domingo, septiembre 27, 2015

FIN DE SEMANA PREMIUM - CHAPTER TWO: Sobre como querer hacer "el bien" y quedar como un jilipollas



Tengo un compañero de trabajo al que llamaré J.P. por sus iniciales y que a todo el mundo cae mal.

La verdad es que el hombre -que es un señor ya de cincuentaytantos- se lo curra: dejando a un lado los dones que la Naturaleza NO le ha dado ( porque es bajito, calvito y luce una barriga como un coco ) pues es un aburrimiento de tío, de hecho creo que su fotografía sale en el diccionario para ilustrar palabras como "Setón", "Petardo" o "Coñazo". Encima laboralmente es un poco chungo de aguantar porque pasa de ser el típico que no se cosca de nada a que cuando controla algún tema anda tocándote los cojones todo el día diciéndote qué, como y cuando tienes que hacer las cosas, esto es, el típico tocahuevos que dicho en castizos-mode, "anda dando pol culo tol día"....
...sí, por si a algún avispado lector se le ha pasado por alto no me resulta nada gratificante su compañía, pero a la vez -igual por ser yo también rarete y jodido de aguantar- me da un poco de penita en su posición de último puesto en el ranking de popularidad de la plantilla y siempre trato de ser como mínimo amable con él. Quizás también por eso cuando salió el último cuadrante con nuestros turnos del mes, aparte de reparar en que yo -¡milagro!- tenía el privilegio desmesurado de dos fines de semana libres cuando lo normal suele ser tener solo uno, me di cuenta que el entrañable J.P...¡no tenía ninguno!...
Y bueno, puedo asegurarte que ni soy nada altruista ni me gusta intentar ganarme la reputación de "buenecito" de la plantilla, porque de hecho creo que en esta vida un ramalazo hijoputilla es necesario para hacerse respetar y además adquirir ese toque que hace irresistibles a los triunfadores...pero no sé, me jode que los jefes sigan esa política de aprovecharse de los "débiles" del grupo para endilgarles todos los marrones sabiendo que no van a protestar mientras justo esos listillos-hijoputillas continúan disfrutando de su estatus de triunfadores. Es decir, que la putada de no tener un fin de semana libre en el mes solo se lo iban a poner a sujetos como J.P. que ocupan el peldaño más desgraciado y lamentable en la pirámide alimenticia.
Pues seguramente por ese estúpido sentido un poco robin-hoodesco de la vida agarré en un momento privado a J.P. y le dije: "oye, he visto que este mes yo tengo dos fines de semana libres y tu ninguno y como no me parece justo, si quieres te cedo uno de los dos y ya cuadraremos las horas."
J.P. me miró con estupefacción un momento como si le hubiese dicho "aquí te la chupo gratis y luego en tu casa ya hacemos lo que quieras", después sonrió como una lagartijilla y me contestó con recelo "vaya, que amable" para finalmente decir que no le hacía falta mi labor desinteresada pero que agradecía que por ahí todavía pululasen jilipollas buenas personas que además de pensar en su bienestar pensasen un poco en el del resto.
La sensación real que me quedó es la de que no solo no apreciaba el detalle sino que además pensaba que yo había pasado a ocupar un peldaño todavía inferior al suyo en la pirámide esta de poder tan cabrona que enseguida se monta en cualquier situación en la que nos movamos en esta vida
Después me he enterado de que esos turnos y ese "no librar ningún fin-de" había sido todo cosa de los cambios que él mismo había solicitado para organizarse mejor su mes y yo a fin de cuentas había hecho lo que se viene llamando "el canelo". 
Por suerte todo este conato de buena obra mío, a no ser que J.P. haya dicho nada, habrá quedado en el anonimato porque ni antes ni después de saber que estaba haciendo el tonto tuve yo intención de que nadie supiese nada del tema... pero en esto, como en tantos y tantos momentos, detalles y situaciones de la vida de cada día tengo la sensación de que en general lo mejor es no dar muestras de debilidad ni de compasión, hay que erizar los pelos del lomo y no cortarse a la hora de mostrar los colmillos porque como decía Hobbes el hombre es un lobo para el hombre, y mientras se corre con lobos lo recomendable es mantenerse firme, apretar el paso y no bajar nunca la guardia...



20 comentarios:

  1. Siempre he sido, tanto en el trabajo como en clase, un poco pasota. Si tenemos en cuenta que pasé media infancia en la otra punta de Europa y la otra media viviendo cada año (y a veces ni eso) en una ciudad distinta ahí tienes el por qué.

    Lo que vengo a decir es que en este pasotismo mío viene muy bien cuando los puñales volando y dándole a otros. Eso sí, como mis compañeros saben que tengo bastante carácter pues incluso opino nadie la toma conmigo.

    Abrazotes, buena semana y mantente lejos de JP.

    ResponderEliminar
  2. Dice mi madre que "un acomedido nunca queda bien".

    ResponderEliminar
  3. Buenoooooo, tampoco me parece que hayas hecho el gilipollas, hombre. Creíste enmendar un error y estaba planificado así con esa intención. Pues tampoco pasa nada!!! Los ambientes de trabajo son como microcosmos sociales (a veces insoportables) y tienen que existir todos los roles (creo que incluso el papel de gilipollas tocahuevos es necesario).

    Buena semana!!!

    ResponderEliminar
  4. Christian:
    En este caso no sé si la cuestión -o la respuesta- es el pasotismo.
    Normalmente trato de circular por el entorno laboral implicándome lo menos posible y tratando de no ser parte de nada y no tener que posicionarme de ninguna manera ( ya que como se suele decir la gente con la que trato no la elijo yo sino que me viene impuesta por las circunstancias ), pero cuando percibo situaciones que me parecen injustas y siento que a una parte se le da un trato de favor totalmente injustificado pues me meto a intervenir aunque sea a beneficio de JP. Ya me han demostrado las circunstancias que no debo tratar de interceder por nadie si ese "nadie" no me lo solicita porque no solo no lo agradece, sino que encima siente que estás invadiendo de alguna manera su forma de manejarse por la vida.
    No sé porqué he escrito algo sobre esto, quizás es solo que me he sentido mal con todo el tema durante unos días y no sé siquiera si he acertado a explicar bien qué es lo que me ha hecho sentir mal de todo esto.
    Abrazos y muy feliz lunes.

    ResponderEliminar
  5. Alex:
    Siento demostrar una vez más mi ignorancia verbal, pero ¿qué quiere decir exactamente un "acomedido"?
    Abrazos y ¡disculpa!

    ResponderEliminar
  6. Moises:
    ...¿entonces "jilipollas" es con "j" o con "g"? :-)
    Tienes razón en lo que dices, creo que en este caso he padecido las consecuencias del refrán ese de "el infierno está lleno de buenas intenciones". También es cierto que esos microcosmos laborales de los que hablas no suelen ser sencillos de llevar porque como le decía a Christian ahí estás con gente con la que no se te ha dado la opción de elegir tratar, y no todo el mundo hace el ejercicio de resignación y flexibilidad que casi siempre las circunstancias requieren.
    Abrazos, gracias por la visita y muy feliz semana.

    ResponderEliminar
  7. Lo acabo de buscar en el DRAE y, efectivamente, es usado en América. Además de que, conociendo a mi mamá como la conozco, es un arcaísmo. Se define como:
    1. adj. Am. Servicial, oficioso.

    ResponderEliminar
  8. Gilipollas con G si. Sobre el tema, yo al final me he acabado convirtiendo en pasota total, siempre he sido muy de buscar el bien y la justicia para todos, y siempre me he llevado palos por ello, pero ya en éste último trabajo he sobrepasado los límites y he acabado viendo como la gente utiliza tu buena fé para conseguir su propio beneficio sin tener ningún rubor en pisotearte después si hace falta, así que mi determinación ha sido que yo a lo mío, si alguien me pide un favor si puedo se lo hago pero yo por iniciativa propia a lo mío y ya está.

    ResponderEliminar
  9. Alex:
    jaja, muchísimas gracias por tomarte tu tiempo en aclararme el término ( cuando pensarás "pues ya podías haber hecho tú lo mismo" ). En este caso creo que tu madre demuestra esa sabiduría que dan los años y la experiencia, y sin duda tiene razón. No debería ser así pero la realidad es que mostrarnos demasiado "dispuestos" y "entregados" con la gente que nos rodea no solo no nos hace ganar puntos sino que además se termina perdiendo el poco respeto que a uno le puedan tener.
    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  10. Desgay:
    Pensé que "j/gilipollas" era un caso como el de "garaje-garage", que creo haber leído que los dos están bien escritos.
    A mi el argumento del pasotismo me sigue gustando poco y menos la justificación de que después la gente no corresponde a tus buenos actos comportándose de igual manera. No porque no entienda tu punto de vista, sino porque no debería ser así. Si hacemos algo porque creemos de una manera visceral que estamos haciendo lo correcto, deberíamos seguir haciéndolo independientemente de la forma que luego la vida y las personas tengan de devolvernos el favor. No solo porque uno tiene que defender posturas que le hagan sentir bien con uno mismo, sino porque además la única manera que se tiene de cambiar las cosas es tratando de actuar como las cosas nos gustarían que fueran.
    Yo -tal cual he contado en el post- ya ves que he llegado a la misma conclusión a la que has llegado tú, pero no puedo dejar de pensar que todo esto no debería ser así.
    Abrazos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  11. Hay gente que está en el lugar que está porque es ahí donde quiere estar y hará todo lo posible por seguir estando ahí.
    Amigo, toca no inmutarse.
    Lección 1: Quien quiera algo que lo pida.
    Lección 2: A pedir lo que queremos (aunque ya sé que la mayoría de las cosas no las vamos a conseguir, pero por intentarlo...)
    Lección 3: Créete de una puñetetetetera vez que tienes unos valores y un corazón inmensos y que eso no son cosas de buena gente ni de gilipollas (con g y con j ;), sino de alguien que marca las diferencias justo por eso que dices: "la única manera que se tiene de cambiar las cosas es tratando de actuar como las cosas nos gustarían que fueran". (Con tu permiso algún día te robaré esta frase, ¡me encanta!).

    Un abrazazo!

    ResponderEliminar
  12. Ay querido un-angel estás hecho todo un idealista, me encanta tu postura, yo durante mucho tiempo he tenido la misma, pero ya no está el tema que después te lo agradezcan o no, o que después te lo recompensen o no, ni muchísimo menos, la cosa es que mucha gente busca aprovecharse de éstas cosas y yo particularmente me cansé de poner la otra mejilla, pero bueno, ojalá hubiera mucha más gente como tú, seguro que todo nos iba mucho mejor a todos.
    P.D: Según la RAE solo con G http://lema.rae.es/drae/?val=gilipollas

    ResponderEliminar
  13. Pero, neno, ¿por qué te sientes mal? ¿Por haber hecho (supuestamente) el canelo? No deberías sentirte mal por eso. Al contrario; has hecho lo que consideras que debías haber hecho. Olé. Porque lo normal hubiera sido desaparecer y no actuar en consecuencia. Así que nada de sentirse mal por eso porque no se puede hacer mejor. :)

    ¡Buen finde!

    ResponderEliminar
  14. Maricarmen:
    Muchas gracias por las lecciones 1 y 2, que tienes más razón que un santo en lo de que para conseguir lo que queremos es una buena idea empezar por pedirlo de alguna manera...y gracias por la lección 3, os vais a terminar creyendo que soy una buena persona y de eso nada, jajaja, voy a tener que sacar el lado oscuro a relucir para no teneros así de equivocados :-)
    Y sobre la frase, tu puedes robarme lo que quieras guapa, es más, te lo doy yo de mil amores sin que tengas que mangarlo, jaja.
    ¡Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  15. Desgay:
    Igual es verdad que la mejor manera de recibir tortas diarias es mantener ciertas posturas en la vida, si, y al final se cansa uno de recibir, jajaja.
    Yo también busqué lo del gilipollas pero gracias por el enlace, chato.
    Un abrazo gordo.

    ResponderEliminar
  16. Haddoquincete:
    Oh, what a pleasure!,jaja, que caro es usted de ver...
    Gracias por las buenas palabras y la confianza en que hago lo correcto pero no sé, siempre consulto mi interior para saber si lo que estoy haciendo está bien o mal y en este caso no las tengo todas conmigo.
    Un abrazo y buen domingo, capi

    ResponderEliminar
  17. Pues ya te vale, majo, no tenerlo claro... ¿Lado oscuro? No te creo...

    Buen fin de finde

    ResponderEliminar
  18. Haddoquincete:
    Lo de no tenerlo claro es por aquello que siempre me digo de que cuando haces algo y no te sientes bien contigo mismo, acabas pensando que no has hecho bien, nada más, y en este caso me pasó un poco así.
    Lo del lado oscuro pues lo que pasa es que tu eres un sol y me ves con buenos ojos,jaja, pero todos tenemos ese rinconcillo menos luminoso, ¿o qué?
    Que tengas muy feliz comienzo de semana guapetón.

    ResponderEliminar
  19. Yo suelo ser buena persona cuando llego a algún sitio y hacer cosas de esas como tú... Hasta que me dan motivos y excusas para dejar de serlo sin ningún cargo de conciencia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo malo, que al final las circunstancias consiguen que terminemos siento igual de chungos que el resto y encima nos podamos justificar a nosotros mismos por ser como somos.
      Eso es mal, ¿no?

      Eliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...