domingo, abril 12, 2020

¡¡¡MICRO-GAY-TESTS!!!: hoy ¿RECONOCES LAS SEÑALES?


Tras una semana que va a pasar al recuerdo por muchas razones y ninguna buena, voy a ignorar la actualidad internacional para comenzar una sección que se va a titular....

¡EL GAY-TEST DE UNA PREGUNTA SOLA!

...vale, no solo rebosa falta de originalidad porque esto de los tests mariconiles ( iba a decir "gay-friendly" o  algo parecido pero al final lo de "mariconil" dicho así desde el cariño casi me suena mejor y es más corto, ¿no? )... decía que esto de los tests está recontraexplotado en la gayblogosfera, pero no sé, se me ocurrió y de pronto me ha apetecido muchísimo hacerlo, así que vamos allá.
Además la cuestión es muy importante, porque en esto de las relaciones -y lo que voy a decir puede aplicarse tanto a las hetero como a todas las demás- cuando alguien te gusta pero no sabes si tú a él/ella también le gustas puessss ¡¡¡que faena!!!! ¿Te vas a arriesgar a entrarle a saco y estropear una bonita amistad si no eres correspondido? ¿O quizás a que te pongan un ojo morado siendo tú un buen mozo, el objeto de tu deseo el butanero y suceda que a él solo le gusten rubias y pechugonas? ¿Hay alguna fórmula mágica para saber si al tirarle los trastos a alguien vamos a acertar o a meter la pata hasta la misma ingle?
Y lo que es el tema del día...¿nos manda el objeto de nuestro deseo SEÑALES para animarnos a dejarnos de melindres y tirarnos a la piscina?..¿ y SABEMOS reconocer esas señales?...¿sabemos distinguir el idioma gestual lo suficiente como para distinguir cuando nuestro acompañante quiere decir "fuckme-fuckme-please" en lugar de un "a ver cuando nos vamos a casa que mañana tengo que madrugar"?
¡Esta es tu ocasión para ponerte a prueba!
Porque Un-Angel-Productions te ofrece la oportunidad de chequear tus gay-sensores para saber si en determinadas situaciones vas a acertar o te expones a una denuncia por acoso...¡vamos a verlo!

CUESTIÓN A:

Estás en el autobús agarrado a la barra camino a no-sabes-donde preguntándote porqué precisamente a ti te ha tocado ser tú, cuando de pronto se te pone delante un ejecutivo impresionante empotrador de esos ya en la cuarentena, de ese tipo con el que uno se imagina recreando esas apasionantes escenas de "porno-con-corbata"que a todos-as tantas veces nos han entretenido.....¿como?.....¿que ni ves porno-con-corbata ni te has visualizado nunca haciendo nada con un ejecutivo?...ejem-ejem, bien, pues hay que imaginárselo y punto.

Ayuda angelical para la visualización.
Si es que estoy en todo...

El susodicho parece un poco estresado, tira un poco del nudo de su corbata hacia abajo, deja el maletín en el suelo y se abre la americana ( yo le estoy visualizando con camisa blanca y traje gris marengo pero esto va con gustos ). Debe ser de pelo duro como los jabalíes porque aunque seguro se afeitó esta mañana antes de empezar la jornada, ya le sombrean las mandíbulas con una apetecible pre-barbita oscura....entonces repara en que tú le estás observando ( espero que no con un palmo de lengua fuera ), te dirige una infinitesimal mirada gris de esas glaciales de ejecutivo que casi siempre te licuefactan el calzoncillo ( a no ser que el ejecutivo en cuestión te estén hablando de cosas como el embargo de tu nómina por ejemplo ), después vuelve la mirada a un lado y, en un gesto casi sin esfuerzo, se acomoda ese paquete que con espantosa desazón llevas un rato viendo que se le marca a pesar del elegante corte del pantalón.

¿Qué harías a continuación?

A. Me recoloco el paquete también con mucha menos discreción y espero a ver si él también capta las señales. Que si no me las ha captado ya es que tiene un serio problema de atención.

B. Sonrío cual hiena tras deglutir las vísceras de una cebra difunta hace una semana y le digo "hola" a ver que pasa.

C. Es más grande, sin duda más fuerte que yo y tengo miedo al dolor. Prefiero fingir que no le miro mucho el paquete y esperar a cuando llegue a casa para aliviarme en solitario con mi último video-porno-corbatero titulado "Cabalgada en la oficina: reventando la fotocopiadora"

...mi compañero de correrías Sex-Machine se leyó con escepticismo el test y comenta que este post a día de hoy está desfasado.
"Si tienes dudas, te conectas al Grindr, miras si hay alguien cerca, y si te sale el ejecutivo con foto, ya sabes a qué atenerte. Y si no sale el ejecutivo pero se te pone otro a tiro, pasas del de la corbata y cambias el objetivo."
Pero claro, esto no iba de los tecno-avances en promiscuidad ni de "las gay-apps que no pueden faltar en tu esmarfone", sino un poco del lenguaje no-verbal que usamos queriendo o sin querer los primates superiores, y ¡como no! del famoso y mentado "gay-radar". Ese que debemos tener todos y a mi nunca me ha funcionado, a no ser claro que yo me mueva en un universo de hombretones heteros y el único representante de ese tanto por ciento gay de la población que dicen existe en cualquier sitio sea siempre yo...

Superman cazando al vuelo a los de su misma especie.
Claro que él tenía super-visión...

También reflexiono y me digo que este tipo de preguntas me las hacía a mi mismo yo hace más tiempo, quizás durante mi cacareado "amanecer gay" ( ese que tardó más en producirse que la Revolución Industrial en la especie humana si empezamos a contar desde los orígenes del mono )... a día de hoy estoy como mas desengañadote de radares y de historias y me conformo con lo poco que me puedo echar al diente en mi estado actual de cosas.
...
Que por cierto, ahora es CERO.
¿Habrá pensado toda esa fantástica campaña del #quedateencasa en la vida sexual de las personas que no tenemos la fortuna de compartir piso con el/los objeto/s de nuestros deseos carnales? ( De acuerdo, reconozco que ese plural "/s" ha sido un poco farolero. Porque que yo sepa, todavía no me he convertido en el doble en calzoncillos de Lady Chatterley... )

Lady Chatterley con su siguiente objetivo localizado
y a punto de demostrar que donde pone el ojo,
pone el chochete.


¿Nadie ha pensado en eso?
Y si lo han hecho, ¿qué solución se les ha ocurrido al respecto?
Porque yo ya estoy que echo humo.

Yo mismo, así como desesperao.
¿Para cuando el servicio "Chulazos a Domicilio"?

Y ya no digo más ná.

9 comentarios:

  1. Primero que todo, que te la montas con la Carra al final, macho!
    Y bueno, hablemos de lo no-verbal: que soy malito para lo del gaydar y nunca doy el primer paso. Sobre todo si son los de traje y corbata (que me ponen a mil, te digo los de Men at Work). No tengo ese sexto sentido que muchos (as) parecen tener para detectar que el cachas con el paquete te quiere coger contra la pared. Yo, espero a que sea inequivoco lo del ligue. Que soy guapete y no quiero que un bruto me reacomode la cara!
    Y me has hecho reir, como siempre! El doble en calzoncillos de Lady Chartterley no?
    XOXO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, pues eso de que te reacomoden la cara, ¡ni hablar!, jaja, mejor practicar la prudencia que es lo que yo también practico.
      Chico, con hacerte pasar un buen rato me quedo más contento que unas castañuelas, de verdad.
      ¡Un abrazo grande!

      Eliminar
  2. Que bien volver por aquí y poder contagiarse con tu buen humor de siempre. y más con una entrada que me ha recordado muchísimo a aquellos libros de Elige tu propia aventura que me encantaban cuando era nano. Por cierto, que yo escogería la opción C más por cobardía que por otra cosa, pero es lo que hay.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hombre, que ilusion! Pues un saludo para ti también y me alegro de que estés bien:-)
      Otro con la opción C, y yo pensando que la gente en general era mucho más lanzada que yo...
      Cuidate mucho y ¡oye, que encantado de saber de ti! Un abracete

      Eliminar
  3. La opción C, sin duda. El problema es que mi radar está muy descalibrado. Salta muy poco con esas señales pero mucho con los bailarines de ese vídeo de Rafaella Carrá, ya que creo que una persona que tenga un mínimo miedo a que duden de su heterosexualidad no se pone esas mallas y hace esos bailes, pero vete tú a saber también si cuando acabo esa performance salieron todos corriendo detrás de las bailarinas de la siguiente canción...

    En mi caso, la opción C es la válida hasta en zonas de ambiente donde vamos todos con las hormonas por delante, qué le vamos a hacer. Aunque es cierto que la opción D que señalaba Sex Machine fue la que me ayudó a conocer a mi chico con el que hoy estoy pasando la cuarentena.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, con ese tema de los bailarines de los programas de la tele de aquellos años habría que escribir una tesis, ¡vaya cuerpos de baile!, aquí porque era la Carrá, pero llega ser otra más sosainas y se me la comen con patatas.
      Ay que envidia sana me das, encerrado en buena compañía...y yo ni siquiera con gato a quien poder toquetear un poco, ainssss.
      Habrá que echarle ánimo ¡que no nos queda nada!
      Un abracete, y cuidate.

      Eliminar
  4. Ainssss, C me temo, que siempre he sido muy tontuno... Lo del traje, mira que nunca me ha llamado, pudiendo tener a un leñador canadiense en el horizonte :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oooootro valiente que elige opción C, vaya equipado hacemos, chico.
      ...¿Leñador? Hombre, pues eso tambien, si-si-si...es que en este momento hago a todo, ¡que estoy mu necesitao! (iba a decir "salido" pero me sonaba como supermal, jejeje.)
      Abracete y ¡feliz reclusión, capi!.

      Eliminar
  5. En mis tiempos de cacería/búsqueda, tal vez hubiera tomado la opción... C, por que siempre fui muy cobarde.
    Sin embargo, yo a veces veo que mi gaydar no es tan malo.

    ResponderEliminar