domingo, julio 02, 2017

WORLD PRIDE (III). El desenlace


Pues el desenlace ha sido tan deprimente y real como la vida misma:
Aún no llevaba dos días la banderita colgada a la puerta de mi casa cuando en una noche de estas entrañables fiestas burgalesas alguien ha conseguido ( supongo que subiéndose sobre los hombros de otro "alguien"  igual de listo, porque no se alcanzaba así como así ) agarrar el "mástil", partirlo, coger la insignia multicolor y destinarla a no-quiero-imaginar qué escatológicos y malolientes fines.
Así que mi "world-pride-burgos-dream" personal me ha durado cuarenta y ocho horas escasas.
Que pena, ¡y yo que habia medio recuperado la fe en los bípedos circundantes!
Cabrones.
En fin, para esos y para todos los hijoputas a los que tanto les molesta a la vista cualquier signo de biodiversidad que no sea su presencia de primates mentalmente subdesarrollados, solo decir que: os den por el saco, y que como dice Kelly, mientras no me mates, todo lo que haces me vuelve más fuerte, tontolculo.



El año que viene pongo la banderita yo y con el palo electrificado.

12 comentarios:

  1. Por buscar consuelo, podríamos suponer que no es un ser humano autóctono, sino algún especimen no evolucionado que se ha escapado del yacimiento de Atapuerca.

    En cualquier caso, como contrapunto a esa canción tan positiva, yo les podría dedicar esta otra un poco más ácida:

    https://youtu.be/008pLr0G5LI

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, es cierto tu canción es mucho más apropiada para dedicar a esos animalazos. No conocía a esta banda y me he entretenido un rato escuchando videos suyos en el internete. ¡Me han gustado bastante!, he flipado al leer que llevan desde 1990 funcionando por ahí y que uno de sus álbumes esta considerado como uno de los dies mejores discos latinos de la historia.
      Bueno, gracias por el descubrimiento para empezar la semana, y ¡feliz lunes!

      Eliminar
  2. Jodo, pues sí que ha ido mal la cosa... tela, telita. Cuanto lerdo anda suelto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a fin de cuentas y por mucha ilusión que me hiciese, la banderita no la puse yo, no sé porqué me chino tanto... pero vaya, que da rabia, ¿no?
      ¡Feliz lunes, capi!

      Eliminar
  3. Anónimo1:22 a. m.

    Tranquilo ,el año que viene estarán como pollos sin cabeza sin respaldo político-ideológico en el poder( esperemos D.M.) Eso sí, despues tardarán un tiempo en volver a la caverna o por lo menos a perder su impunidad ... si es lo que fomentan los cabro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que independientemente de lo que pase en el poder sigamos avanzando en ejercitar esas cosas básicas como el respeto y la tolerancia, no solo en esto sino en todos los órdenes de la vida.
      Muchas gracias por tu comentario, un saludo y ¡feliz ecuador de semana!

      Eliminar
  4. pero que malvados https://www.youtube.com/watch?v=ZASmzAWfpTI

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso debo dar a Paquita toda la razón, jajaja.
      Abrazos, y muy buen fin-de.

      Eliminar
  5. Pues, bueno, algo duró... Lo importante es la visibilidad: al menos el asunto ya no está escondido y no puede ser ignorado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes más razón que un santo, lo importante es que lo poco que se hizo ya es algo impensable hace veinte años, las cosas se mueven y es en la dirección adecuada, sí señor.
      Un abrazo, y muy-muy-feliz fin de semana.

      Eliminar
  6. Para que luego vayan diciendo que para qué hace falta Orgullo. Joder

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viniendo de ti no sé si me lo dices en serio o de chufla, jeje. Bien es verdad que comparado con los lugares donde se ejerce represión y violencia homófoba de las chungas esto es una chuminada pero en fin, es lo que veo desde mi minúsculo rincón del mundo y me da rabia que todavía ande tanto cateto suelto por aquí.
      Besetes Mochis.

      Eliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...