viernes, febrero 17, 2017

Instagrablogueando ( 1)

Concepto revolucionario en el que voy a hacer como si esto fuese un Instagram pero desde mi blogosferilla habitual. ¿Y eso porqué? Pues porque estoy en los Madriles y me apetece...ahora después de una tarde de mucho paseo llega el momento de relajar los pies y beber algún  fresquito. El susodicho paseo empezó en la plaza de España (la que aparece en mi fantástica primera foto) y ahora termina en una typical bodeguilla en los aledaños de la Plaza mayor en la que me han cobrado 2'50 aurelios por una cervecina...¿pero como pueden vivir en la capital los capitalinos pagando esos pastizales?

4 comentarios:

  1. Disfruta la Villa y Corte, hagas lo que hagas. Gente desde luego que mogollón jejeje
    Ya nos cantarás -si te apetece- por este particular Instagram lo que acontece en tu asueto vacacional.
    No pagues muchas cervecitas a 2, 50 que regresas a Castilla peláo.
    Igual es consecuencia que nos delata la señal de la gorra provinciana y nos cobran la tasa turística.jejeje

    Saludos y disfruta!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, lo de la gorra provinciana ha estado muy guay. Lo he pasado bien, y he vuelto satisfecho de Madrid, no he necesitado ni más ni menos tiempo allí, así que fenomenal.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Neno, es que en la Plaza Mayor se paga a precio guiri (y mira que me gustan a mi los bocadillos de calamares de la Plaza Mayor).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como me dijo Mochez, culpa mía por no informarme. A mi la progenitora me hablaba de un bar que se llamaba "La Joya" ahí en las inmediaciones de la Plaza Mayor que era donde se tomaba los bocatas de calamares en su juventud, pero no me fue posible encontrarlo...claro que hablamos de una época en la que era arriesgado andar por la calle por si acaso te pisaba un diplodocus, jejeje...ay menos mal que la proge no lee estas cosas...

      Eliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...esta vez, solo contigo