jueves, diciembre 08, 2011

DIARIO NAVIDEÑO: MÁS FIESTA


Lo sabía. Sabía que si ponía el primer chulazo iba a entrar en bucle y ahí he tenido que plantificar el segundo porque hice el círculo completo desde ayer hasta estas horas y, voilá!,aquí estoy haciendo lo mismo que estaba haciendo un día antes. Voy a intentar enmendarme pero no prometo nada, soy muy fácil cediendo a la tentación en este tipo de asuntos. Asuntos sin importancia, afortunadamente, porque qué sería de mi si tuviese que lanzarme a la calle en busca de carne fresca a la que hincar el diente y tuviese que saciar mi apetito irrefrenable tal día como hoy, 8 de Diciembre, fiesta y en mi pequeña ciudad de provincias dentro de la cual a estas horas todo el mundo echa la siesta o ve la tele...frustración tras frustración, ha-ha-ha, así que agradezcamnos que mi promiscuidad sea nada más ciberespaciana y sencilla de conformar, y vamos a mis anotaciones del día.
Querido diario: 
pues sigo con mis festivos, hoy el último, galopando en la insulsez hacia las Navidades y el fin de este año  que no ha sido demasiado bueno en general si descartamos a Mr. G. De hecho me pregunto, ¿como sobrellevaba antes la insulsez cuando no conocía a Mr. G?...
...la cena de anoche, pues bien, acudí con mi temor habitual a las situaciones novedosas pero el rato fue agradable y pasó casi sin sentir. Mi Mr. y yo salimos poco y fue algo diferente salir y hacerlo en compañía. Luego me queda el run-run mental de si mi Mr. estará cansado de nuestra apacible y acorazada intimidad de "Two for Two " y necesitará respirar fuera de nuestra guarida, y si al olisquear el mundo de ahí fuera sentirá ganas de corretear por ahí lejos de mis amorosos cuidados...
...aaajjjjj mi maldita inseguridad. ¿Todo el mundo es así de sobreprotector con las cosas que ama o soy yo que no me creo lo bueno que tengo y veo fantasmas donde no hay nada más que luces y sombras?
No, en el fondo no soy así, ¿eh? 
Me lo pienso mucho todo, imagino conclusiones, desenlaces y consecuencias pero luego a la hora de la verdad dejo que las cosas sigan su curso natural, sin presionar hacia un lado ni hacia el otro, dejándome nada mas llevar por la corriente.
Oh, olvidaba el parte meteorológico en el polo Norte para que seamos todos conscientes de la dura faena del señor de traje rojo bajo estas temperaturas ( obviamente hablo del señor-del-traje-rojo que todos saben, no del que encabeza esta entrada pues ese APENAS lleva traje el encantador desvergonzado, jeje ):

...parece que lo suficientemente bueno como para que el pingüinerío se decida a echar un partido de futbito...
Y por hoy, eso es todo...¡que sueño tengo. uffff!
...merri crismas!!!

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...