calle... de pronto hay un indio delante de mi, un indio quiero decir de los de las películas de vaqueros, con pluma, torso desnudo y pantalones de piel de bufalo, digo yo, los neones lo pintan todo de azul y rosa y tengo que hacer un esfuerzo para oirle mientras leo sus labios decir:
"...la montaña es poderosa... tu vida cambiará allá arriba..."
El mundo se vuelve inconexo...
...Roxanne tirando de mis pies para sacarme del bar...
...Jacko lamiendo mi nariz con ese pestilente aliento a salchicha regurgitada...
...el cielo, este inmenso cielo que se vuelve primero rosa y luego azul...
...y de pronto, un angel, allí, al final de la calle, veo sus alas blancas, adivino su expresión de paz, él no dice nada, solo mira...
...luego alguien apaga las luces y no hay nada más..."

Continuará, es una amenaza, jaja...

viernes, junio 23, 2006

¡¡¡ESTA CERCA!!!

¿Creías que no había vida después de la montaña?
¿Creías que no quedaba vida en la montaña?
Pues...
¡Vas a alucinar, jajaja!
La próxima Noche de San Juan...
...solsticio de verano...
...hogueras...
...tradiciones mágicas...
...quema en esta hoguera todo en lo que creías y vuelve a renacer de nuevo...
"UN ANGEL EN LLAMAS"
La montaña no volverá a ser la misma...

jueves, junio 22, 2006

¡¡¡ MUY PRONTO !!!


Producciones Un Angel S.A. presentan:
UN ANGEL EN LLAMAS
¡ MUCHO MÁS DE LO QUE TE IMAGINAS!
...NUNCA ESTE ANGEL VOLÓ TAN A RAS DE SUELO...
PRÓXIMO SÁBADO 24 DE JUNIO
23:30 h
(hora española)
EN LA PANTALLA DE TU PC
¡ NO TE LO PIERDAS!

lunes, junio 19, 2006

MIS AMIGOS

...soy tan paleto que no he encontrado aún la forma de poner los "Links" o como carajos se llamen las direcciones de mis amigos, así que no está de más recordarlos, quiero que todos nos conozcamos y nos queramos mucho, ¿vale?... Pues allá van:

http://palabras-al-sur-del-mundo.blogspot.com/

http://delamoryotrascosas.blogspot.com/

http://almargendemi.blogspot.com/

http://alasimplemente.blogspot.com/

http://latabernadelmar.blogspot.com/

http://anaenbrokebackmountain.blogspot.com/

http://youbb.blogspot.com/

http://nadamasquepon.blogspot.com/

http://jabydemalaga.blogspot.com/

http://solo-max.blogspot.com/

http://lobogrino.bitacoras.com

http://ellugardedalia.blogspot.com/

http://isladelmar.blogspot.com/

http://www.dosmanzanas.com/

...todos estan llenos de buenas intenciones, de muchisimo amor, y de muchisima ternura. Quedan mis amigos anónimos que no tienen sus propias páginas pero contribuyen con sus comentarios: Joetry, Nesy, Cristina y otro buen montón de amigos más.
A todos, ¡tantas gracias!, me haceis feliz y me siento orgulloso de haberos conocido a todos.
Y si tu, visitante anónimo llegas hasta aquí y ves estas direcciones, pégate una vuelta y descubre las cosas bonitas de las que son capaces los corazones humanos.
Como siempre, abrazos y besos (ya parezco la Pantoja, jaja)

domingo, junio 18, 2006

EL VIAJE DE LUREEN: EPÍLOGO


... nadie estuvo allí, no estuvo Lureen, no estuvo Ennis, no estuvo su madre, nadie pudo presenciarlo y seguramente nadie habría querido estar allí sino hubiese sido para evitarlo. Esta es la dolorosa última pieza, sin ella Lureen no hubiese empezado su viaje, sin ella Ennis del Mar no estaría dejando escapar su vida mientras escucha el viento del desierto azotar su caravana, sin ella la historia no sería la misma y quizás ninguno de nosotros estaríamos en este punto...

Este es el principio y también el final de este cuento:


LA MUERTE DE JACK TWIST



Sol del mediodía.

Jack conduce silbando, quizás piensa en Ennis del mar, quizás sólo es un buen día, quizás pensar en Ennis le hace tener un buen día.

Al final de la carretera el calor dibuja charcos de mentira en el asfalto, y Jack se pregunta cuánto tendría que correr para pasar sobre ellos antes de que desaparezcan y hacer saltar agua de mentira sobre la tierra reseca. Hace este camino a menudo antes de volver a casa porque esos cielos infinitos y la llanura le hacen recordar Brokeback.

“Porqué la llanura me trae a la cabeza la montaña”, se dice sonriendo. “Será el silencio”.

Un pequeño punto en el camino se hace grande, toma la forma de un todo terreno parado en el arcén. Hay tres hombres junto a él de pie, simplemente mirando, como si estuviesen esperando verle aparecer. Uno de ellos levanta un brazo, es un saludo o un gesto pidiéndole que se detenga.
Son rostros conocidos, los ha visto en las fiestas vecinales, en las tiendas, se cruza con algunos de ellos cada día en las calles del pueblo.
Aminora la velocidad y se detiene unos metros más allá. Baja de su furgoneta con una sonrisa, está radiante, lleva una camisa negra que Lureen le regaló con resaltes blancos en los bolsillos, unos vaqueros y una botas nuevas que estrenó la semana pasada. Además hoy, sin saber porqué y aunque a ella no le gusta, ha rescatado del armario el viejo sombrero de sus tiempos de “pastor de ovejas”, y cuando pisa el suelo realmente parece el rey de la carretera.

-Que tal, amigos. Puedo ayudarles en algo...

Nadie se mueve hasta que él ha dado unos pasos hasta ellos...

(...”hasta que están seguros de que no me dará tiempo a volver a la furgoneta...”)

...entonces bajan dos hombres más que hasta entonces estaban en el otro vehículo y él no había visto. En total son cinco.
Se detiene y la sonrisa todavía flota unos segundos en sus labios antes de desaparecer.

-¿Todo va bien?

Dos de ellos llevan en la mano uno de esos gatos que se utilizan para cambiar una rueda, pero sus ojos están llenos de sombras.
Uno, el más mayor, da un paso adelante y dice sonriendo:

- Que tal, señor Twist. ¿De vuelta a casa tras tirarse a uno de esos mejicanitos en la frontera?

El mensaje de “peligro” llega demasiado tarde. No se oye ni una mosca pero el aire vibra, el calor es algo sólido en torno a ellos y Jack casi puede oir girar las ruedas del destino, siente las grandes piezas que se mueven bajo sus pies conformando la nueva escena que supone el fin de su existencia.
Se seca el sudor de la frente con el dorso de la mano, piensa si debe decir algo o simplemente marcharse. Se decide por lo último pero al darse media vuelta descubre que dos de ellos se han situado entre él y la furgoneta sin que él se de cuenta de cómo han llegado hasta allí.

- No sé que demonios pasa aquí, pero no voy a escuchar ni una mierda más. Me marcho.

- ¿Una mierda? –dice uno de los que le cortan el paso, y Jack se asusta de ver lo joven que es y el odio que le brilla en la mirada- Tú eres una mierda. Un maricón de mierda.

No le da tiempo a decir nada, algo metálico salido de no sabe donde traza un semicírculo plateado en el aire y se estrella contra su cara, oye crujir su pómulo y el mundo estalla en una luz blanca.

“Jack”, oye decir, y juraría que es la voz de Ennis del Mar.

Abre los ojos, parpadea convulsivamente, quiere decir algo pero siente la boca llena de un líquido caliente y salado. No sabe cuando ha caído al suelo, sólo ve pares de botas a su alrededor y nota el sol en la piel ardiendo, impasible como un testigo mudo.

- No queremos degenerados como tú en estas tierras, Jack Twist. Vamos a hacerte sentir ganas de abandonarlas para siempre.

De pronto no se siente allí, nota unos golpes más, siente que le arrastran por los tobillos hacia la cuneta y al mirar hacia atrás ve su viejo y querido sombrero en mitad de la carretera. Extiende los dedos hacia él diciendo:

“Ennis...”

Lo demás, indescriptible.



El amor y la vida a ratos son dulces, amables, pero a ratos son caballos desbocados, en esos momentos sólo podemos agarrarnos a sus crines y dejarnos arrastrar donde nos quieran llevar.

Esta pequeña recreación es culpa de dos personas: de mi querida Ana del Sur del Mundo, que un día me hablo sobre como ninguno deseábamos enfrentar la muerte de Jack Twist, que en el fondo todos deseamos creer la historia del accidente cambiando una rueda... El otro responsable es mi amigo JoeTry, cuando mencionó que el relato de Lureen podría ser un homenaje a Matthew Shepard y a todas las personas que son asesinadas gracias a la intolerancia de los seres humanos... creo que incluir este epílogo justifica el susodicho homenaje... ¿qué porqué me “recreo” yo en elaborar esta escena que Ang Lee nos ahorró? Pues (aparte de porque me da la gana), para remover conciencias. Porque sin que haga falta que apaleen ni asesinen a nadie, hay mucha gente que sufre en sus vidas cotidianas por la falta de comprensión y de respeto de la gente que les rodea: en los pueblos, en los colegios, incluso hasta en sus propios hogares...

Por eso la moraleja de la historia deseo que sea esta:

Que nadie tenga que padecer más por la violencia de sus semejantes. Que nadie tenga que sufrir por su diferente forma de entender el amor. Por fortuna cada vez es menos frecuente ( o eso es lo que este Angel desea creer ) pero el mensaje de hoy es: que ningún Jack Twist de los que hay en el mundo tengan que morir por amar libremente.

Si gracias a Brokeback Mountain una sola persona ha hecho suyo ese mensaje, ya merece ser una película para la historia.

Un abrazo y gracias mil a todos por el interés y vuestros comentarios.

viernes, junio 16, 2006

EL VIAJE DE LUREEN ( 9ª PARTE )


La historia toca a su fin...
"El viaje a Lightning Flat fue, como venía siendo habitual, silencioso, bajo un cielo azul blanquecino que se imponía sobre la vegetación, los edificios y las personas, sin dejar espacio para nada que no estuviese pegado al suelo. Lureen conducía tras el coche de policía, con Ennis del Mar sentado a su derecha sin abrir la boca. No recordaba haberle oído decir una palabra desde que se encontró con él por la mañana en el recibidor del motel.
"Anoche debió agotar conmigo toda la retórica de la que era capaz para los próximos diez años" pensó con una sonrisa carente de humor. No había nada de divertido en aquella historia, de hecho si lo pensaba bien era lo más triste que había vivido jamás: el amor sin futuro de Ennis y Jack... los años que perdió volcada en su negocio sin conocer a su marido... la muerte de Jack, de momento impune, tan sórdida, tan cruel... y ahora la madre de Jack buscando inutilmente una aclaración al asesinato de su hijo.
"Cuanto dolor... ¿cómo nos hemos visto todos atrapados en este juego? Yo, mis padres, hasta mi hijo va a vivir con las consecuencias de este cuento..."
Y a pesar de todo no podía dejar de sentirse conmovida por Ennis. Ahora le espió de reojo, su sempiterno sombrero sobre el regazo y las manos cruzadas sobre él, los hombros un poco caídos hacia delante por efecto de un peso invisible y la vista perdida en el monótono paisaje. A ella todo le parecía terrible pero a Ennis simplemente le desbordaba, no parecía capaz de asimilar todo lo que les había venido encima,le sentía tan indefenso y vulnerable como un niño. Tenía la sensación de que Ennis no entendía lo que sentía dentro, no sabía como había sucedido todo, la llegada de Jack había puesto patas arriba las sencillas reglas que regían su vida y ahora no comprendía nada. Mientras Jack estaba vivo quizás todo había tenido un sentido para él ( "Jack era el sentido" ) pero ahora el mundo y su existencia eran un acertijo sin solución.
Extendió una mano y oprimió suavemente su brazo, logrando hacerle dar un respingo en el asiento por el sobresalto.

- ¿Te encuentras bien?

El se encogió de hombros y se giró un poco más hacia la ventanilla, como si quisiese evitar cruzar sus ojos con los de ella. Lureen no insistió y continuaron viaje hasta llegar por fin al pequeño rancho de los padres de Jack.
El policía ya había parado el coche y les esperaba frente a la puerta de entrada con su expresión habitual de suficiencia. Antes de que ellos detuvieran el vehículo la madre de Jack salió al porche, alertada por el ruido de los motores.
A Lureen le costó terriblemente decidirse a poner el pie fuera ante la vista de su suegra. Estaba tal y como la recordaba, el rostro apacible, un sencillo vestido floreado y unos ojos claros que hablaban de Jack. Nunca había sentido el menor interés por la mujer, ni siquiera se había molestado en tratar de conocerla, sus suegros eran una molestia inevitable que iban asociados a su marido, y ella había evitado el contacto en la medida de lo posible durante todos sus años de matrimonio. Recordó haber visto a su suegra fugazmente durante el funeral de Jack, habían tenido que sacarla fuera de la capilla porque se había mareado durante la ceremonia, y Lureen se preguntó en aquel momento como era posible que aquella gente no pudiese guardar la compostura ni tan siquiera en esas circunstancias.

Ahora se sentía tan avergonzada y tan lejana a aquella mujer que no era capaz de mirarla a la cara. Vió bajar a Ennis con el mismo aire de chico tímido y se sorprendió al ver el afecto con que su suegra le abrazó.

- Ennis, hijo -le oyó decir-.

Después los tres, ella, Ennis y el policía se volvieron hacia el coche esperándola, así que tuvo que bajar venciendo toda su resistencia interna. En el exterior no se oía ni un ruido, tan sólo un pájaro lejano.
"Lureen" dijo la madre de Jack tendiéndole una mano, y ella sin saber porqué se puso a llorar. Era como dejar abierta una compuerta que durante aquellos últimos días a duras penas había soportado la presión, de pronto había reventado y pensó que no iba a detenerse nunca.

- Vamos dentro - le animó la mujer rodeándola con un brazo- Prepararé un poco de té.

Un momento después estaban los cuatro sentados a la mesa. Escuchaba vagamente al policía comentar algo de lo que ya les había dicho a Ennis y a ella en el motel, mientras la madre de Jack asentía despacio con las manos en el pecho.

- Entonces no ha servido de nada - la oyó decir Lureen-...toda esa gente va a salir impune después de lo que le hicieron a Jack.

Pensó en el papel que su padre pudo haber tenido en aquel drama y se estremeció de vergüenza.

- No debemos perder la esperanza, pero hay que ser pacientes -respondió el policía- Como ya les dije a ellos, hay muchas personas implicadas, al menos indirectamente. Queda un largo camino por recorrer.
Lureen se sentía desfallecida pero cuando todos callaron pudo reunir fuerzas para dirigirse a la mujer.

- Porqué no me dijiste nada... Porqué no me avisaste de que pensabas hacer esto...

- No lo habrías aceptado... si yo te hubiese insinuado tan siquiera algo... hija, tu y yo nunca hemos sido amigas, no recuerdo haberme sentado a hablar contigo más de dos minutos seguidos... y bien sabe Dios que habría querido pasar más tiempo juntas, haber visto crecer a mi nieto... - ahora sonrió con tristeza- ... no te culpo, sé que tu eres una mujer trabajadora, siempre has estado muy ocupada. Yo he estado orgullosa de que Jack encontrase una esposa emprendedora como tu, capaz de llevar su propia empresa... eres todo lo que yo nunca he sido, y me he sentido feliz a pesar de todo porque sabía que aunque estaba lejos de mi, Jack tenía alguien fuerte a su lado en quien apoyarse... sabes, en el fondo él nunca dejo de ser un chico... -los ojos se le anegaron de lágrimas- ... ¡mi chico!... Necesitaba una persona como tu, nunca lo dudé... pero cuando ha sucedido esto no sabía como podías reaccionar, quería estar tan segura, presentarme con algo sólido delante tuyo, no quería daros un disgusto innecesario a ti y a tus padres, ¿me comprendes?

Lureen se levantó bruscamente y fue hasta una ventana, dándoles la espalda a todos para que no la viesen llorar otra vez.

- Bien, pues ahora ya lo sé -dijo sin apartar la vista de las tierras llanas y baldías que rodeaban el rancho hasta perderse en el horizonte- Ahora qué es lo que toca... cual es el siguiente paso, si es que hay más pasos que dar... ¿O es que hemos llegado a algún sitio?

Nadie contestó.

Pasado un momento interminable, Ennis preguntó:

- ¿Y el padre de Jack?

-... él tuvo un amago de infarto hace una semana y está hospitalizado en la ciudad... El... el nunca ha aceptado la forma de vivir de Jack... no es un mal hombre, pero tanta amargura dentro le está envenenando. Gracias a que él no está he podido "meterme" en estas cosas - miró con preocupación a Ennis y luego a Lureen que seguía de espaldas- ...ahora pienso que soy una vieja tonta y que solo os he causado dolor, pero era por Jack, debíamos hacerlo por él...

Extendió los brazos para coger una de las manos de Ennis.

- Y todavía hay una cosa más que hemos de hacer, lo sabes, ¿verdad?

Ennis tardó en responder.

- Pero el señor Twist dijo...

- El señor Twist agradecerá que descarguemos ese pecado de su conciencia -atajó la mujer con firmeza-.

- ¿De qué están hablando? -preguntó el policía-.

Ennis y la madre de Jack siguieron con las manos cogidas sin contestar, solo mirándose a los ojos, cerrando el círculo de la historia.


Brokeback Mountain.

Lureen está sobrecogida por la belleza del lugar. El cielo es radiante, duele mirarlo, tan solo un par de nubes blancas vagan por el azul perfecto. Dominándolo todo, al fondo, está la montaña, y piensa que todo ha empezado en ella y todo termina en ella, ha sido el principio y el fin y mientras todos han ido, venido, sufrido y llorado, la montaña ha seguido allí, esperando, se ha cubierto de nieve y se ha llenado de flores nuevas, pero ha continuado imperturbable. Piensa que en el fondo para la montaña todos ellos no valen más que las diminutas flores amarillas que adornan la hierba bajo sus pies, igual de pequeños, igual de transitorios.
Se vuelve hacia Ennis que permanece a su lado sin decir nada y tiende la mano. El abre la vasija que lleva a cuestas desde primera hora de la mañana y la deja que introduzca los dedos en esas cenizas que son como arena. La ve atrapar un puñado, levantarlo al sol y dejarlo resbalar poco a poco entre los dedos, preguntándose mientras la mira si parte de su amor se dispersa y desaparece con aquel gesto rumbo al valle que se extiende ante ellos.

“Era aquí donde querías estar” piensa con los ojos llenos de lágrimas. Se vuelve hacia Lureen y ella asiente con una sonrisa, sus ojos también relucen, no hace falta decir más.

Coge impulso y lo vacía todo contra el cielo.

Jack es una nube de polvo gris que poco a poco se dispersa y acaba confundiendose con la luz de la mañana.

Después se dan un abrazo, primero breve, luego descargan mutuamente su pena, y quedan ante la montaña mucho tiempo, con los pájaros chirriando sobre sus cabezas y una promesa de primavera en el aire."
... aquí concluye el viaje de Lureen, tan solo resta un epílogo que completa la historia y cierra el círculo, después todos podremos dormir tranquilos y seguir con nuestras vidas... sobre todo yo, jaja... pero eso lo dejamos para mañana, ¿vale vaqueros?...
Como siempre, abrazos a todos...

miércoles, junio 14, 2006

EL VIAJE DE LUREEN ( ¡ 8ª PARTE, CIELOS ! )


Resumen: Pues tras mi momento de catarsis espiritual de ayer vuelvo con el siguiente capítulo... a los más desinformados recordaremos que Lureen y Ennis están en el motel "Siesta" con el policía del principio, en plan "tertulia informativa"... Vamos allá...

"- Verá, señora Twist - empezó el policia sentándose junto a Lureen- tras nuestra conversación de anteayer no me he quedado cruzado de brazos. Presentía una duda razonable en la muerte de su esposo, así que apenas la dejé a usted fui a interrogar a los agentes involucrados en el levantamiento del cadaver del Sr. Twist, buscando supuestas irregularidades. Al fin, presionando lo suficiente, conseguimos que uno de ellos, un chico muy joven que acaba de ingresar en el cuerpo, declarase que arrancó del cuerpo de su marido el cartel que le mostré. Primero dijo que fue porque le parecía "una falta de respeto" al difunto, después se desmoronó y confesó que había intentado eliminar pruebas porque pensaba que su padre podría estar implicado en el asunto...

- El asunto...-murmuró Ennis con la mirada perdida-.

-..tirando de ese hilo nos encontramos con la existencia de un grupo llamado "liga de la Decencia Blanca" -en este punto Lureen palideció recordando la conversación con su madre y desvió la mirada al notar que el policía se interrumpía un instante para observarla- Al parecer se trata de un grupo de "honrados ciudadanos" preocupados por preservar las buenas costumbres, la moral y el respeto por los principios cristianos que han de regir la vida de una comunidad... esto se lo recito casi de memoria pero aquí tienen el original.

Les tendió un pequeño panfleto blanco con las letras "LDB" en negro, que ninguno de los dos hizo ademán de coger. El policía se encogió de hombros y continuó:

- El padre del agente pertenece a este grupo y por desgracia también muchas de las personalidades influyentes no solo del pueblo, sino de buena parte del estado. A partir de ahí, nos hemos dado de bruces con una muralla inexpugnable: en cuestión de horas el chico que confesó ha desaparecido de la circulación, según su padre ha sido ingresado de urgencia en una clínica de reposo por un desorden nervioso... luego el médico forense y el resto de policías, todo el que tuvo algo que ver con aquel suceso se ha cerrado en banda, sus coartadas se apoyan unas a otras, y en cuanto a la LDB se manifiesta como una "asociación cristiana sin ánimo de lucro"; legalizada y bendecida por las instituciones religiosas pertinentes.

- Y donde nos deja eso - dijo Lureen en voz baja-.

- Eso nos deja... en el principio. No hay ninguna prueba, no hay testigos, el sr. Twist fue rápida y oportunamente incinerado, solo tenemos el cartel, nada más...

A esto siguió un breve silencio en el que nadie tuvo nada que decir, y de nuevo fue el policía el encargado de romperlo.

- Solo puedo añadir que he abierto una investigación sobre la maldita Liga, hay una juez instructora del caso que es una mujer justa, vamos a indagar todos los delitos similares de los últimos años y a buscar su vinculación con esos sujetos. Intentaremos además localizar al chico del "desorden nervioso" para que repita su testimonio, aunque algo me dice que cuando se recupere no va a recordar nada de lo dicho anteriormente...Será un proceso largo, pero no perdemos las esperanzas. Intentaremos que la muerte del señor Twist no sea en balde... que al menos sirva para que desgracias así no se repitan.

Ennis parecía perdido en sus pensamientos y Lureen contemplaba la pantalla del televisor con los ojos brillantes, los dos sin dar muestras de querer añadir nada.

El policía dió por fin muestras de perder la paciencia.

- Bien, ¿nadie tiene nada que preguntar? ¿Ni siquiera porqué estoy aquí, por poner un ejemplo?

Como ninguno respondió, continuó por si mismo:

- A última hora de la tarde de ayer me puse en contacto con la persona que promovió esta investigación y que deseaba mantenerse al márgen, para comentarle los resultados... o la falta de los mismos. Fue esta persona quien me dió el nombre de Ennis del Mar pues pensaba que era necesario que él supiese esta historia, y también usted, señora Twist. Al enterarme de que había salido de viaje no me costó imaginar que me había ocultado la existencia de este señor para indagar por su cuenta... muy mal, señora Twist, ocultando información a los agentes de la ley, seguro que si me lo propusiese podría denunciarla por algo, obstrucción a la justicia o que-se-yo -Lureen solo le contemplo un segundo con gesto de alarma antes de volver a centrarse en el televisor-... así que el resto es fácil: dí con el señor Ennis, el me dijo que usted estaba aquí y ahora que estamos todos juntos vamos a organizar una "reunión de buenas intenciones", solo que tendremos que viajar un poco - volvió a meter la mano en su americana y sacó un papelito doblado que tendió a Ennis- Creo que la dirección les será familiar.

Ennis desplegó el papel y al momento sus ojos se abrieron como platos. Sin decir palabra se lo pasó a Lureen. Ella lo retuvo un instante contemplando el rostro de sincero asombro del hombre, luego lo leyó.

-... pero esta dirección es...

Ennis asintió.
- ...mis suegros... ¡la madre de Jack!"
...vamos, vamos, seguro que Joetry o la pequeña Pon han ganado su particular porra, no había muchas opciones... ¿no esperaría nadie que la "identidad oculta" fuese el dichoso Aguirre o la camarera tonta del capítulo no-sé-cuantos? Y Alma Junior quedaba fuera de sospecha porque mi queridisima Alas -que tiene su pequeña parte en la publicación de mi historia- ya había dedicado un bellísimo tiempo a indagar sobre la búsqueda de la verdad de esta muchacha sobre su padre ( por si alguien no se ha enterado aún, aquí queda su dirección y el hermoso relato que derrocha ternura y sensibilidad por los cuatro costados: http://alasimplemente.blogspot.com/ ) ...la evidencia se caía por su propio peso. Ahora solo restan unos instantes de purificación final y en breve, podremos todos descansar... yo incluido, jaja.
Cuidaros mucho.

martes, junio 13, 2006

INTERLUDIO


¿Odias a Lureen Newsome?
¿Cual es el final que desearías para el viaje de Lureen?
¿Te seduce alguna de estas posibilidades?
¿Tienes alguna teoría del devenir de los acontecimientos?
¡Pues no te cortes! Ya son 7 episodios de aguantar a Lureen en equipo, indaguemos el premio que podemos conseguir, ¡vota!
Estas son las opciones:

A/ Lureen se queda sin gasolina de vuelta a casa y es sorprendida en mitad del desierto por una banda de coyotes hambrientos que dan buena cuenta de ella... había entre ellos hembras con cachorros que alimentar, digamos en su descargo.

B/ Una banda de motoristas-cabezas-rapadas con una pizca de instintos psicopatas y escasas simpatías hacia las amas de casa con afición a los cardados capilares se hacen con ella y, como se suele decir, el resto es historia, solo digamos que al final se hacen un llavero con su peluca (aquí no había cachorros-coyote que alimentar, no hay excusa).

C/ Lureen cae en las garras del malvado doctor No y sus secuaces, que la trasladan a su base oculta en el desierto y tras incontables terribles experimentos logran convertirla en una réplica perfecta de la cerdita Peggy ( ..."donde está mi rana Gustavo?"... )

¿Tienes otra perversa opción? ¿Hay una letra "D" para ti? ¡Pues no te cortes y ponla en conocimiento de todos nosotros para el regocijo general!

...lo siento, precisaba una "catarsis" o como diablos quiera que se llame, es demasiado tiempo con Lureen mano a mano. Mañana recupero la compostura.

Besos a todos.

lunes, junio 12, 2006

EL VIAJE DE LUREEN ( 7ª PARTE )

Resumen:...por donde iba... bueno, ya sabeis, Lureen y Ennis tomándose unas cañitas como dice el cachondo de mi amigo Joetry y abriéndose los corazones y las entrañas...
"No supo cuanto tiempo pasó cuando Ennis la dijo al fin:

- ¿Te importa llevarme de vuelta a la caravana?

Lureen suspiró. Realmente habían terminado ya. No había nada más que decir, no había oido nada que no hubiese imaginado ya, y sin embargo, era suficiente.

- No, claro... Vámonos de aquí.

El viaje de vuelta fue un calco del de ida, no abrieron la boca, inmersos en sus propios pensamientos y recuerdos. Cuando al fin llegaron ante la caravana, Ennis se demoró un poco en bajar del coche.

- ¿Vuelves a casa ya?

- No, tengo una habitación en el motel “Siesta”... pasaré la noche alí y mañana después del desayuno me pondré en camino. Si me pusiese a conducir en este estado yo... estoy totalmente descolocada...

Pudo ver el perfil de Ennis asintiendo silenciosamente en la oscuridad.

- ...entonces adios, Ennis del Mar. No puedo decir que haya sido un placer, pero supongo que habrá servido para algo.

A él le costó esfuerzo responder, como si algo en la garganta le impidiese respirar.

- ...dile...dile a su hijo que él fue un hombre... hermoso...hermoso por fuera y por dentro. Que no cometió más pecado que amar y ser amado... Seguro que será un buen chico, si se parece a Jack y además hereda la fuerza de su madre, se comerá el mundo, que joder...

Lureen no respondió inmediatamente pero cuando lo hizo fue con otra pregunta.

-Dime... ¿vas a seguir hablando con la policía para ver que pasó en la muerte de Jack?

- Policía...Ya te he oido decir antes algo de eso. Yo no he hablado con un puto poli en mi vida, y menos sobre Jack... ¿Qué quieres decir?

- No, dime que quieres decir tu... Yo estaba convencida de que habías sido tu el que había removido todo el asunto, que no estabas conforme con la version oficial y querías saber... – al no recibir respuesta de Ennis exclamó- ¿entonces quien ?

Ennis ya se estaba bajando del coche con gesto cansado y tan solo dijo:

- No lo se, y si te enteras no te molestes en venir a contármelo porque maldito si me importa...- echó a andar arrastrando un poco los pies hacia la caravana y aún le escucho decir- ...hagamos lo que hagamos, nada nos lo va a devolver... Nadie va a decirme como tirar adelante con esto que llevo dentro...

Lureen continuó un rato allí parada bajo las estrellas, pensando en todo, en su amor por Jack, en el ritmo vertiginoso que había cobrado su vida y como todo lo que parecía atado y bien atado se desbarataba , sin saber porqué se recordaba a si misma corriendo en el esplendor del verano por los campos de su padre, se veía a sí misma soplando las bolas de pelusa que formaban las flores maduras, cómo todos los frutos estaban esperando el menor soplido para salir volando, montones de diminutos paraguas blancos dispersándose en el aire... ahora sentía su vida como una de esas flores, bajo un golpe de aire todo volaba y se deshacía sin ningún fundamento...todo en lo que había creido, todo por lo que había luchado no era más que uno de esos tallos coronados de pelusas blancas, los que una niña arranca y sopla sobre ellos pidiendo un deseo.

“Por Dios Jack... dime que no he llegado hasta aquí para sentirme como me siento...Jack...”

Hundió la cabeza entre los brazos y se meció a si misma esperando una respuesta, que nunca llegó..
Por fin, enfiló muy despacio el camino al motel.

No podía recordar cuando se había quedado dormida, pensaba que con semejante remolino de sensaciones y pensamientos le iba a ser imposible pegar ojo pero en realidad había caído desplomada apenas posó la cabeza en la almohada. Cuando empezaron los golpes en la puerta estaba en medio de un profundo sueño, soñaba con Jack. Se encontraban sentados en un sitio similar al que había visitado la noche anterior con Ennis del mar, pero la música era tan alta que aunque él hablaba y hablaba ella no podía entender una sola palabra de lo que decía. Empezó a gritarle que parase, que no podía oírle, cada vez más alterada, más nerviosa, de manera que cuando despertó por fin estaba empapada en sudor, con el cabello pegado a la cara como si acabase de salir de la ducha.

- ...¡señora!...Señora, ¿puede oirme?

- ...s-s-si –balbuceó- ¿que ocurre?

- La hemos llamado por teléfono pero no ha debido escucharlo... Ahí abajo la esperan unos señores. Dicen que es importante.

- ¿señores? –preguntó sin abrir la puerta- ¿No dijeron que querían?

- Uno de ellos solo ha dicho “dígale que soy Ennis del mar y es urgente”.

- De...de acuerdo, de acuerdo... Dígales que voy a arreglarme un poco y ahora bajo.

Mientras corría a meterse de nuevo bajo la ducha no paró de darle vueltas a lo que podría haber hecho cambiar de idea a Ennis sobre volver a encontrarse. ¿Se habría olvidado de decirle algo importante a propósito de Jack?
“Pero el tipo del hotel ha dicho “unos señores”... Viene con alguien más. Oh Dios, espero que no me den más sorpresas, he tenido bastante para una temporada.”
Se puso la misma ropa de la noche anterior y bajó las escaleras de tres en tres hasta el pequeño y poco atractivo saloncito de recepción con que contaba el motel “Siesta”. Allí frente a un televisor encendido pero sin voz, se encontraba sentado Ennis del Mar y a su lado, con la espalda hacia la puerta, otro hombre. El verla Ennis se puso en pie:

- Lureen...

Ella apreció que también él había pasado por la ducha , se había afeitado y lucía vaqueros y camisa limpios.
“¿Irá a algun sitio importante?”
El hombre que estaba sentado a su lado se levantó también girándose hacia ella.
La sorpresa la hizo dar un pequeño grito. Se trataba del anodino policía que había ido a buscarla a la puerta del colegio un par de días antes.

- Señora Twist. Es un placer volver a verla.

- Dios... No puedo decir lo mismo. ¿Qué hace aquí?... O mejor dicho, ¿qué hacen los dos juntos? –se volvió hacia Ennis enfadada- Maldito embustero, me dijiste que tú no tenías nada que ver con la investigación de la policía...

- Y así es, señor Twist, el señor y yo nos hemos conocido hace un par de horas nada más.

- No entiendo nada... ¿y como ha llegado usted a parar aquí? ¿cómo me ha encontrado?

- Realmente venía a ver al señor Ennis del mar, pero cuando él me ha dicho que estaba usted en Riverton, he creído oportuno que nos juntemos los tres. Tengo prevista una pequeña excursión.

Lureen se dirigió una vez más hacia Ennis, que daba vueltas a su sombrero entre las manos con evidente nerviosismo.

- ¿Tu puedes explicarme algo de esto?

- Es todo idea mía –se adelantó el policía- Me parece oportuno que tanto usted como el caballero puedan hablar personalmente con la persona que inició los trámites de la investigación, creo que resultará... esclarecedor, podríamos decir...
Lureen se dejó caer en una de las raídas butacas que rodeaban el televisor, cansada de antemano por lo que iba a tener que escuchar... "
Continuará... como dice la canción "el fin de semana me dejó fatal",así que ha sido un verdadero mérito la publicación de este episodio digamos "de transición", pero que nos va conduciendo al desenlace, al clímax, en fin, a la repera.
Como siempre, un abrazo a todos y gracias por el interés.

sábado, junio 10, 2006

EL VIAJE DE LUREEN ( 6ª PARTE )

Resumen: ...Lureen y Ennis del Mar, frente a frente. He roido la idea de este encuentro como un perro roe y roe un hueso para sacarle la médula, para llegar a su centro. No sé si salió bien, en fin, pero este cerebro no ha dado más de sí. El capítulo de hoy es un poco más largo para que no me llamen cosas malas por aquello de cortar en lo mejor y porque creo que no le convenía ninguna división , para mantener la tensión dramática digamos... si es que he logrado crear alguna tensión, ya veremos... Por lo tanto, sin más dilación, vamos al "lío" donde lo dejamos...

" - Entonces tu eres Lureen...

Ella asintió tratando de dar a su mirada un aire de comprensión. Algo en el tono de aquel hombre al pronunciar su nombre le había afectado mucho más que todos los gritos y la histeria de Alma, era algo que le había hecho sentir deseos de coger su mano entre las suyas, abrazarle y consolarle como cuando Bobby venía llorando a su lado y ella intentaba reconfontarle. Así sintió aquella pena de Ennis del Mar, tan sencilla, tan inocente y a la vez tan profunda.
Pasaron unos interminables minutos sin que ninguno de los dos se moviese, dejando caer poco a poco la noche sobre sus hombros con la arena dibujando remolinos en el suelo. Lureen tenía la sensación injustificada de que él estaba sollozando en silencio y no se atrevió a abrir la boca hasta que él se mostrase lo bastante repuesto. Cuando por fin Ennis volvió a acercarse al exterior lo suficiente como para adivinar su rostro, creyó ver relucir el borde de sus párpados.

- Que quieres de mi -le susurró con voz ronca- A que has venido.

- Solo quiero hablar unos minutos.

- ¿Hablar?... No tengo nada que decir. Las pocas palabras que tenía murieron con Jack Twist. Déjame en paz.

- He hecho un montón de kilómetros para venir hasta aquí, ha sido un viaje muy largo –contestó intentando mostrar firmeza porque Ennis no parecía dejarse convencer fácilmente-. Un viaje que no habría empezado si tú no hubieses estado revolviendo por ahí después de la muerte de Jack...

Ennis la contempló unos instantes sin decir nada. Luego terminó de salir de la caravana con un viejo sombrero en la mano y dijo:

- De acuerdo. No sé que esperas que te diga, pero de acuerdo.

Lureen vió que se volvía a cerrar la puerta.

- ¿No nos quedamos aquí?

- No. Iba a salir a tomar una cerveza, hablaremos en algún sitio. Además –la miró de arriba abajo antes de seguir- este no es buen lugar para una señora.

Ella le observó montar en su coche en el asiento del copiloto y tardó en reaccionar, rebuscó las llaves en el bolso y se sentó a su lado, más nerviosa de lo que quería reconocer.

- Tu dirás – dijo tras arrancar-.

- Yo te guio.

Condujeron casi sin decir palabra con la noche ya cerrada sobre ellos, sin más intercambio de información que los eventuales gestos que Ennis le hacía para que torciese a derecha o izquierda. Mientras tanto pensaba que nunca lograría entender como Jack, con su personalidad extrovertida y vital, podía haberse sentido atraido por aquel hombre tan encerrado en si mismo y tan hosco en sus formas y maneras.

“Quizás antes no era así... Quizás esto es consecuencia de la muerte de Jack...”

Pero pensar así presuponía un amor fuera de toda duda, un amor que había perdurado tras la muerte de Jack, y Lureen no estaba segura de creer que dos hombres pudieran amarse así... claro que había oido historias de ese tipo, sabía que existían y que en casi todas partes había alguien al que involucraban en historias de ese tipo. Pero las escasas veces en que se había puesto a pensar sobre la relación entre dos hombres, siempre lo había imaginado como un impulso un tanto “animal”, algo meramente sexual que no llevaba aparejado sentimiento alguno. Recordó una vez más las palabras de Alma “...yo los ví, como dos perros...”y era tal como ella lo imaginaba también. Aún con eso era difícil pensar en aquel hombretón que apenas respiraba a su lado en esos términos, y mucho menos demostrando sentimientos. En cierta manera le era más fácil ver a Jack en esa situación, a pesar de que hubiera sido su marido, porque le suponía sensibilidad suficiente para mostrarse tierno y romántico en un momento dado. Pero Ennis del Mar...

Al fin llegaron a la zona donde Lureen supuso se vivían las “Noches Locas de Riverton”: media docena de garitos llenos de luces de colores en la puerta e imágenes de chicas ligeras de ropa como motivos decorativos.
Se volvió alucinada hacia Ennis.

- ¿Aquí es donde vamos a hablar?

Ennis se encogío de hombros, como si para lo poco que él pensaba decir fuese tan bueno un sitio como otro.
La condujo a un alegre lugar donde una pequeña banda perpetraba éxitos de música country mientras la clientela, en su casi totalidad masculina, hablaba a gritos, escupía en el suelo y bebía enormes jarras de cerveza. Se sentaron en una mesa lo suficientemente cercana a la orquesta como para hacerla pensar en si no sería todo una maniobra para que la conversación durase lo menos posible. Pero cuando él se quitó el sombrero, lo puso a su lado con cuidado y cruzó las manos sobre la mesa observándola, en sus ojos vio una vez más una inocencia absolutamente conmovedora, ninguna segunda intención, solo aquellos ojos, que no se cansaba de contemplar buscando descubrir lo que escondían detrás.
Una atractiva camarera ataviada con sombrero vaquero y un uniforme diminuto se acercó a tomarles nota.

-¡Caray Ennis, ya era hora de verte bien acompañado! –exclamó al verles- Las chicas y yo estábamos echando a suertes para ver a quien le tocaba sacarte a salir una noche.

- Cierra el pico y traenos dos cervezas.

( ...oh, sí, cerveza, gracias por preguntar...) pensó Lureen con sarcasmo.

- No se desanime a la primera – le dijo en confianza la camarera- Bajo esos modales de animal se esconde un buen hombre, se lo digo yo.

La chica se marchó con su pedido y ellos dos volvieron a quedarse a solas uno frente a otro. Como era evidente que no iba a ser él quien iniciase la conversación, Lureen empezó:

- Escucha, sé que te resulta muy violento, tanto como a mi... –buscó en su interior las palabras que no podía encontrar-...no sé porqué estoy aquí, me encuentro tan... tan confusa... Todo mi pequeño mundo se está viniendo abajo, empezó con la muerte de Jack, las caras de la gente en el pueblo, luego ayer por la mañana vino aquel policía y todo empezó a rodar... en un principio yo solo quería saber si Jack era... ya sabes... quizás lo había sabido desde siempre y solo estaba abriendo los ojos, pero necesitaba saber si...

- ¿”Jack era...”? –atajó Ennis con dureza- Jack era una persona. Como tú y como yo. Una buena persona.

- ¡ Lo sé, lo se ! –chilló ella nerviosa- No pretendo ofenderte... aunque sabe Dios porque no debo ser yo la que se sienta ofendida con todo esto... solo quería saber si se había cometido alguna injusticia con el padre de mi hijo, y para ello debía asegurarme de que era cierto lo que... lo que sospechaba. Sólo tú podías asegurármelo, no conocía más amigos de Jack... O al menos ninguno como tu...

Ennis hundió la cabeza y no volvió a hablar hasta que la camarera volvió con las cervezas y las dejó sobre la mesa sin decir palabra, como si hubiese presentido algo tenso en la situación. Cuando se hubo marchado, él empezó a hablar, en tono tan bajo que Lureen tuvo que inclinarse hacia delante para entenderle en medio del ruido reinante.

-...basta por favor... estoy intentando... superarlo, trato de olvidar. Lo consigo unos segundos cuando me despierto por la mañana, ¿sabes?, cuando todavía no sé donde estoy ni en que día vivo... después recuerdo su nombre, a menudo es porque he soñado con él... me viene a la cabeza, y al momento llegan esas dos palabras: “está muerto” – Lureen desvió la mirada al ver una lágrima rodando por aquel rudo rostro-... entonces me pregunto porqué no he muerto yo en vez de él... o porqué no he muerto también yo, porque ¿qué sentido tiene?... quiero decir, ¿qué pinto yo aquí sin Jack?

Siguió un nuevo silencio que a ella le costó interrumpir, estaba anonadada por las dimensiones de aquel sentimiento que apenas empezaba a intuir. Todas sus expectativas estaban desbordadas, ya no sabía que podía preguntar. Ni siquiera sabía si deseaba preguntar más. Pero al fin pudo articular:

- Desde... desde cuando manteníais tú y Jack esa relación...

De pronto el rostro de Ennis se iluminó y enfocó la vista en un punto lejano, como si se hubiese abstraido del ambiente que les rodeaba y ya no estuviese allí.
- ...la primera vez teníamos sólo diecinueve años... fue aquel verano en Brokeback...
- Desde los diecinueve... Dios mío... entonces cuando Jack se casó conmigo tú y él ya... –ahora era ella quien empezaba a notar un picor en los ojos, pensando “entonces qué he pintado yo todo este tiempo... siempre pensando que era él quien estaba fuera de lugar en mi vida y era yo la que no cuadraba en la suya...”. Intentó exteriorizar ese sentimiento preguntando con la voz quebrada- ... y porqué os casasteis... porqué te casaste tú, porqué se casó Jack...

- ...nunca debimos bajar de la montaña –dijo él en el mismo tono casi inaudible pero que llegaba hasta ella a pesar del alboroto,sintiendo clavarse cada palabra en su corazón- Debimos quedarnos allí, esperando el invierno... con un poco de suerte una noche se apagaría el fuego de la hoguera, seguiría nevando y moriríamos congelados, abrazados desnudos el uno contra el otro.

Lureen trató de beber un poco de cerveza pero le temblaban las manos, tuvo que volver a dejar la jarra sobre la mesa y entonces fue ella quien susurró:

-Ya... basta...

Ennis volvió a la realidad y clavó en ella una mirada casi despiadada.
- Tu lo dijiste. “He hecho un largo viaje para llegar aquí”. Querías conocer a tu marido, querías saber quien era Jack para poder responderle a tu hijo cuando te pregunte quien era su padre.
Ella sacudió la cabeza llevándose una servilleta a los ojos.
- ¿No te gusta la realidad, Lureen?... A mi tampoco. Porque quería a tu marido más que a nada en el mundo y él me quería a mi, pero no tuve... no tuve valor, fui un cobarde, por eso le perdí y con él perdí todo lo demás... Porque si yo hubiese estado a su lado no habría permitido que nadie le pusiese una mano encima- golpeó la mesa con tanta fuerza que hizo saltar las jarras y encogerse a Lureen-...nos habríamos largado a algún sitio a vivir juntos, lejos de toda esta mierda...

- ¿Juntos? –gritó ella ahora con más agresividad de la que quería demostrar- ¿Y donde ibais a ir los dos? ¿A la puta montaña?... No tenías donde ir, Ennis del Mar, no había sitio alguno donde pudieseis ir...

Ennis se desplomó, volvió a agachar la cabeza y rompió a llorar violentamente.

- ... es cierto... yo siempre se lo dije, “Jack, no hay futuro”, pero el muy cabrón no perdía la esperanza, creo que siempre esperaba que la siguiente vez le dijese que sí........si lo hubiese hecho él no estaría muerto...... y yo no tendría que estar buscando una razón para levantarme cada mañana...
Ninguno de los dos pudo pronunciar palabra durante un buen rato, permanecieron inmóviles y silenciosos, intentando contener las lágrimas, él bregando con su viejo y conocido dolor, ella asimilando lo que había oido, mientras a su alrededor continuaba el estrépito como si todo el mundo fuese ajeno a lo que les estaba ocurriendo..."
Continuará, todavía quedan asuntos que rematar, incógnitas que aclarar, situaciones que resolver... para animar a los abnegados lectores diré que ya queda menos. Si habeis llegado hasta aquí, no os podeis rajar ya. Vamos de cabeza al final...
Como siempre, un abrazo a todos y gracias por vuestro tiempo y vuestra paciencia...

jueves, junio 08, 2006

EL VIAJE DE LUREEN ( 5ª PARTE )


Resumen: Como bien dice nuestro amigo JoeTry, a Lureen le ha llevado un rato encontrar la caravana pero ya está aquí gracias a mis indicaciones (este hombre me mata de la risa)... vamos a ver que pasa... que a veces no lo se ni yo...

Practicamente había anochecido cuando Lureen detuvo el coche ante la envejecida caravana donde se suponía que vivía Ennis del Mar.
Tras su encuentro matutino con Alma, se había sentido exhausta, agotada emocional y físicamente, no se veía con fuerzas para enfrentarse a continuación con el amante de su esposo fallecido, de manera que localizó el motel "Siesta" y cogió una habitación para aquella noche. Necesitaba una ducha y unas horas de descanso, si no para dormir al menos para pensar, para poner un poco de orden en sus ideas y decidir cual era el siguiente paso a dar. Su cabeza no paraba de girar en torno a los acontecimientos de la mañana en primer lugar, le había conmocionado el dolor y la amargura que consumían a aquella mujer y todavía pensaba si no deberían haber hablado más ya que parecía estar al tanto de todo lo ocurrido y podría haberla dado buena parte de la información que había venido a buscar, pero en el momento en que se encontró ante ella no se sintió capaz de ponerse a razonar ni a buscar un entendimiento. Tanta agresividad y tantos sentimientos destructivos solo la habían inspirado deseos de salir corriendo. Quizás pasados unos años, cuando Alma hubiese aprendido a encajar la derrota y a olvidar, si quisiera podría sentarse con ella ante una taza de café y hablar de lo sucedido como algo pasado que había dejado de afectarlas... o que al menos había dejado de doler tanto. Pero todavía era pronto para Alma, demasiado pronto...
Después pensó en si misma, en la repercusión que tenían sobre ella las cosas había descubierto sobre Jack Twist: su relación con Ennis del Mar... su cuerpo abandonado en la cuneta... un asesinato... el papel de su padre en todo aquello... Pensó en todos sus años de matrimonio y en si había tenido señales que la avisasen de lo que estaba ocurriendo. Claro que las tuvo, ahora era como ver el final inesperado de una película y luego dar marcha atrás para pensar y entender el porqué de esta o aquella escena, de pronto todo se entiende mejor y el significado final es totalmente distinto... Las señales habían estado allí desde el principio, pero ella había estado siempre demasiado ocupada con el negocio como para prestar más atención a Jack de la que luego prestó a su hijo. Así había tratado a Jack, como a un chico. " Un chico encantador, pero un chico a fin de cuentas ", eso habría respondido si alguien la hubiese preguntado por Jack durante sus años de casada... Y al final resultó que Jack tenía un secreto...
¿Que esperaba obtener ahora de Ennis del Mar? ¿Que creía que él iba a contarle?
¿Realmente tenía necesidad de hablar con él? Ahora ya entendía porqué estaba en comunicación con la policía para que aclarasen la muerte de Jack, ya tenía eso, ahora ya no necesitaba saber más. O eso parecía...

...pero no era así. Claro que necesitaba más. Había descubierto que no conocía más que una pequeña parte del hombre que era su marido, quedaba todo un mundo y una vida por descubrir que ella no había sabido o no se había molestado en sacar a la luz, ahora debía conocer de una vez a Jack Twist, aunque no fuese más que por su hijo, para si alguna vez le preguntaba, poder decirle la clase de persona que era su padre. Sospechaba que esa parte estaba en posesión de Ennis del Mar, y esperaba animarle a compartirla.
"No creo que sea peor que lo de esta mañana..." pensó antes de quedarse dormida.
Al despertar y ver que estaba oscureciendo, saltó de la cama y se quedó sentada con el corazón acelerado, momentaneamente perdida, intentando recordar primero donde estaba, que hacía allí y después averiguar en que momento de la jornada se encontraba.
Cuando el nombre de Ennis vino a su cabeza no se sintió mucho mejor, notó un calambre de nervios en el estómago acompañado de una vaga angustia que por un instante la hicieron desistir, justificándose a si misma con frases como "es demasiado tarde, mejor espero a mañana" y excusas semejantes. Pero supo que si no lo hacía en ese instante no iba a hacerlo nunca, así que se obligó a vestirse (unos vaqueros y una blusa blanca, no sentía deseos de llamar la atención sobre su persona) y bajó a por el coche arrastrando los pies.

De esa manera llegó hasta donde estaba en ese momento, y después de todo lo que había recorrido no cabía pensar en la vuelta atrás. Bajó del vehículo y llegó hasta la puerta de aquel trasto gigante.

- ¡Hola! –gritó dando unos golpes con los nudillos - ¿hay alguien ahí?

Aquello no parecía estar siquiera habitado, nada dio señales de que alguien pudiese haberla escuchado, ni un ruido, ni una luz, el único sonido era el que producía el viento del desierto y el del polvo que periódicamente azotaba la caravana, comiéndosela en cada golpe un poquito más.
Lureen recordó las palabras de Alma “...vive en medio de ... nada... “y pensó que no podían ser más descriptivas. No podía entender como alguien era capaz de encerrarse voluntariamente en un lugar como aquel, qué clase de persona se metería en aquel sitio en el que se respiraba soledad y desolación donde quiera que se mirase.
Al no obtener respuesta golpeó ahora con la palma de la mano abierta , intentando hacer más ruido.

- ¿Eh!... ¿No hay nadie?

Contempló unos instantes más la caravana con los brazos en jarras y se dijo : “Después de todo puede que sí esté persiguiendo ovejas en algún sitio y ahora no se encuentre aquí. Estupendo, Lureen, nos vamos a casa.”
Se disponía a subirse al coche cuando escuchó un chirrido terrible que hizo saltar su corazón dentro del pecho. Al darse media vuelta comprobó que la puerta de la caravana se había abierto, dejando un boquete de oscuridad en el costado dentro del cual no se distinguía nada.
Todos sus sentidos de alerta se dispararon.

“ Y si me he confundido de caravana... Y si no es la de Ennis del mar y aquí vive un loco asesino... Y si es la de Ennis del mar pero es él quien está loco y en este momento se encuentra apuntándome a la cabeza con una escopeta desde ahí dentro...”

Echó mano de toda su fortaleza interior para repetir, aunque en voz más baja:

- ...hola... ¿hay alguien?...

Cuando sus ojos se acostumbraron a mirar dentro de aquel rectángulo negro descubrió una silueta oscura dentro de la penumbra, que poco a poco se fue haciendo más visible según se acercaba al exterior.
“...voy a chillar!!!...”

-... ¿hola?... ¿Ennis del Mar?...

La forma se definió más y pudo ver que se trataba de un hombre fornido, con el cabello revuelto, barba de unos cuantos días y ropa con aspecto de necesitar un lavado y planchado urgentes. En ese momento se estaba pasando la mano por la cabeza intentando poner un poco de orden allí arriba mientras con la otra se frotaba de vez en cuando la cara, como si necesitara despejarse.

- Joder, sí. Ha armado un escándalo de mil demonios. Ni siquiera en esta mierda de sitio puede uno dormir tranquilo.

Lureen respiró más relajada al no ver ningún arma en sus manos y avanzó unos pasos hacia el hombre.

- Hola. Siento haber hecho tanto ruido, pensaba que no había nadie, por eso insistí.

- No se preocupe, diga lo que quiere y lárguese rápido.

Ella sonrió, preguntándose en su interior qué esperaba oir de boca de Ennis del mar, pero decidida a seguir adelante.

- ...hemos hablado hace poco por teléfono, no sé si lo recuerda.

- ¿Por teléfono?

- Si... A propósito de la muerte de Jack.

Los ojos de Ennis brillaron un instante y dio un paso atrás hacia la oscuridad del remolque. Cuando volvió a abrir la boca ya no pudo verle el rostro.

- Entonces tú eres... Lureen..."
...continuará, amiguitos. Quizás sea un poco cruel dejarlo en este punto, pero ya sabeis cual es la dinámica del culebrón, jaja. Y recordad que esto es un mero divertimento mío y que si os divierte a vosotros estupendo, pero tampoco hay que esperar análisis psicológicos profundos de los personajes, sesudas meditaciones ni desgarros emocionales... solo son piruetas del angel por el borde de una nube, apetece ser un poco insustancial estas mañanas de verano...

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...