domingo, enero 18, 2009

A VECES...


...a veces, bueno, con bastante frecuencia, pensaba que mi vida transcurría demasiado deprisa...que todo pasaba demasiado rápido, como el viento pasa las páginas de un libro que alguien dejó abandonado en la playa...así era como me sentía, como un libro abandonado, lleno de historias por ofrecer y que nadie iba a descubrir. Sí, el tiempo corría, y de pronto los proyectos de futuro se convertían en esqueletos del pasado, los ciclos se repetían, las estaciones cogían velocidad y yo contemplaba inmovil como el mundo corría sobre mi, sin más señal del paso de los años que la paulatina erosión que las horas, los minutos, iban dejando en mi rostro, en mi cabello, en mis manos... llegó un momento en que empecé a preguntarme si alguien dispondría de acceso al mágico botón de "pausa", para tomar aliento, replantear estrategias, sopesar alternativas...

Pero, aparentemente, no existía pausa..

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo