miércoles, diciembre 16, 2015

ADVENTSKALENDER - día 16 - instintos animales

9 días para Navidad

Imagen del día:


Frase del día:

Desengañado de las barbitas.

Siendo breve -porque he dormido solo dos horas para poder ir a clase de alemán, contaré que:

1 - Me ha dejado de gustar Barbitas-rubito. Hoy ha aparecido ( bello como una puesta de sol, todo hay que decirlo ), ha tonteado montones con la Delegada ( como viene siendo habitual ) y después en el descanso que hacemos a las 10:30 de la mañana, sin venir mucho a cuento -a no ser porque la Delegada ha contado que antes de ir a clase ha ido al médico a sacarse sangre para unas analíticas-, ha soltado ESA anécdota que todo hetero conoce y que ya no sé si es una leyenda urbana o si de verdad hay tantos casos por ahí: que si un día que tuvo que ir a urgencias -no sé a qué, supongo que a arreglarse un desperfecto en el arreglo de la barbita- coincidió con un tío allí que ¡alucina!, se había metido "UN PEPINO por el culo" ( sic ) y no podía sacárselo. Este tipo de historieta, tan poco apropiada para la hora casi del desayuno, la ha salpicado con varias bromas un tanto homófobas que por un lado me parecen impensables en gente de su generación, y por otro lado me han horrorizado haciéndome pensar: "¿estará contando esta batalla AHORA y CONMIGO delante porque ha captado mis miradas de gacela somnolienta y enamorada y pretende ponerse chungo para pararme los pies?"
Yo, que andaba intentando entretanto sacarle tres palabras a Calvete-Aburrido, ( mi habitual compañero de "conversationen" que llamo así porque el pobre tiene el encanto y el gracejo de una mosca del vinagre ), he personalizado el comentario -seguramente sin razón- y me he quedado tieso al sentir como mi platónico interés por Barbitas-rubito se desplomaba. De hecho creo que la temperatura ha pasado de los cuarenta y cinco grados de un sofocante y húmedo calor ecuatorial al viento frío y gélido de la taiga siberiana...y bueno, eso es lo de menos en realidad, lo único es que en estos tiempos en que dicen que hay una mentalidad tan abierta y tanto terreno ganado me ha sorprendido desagradablemente que una persona tan joven pueda expresarse de una manera tan retrógrada e incorrecta.
Pienso que todo el mundo -incluida la Delegada- ha encontrado los comentarios fuera de lugar, pero sin duda nadie los habrá sufrido como yo...¡snif!

2 - Como me andaba temiendo, algunos de mis compañeros de trabajo han organizado una "comida informal" para el día 23, y a pesar de que son los que mejor me caen ( o para ser más honesto, "los que menos mal me caen" ), he pensado que si en realidad me apetece tan poco ir como siento que me apetece, ¿no es lo mejor que NO VAYA? ¿o tengo que intentar ser un poco civilizado y tratar de plegarme a las convenciones sociales ya que se trata de movidas que suceden nada más una vez al año? ¿porqué nos cuesta tanto decir NO?

3 - Que me voy a dormir porque llevo solo dos horas de sueño encima y esta noche puede ser apocalíptica. No sé si será el cansancio o los desengaños que siempre me termino llevando con la especie humana, pero me chino muchísimo y no puedo evitar sentir que se me despierta un poco de...


...pero instinto de los más salvajotes y malvados.

Con lo poco que cuesta dejarme vivir tranquilo, joer...

13 comentarios:

  1. pero que insolente barbitas ese, se merece una caricia. en la mejilla. con una silla. http://ak-hdl.buzzfed.com/static/enhanced/web03/2011/12/18/17/anigif_enhanced-buzz-26383-1324246782-3.gif

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la silla cualquier día, que allí tenemos muchas, jaja...en fin, qué le vamos a hacer, todavía está por llegar el día en que un guapo me de algo más que disgustos.
      Abrazos, majetón.

      Eliminar
  2. Yo también viví algo así en un trabajo anterior. La gente quiere hacerse la graciosa pero estas son las cosas que pasan cuando no hay ni gracia ni materia gris. Después de más de media hora regodeándose con el tema un compañero le dijo que ya estaba siendo desagradable y como encima se le puso tonto le solté "Chico, es que con tanto insistir parece que te ha puesto cachondo perdido la anécdota porque si no no me explico tanto interés". Me miró muy serio y cambió de tema inmediatamente porque se puso a hablar de Supervivientes, que lo estaban echando en aquella época.

    No te chines...

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, la anécdota es muy buena y muy realista porque hay algunos que cuando hablan de estas cosas de verdad parece que se están poniendo cachondos. No me chino, solo me decepciona la falta de materia gris que señalas tú...¡pero no lo podía tener todo, jajaja!
      ¡Otro abrazo más!

      Eliminar
  3. Es lo que pasa, que la gente en grupo va de muy moderna y muy abierta, porque es lo que tiene que ser "políticamente correcto", pero luego a nivel individual te llevas cada chasco que para que...

    Saludos.

    Pablo G.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es totalmente cierto, de cara a la galería se toman actitudes "para quedar bien" y después en el día a día de cada uno se pueden encontrar todo tipo de cosas.
      Saludos y gracias de nuevo por tu visita.

      Eliminar
  4. Es que el que sea "de esta generación" no garantiza nada. Creo que estas bromas entre heteros, tardarán muchos muchos años en irse.
    Y mira, que tampoco es para poner el grito en el cielo: si el ambiente es de confianza, únete a la broma. Si son tipos que realmente no te interesa mantener contacto, no vale la pena ni que te enojes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, creo que es mejor pasarlo por alto porque aunque seguramente no habla en serio cuando dice tantas barbaridades, el "barbitas" demuestra con ello el que casi todo el rato habla sin pensar demasiado en lo que está hablando.
      Un abrazo grande y gracias por el "empacho", hombre.

      Eliminar
  5. El próximo día llévate la merienda (o desayuno) a la clase y, delante de él y de algunos otros (incluida la delegada) saca un pepino, exhíbelo ostentosamente y hasta haz gestos obscenos al comerlo.

    Respecto a la comida de trabajo... no hay consejos. Los consejos son como los vasos de agua, no se dan si no se piden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, que lástima que no me atreva a llevar el pepino el lunes a clase para seguir el consejo...un plátano también valdría, ¿no? Es que un pepino así a palo seco...
      ¡En cambio para la comida del trabajo no hay consejo! Bueno, ahí haré lo que me dicte el cuerpo, que es al que hay que hacer caso, ¿verdad?
      Besetes, Mochuelo.

      Eliminar
  6. Uuuuh, marrrrdito Barbitas-rubito. El exceso de tinte rubio es lo que tiene, perjudica seriamente las neuronas. Una penica que se sea tan lerdo.

    ¿Cena de Navidad? El año pasado me rebelé. De la entrañable comida que hacíamos cuatro hace más de diez años, una trepa-cobarde empezó a invitar poco a poco a más gente. El año pasado ya íbamos a ir unos 15. Casualidades de la vida, me libré porque quiso el azar que los compis de Pilates hiciesen cena el mismo día en un mesón de la Plaza Mayor (el paraíso de la grasa). Este año la trepa ha invitado a todo el departamento, más de 25, y ya ni azar ni casualidades. NO. Pero cada cual sabe hasta donde lelgan las (pocas) ganas, el compromiso, si pasan lista...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo este año me he librado pero me estoy ganando muchas miradas de horror cuando a la pregunta de "¿porque no fuiste?" contesto "pues porque no" sin dar más explicaciones...que cosas, leyendo por ahi a la gente parece que a casi nadie le gustan esas movidas. Entonces ¿porqué se siguen organizando?

      Eliminar
  7. Reflexionando llego a la siguiente conclusión: el día que vaya a urgencias con un pepino atascado en mi recto, lo último que voy a hacer es irlo contando por los pasillos del hospital. Por otro lado, dudo mucho que los trabajadores vayan aireando por ahí las enfermedades y percances de los pacientes, así que no creo que esa leyenda urbana tenga mucha consistencia. Además creo que, si llego a ser yo el que se encuentra presente en dicha conversación, hubiera expresado este mismo argumento y, además, con un tono condescendiente.

    Mira que me gusta esta canción de los Cranberries.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...