sábado, diciembre 31, 2011

DIARIO NAVIDEÑO: NOCHEVIEJA


De antemano te aviso, lector: esta es una entrada en diferido. 
Hoy día 31 voy a trabajar de tarde y mañana también, con lo cual no voy a tener tiempo de liarme por la mañana con zarandajas blogueras teniendo que salir por la mañana a pelear con las vecinas en el super a ver si gestiono algo decente para la cena y la comida de fin de año. 
Por eso dejo esta felicitación fin-de-añística deseando todo lo mejor a este innumerable público que día a día sigue mis andanzas, que el año venidero os sea propicio y, de momento, lo empeceis con una sonrisa y en buena compañía.
Ahí quedó el bello Cody ( para los no iniciados, el chico de las copas y la bola luminosa entre las piernas ) para expresar mi deseo de belleza y alegría para comenzar el 2012.
De todos modos, y que quede entre nosotros, no cambio un polvo salvaje con Mr. Cody por un minuto nada más abrazado a Mr. G ( ¡¡¡aunque el propio interfecto no se lo crea!!! ).
Lo siento Cody,  pero la calidad y el sentimiento marcan una abismal e insalvable diferencia.
"Sobreviviré a esto, no te preocupes gusanito vulgar y anodino" dirá Mr. Cody, jajaja, pero ahí se queda, picándole la pulga.
Esta noche la tengo reservada para estar con la persona a la que quiero.
Ojalá todos podais decir lo mismo.
Un abrazo y mucha felicidad de todo corazón

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...