jueves, julio 06, 2006

UN ANGEL EN LLAMAS 3ª PARTE


... no respondo del capítulo de hoy, el consumo de antigripales sumado a la habitual dosis de psicotrópicos que la elaboración de este relato necesita ha tenido efectos secundarios que espero no se transmitan a los lectores. Una vez más la imagen del día está a cargo de mi querido Joetry, la cual hace perfectamente admisible que alguien me comente "lo mejor de tu cuento son las fotografías", jaja, no importa, en este estado alucinógeno encajo con facilidad las críticas aunque sean destructivas... bueno, no perdamos más tiempo, vamos con nuestro amigo Joe en esta secuencia repleta de romanticismo...

NO ONE'S GONNA LOVE YOU LIKE ME


Roxanne tiene la noche libre y ha quedado conmigo en un garito con el erótico nombre de "La Salchicha Caliente", para darme mi ropa limpia y tomar algo. El lugar no está especializado en el strip-tease de musculosos camareros italianos como su nombre podría dar a entender, sino en algo tan banal como los bocadillos de salchichas con tomate y mostaza. Aún así ha resultado el paraiso en la tierra para Jacko, que ha llorado como un niño pequeño cuando le hemos dejado fuera.
- Escucha -le ha dicho Roxanne acuclillándose para poner la nariz enfrente de su hocico- si eres un buen perro y te portas bien, te traeré un especial de la casa cuando terminemos.
El pequeño bastardo se ha puesto sobre dos patas haciéndose de nuevo el chucho encantador y ha funcionado porque ella le ha palmeado la coronilla alborozada y él la ha mirado como si hubiese descubierto el nuevo centro de su vida. Debo reconocer que Roxie está bonita con su vestidillo de verano modelo chica-medio oeste, la cola de caballo y esas gafitas que le dan un aire entre alumna intelectual y profesora viciosa.
En el interior nos acomodamos en una mesa junto a un gran ventanal. desde el cual vemos la primera luna de verano resplandeciendo en la noche. Mientras,una chica de pelo largo y lacio con aire de cantante frustrada de los años 60 rasguea una guitarra en un mini-escenario y tararea canciones country.
...todo perfecto... entonces ha llegado la camarera, un clon perfecto de Dolly Parton con el mismo perímetro torácico (o algo más si me apuran) y una mirada prometedora de largos ratos lujuriosos. Ha chupado su bolígrafo con evidente lascivia y ha preguntado:
- ...que va a tomar la parejita...
- Yo no tomaré nada de comer, solo una cerveza -he dicho con tonillo inocente de colegial de segundo grado- tengo problemas con las salchichas ultimamente.
- Vaya, quien lo diría -ha contestado la muy fresca mirandome con descaro (ya he contado lo justos que me quedan los pantalones de Brad)- Y tu, tesoro, no tendrás también problemas con las salchichas...
- Un perrito y una limonada -le ha respondido Roxanne en un tono glacial que congelaría el mar Caribe-.
- Ooookey, parejita, vuelvo volandooo...
Dolly se ha marchado meneando su enorme trasero como si se hubiese vuelto loco el engrasador de sus caderas y yo he babeado un poco, lo reconozco... canastos, quien no ha fantaseado con una bacanal sexual en la que Dolly se ponga en los pechos esos pequeños pompones con bolitas y los haga girar a toda velocidad...
- No la tengas en cuenta -me ha dicho Roxanne en confianza- Creo que se cayó de la bicicleta cuando era pequeña y no rige muy bien desde entonces.
- Pobrecilla -digo con mi nueva sonrisa "marca Jacko" aunque mi intención era hacer un comentario sobre la escasa relación entre las conductas concupiscentes de algunas mujeres y los accidentes deportivos- Se la ve muy afectada.
Mi compañera ha sonreido con cierta malicia y ha empezado a hablar sin ton ni son, mientras yo me veía dividido entre la realidad y un universo paralelo en el que Dolly chasqueaba una pequeña fusta y me miraba con ojos de tener muchos planes para mi.
- ...pense que alguien que en tu situación se hiciese cargo de un perro...¡como ese además!... tenía que ser una persona de buen corazón -está diciendo Roxanne contemplando pensativa a Jacko ahí fuera y yo hago un esfuerzo titánico por centrarme, intentando apartar los números malabares de Dolly de mi mente enfermiza-...puede que fuese eso lo que me empujó a ayudarte...

"No one's gonna love you like me...
...no one...no one..."

Deseo atender a la conversación pero mi yo astral habita una realidad paralela en la que Dolly me tiene acorralado contra un rincón y susurra en tono obsceno: "...contra la pared, vaquero... voy a quitarme el sosten..." "Guau, guau", digo yo.
- ...porque ¿que culpa tienen los perros de la locura y la crueldad humana?
- Eso me pregunto yo -respondo por decir algo-.
Ahí viene Dolly con nuestro pedido, aunque su doble perfecto está en mi mundo virtual tirando del elástico de su braga y haciéndolo chasquear contra su carne.

"...no one else... can't you see..."

Trato de vivir el momento presente y pensar en otra cosa mientras super Dolly nos sirve... pienso que no es el momento de joderlo todo, ahí estoy yo con una chica formal hablándome de sus cosas, yo incluso puedo pasar por una persona decente con mi sombrerito de cowboy y la ropa de Brad (su colonia y el olor de su cuerpo , aunque no son exactamente desagradables, me persiguen como si quisiesen recordarme mis malas acciones, pienso en que tengo que quitarme eso apenas llegue a casa)... hasta tengo una mascota, bastante inteligente además
- Jacko trata de desmentirlo ahí fuera babeando como si le faltase un tornillo-, y si todo sale bien, mañana conseguiré un empleo para este verano... subir a esa montaña ya es una cuestión de orgullo, además está el puto indio, no se si me estoy volviendo loco o no pero si la montaña me va a cambiar la vida estoy dispuesto a pasar un par de meses contando ovejitas...

"I know sometimes you felt so lonely
I know you felt so sad and blue..."

-...pero mi madre no podía comprenderlo -dice mi compañera y que me cuelguen si sé de que leches me está hablando-... ya sabes como son los madres...
Dolly P. se ha acercado a la mesa con su exagerado movimiento de cadera y poniendo morritos ha dicho:
- ¿Alguna cosita de postre?
Mi perverso cerebro continuaba su pequeño porno-audiovisual en el que Dolly gemía:
"Oh, Joe... estoy necesitando tannnnnnto algo caliente... y lo quiero aquí..."
"¡Resopla!" exclamo yo.
Un demonio interior que me atiende en las ocasiones en que debo seleccionar la actitud incorrecta para asegurarse de que no deje de hacerlo, me ha recordado el tiempo que llevaba sin descargar mi "pistola" ("cáspita, manito, creo que la ultima vez fue con Guadalupe la mejicana. Ya va siendo hora de renovar esas municiones..."), casi involuntariamente le he dedicado a la pechugona una sonrisa que la ha hecho culebrear toda entera y ha logrado la elevación de una ceja de Roxanne.
- ¿Alguna sugerencia? - la he dicho haciendo una vez más ostentación(de modo un poco grosero, de acuerdo) de lo bien que me quedan los pantalones ajustados de Brad-.

"But this time,. you know the only
Love for you that's coming through
With everything I say and do"

Ya estoy a punto de joderlo todo.
- Estoy alucinando - ha dicho Roxanne-.
- Uauh, y yo también - ha convenido Dolly-.
- ¿Que especie de cerdo eres tu? -ha seguido Roxanne ignorando el vaiven pectoral de la camarera- ¿Es que... tu no respetas nada?
- No te entiendo, guapa...
- Creo que está muy claro, no se si tu percepción de la realidad es muy diferente de la mía pero no me parece muy correcto que estés timándote con la camarera mientras estás comigo... ya sé que tu y yo no tenemos nada que ver, pero ¿a ti que te parece?
- ... bueno -he meditado algo sorprendido...vaya, no sorprendido, no me había creido el rollo de Santa Roxanne Del Niño Jesus y que todo lo de dejarme su ducha, lavarme la ropa y hacer monerías a mi perro fuese porque era un espíritu bondadoso. Como decía mi abuela: "algo quiere la coneja cuando mueve las orejas"-... no se, te estoy sinceramente agradecido por todo lo que has hecho por mi, pero no se si se puede decir que estemos empezando una relación... no te ofendas, Roxie, no estas mal, pero voy a pasar mucho tiempo allá en las cumbres y para "un polvo y adios" prefiero hacerlo con alguien con quien no me sienta vinculado emocionalmente... tranquila, tu también tendrás tu oportunidad cuando vuelva de las ovejas, entonces vendré montado en el dolar, te llevaré a cenar a algún sitio elegante y entonces... ¿L'amour?

"No one's gonna love you like me..."

Creo que Roxanne ha contado hasta diez mirándome con cara de tener yo algo repugnante colgando de la nariz, y cuando al fin se ha levantado ha dicho:
- Eres un hijo de perra, Joe. Espero no tener que volver a cruzarme contigo en mi vida.
Me ha tirado la bolsa con mi ropa de muy malos modos y ha salido hecha una furia. El pobre Jacko ahí fuera no se ha enterado de nada y cuando ha salido a recibirla meneando el rabo (reclamando su perrito especial de la casa, sin duda) he oido gritar a Roxanne:
- Pidele la salchicha a tu dueño, chucho pulgoso.
Apenas he tenido tiempo de reaccionar cuando Dolly, con la carta de los postres aún en la mano, ha dicho:
- Vaya... ¿Y yo soy el "polvo y adios"?

"No one... no one..."

- Mujer...-he dicho yo-...
He empezado a creer la historia de la caida con la bicicleta cuando la he oido gritar:
- ¡Jefe! ¡Cinco minutos de descanso!
- ¿Donde coño crees que vas? -ha respondido una voz masculina desde la cocina-... que sean cuatro...
Troto tras la rubia en dirección a los servicios, imaginando un rápido sexo sucio sobre un lavabo, pero ella sale por una portezuela a las traseras del bar, corretea un poco, de pronto forcejea con algo, se agacha, y acto seguido me tira sus bragas a la cara.
Pura pornografía. Me encanta. La sigo olisqueando la prenda mientras mi pequeño amigo, ese chiquitín que todos llevamos entre las piernas y que a veces parece tomar el relevo y pensar por nuestro cerebro, se estira un poco y exclama: "¡caray, vuelta a la actividad, no se si me acordaré de lo que tengo que hacer!"
"Tranquilo" le digo "yo sí me acuerdo".
La chica se mete en un cobertizo lleno de trastos viejos, grasa y herramientas, apenas puedo percibir su perfil en la penumbra, solo estamos iluminados por la escasa luz lunar que se filtra entre las tablas de las paredes.
- Solo tengo cuatro minutos, ¿recuerdas?
- Glup -trago saliva yo- Espero que nos llegue...
Dolly se desabotona despacio su uniforme de camarera, lamento la poca claridad del lugar cuando su enorme sostén impacta contra mi cabeza como un Boeing 747.
- Dime, morenazo... ¿que ha venido a hacer un bombón como tu a un pueblucho como Signal?
Iba a responder con una frase de compromiso cuando Dolly ha tirado de los costados de mi camisa, arrancándomela y de paso jodiendo todos los botones.
- ...humm, que pechito velludo, ni mucho ni poco, como a mi me gusta...
- Hostia, solo tengo dos camisas y acabas de...
- Dejate de mierdas -ordena Dolly- dije que solo teníamos cuatro minutos...
Los siguientes tres minutos cuarenta segundos son una batalla campal en la que termino practicamente inconsciente... cuando alcanzo un orgasmo puntuable en 8'5 dentro de la escala Richter, la realidad se difumina, todo se oscurece, hay esporádicos chispazos de luz intensa, hay...
(un angel)
voces, sombras
(alas blancas)
...estoy desnudo con los pantalones enrollados en los tobillos y mil objetos metálicos clavados en mi cuerpo... escucho un "clic"...
- ¿Clic? -digo en voz alta-.
Dolly no está pero oigo su voz desde el otro lado de la puerta.
- Descansa un poco, vaquero, en dos horas termina mi turno y continuaremos con lo que hemos empezado.
Me levanto, me caigo, vuelvo a levantarme, empujo la puerta y descubro que esa zorra me ha encerrado en el cobertizo.
- Recupera energías, en poco volveré y lograrás darme ese super-climax que muy pocos han logrado... tengo confianza en tus capacidades, soldado, creo que podremos conseguirlo -...se oye un gruñido- ...¿y tu quien eres, chucho?
"¡Guau!"
Es Jacko, mi perro, la gran esperanza blanca...
- ¡Jacko, ataca! -grito- ¡Es una especie de psicopata sexual!
- Espera aquí a mamá -la oigo decir en ese tono que hace perder la cabeza a mi perro y me imagino a ese estupido meneando el rabo- en un ratito volveré con una cazuela llena de salchichas gordas como la de tu papa. Pero tienes que ser buenísimo y no dejar que entre nadie, ¿de acuerdo, cachorro bonito?
"Cachorro bonito" ha prorrumpido en una catarata de ladridos alborozados y me he dado cuenta de que estaba perdido. Cierro los ojos extenuado.
"Estas pagando tus malas acciones, Joe, y cuanto más haces para sobrevivir, más cerca te colocas del infierno."
Abro los ojos.
Joder.
Ahí está el ángel.
Su rostro está tan cerca del mío que casi podríamos besarnos. Resplandece, brilla de un modo que aunque veo sus facciones tampoco puedo distinguirlas. Me cago de miedo.
Cierro los ojos.
"No estoy borracho, ni me he metido nada. No puede ser real."
Abro los ojos.
"Joe" dice, y esa voz no viene de este mundo.
Me siento tan insignificante que casi me entran ganas de llorar.
"Dejame salir de aquí " digo sin abrir los labios "Dejame llegar a la montaña y después todo será distinto, prometo no volver a pecar."
En los ojos del angel se adivina un poder escondido que me hace estremecer.
De pronto estoy solo en la penumbra y Jacko está a mi lado aplicado a su mala costumbre de lamerme la cara , parece decir "papá, estás bien..."
- Como has entrado, baboso.
Levanto un poco la cabeza y no doy crédito a mis ojos.

Cuando Dolly P. vuelve encuentra una puerta abierta chirriante y un candado abierto en el suelo.
- Cobarde hijo de puta...

Continuará...

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo