domingo, octubre 04, 2015

WIE GETH ES DIR?


Imagen que Google me proporcionó en mi búsqueda
de chulazos alemanes

La semana pasada, después de una larga temporada como alumno autodidacta y visto que mi evolución independiente había llegado a punto muerto, me decidí y terminé por apuntarme al primer curso de alemán en la escuela de idiomas.
Pregunta del amable lector:
Pero hombre, ¿no sería mejor que te dedicases a mejorar el poco inglés que sabes antes que meterte en un barrizal tan jodido como el alemán?
Pues es cierto, intrépido lector, pero no sé, precisamente por lo dificil que me parecía el idioma me empeciné con él en ese plan chulito de "quien va a poder más, tú o yo", y como llegado ese mencionado "punto muerto" parecía que era el alemán el que ganaba la batalla, este año me animé y ¡zas!, ya estoy apuntado. ¡De hecho empecé el miércoles pasado!
Y vale que este tema puede parecer intrascendental e incluso aburrido para alguien que no sea yo mismo pero ¡uff!, esa decisión me ha supuesto mucho esfuerzo aunque no sea más que por el simple tema de embarcarme en una nueva actividad y sobre todo por ser una que implica contacto con otros seres humanos de carne y hueso.
Pregunta ( en exceso sincera ) del amable lector:
¿que te pasa, que eres rarete?
...la verdad que sí. Si pudiese decidir sobre mi destino terminaría jubilándome como guardabosques en una caseta de alta montaña o como encargado de un faro en el extremo más inhóspito de la costa, nada más rodeado que por mis discos, mis libros y ¡vale!, una conexión a internet para poder contar desde aquí mismo las maravillas de la vida del ermitaño. Es cierto que los humanos somos bichos eminentemente sociales como las hormigas y tendemos a formar colonias como los pólipos coralinos, pero a poco honesto que seas contigo mismo me vas a reconocer que a tu alrededor hay un porcentaje muy elevado de personal al que preferirías no aguantar...
Pregunta del amable lector:
¿y no será que los demás no son inaguantables sino que tú eres eso, MUY RARETE?
( suspirando por lo cansino del jodido amable lector e ignorando su sugerencia )...bien, pues sea yo como sea  he vencido mis barreras personales y me he matriculado en el jodido curso de alemán.
Y todo para acabar encontrándome en un aula que parece sacada del edificio bombardeado de un país de esos en conflicto, con quince veinteañeros/as que me miraban de reojo como pensando "uuuhhh, ese no es uno de nosotros" y para colmo...¡una profesora DE PALENCIA! 
Profesora de Palencia a mi, que anduve días especulando sobre el romántico affaire que podría originarse entre un rubio y potente docente germano y yo... y ahora resulta que:
A- No es rubio
B - No es germano
C - Y ni siquiera es docente, ¡es docenta!...¡que es chica, carays!
Total, un blufff.
Pregunta del amable lector:
¿Pero tu a lo que ibas no era a aprender alemán o al final era para pillar cacho, porq...?
( Cortándole el rollo al listillo ) ¡Que sí, que yo voy a lo que voy! Pero tengo que decir que mientras estuve allí durante mi primera clase no pude evitar sentirme cual cucaracha sobre montón de harina pensando "seguro que todos piensan que yo no debería estar aquí"...
,,,a pesar de todo mañana voy a por mi segundo día. 
¡A las 9:30 de la mañana!
No sé si alguna vez he comentado que gracias al exceso de turnos laborales nocturnos que disfruto, mi horario de sueño se ha desplazado un poco más allá del resto de los humanos y resulta que mi hora perfecta para meterme a la cama son las 3 de la mañana y mi hora de levantarme tras haber dormido ocho horas como un rey son las 11, también de la mañana. 
Ahora, ¡sorpresa!, gracias a mis ansias de superación y esa manía mía incomprensible de "tengo-que-demostrarme-algo-a-mi-mismo", voy a tener que madrugar dos días por semana...
Pregunta del amable lector:
¿Qué puedes contestarle al lector que se levanta todos los días a trabajar a las 6 o las 7 de la mañana sobre el tema de que tu consideres "madrugar" al hecho de levantarte a las 9:A.M?
(Eludiendo la pregunta)
...total, que una decisión aparentemente tan insignificante como ese apuntarme a clases de alemán está suponiendo el comienzo de una revolución interior que no sé donde me va a llevar a parar porque ahora mismo es que estoy muy loco... ¿terminaré dando el paso 2 y apuntándome a un fashion-gimnasio para conseguir que el verano que viene pueda entrarme el culo en los preciosos bañadores marca aussie-bum que me compré por internet?...¿terminaré agobiado por intentar encontrar tiempo entre mis turnos de trabajo para quedar con los polluelos post-teenagers del alemán y los chulazos marcapaquetorros del gimnasio que tengo visualizado como objetivo?
¡Pero si voy a terminar hecho toda una Paris Hilton!...
Comentario del amable lector.
"...¡pero si hasta ahora has vivido mejor que Paria Hilton!... hasta las 11 en la cama todos los días, ¡cooojona!"
Como te quedas en lo obvio, qué pena me das.
La cuestión es que me siento ¡hasta orgulloso! de haberme planteado este reto que va más allá del atreverme con el alemán, y estoy seguro de que esta aventura minimalista mía va a darme muchas buenas cosas de las que hablar...
Pregunta del lector:
¿Y que significa eso del "wie geth es dir"?
Eso quiere decir "¿como estás?"
Y mi respuesta ahora sería:
"¡Superbien, gracias!"
...de momento.
Veremos mañana, cuando empiece el temido Monday Morning...
Que os sea muy leve a todas/os...

16 comentarios:

  1. Yo nunca he caído en manos del alemán. De los idiomas que me gustaría aprender creo que está el último de la lista, pero independientemente de esto, cuando Alemania conquiste comercialmente Europa, tú estarás muy preparado. Mucho ánimo para las clases, que al principio se cogen con ganas y luego vamos flaqueando. Por otro lado, acostarse a las 3 y levantarse a las 11 es para mí el horario perfecto, qué pena que no sea el habitual.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ja! Super! Prima! Ich heisse Haddoquin!

    Neno, lo del alemán (y todo lo que lleva asociado en tu caso -lo peor, la profe palentina) es un reto en toda regla... Yo hace dos años cometí la locura de apuntarme proque un compi se animó y allí que fui a acompañarle. Luego él se fue y me quedé solo, pero como soy un cabezota... perdón, tengo mucho tesón... seguí y acabé el curso de manera más bien digna.

    De los compis de alemán, ríete pero en clase estaba un grupo al que llamaba "Las putas cabronas", es decir, un conjunto infinito (¿se reproducían?) de estudiantesas de Traducción e Interpretación. Que hablaban, pronunciaban y hacían todos los deberes la mar de bien. Sin una falta ni nada... Y claro, uno, siendo docente, tenía que estar a la altura de las mozas... Y lo estuve. El resto de la clase fue desapareciendo. Al final, quedamos ellas, alguno que otro perdido y yo. Ahora que lo pienso, por afinidad, eso me convierte un poco en puta cabrona...

    ¡Neno, pásalo bien en clase, y mucha paciencia y diversión con el alemán!

    ResponderEliminar
  3. Moises:
    Bueno, en la elección del alemán hay un poco de cabezonería y un mucho de intentar superar limitaciones personales y salir de mi cascarón. Si por mi hubiese sido me habría decantado por el italiano, que es como mucho más bonito y musical, pero puesto a sacarle provecho a estos experimentos psico-sociológicos que hago conmigo mismo, el alemán era más práctico...
    ¿A que ese horario de dormir entre las 03:00 AM y las 11:00 AM es ideal? ¡A mi me superencanta!
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  4. Haddoquin:
    Jajajaja ¿así que terminaste asimilado al grupo de las putas cabronas?...¡jajaja!
    Ya recordaba haberte "oído" mencionar por algún sitio que habías estado apuntado tú también a clases de alemán...y sí, pienso como tú que lo fundamental es intentar divertirse allí para perseverar y prosperar. Aunque ahora que paso revista mental a la clase, creo que yo también tengo allí un par de nenas que podrían entrar en la categoría de las P.C. y me miran con cierta chufla como bufo y resoplo cuando me mandan decir en voz alta el "Wo wohnst du?" y el "Woher kommst du?" del diablo.
    Abrazos, capi, ¡y feliz semana!

    ResponderEliminar
  5. Al final, el alemán tiene truco... con tanta r al final, lo mejor es pronunciar como las folclóricas tipo la Jurado... eahhhh

    ResponderEliminar
  6. Nene que me alegro muchísimo de que te hayas decidido con el alemán y seguro que socializas y en algún viaje a Alemania conoces a un rudo germano, bla bla bla, pero vamos que por fin el Haddoquin ha salido del armario y se nos ha revelado como una puta cabrona, lo siento pero mi recuerdo final del post será ésto

    ResponderEliminar
  7. Mocho:
    ¡Mochiiiiiis! :-)

    ResponderEliminar
  8. Desgay:
    ¡jajajajaja!...pobre capi. La sombra de Sue Ellen fue alargada pero esto de la putacabrona va a ser chungo de narices, jajaja...

    ResponderEliminar
  9. Jajaja ya te digo, anda que no le queda XD

    ResponderEliminar
  10. Jodoooooooo, no se puede decir nada, jajajajaja. ¡Cuanta MM hay suelta!

    ResponderEliminar
  11. Siii, París Hilton, duelo de putas. http://youtu.be/MF2cOhDqVCo

    ResponderEliminar
  12. Blackmount:
    Jajajajaja...pero que burrada de video, no recordaba yo que los de South Park fueran tan cañeros.
    El capi es un sol que conste, pero creo que ahí le ha perdido un poquito la lengua, jaja

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué vas a esperar de una putacabrona!

    ResponderEliminar
  14. Yo empecé con el alemán... Y es un infierno. Ahora que ya tengo ocupadas 40 horas semanales en otros menesteres le voy a decir "Auf wiedersehen" y me quedaré con el francés, más asequible y creo que le podré sacar algo más de partido.

    Así que como bonito recuerdo de ese idioma me quedan los dos álbumes de la Nina Hagen Band: https://www.youtube.com/watch?v=QGM1f3NuU4w

    Grusse.

    ResponderEliminar
  15. El alemán no tiene nada de amable, ni por pronunciación ni por gramática ni por nada en general, y yo creo que ha sido esa hostilidad suya inicial la que me ha hecho emperrarme con él.
    Nina Hagen a estas alturas resulta cas desconocida, porque los chicos de mi clase -veintipocoañeros- de alemán solo conocen la palabra "Rammnstein" ¡y a todos les encanta!
    Ay que viejales me estoy haciendo...

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...