miércoles, diciembre 14, 2011

DIARIO NAVIDEÑO: UN VULGAR MIÉRCOLES...

...pero bueno, los trabajadores festivos y nocturnos somos agradecidos cual pequeños cachorros y ante la perspectiva de 24 horas sin tener que currar, sacudimos la colita y meneamos el traserete ( y ahí queda dicho,el que quiera malinterpretar, que malinterprete, jajajaja ). Por ello estoy de un ánimo menos cucarachero que ayer, a pesar de la escasa radiación solar que nos acompaña en estos últimos días del año y que en general me siento cansado y en poca sintonía con el asunto navideño.
Y eso que me da como que este año la gente está más a sus asuntos, porque la realidad deja poco espacio a Papa Noel y todas esas zarandajas.
Bueno, está bien creer en cosas mágicas que nos cumplen los deseos porque nos hacen la vida más bonita sea cual sea la proporción que tengan realidad. Y yo, que soy a Mr. G como un Santa Claus a un tierno infante o el reno al trineo, pues aquí va otro detalle poco navideño porque este chico le alegra el ojillo y caray, sabiendo eso no tengo pasatiempo mejor que buscar fotografías para regalarle la pupila...


...siii, siii, el avispado lector dirá "pero qué tiene esto de diario navideño si parecen las páginas centrales del Playgirl". 
Vale, es cierto.  
Y no quejarse, porque le practico una casta censura al modelo para dejarlo presentable en un blog con contenido para todos los públicos porque si expusiese la galería aquí en la que el chico que le gusta monta un numerito en solitario con la sola ayuda de un uniforme de policía, la porra reglametaria y el organismo que Dios le ha dado, bueno, iba a ser un escándalo solo comparable a que el Matias Pratt en mitad del telediario se bajase los pantalones y enseñase la pichulina, jajaja, algo antológico y de proporciones mayúsculas...
( gracias, atento lector de la quinta fila, ya sé que NO tengo ni de lejos tanto público como el telediario de la antena-3 o donde carajos trabaje el matias, y le responderé que a pesar de agradecer esa información de todas-todas superflua, pues NO necesito a nadie que me baje la autoestima porque de por sí ya tiende a ser lombricera, ¿vale, listillo? )
Y por mantener el espíritu navideño, he aquí este precioso video de estoy-como-un-queso Michael Bublé que ejerce las funciones de duende navideño en medio de esta realidad cotidiana gris, fría y oscura...


Mejor que no llores, ni que patalees y que seas bueno.
Porque ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Santa Claus está llegando a la ciudad!!!!!!!!!!!!
merri crismas, hermos@s

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo