sábado, enero 16, 2016

ESTRATEGIAS DE SEDUCCIÓN



El lunes pasado se reaunudaron las clases de alemán, pero hasta el mércoles no ocurrió que aparecieron parte de los chicos guapos, entre ellos Barbitas-Rubito.¡Ainsssss!...
...
...a ver, que no quiero nada con él, ¿vale?
Y te aseguro que si la semana que viene le encontrase a la puerta de la escuela revolviendo el suelo con la punta de la zapatilla y preguntándome si quería que fuésemos a tomar un café porque tenía algo importante que decirme ( ¡cáscaras, si tengo toda la película mental montada!, ¿has visto? ), lo más seguro es que le dijera que tenía mucha prisa y me largase a toda velocidad dejándole con un palmo de narices.

Sin embargo me complace pergeñar planes en la sombra que me hagan aproximarme a él, conseguir que nos conozcamos mutuamente un poco más y terminar por demostrarle lo encantador que soy y lo mucho que se pierde por no ser merecedor de mis atenciones.
...pero para llegar hasta allí debo plantearme: ¿por donde pasa todo el flujo de relaciones sociales del escaso grupo humano que somos, donde está el núcleo?
Pues en ella.... EN LA DELEGADA

No es ninguna de las dos, no es Pe ni es Mo, la Delegada es....¡el clón perdido!

Sin duda a causa del escaso interés que he mostrado en empatizar ni con su risueño desparpajo ni con su rollo flower-power, me lleva castigando con el látigo de su indiferencia un par de meses y obsequiando a cambio ( ¡casi como si lo supiese!...¿será así de zorra? ) con toda su atención a Rubio-Barbitas. El cual, dicho sea de paso, sí le ha entrado bien al trapo y ya le obedece órdenes sencillas como "¡Ven!", "¡Siéntate!" y "¡Dame la patita!".
¿Qué te sugiere esto?
Pues claro: que para aproximar posiciones a Barbitas-Rubito, tengo que pasar sí o sí por la Delegada, y una vez que me la salte ya veremos si los esfuerzos han merecido la pena.
Estas maniobras de acercamiento comenzaron antes de las Navidades: la muy pánfila puso en nuestro grupo del guasap alguna tontería sobre su amor a los animalitos u otra lindeza green-peace similar, y yo ni corto ni perezoso ( en una maniobra que ríete tú de los tejemanejes de la marquesa de Merteuil y el vizconde de Valmot en "Las amistades peligrosas" ) 

Tol día malmetiendo, no te cansas hija mia...

...pues me puse como foto de perfil en el susodicho invento del diablo ni más ni menos que esto...


...¡la imagen de campaña del Partido contra el Maltrato Animal!. Que puntazo, ¿no?... ¡Ja!

He decir que tampoco me supuso ir contra mis principios tal y como si por ejemplo después de oir a la Delegada que estaba afiliada al PP yo me hubiese puesto una foto de Rajoy en el perfil: no fue así, no. Por convicción, formación y problemas de interaccion social soy más partidario de los Cuatro-Patas que de los Dos-Patas, a no ser que estos últimos tengan pico y plumas ( iba a decir solo "plumas" pero hay tanta marica-mala por ahí que es mejor ser preciso )
Además siempre he simpatizado mucho con la movida vegetarianista y veganista...

...no, no es que no me le coma por verle un aire de familia,
¡pérfido!

...y eso que como seguro he dicho más de una vez, decir en plena meseta norte castellana que eres vegetariano es motivo de tremendo horror e incomprensión: si a la última comida que se celebró en casa de mi abuela hubiese ido vestido de drag-queen con zapatonazos de plataforma, pelucón y faldita de lentejuelas, habría causado menos escándalo y estupefacción del que se montó comentando como hice que yo era "preferentemente vegetariano": ¡que rato me hicieron pasar!...¡si dije "preferentemente", conchos! 
Por ello en este asunto prefiero evitar radicalismos y casi siempre me decanto por la postura más cómoda, que es comer lo que yo quiero cuando estoy en mi casa y las veces que salgo por ahí con gente acoplarme a lo que come el resto y no martirizarme demasiado con ello. 
Pero ya ves, entre mis propósitos de año nuevo está pues eso, ser... ¡¡¡más vegano!!! y tratar de comer menos bichitos para estar más reconciliado conmigo mismo y con el universo.
Aunque sea algo que viene siendo complicado desde tiempos remotos...

Ejemplo de manifiesto tendencioso carnivorista

Pero bueno, la cuestión es ( porque estaba perdiendo el Norte un poco, ¿o no? ) que este pasado míercoles, ( reseñable porque fue el primer día que bajé a tomarme un café en la hora del descanso ) la Innombrable se me acercó con sonrisa meliflua acompañada de uno de sus acólitos ( un pseudo-hipster con poca barba pero una coletita pequeña en la coronilla por la que me dan ganas de agarrarle y arrastrarle hasta un peluquero ) y me dijo:
"Oye, ¿entonces tú estás afiliado a PACMA?"
"Has caído, coneja", pensé, y aunque hubiera estado bien inventarme una buena historia sobre mi afiliación, dije en su lugar
"Solo simpatizante y votante. Que pasa, ¿que te gustan los animalines?"
"Ay sí. Los perrines, los gatines, los ositos, los pajaritos y los chuchines" (¿pero chuchines y perrines no es lo mismo, sosa?) "Y además soy vegetariana. No como animalitos."
Pseudo-hipster le hizo un poco la rosca ("peeero caaaariiiii, eso es fantaaasticoooo") y yo me sentí un poco deplorable al verme así sumado a su séquito, pero como vi a unos cuantos pasos como Barbitas-Rubito seguía con interés nuestra conversación sin quitarnos sus preciosos ojitos azules de encima, aventuré
"Anda, que casualidad. Pues yo soy vegano de toda la vida, hija mía."
Los ojos de la Delegada dieron vueltas en sus órbitas de excitación -y supongo que un poco también de asombro al verme tan rollizo y bien alimentado utilizando para mi manutención solamente productos de la huerta-... gracias al destino en ese momento sonó la campana y tuvimos que volver corriendo a clase a continuar con el dativo y el acusativo, ahorrándome un interrogatorio exhaustivo acerca de mis hábitos 

Estas maniobras de momento han dado su fruto porque La Delegada ha cambiado su foto de perfil -un selfi de esos en los que salía monísima- por la de un perrito y un cerdito juntitos con un cartel-denuncia debajo que dice "¿porque querer a uno y comerse a otro?"(  sin especificar por cierto a cual de los dos bichos se puede llegar a comer primero la Delegada en un momento en que se sienta especialmente hambrienta ). 
En cuanto a Barbitas-Rubito no sé qué decirte, porque la segunda hora de clase me contemplaba de vez en cuando con esos maravillosos ojos azules suyos un poco oscurecidos y profundos que no sé si querrían decir:

a/ ¿Te estás queriendo follar a mi chica?
b/ ¡Cielos, que hermoso eres!

o la muy probable 

c/ Que gordo se ha puesto este tío estas navidades

¿Que ocurrirá a continuación? ¿Tendrán alguna consecuencia mis estrategias de aproximación?

¿Que será será?, que diría Doris


Solo recordadme que para el próximo día de clase no me lleve un sandwich de chopped al descanso...

20 comentarios:

  1. ¡Jajajaja, qué perfido y malvado eres! Lo que me he podido reir.

    El Barbitas sospecha algo... a ver si va a tener servicio de contraespionaje...

    Vamos, que eres un medio vegetariano soportable no integrista. ¡Menos mal! En unos días me viene uno que es integrista y no comoe nada de nada... y es un problema pensar en la comida: ni carnes, nis peces, ni lácteos... Un horror. Que digo yo, ¿la lechuga y la zanahoria no estarían tan contentas antes de que la cortasen o arrancasen del suelo? ¿No es un ser vivo? Y por otro lado, lo ricos que están todo lo que viene del cerdo... Hmmmm. Choriiiizo. ¡Me voy a la nevera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que los vegetarianos radicales son una pesadilla como invitados en hogares omnívoros, jaja... Ya sabes que malo-malo no soy, es todo muy inocente...aunque no lo debo parecer tanto porque el EDMC ya ha amenazado con presentarse a la hora del descanso con un bocadillo de chorizo frito diciendo lo de "cari que te olvidaste el almuerzo", jajaja.

      Eliminar
  2. Sólo reza para que el barbitas no te haya visto en un bar inflándote a callos y haya hecho foto.

    Me has recordado una anécdota: una amiga estaba saliendo con un tío un tanto choni y torrentiano y se le ocurrió decir una tarde que quería probar eso de ser vegetariano a lo que su novio dijo en voz alta "Claro, por eso comes tantos nabos, para ir entrenando". Sobra decir que se formó la tercera guerra mundial aunque sorprendentemente no cortaron por eso.

    Suerte en eso de profundizar en el vegetarianismo, total, tampoco pasa porque mientras los demás coman solomillo tú comas acelgas por convicción y porque te gustan, no?

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente las acelgas no son la verdura que más me chista, pero desde luego el solomillo no me hace nada de tilín, no me iban a dar envidia. Lo de los nabos está bastante bien, jaja, yo la verdad es que no me como tantos como quisiera...¡eh, no hay que entender mal!
      Abrazos guapo.

      Eliminar
  3. Qué pena que me guste tanto el jamón y que no tenga esa mente tan maquiavélica para conseguir acercarme a la persona que me despierta el sistema hormonal, jajaja.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno no hay porqué pensar en renunciar a nada: si una vez terminadas las maniobras de aproximación el Barbitas me confiesa que a él le gusta mucho más la chistorra siempre puedo convertirme al carnivorismo así de sopetón, jaja.
      Feliz semana, majetón.

      Eliminar
    2. ¡Tú lo que quieres es la chistorra del Barbitas! Jajajajaja.

      Eliminar
    3. Jajajsjaja ¡perfido!

      Eliminar
  4. Siempre he admirado más a la marquesa de Merteuil que a la cándida de Doris Day, pero recuerda como acabó la pobre, abucheada en la ópera. Espero que no te pase. Yo del vegetarianismo o el veganismo no me entero, sinceramente. Respeto que cada cual coma lo que quiera (faltaría más), pero ciertamente veo flojos los argumentos para comer sólo vegetales y no me convencen. De momento no me tienta dejar la carne.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es verdad, no me acordaba de los abucheos!...pero vaya, yo no voy a llegar a ser tan manipulador como la marquesa, no creo que termine igual de mal. En cuanto a lo del vegetarianismo pues lo fundamental es eso, el respeto, dejar que cada cual coma lo que quiera y no andar haciendo campaña ni un sentido ni en el otro ni tratar de convencer a nadie que su opción es la mejor. Así que adelante con los filetes, jaja.
      ¡Otro gran abrazo para ti!

      Eliminar
  5. Madre mía, pues para no interesarte ya el barbitas sí que te lo estás currando, jejeje.

    Saludos.
    Pablo G.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el estudio del alemán es tan áspero que hay que cultivar un poco los escasos alicientes del asunto, entre ellos el Barbitas, jajaja.
      Saludos, majo.

      Eliminar
  6. Uf, veganismo, qué pereeeeza, y en Lechazo-Ville, ni más ni menos.
    A mí alguien me dice que es vegetariano / vegano y mi tendencia natural es alejarme de él, en serio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aquí, como ya le decía antes a Moises y al igual que en tantas otras cosas de la vida, hay que practicar la tolerancia y el respeto y ya está. ¡Espero que si un día llegamos a encontrarnos no me salgas por patas, hombreeee! :-)

      Eliminar
  7. "-abuela, que soy gay. -pero eso que es? aquello donde no comen carne? -no, abuela, que me gustan los hombres. -ah, pero si comes carne entonces? porque la carne es muy importante para lo del hierro." (he de confesar que soy vegetariano y a mí tambien me gustan los gatines, perrines, serpentines rinocerontines y celacantines)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Menos mal que me surge algun simpatizante! Yo creo que a mi abuela de haberlo sabido tambien le hubiese preocupado menos lo de ser gay que lo de no comer carne,porque a las abuelas lo de la alimentación... ¡huyhuyhuy!
      ¿tambien te gustan los celacantines?... ¡jajaja!
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  8. ¡Muy ocurrente y divertida tu entrada ;)! Apúntame para esas frutas y verduras de la huerta, para esos arroces y esas pastas, para esos frutos secos y esas legumbres...mmmmm..., antes que para un filete, jejeje. (Dos años estuve yo como vegetariana hace ya tiempo; después me fui adaptando a las circunstancias...)
    Un abrazo y ánimo con el alemán y el rubio ;)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, al final termina siendo cuestión de adaptarse a las circunstancias, porque si uno no se adapta es bastante complicado sobrevivir en esta sociedad omnívora opresora, jaja.
      Otro abrazo de vuelta, Mari, y gracias por los ánimos con el alemán, porque con el rubio lo que hacen falta no son ánimos precisamente, de eso ya ando sobradete jajaja.

      Eliminar
  9. Yo por necesidad soy semi-vegatariano. En casa, para evitar cocinar doble, soy vegetariano al 100% y cuando salimos a comer soy carnívoro.
    Y... no habrá la oportunidad de un foto del barbitas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces eres carnívoro tolerante en vez de vegetariano tolerante, como yo pero al reves ¿no es asi? Pues muy bien por la flexibilidad y la tolerancia.
      Lo de la foto esta complicado jajaja, de momento es mejor conformarse con hacer un esfuerzo de imaginación.
      De nuevo, ¡¡¡abrazos y buen fin-de!!!

      Eliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...