lunes, septiembre 30, 2019

UN POCO DE ACTIVISMO VEGANO



Llevaba tiempo sin dar un poco de tralla con el tema, porque la verdad es que no soy yo por mi mismo nada activista a propósito de nada. Pero de unos días para acá yo -e imagino que el resto del Mundo- atravieso una etapa de concienciación sobre la salud del planeta, la preocupante situación de las cosas y lo importante que es lo que cada uno a pequeña escala puede hacer por el medio. De ahí me ha surgido la necesidad de revisionar mis principios, e igual también el impulso de intentar por enésima vez explicarme y no ya para convencer a nadie, sino simplemente por tratar que quien me oiga pueda entenderme. Es decir, esto es una especie de "borrador" de mis pensamientos, un catálogo de ideas para enfrentarme a tanto desinformado ( y a veces descerebrado) que o me aburre con las mismas preguntas de siempre o me ataca directamente por mi forma de proceder. Que la gente es intolerante en muchas cosas, pero con esto de la comida ¡es increíble! lo que le puede molestar al personal que yo coma lo que me de la gana aunque no compartamos la misma mesa. Mira que lo de mi condición sexual tampoco lo hago "vox populi" pero creo que el personal iba a ser mucho más transigente con el hecho de que me guste acostarme con otros tíos que con lo que habitualmebnte me pongo en el plato.

Lo que me faltan a veces no son proteínas
sino unos tapones para los oídos.

¿Y que te diría a ti,carnivoro agresivo e impetuoso?
Pues para empezar que lo del veganismo no es una dieta, ni siquiera es una cuestión de salud: se trata de una actitud ante la vida que trata de ser un poco más responsable con lo que nos rodea y con los recursos disponibles.
Que es más "caro" - como mínimo en términos de agua, terreno y energía--alimentar a una población a base de productos animales, es un hecho demostrado.


La pregunta es: con la cantidad de cerveza que trasiega la gente,
¿como no se acabó el agua hace quinquenios?

Pero esto va más allá de simplemente comer lechuga en vez de filetes: ser vegano implica también intentar que los productos vegetales a consumir sean  "ecológicos" y "sostenibles", es decir, que su cultivo, transporte y distribución causen el minimo impacto medioambiental, además de que en la medida de lo posible acarreen la mínima explotación y sufrimiento tanto de la población como de la naturaleza de la zona en donde se originan. Esto es: consumir producto de proximidad (del famoso kilómetro cero), producto de temporada que no tenga que cruzar medio mundo para estar en tu plato...
Ademas ser vegano supone preocuparte por la gestión de los residuos, tratar de hacer un uso ( "no uso" mejor dicho) más racional de los dichosos plásticos, aunque sea una faena esto de dejar siempre estas tareas como si fuesen responsabilidad del consumidor final y no de las grandes empresas que manufacturan los productos , ¡qué se yo!, como te digo es más una actitud ante la vida que una simple manera de comer.

Consejos que deberías tomarte un tiempo para leer, guapetón

Seguramente contra todo esto hay "argumentos carnívoros" muy bien pensados para echar mi defensa por tierra, pero con sinceridad creo que por mucho que me quieran contar, de mi manera de circular solo se desprenden resultados positivos además de hacerme sentir bien conmigo mismo y con lo que me rodea.
¡Y soy optimista, de veras!, porque de un tiempo a esta parte viene sucediendo (incluso en esta tierra de carnívoros irredentos) lo impensable: que los restaurantes de toda la vida incluyen posibilidades vegetarianas en sus menús, que las marcas de alimentación de toda la vida ofrecen dentro de sus líneas de productos opciones veganas, no sé, de alguna manera siento que esta alternativa se va abriendo hueco y ha dejado de ser solamente cosa de "jipis" o de "frikis"...

Perla de humor vegano en estado puro.
Friki-friki,

...que si, que de las dos cosas igual tengo yo un poco, jajaja, pero en fin, dentro del sentimiento negativo general que hay con el asunto medioambiental y la irreversibilidad de algunos de los puntos a los que hemos llegado, para los que por desgracia no hay marcha atrás, empiezo a apreciar preocupación y concienciación a pie de calle.


Más cachondeo vegano.
Para partirse la caja, ¿o no?

Según una de esas encuestas que salen de cuando en cuando el cambio climático está en el segundo puesto en la lista de los motivos de preocupación de los españoles y eso está muy bien. De ahí a darse cuenta que de las pequeñas cosas que cada uno hacemos y de nuestra actitud en el día a día - alimentación incluida--pueden gestarse grandes soluciones es sólo cuestión de tiempo.
Mi último consejo es que te hagas "veggie" lo antes posible porque dentro de no demasiado tiempo el consumo de carne va a ser un lujo que solo cuatro ricachones sin escrúpulos se van a poder permitir, por ello es mejor que lo hagas voluntariamente ahora que puedes antes que el estado de las cosas te obligue a ello por narices, ¡que entonces te va a sentar mucho peor! jajajaja.


En fin, esto era todo. No quería hablar tanto (y eso que no me he metido en el asunto de la sobreexplotacion y el maltrato animal, ni tampoco en consideraciones de salud ¡que se puede ser carnívoro y tener un estado de salud excelente, ojo!), pero por una vez me apetecía explayarme un rato y sobre todo "practicar" para cuando el siguiente tío melon me venga con pitorreos, chulas y ataques tirando a crueles sobre mis hábitos alimenticios, tener un poco de artillería lista para responderle....¡Pero si yo no hago campaña ni me meto con nadie para nada, me como mis cositas y no digo ni pío!...¿porque son tan agresivos con uno, caray?

...que tengas una buena salida de Septiembre...y piénsatelo, decide bien y...

GO VEGAN!


(Entrada escrita durante ratillos muertos desde mi esmarfon-no-tan-esmar, por cierto una frescachona y tranquila noche a finales de mes) 

8 comentarios:

  1. Yo no soy vegetariano ni vegan, soy "reduceterian", como lo menos posible de carne, pero no me privo al 100%.
    Agrégale que estoy casado con un vegetariano y el consumir carne en la casa se vuelve una tarea digna de Hércules.

    Algo que creo es en el poder del micro-cambio: si miles de personas comen vegetariano por un día a la semana, nos ahorramos mucho CO2 al año.
    Y bueno, pues hay que seguir con el vegetarianismo/veganismo y adelante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Así que estás casado con un vegetariano?... ¡Ahhhhh, me encanta, jaja!, así si un día venís de visita no voy a tener que pensar en comidas carnívoras especiales ;-) De todos modos dices muy bien que solo con reducir el consumo de carne sin renunciar a ella del todo, con no basar la dieta tanto en la proteína animal ya se conseguirían resultados muy positivos.
      Un abrazo y gracias por tus palabras y tu tolerancia. ¡Feliz Octubre guapetón!

      Eliminar
  2. La verdad es que no se me ocurre ningún argumento en contra de los tuyos. Esto me coloca en una posición un tanto incómoda en relación a la poca voluntad que pongo a la hora de cambiar mi dieta. Que a lo mejor podría cambiar la carne por legumbres para ingerir ese extra de proteínas que necesito últimamente ya que he vuelto a perder peso (grrrr). Quizás son excusas, quién sabe, pero nunca encuentro el momento de reducir ese consumo de carne con un propósito medioambiental, porque de cara a mi salud sí que no termino de verlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede ayudar a la salud del planeta de muchas más formas aparte de reduciendo el consumo de carne...seguro que encuentras la manera de aportar tu granito de arena sin renunciar al filetillo, jajaja. Que tengas muy feliz semana, majeton.

      Eliminar
  3. A mi, te digo me da igual lo que coman los otros. Yo soy de los que lo mismo come tofu que pollo.
    Lo que si me parece valido es lo de pensar en el medio ambiente. Se puede comer bien y protéger la naturaleza, no?

    XoXo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser tolerante ya es una muy buena cosa. Mi intención no era realmente convencer a nadie para "convertirse" al veganismo, sino más bien invitar a la reflexión (a la mía propia y a la ajena). Sólo con que te lo hayas leído hasta el final ya me has hecho favor suficiente, jajaja, después como le dije a David hay alternativas menos "drasticas" con las que contribuir un poco a la cuestión medioambiental. Mi posición no es en absoluto extremista, sino todo lo contrario. Con que convenciese a uno sólo de dejar de comer carne un solo día a la semana, iba a darme por más que satisfecho, pero con que cada uno se replantee sus hábitos y piense una manera de hacer las cosas mejor (comiendo o sin comer carne), con eso me quedo feliz.
      Un abrazo y buena semana entrante, guapo.

      Eliminar
  4. Hola Angelillo! He vuelto de vacaciones y ya me he puesto al día con tu blog.
    Me encanta la portada de otoño, los colores y sobre todo esa imagen del beso, tan tierna. (me parece que alguien está enamorado...., hehehehe)
    Yo no soy vegano, pero mi chico no come carne y he reducido bastante el consumo. Nos salen unas croquetas de brócoli y unas hamburguesas de lentejas deliciosas!
    Hasta la próxima!
    Hotdardo 🎯

    ResponderEliminar
  5. Un vegano, si no intenta convencer a los demás, ni es vegano ni es nada...

    ResponderEliminar