miércoles, febrero 20, 2013

I WAS AN EARTHLING WEREWOLF IN THE OUTER SPACE ( XIV )



Pasillo oscuro antes mencionado.
El Capitán Canelo introduce la llave en el orificio oportuno, la gira y todo se llena de una luz roja parpadeante.
- Ya está hecho, cariño -le dice al oido Eric mientras le sujeta con afecto la nalga izquierda- ...ahora solo hemos de correr a la cápsula de salvamento y salir de aquí lo antes posible.
Al Capitán le lagrimea el ojo izquierdo y menea la cabeza negativamente.
- No lo sé...no sé si no estamos cometiendo un tremendo error...
Eric por toda respuesta le coge de la mano y echa a correr tirando de él.
La voz de la computadora central Azofaifa comienza a retumbar por cada uno de los recovecos de la nave anunciando sonoramente:
- ATENCIÓN...INICIADA SECUENCIA DE AUTODESTRUCCIÓN DE ASTRONAVE... COMPROBANDO PROTOCOLOS DE SEGURIDAD PREESTABLECIDOS...INICIANDO CUENTA  ATRÁS...

Area porcina.
Molly, una enorme cerda de cría destinada en su momento al suministro de leche a los cochinos aún lactantes, se encuentra ahora sentada en una especie de trono mientras mordisquea pensativa una tibia licántropohumanoide. Debido a sus aparatosas dimensiones, que se han cuadruplicado después de haber sido infectada por el gen lobuno, ha adquirido rapidamente el estatus de reina en el colectivo porcino por el expeditivo método de comerse a todos los cerdos rebeldes aún cuando este tipo de prácticas cochinófagas no parecían posibles entre los miembrros de la especie.
Ahora un cochino flacucho con una camiseta de los backstreetboys se persona ante ella y cacarea.
- Mi Archigorrina Majestad...traigo noticias del área humana...
- Espero que sean buenas -gruñe la reina Molly frunciendo el hocico-. Todavía me he quedado con un poco de hambre y no me importaría comerme al mensajero.
- La verdad no sé qué decirle -responde el cochino tembloroso y saltando primero sobre una pezuña y luego sobre otra como si estuviese haciéndose pis-. Nuestra portavoz Susan Pork ha encontrado resistencia en el único conducto abierto hasta ahí arriba que ha encontrado, un montacargas, y de momento ha tenido que retroceder mientras nuestras fuerzas planean una estrategia de ataque.
- ¿ESTRATEGIA DE ATAQUE? -brama la reina Molly- ¿QUE MIERDAS ME ESTÁS CONTANDO?
- ...ooh-oh, Alteza Cochinísima, no debe sulfurarse, la misma Susan ha asegurado que apenas son media docena, dos humanos, un par de licántropos y una humanoide, y aunque es posible que vayan armados no resistirían durante mucho tiempo un ataque directo y masivo.
- ¿Y A QUÉ ESTAMOS ESPERANDO?
-...buenooo...el problema es que hay que entrar de uno en uno y claro, es seguro que hasta que los de arriba agoten la munición todo cerdo que asome el hocico ahí arriba sea cerdo muerto al segundo siguiente, ¡a la mismísima Susan Pork casi la vuelan el morro cuando ha asomado la cabeza!...
- ¿Y?
- ...en fin...-cochinoflacucho traga saliva sonoramente-...nuestras tropas han experimentado una crisis de valor, y ningún licantrocerdo se atreve a ser el primero, esa es la realidad, mi reverenda y guarrísima Majestad...
Molly se pone en pie y su tremenda mole deja a cerdoflacucho bajo la apabullante sombra de su cuerpo.
- ¿ENTONCES SE SUPONE QUE DEBO SER YO MISMA QUIEN SUBA A SOLUCIONAR LAS COSAS? ¿NO HAY UN MALDITO LICANTROCERDO NI CERDOHUMANOIDE NI LICANTROCERDOHUMANOIDE QUE TENGA LOS SANTOS COJONES DE PONER LA PEZUÑA AHÍ ARRIBA Y TERMINAR LA PUTA INVASIÓN DE LA NAVE?¡ OIIIIIIIIIIINKKKKKKKKKKKKKK !
Molly se inclina sobre el desgraciado emisario con sus horribles fauces abiertas preparada para deglutirle cuanto la voz de Azofaifa se deja escuchar en la zona:
- ...INICIADA SECUENCIA DE AUTODESTRUCCIÓN DE LA ASTRONAVE...PREPARANDO LA CUENTA ATRÁS...
La reina mira incrédula al techo de donde viene la voz y luego vuelve sus ojos inyectados en sangre hacia el emisario.
-...EXPLÍCAME QUE SIGNIFICA ESO, CERDO...
- ...le-le-le prometo Cerda Madre que yo no ten-ten-tengo nada que ver en...
- ¡¡¡¡OOOIIINNNNNKKKKKKK!!!!!
Molly arranca a correr como un trolebús y comienza a reventar puertas a su paso enloquecida de rabia, dispuesta a tirar abajo todo lo que se encuentre hasta llegar ahí arriba y demostrar a cerdos, humanoides, humanos e híbridos intermedios que a una cerda, cuando está de mala leche, no hay quien la detenga...

Área humana.
Dita contempla con asombro como su segundo disparo casi vuela la cabeza de la cerda Susan Pork antes de que esta desaparezca montacargas abajo con histéricos oink-idos.
Entretanto Cynthia y Jujú se arrodillan con gesto preocupado en torno a Perkins, que a pesar de la buena regeneración licántropa se contorsiona de dolor con una de sus patas delanteras casi colgando en medio de un gran charco de sangre.
-Te prometo que si él muere seré yo misma quien acabe contigo aunque sea lo último que haga -gruñe Jujú con la cabeza del lobo en su regazo-.
Nancysinatra aprovecha para inclinarse sobre el hombro de Dita y decirla en voz baja:
- Sería un buen momento para largarse y dejarles aquí encerrados, ¿no crees?
Dita asiente con los labios apretados y empieza a caminar hacia atrás sin dejar de apuntar al resto.
-...eh...¿a mi vais a dejarme aquí? -balbucea Deveraux a mitad de camino entre el trio de lobos y las dos mujeres.
- Pues claro, jilipollas. No voy a quitarte la ilusión de hacerle unos cachorros peludos a esa tia -gruñe Dita-. Siempre has sido más válido como perro que como humano, estarás mucho mejor ubicado en ese bando.
Entonces se escucha el ya consabido mensaje de Azofaifa y todos quedan paralizados sin capacidad de reacción.
- ...SECUENCIA DE AUTODESTRUCCIÓN DE LA ASTRONAVE INICIANDO...
- ¡Esa pareja de maricones se han salido con la suya! -lloriquea Deveraux- ¡No han parado de darse por el culo desde que el viaje comenzó, y ahora van a darnos por el culo a todos!
- Deberías escribir un libro, Deveraux, es una pena tanto ingenio desaprovechado -gruñe Dita mientras su cerebro trabaja a toda velocidad-...hay que volver a la sala de control e intentar revertir la secuencia o de lo contrario nuestra historia se termina aquí...-dirige una mirada casi despectiva a los componentes licántropos del grupo y continúa-...tenemos que colaborar todos, al menos mientras esta crisis se soluciona. ¿ Podréis contener al lobo que lleváis dentro durante un rato o continuamos la pelea y nos despedimos del mundo a tiro limpio?
Jujú y Cynthia intercambian una mirada y es esta última quien responde:
- No hay muchas opciones. De acuerdo, una tregua, hasta que arreglemos el problema nada más.
- Pues vamos -ordena Dita-...Jujú, tu ya sabes por donde es...

Zona de lanzamiento de lanzadera.
El Capitán Canelo y Eric se desnudan rápidamente para entrar en la cápsula de salvamento.
-...es posible que cuando las provisiones de oxígeno escaseen el sistema nos haga entrar en una hibernación inducida para alargar nuestras posibilidades de supervivencia -explica el capitán ligeramente sofocado al verse ante la espléndida y pálida desnudez de la anatomía de Eric-, tanto la hibernación como el espacio  reducido del que vamos a disponer hacen aconsejable lo de quitarse la ropa...quiero decir, no es idea mía, ¿sabes?
Eric sonríe ligeramente.
- Ni se me habia pasado por la cabeza que fuese una ocurrencia tuya...claro que si nos metemos los dos desnudos y apretados en un sitio muy pequeño, no sé qué puede llegar a pasar...
El capitán oprime un mando de la pared y por una abertura a modo de nicho sale algo similar a un ataúd plateado con el interior blanco y acolchado.
- Esta es la cápsula...como ves está pensada para una persona, los dos estaremos prácticamente el uno encima del otro...glup...no deberíamos practicar sexo ahí dentro, te haces cargo, ¿verdad?...tiene que ver con el consumo de oxígeno y medidas higiénicas también, mi amor, no porque yo no quiera, pero ahora...
Eric se lleva la mano a una entrepierna en pleno estado telescópico y le dedica una sonrisa mucho más amplia.
-...ahora mismo solo de pensarlo te estás poniendo tan cachondo como yo, ¿eso vas a decirme?
Los dos se besan con lujuria desmedida a pesar de lo estresante de la situación y a continuación es el mismo capitán quien se tumba en la cápsula y extiende los brazos diciendo:
- Vamos, no hay tiempo que perder.
Eric entra con cuidado y un gesto pícaro. Se deja caer sobre su amante arreglándoselas para quedar frente a frente, con los muslos del capitán abrazándole la cintura y las puntas de sus narices rozándose ligeramente.
- Estoy listo, capitán...este va a ser el viaje de tu vida, ya lo verás...
La cubierta del estrecho habitáculo cae sobre ambos y la cámara de lanzamiento se empieza a llenar de vapor mientras se inicia la descompresión que los enviará al espacio exterior...

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...