domingo, diciembre 20, 2015

ADVENTSKALENDER - día 20 - Domingo lluvioso

5 días para Navidad

Imagen del día:


Frase del día:

No voy a hablar de política

Ausentándome del tema de las elecciones, hoy mi reflexión va a ir sobre la cuestión de "decir no" que seguramente no es la primera vez que la hago pero necesito repasarla.
Y es que por fin he dicho que NO voy a ir a la comida navideña que se va a celebrar el día 23. Además ni me he inventado ni voy a inventarme excusas, solamente voy a decir "no" y ya está, porque la única razón que tengo para dar es que no me apetece.

Esto me coloca a la altura de los otros tres bichos raros de la plantilla que pudiendo ir tampoco van a hacerlo, y que son: 

- Nuestro ya conocido Guapo-pero-Flacucho que además de guapo y flacucho es un friki de narices: habla con nostalgia de los tiempos del Caudillo a pesar de ser practicamente un neonato cuando Franco murió, cree que negros, latinos y musulmanes van a conseguir hacer reventar el mundo tal como lo conocemos y sospecha que el Papa Francisco es el Anti-Cristo. Ole sus huevos morenos.

- Lulu-KingSize, una tía que es igualita que la pequeña Lulu pero tamaño extra-maxi y con una mentalidad paranoico-agresiva situada tan solo un peldaño por debajo de la de un asesino en serie, gracias a la cual cree que todos los sucesos aleatorios que ocurren a su alrededor y la perjudican de una forma u otra en realidad ¡no son aleatorios!, sino que están orquestados por sus enemigos con el fin de volverla loca y hacerle la vida imposible. Si tu ya estás loca, cariño, para que se van a molestar.

- Y Bajito-Barriguitas, otro pequeño y extraño especimen entre cuyos asombrosos poderes se cuentan el poder estar ocho horas de turno sentado en una silla sin moverse ni decir nada y también el dejarse larguísima una uña del dedo meñique sin que yo sepa que se dedique a tocar la guitarra ni nada...¿para qué la querrá?

Tú igual te puedes creer que a estos tres tipos humanos me los he inventado yo por hacer una gracia  para este post pero ¡es que son de verdad!, y es que no sé si este sector laboral mío acoge a mucho trastornado mental, o si es que la gente acaba trastornada por integrarse en el sector laboral susodicho...
...sea como sea, con mi decisión de decir que NO voy a la comida paso a integrarme en el grupo de los frikis y qué quieres que te diga: me da igual.

Creo que en general la gente de hoy en día tenemos dos grandes problemas: 
El primero es el no saber decir que "no" cuando tenemos que hacer o decir a algo que en realidad no queremos ni hacer ni decir, pensando en un montón de tonterías como puede ser el bienestar general, el no perjudicar a terceras personas o simplemente el sentirnos integrados en el grupo.
Y el segundo es también el saber encajar un "no" como respuesta, porque lo mismo que no sabemos decirlo también interpretamos una negativa hacia nosotros de la peor manera posible, asociándola a sentimientos de rechazo, hostilidad o en el mejor de los casos indiferencia hacia nuestra persona.

Pues bien, querido angel: querer decir "no" cuando te proponen hacer algo pero terminar diciendo "si" para evitar polémicas, solo te va a acarrear el pasar un mal rato mientras sufres las consecuencias del "sí" y te vas a sentir amargado y enfadado con el mundo, cuando en el fondo si estás ahí es porque tú lo has decidido.
Así que di "no" cuando creas que tengas que decirlo, con una sonrisa y sin dar explicaciones.
Y cuando te digan que "no" a ti, piensa que alguien puede haber leído estos mismos consejos y actúa en consecuencia.

Con estos sentimientos tan elevados el grupo de los Cuatro Frikitásticos -que he pasado a constituir con Guapo-Flacucho, Lulú-XLLL y Bajtio-Barriguitas- vamos a instaurar un nuevo orden en las relaciones sociales bajo el lema:

"HAZ LO QUE QUIERAS, NO LO QUE QUIERAN, COÑO"

Y como momento musical, esta canción que a saber porqué el Youtube me la recomienda ¡JUSTO A MI!...


Yo ya no entiendo nada...


11 comentarios:

  1. O dicho de otra manera, vosotros sois Malta y el resto Reino Unido jajajajajaja. Un amigo me contaba el viernes que en su trabajo hay dos comidas de navidad: la oficial, y una alternativa a la que van los que no tragan al grupo mayoritario pero por lo que cuentas no creo que esa idea cuaje entre vosotros.

    Y digo yo, si tampoco te caen bien que les den, estás mejor yendo por libre.

    Abrazotes y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Malta y Reino Unido ha estado genial, jaajjaaja.
      Y la idea de tus compañeros "anti-sistema" de la reunión alternativa me parece guay, pero aquí creo que no va a poder ser, ufff, ¡menuda reuniòn me esperaba, jaja!...
      Abrazos guapo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. jajaja...que no, que no me insistan, coño

      Eliminar
  3. Uf... sí, concuerdo con esto. Pero es tan díficil: una vez dije "no" a la cena navideña y procedí a ganarme antipatía en la oficina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo resulta que les doy penita porque piensan que terribles obligaciones me han llevado a declinar la invitación, cuando resulta que no voy porque no me sale de los pinreles...pero es que soy tan buenin que siempre piensan lo mejor de mi...¿eso es bueno o es malo?

      Eliminar
  4. Pues como lema, ¡lo apoyo!

    Totalmente cierto. Vaya fauna tienes de compis de trabajo. En parte, debe ser fauna autóctona. Lo digo por el de la uña: un amigo de mis padres de hace mil años, natural de tu tierra (bueno, de cerquita, de Aranda), también tenía la uña del meñique infinita. A éste le servía para rascarse la barbilla. Pregúntale a tu compi...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajaaja...le voy a preguntar, sí. Este de momento para lo que más la utiliza es para tamborilear sobre la superficie de la mesa ( piticlic-piticlic-piticlic ) hasta que yo acabo colgado de la lámpara cabeza abajo. Un arma letal.

      Eliminar
  5. hasta donde yo se, la uña larga la usan para poner la farlopa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo setón que es mi compañero, lo de la farlopa pertenece al terreno de la ciencia-ficción, jajaja...¡abrazos!

      Eliminar
  6. Si tu compañero se dedicase a la docencia, podría usar la uña para rascar la pizarra y mantener la clase callada. Otra utilidad no se me ocurre.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...