domingo, enero 04, 2015

¿QUE LIBROS NO FUISTE CAPAZ DE ACABARTE?



El otro día en una conversación con la progenitora, me decía que una amiga suya siempre le dice: "si un libro no te engancha, apárcalo y cógete otro, porque la vida es muy corta y ahí fuera te esperan montañas de libros que seguro sí te van a gustar más".
Me supongo que la progenitora y sus colegas, perteneciendo a ese grupo de mujeres catalogado como "de la edad madura", empiezan a hacer cálculos sobre el tiempo que les queda disponible y la manera de rentabilizar en qué lo invierten, porque cuanto más años transcurren más eres consciente del factor limitante que resulta eso, el tiempo...
Y digo yo que ese es un buen consejo para todo el mundo en general porque ¡es así!, hay toneladas de libros esperando a que les dediques tu tiempo y aún cuando te centrases solo en los interesantes, es probable que en una vida entera no te iba a dar abasto para leerlos todos. Yo antes llevaba como una cuestión de orgullo lo de acabarme hasta el final el libro de turno un poco en plan "a ver quien puede más, si él o yo"... 


Ahora creo que la amiga de la progenitora tiene razón y una vez dado al tocho que tienes entre manos su oportunidad para enamorarte, si no cumple las expectativas es mejor mandarlo al cajón y a-otra-cosa-mariposa...pero para demostrar que yo también he intentado gestionar bien mi tiempo vital no dedicándolo a cosas que no me chistan, he preparado este mini-ranking de Los Tres Libros Que Nunca He Conseguido Terminar De Leer, consciente de que me han salido estos tres pero ¡seguro que hay más!.
Cosa curiosa: tenía la sensación de haber hecho este ejercicio ya en algún otro momento ¡y justamente este mismo día, 4 de Enero! pero del año pasado, ya mencioné un par de estos libros en respuesta a algo que mi amigo Christian dejó sugerido en su blog... eso quiere decir que me repito más que los ajetes pero bueno, de todos modos es lo que me apetecía hacer hoy y por eso...¡allá te van!:

LOS LIBROS QUE NUNCA TERMINÈ


1 : El cielo raso -Álvaro Pombo


Que apuro me da porque este señor debe ser un escritorazo de tomo y lomo, pero chico, ni aún con esas referencias he conseguido terminar este ladrillete de mi biblioteca. 
Posiblemente el error estaba en mi: lo compré en aquella época de mi amanecer gay ( tu ya saaaabes mi amoooor )...


...cuando todo lo que llevase la palabra "homosexual" en la sinopsis argumental caía en mis ansiosas manos a toda velocidad. Bien es cierto que habitualmente mis intenciones no eran puras, esto es, me gustaba que salieran escenas de mandanga ( clic en mandanga si eres adulto ) y si pasaba hojas y el asunto no se animaba, me quedaba así como chof y pasaba al estado de somnolencia en poco espacio de tiempo.
¿Fue ese juicio libidinoso y carnal el que me empujó a juzgar así la novela del Sr. Pombo?
Pues no sé, pero lo intenté más tarde cuando ya los interneses daban acceso a todas las guarrerías que a duras penas hubiera podido pergeñar mi imaginación en sus momentos más calenturientos y...
...y ni por esas, chico.
Por eso queda ahí, en mi triste top-one de  hoy.

2: El péndulo de Foucalt - Umberto Eco


¿Y porqué  no fui nunca capaz de ventilarme este rollazo a pesar de habérmelo llevado a todo género de situaciones donde la única distracción posible era el libro que tenía entre manos? ¿porqué incluso en aquellos momentos límites mi cerebro prefería ponerse a dormir y dejar resbalar "El péndulo de Foucault" al suelo con la perversa subconsciente esperanza de que alguien se lo llevase quitándolo de mi vista para siempre?...
...nadie se lo llevó nunca, y ni siquiera prestándolo a conocidos con reconocida fama de abductores de libros -esos con los que los ejemplares habitualmente desaparecen sin dejar rastro-, he logrado que se lo quedasen. Este siempre me lo han terminado devolviendo, ¿porqué?...

3: La cabaña - WIlliam Paul Young


Este se lo regalé a la progenitora sabedor de su interés por las novelas de intriga y suspense, y es que la sinopsis era muy interesante: en una excursión familiar la hija pequeña de una familia desaparece y dentro de una cabaña en un profundo bosque se encuentran evidencias de que la nena puede haber sido asesinada. Esto hace tambalearse los firmes principios religiosos del protagonista y le hace apartarse del camino de los buenos corderos...quizás por eso un día recibe una misteriosa misiva firmada por el mismísimo Dios ( ¡te cagas! ) en donde le invita a acudir a una reunión en la susodicha cabaña misteriosa sin especificar con qué perversos fines. ¿Será el propio asesino quien invita al padre al lugar de sus fechorías para darle la del pulpo?...¿o será, ¡oh, cielos! el mismísimo Dios deseoso de confraternizar con el populacho?
Cuando la progenitora se lo terminó me lo dejó caer en la faldriquera diciendo "pero por qué clase de mujer me has tomado". No indignada, sino así como con cara de un poco -bastante- de cachondeo.
Eso me picó la curiosidad e hice el intento de leerme el tocho: ¡ah, horror!...
Cuando he leído en la wikipedia que el autor -hijo de unos misioneros cristianos que ejercían sus labores en Nueva Guinea, ¡que caldo de cultivo!- sufrió abusos sexuales en su juventud durante su estancia en un internado católico, he pensado si esa dura biografía no le habrá dejado al hombre algún tipo de trauma y de esas turbulencias espirituales suyas han surgido cosas como este libro. Que al hombre igual le ha beneficiado escribirlas para superar cosas interiores suyas pero ¡que petardazo por favor!
Una vez más, debo ser yo quien está profundamente equivocado porque el  libro fue best-seller en los EEUU en el 2008. Eso quiere decir que o los yanquis están muy "estropeaos" psicológicamente y por eso estas cosas les impresionan mucho o que el estropeao soy yo y necesito unas convivencias espirituales para hablar de estos y otros muchos temas en los que ando muy perdido.

Conclusión: truño número tres.

Seguro que en mis estanterías hay algún volumen más que cuando paso me contempla con ojillos victoriosos sabedor de que forma parte de mi acervo particular de bestias negras literarias, pero con estos te debe de bastar a ti para si quieres animarte a contarme cuales son las tuyas...y si no pues por lo menos recomendarme un asesor espiritual que me devuelva al buen camino, que ya ves que ando muy herejote y muy perdido, jeje...que por ejemplo hoy me tenía que haber salido un post como más bonito y entrañable pensando en que Sus Majestades los Reyes Magos ya están ahí a la vuelta de la esquina  y es que ni por esas.
¿Así qué me van a echar?
¿Un polvete?
Bueno, pues que empiece el Melchor...


21 comentarios:

  1. A mi me paso con "en busca del tiempo perdido " que en mi época se decía que para poder ser cultureta había que leer a proust pero no fui capaz de pasar del tomo 4 (sodoma y gomorra) precisamente por la escasez de mandanga. y miss macintosh my darling de marguerite young empezó a hacerseme muy pesada después de la página mil http://en.m.wikipedia.org/wiki/File:Marguerite_Young_with_manuscript.jpg

    ResponderEliminar
  2. Tengo que reconocer que me hace gracia que saques tu lado cerdete de vez en cuando, con lo tierno que eres habitualmente me choca un poco pero espero que no te moleste que no te lo digo a malas. Además se puede ser dulce y guarro. :)

    En mi caso no pude terminar ni El Quijote ni un libro del autor de La Catedral del Mar. No recuerdo el título pero era algo tipo El/La no-sé-qué de Fátima. Normalmente tengo mucho aguante y suelo terminar los libros aunque me parezcan una mierda, eso sí, no vuelvo a leerlos más como me parezcan un truño.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
  3. El libro se llamaba "La mano de Fátima" y a mí me costó terminarlo, sí. "La Catedral del Mar" me gustó bastante más.

    No es que sea un gran lector, así que no tengo muchos libros que no haya terminado. Ahora mismo me viene a la cabeza uno que se llamaba "Julia", que era de un bebé que tiene una enfermedad cerebral y va contando sus cosas en primera persona. No pude pasar de los primeros capítulos.

    Acabo de terminar "El Retrato de Dorian Gray", que es todo un clásico de la literatura pero se me ha hecho un poco cuesta arriba. Lo mismo me pasó con la primera mitad del primer libro de la Trilogía Millenium, pero al llegar a la segunda cayeron los tres libros en poco más de un mes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Blackmount:
    ¿La página mil?...¡pero hombre, si llegaste hasta ahí seguro que Marguerite estaría orgullosa de ti, jajaja! Yo también empecé a leer "En busca del tiempo perdido" y tampoco pasé del primer tomo, vaya,esto quiere decir que ya puedo añadir un cuarto tomo a la colección.
    Es que sin mandanga que triste es todo, ¿eh amigo? ¡jajaja!
    Un abrazo y gracias por tu aportación.

    ResponderEliminar
  5. Christian:
    ¡jajaja!...pero vamos a ver, ¿eso del lado cerdete porqué me lo dices, por la mandanga o por el polvete con Melchor?
    Si es que soy un pozo de concupiscencia y lujuria de la gorda, pero todavía estoy por descubrir.....que a mi me hace mucha gracia también cuando me dices lo de guarrillo, lo que me sorprende es tener imagen de tierno!!!
    ...y mira, "El Quijote" TAMPOCO me lo acabé nunca, ¡otro más para engrosar mi lista de fracasos lectores!
    Al autor de "La catedral del mar" no le dí una segunda oportunidad porque ese mismo primer libro me pareció un poco pestiño, de esa literatura "histórica-con-notas-de-culebrón" que en su momento ya inauguró el Ken Follet con sus "Pilares de la Tierra" y que por lo visto tan bien se vende...pero no, yo ya he dejado de mostrarme pertinaz y seguir leyendo algo que me está pareciendo un latazo, de hecho voy a fundar con la progenitora "El Club de los Lectores Facilones", ¡que ya está bien de sufrir!
    Un abrazo y que los Reyes sean muy contigo :-)

    ResponderEliminar
  6. David:
    Yo creo que en este tema cada uno tenemos nuestras "bestias negras" y hay libros que otra gente se ha leído con placer pero que a nosotros se nos han atragantado y viceversa...por ejemplo, ahora leyéndote lo de "El retrato de Dorian Gray" pienso si cuando me lo leí llegué a terminarlo o no, en cambio a mi de la trilogía de Millenium el que más espeso me resultó fue justo el libro final y con el que más me costó seguir hasta que se produjo el desenlace.
    Igual no solo depende de la calidad literaria sino también del momento y el lugar en que cada uno nos enfrentamos al libro, el tipo de lectura que nos pide el cuerpo en el instante en que cogemos la obra en cuestión,,,, ¡qué se yo!
    De todos modos gracias por tu aportación y como le dije a Christian, ¡que Sus Majestades sean generosos en el reparto de regalos contigo!

    ResponderEliminar
  7. Coincido en que Álvaro Pombo debe de ser (hay quienes incluso se aventuran a decir que lo es) un gran escritor, pero suyos precisamente son dos de mis libros jamás terminados de leer: "El cielo raso" que tú mencionas, y "Contra Natura", un poco más reciente en el tiempo pero que se me antoja casi tan plomizo como el cielo de Madrid que describe.
    El tercero, el que más me pesa, "No digas que fue un sueño" de Terenci Moix. Que mira que me hizo pasar buenos ratos con Miranda Boronat... pero el premio planeta se me atravesó desde el principio y, a pesar de las contribuciones de Nuria Espert, Antonio Gala y Monserrat Caballé (mencionados en el agradecimiento), nunca conseguí pasar del capítulo de la reina tiñendo de luto las orillas del Nilo.

    Gran consejo el de la amiga de tu progenitora

    ResponderEliminar
  8. ¿Te sorprende tener imagen de tierno? No me vayas a decir ahora que eres un cabroncete porque eso sí que no te pega jajajaja.

    ResponderEliminar
  9. Ufff es que el Pendulo de Focault es muy duro, te lo dice uno que lo acabo a duras penas, y es que si, yo soy de esos cabezones irredentos que se tienen que acabar todos los libros que empiezan, y si los dejo, permanecen en mi memoria durante años y antes o después los acabo por pura cabezonería, yo soy asiiiinnnn.
    Ahora mismo tengo pendiente desde hace unos cuantos años Festin de Cuervos, la cuarta parte de Canción de hielo y fuego (y no Juego de Tronos como la conocen los advenedizos de la serie), El Terror de Dan Simmons y Sufrir de amores de Terenci Moix (éste quizás me acabe venciendo y es que en que momento se me ocurrió aceptarlo cuando me lo dejaron, que coñazo, lo dejé a las 40 páginas, y eso que solo tiene 200, pero antes o después lo acabaré recuperando).

    P.D 1: Yo si leí El Quijote, enterooooooo, y he de decir que me gustó mucho.

    P.D 2: Puede que mi obsesión por acabar los libros venga de que cuando era un tierno estudiante dejé a medias 2001 una odisea del espacio y cuando lo recuperé años después no solo me encantó si no que se convirtió en uno de mis libros favoritos. A lo mejor tengo la esperanza de que vuelva a pasar eso con algún otro, así que la conclusión debe ser que no soy un cabezón si no un soñador ;-)

    ResponderEliminar
  10. Petrus:
    Ahh menos mal que hay alguien más que se solidariza con mi opinión de que Mr. Pombo es un poco denso para una lectura liviana...es que me tengo por un lector "vago" muy a la altura de estos tiempos que requieren satisfacciones inmediatas con esfuerzos mínimos ( como repito esa frase, ¡¡¡madre!!! ) y muchas veces pienso si no debería intentar hacer un poco más de esfuerzo inicial para llegar a lo que de verdad el autor me quiere ofrecer.
    Yo de Terenci solo leí "Garras de Astracán" -donde creo que salía esta Miranda que mencionas- y la verdad es que me encantó...después tampoco he sentido ganas de leer más cosas suyas después de eso, ni siquiera el "premio planeta" pero es que ¡estoy tan escarmentado ya con los galardones esos planetarios!
    La progenitora, por aquello de tener ya unos cuantos años juntados de periplo vital, de vez en cuando rezuma sabiduría...pero solo de vez en cuando, jajaja.
    Un saludo y muchas gracias por tu tiempo y tus palabras, hombre.

    ResponderEliminar
  11. Christian:
    ¡Jajajajaja!...hombre un poco más cabroncete sí que tenía que ser, así no me las darían todas en este mismo lado que tengo ya tan vapuleado.
    Me encanta que me veas tierno, lo que pasa es que me lo dices y pienso que me están fallando mis tácticas de defensa que tratan de ofrecer una fachada más correosa.
    Espero que algún Rey se haya portado bien contigo y te haya regalado un buen día...¡que no lo digo por ese ladoooo! ;-)
    Un abrazo, guapo.

    ResponderEliminar
  12. Desgay:
    ...¡hombre, yo hasta la cuarta entrega de "La canción de hielo y fuego" sí que llegué!, pero ya a partir de ahí se me pasaron las ganas de seguir.
    Y jo, que fuerte, otro que dice que tiene problemas con un libro de Terenci Moix, se me quitan las ganas de hacer una retrospectiva de lecturas suyas...mejor voy a empezar con el Harry Potter, que también está en lista de espera, a ver qué pasa.
    Que envidia me da que hayas leído el Quijote, muchacho. Yo pienso que de pequeño leí alguna versión infantil y después solo leía las partes a las que me obligaban las clases de literatura del instituto...
    En cuanto a lo último:
    Hombre, yo después de lo de la barba pienso que un poco de cabezonería sí que tienes, jaja, pero de la buena, de esa que al final te acaba por aportar más cosas positivas que si uno lleva otras actitudes más pasivas.
    Pero soñador también, ¡eh!, que es que eres muy majo tú y como decía mi abuela "si es que eres un sol pero lo que pasa es que todavía estás por descubrir".
    ¡Feliz día de Reyes, majetón!

    ResponderEliminar
  13. ...oye, ¿no demuestro una diarrea textual espantosa en mis comentarios a los comentarios?...pero con lo conciso que soy yo en mi vida cotidiana, joer...

    ResponderEliminar
  14. A mi con los libros me pasa poco, alguno hay por ahí. Me pasa más con las sinopsis de las películas que salen cuando uno se atreve a darle al botón de info del TDT, esas no termino ni una a no ser que se haga referencia a un tornado de tiburones...

    Mi opinión es que si no te convence no hay que perseverar más de la cuenta, pero sí has llegado a esa lectura por algo será, quizás en otro momento...

    ResponderEliminar
  15. El Señor de los Anillos.

    Imposible, menuda mierda, menuda tomadura de pelo. No lo dejé porque me resultara un ladrillo difícil de leer, lo hice porque llegada cierta página (y era bastante avanzada) me importaba un pimiento lo que ocurriera.

    Ah, tampoco pude con el Péndulo, aka Umberto Eco diciéndonos a todo el mundo lo mucho que sabe.

    ResponderEliminar
  16. Jajajajaja, la verdad es que la imagen que das sí es tierna...

    Ufff, El péndulo de Foucault... lo terminé por orgullo propio y sin enterarme de casi nada, la verdad. Un tostón de tomo y lomo, en mi opinión. No he repetido con Umberto (ni siquiera con En nombre de la rosa).

    Es raro que abandone a medias, suelo terminar, pero cuando un autor no me gusta es raro que repita, ahí estoy con la amiga de la progenitora.

    De los pocos abandonados... Los pilares de la Tierra, de Ken Follet. Casi 200 paginas de oportunidad, pero me parecía una pérdida de tiempo y estaba deseando que a la familia prota la exerminasen para que se acabase el libro.

    En mi caso, más que abandonados son "no comenzados"... libros que compro por algún motivo o me regalan y se quedan sin leer por lo siglos de los siglos... entre ellos, ¡Alvaro Pombo! con La fortuna de Matilde Turpin.

    Ainsss... El Quijote (y casi toda la literatura clásica) es una maravilla. Y conste que, de corrido, no lo he leído nunca...

    Al final, ¿hubo suerte con SS.MM. de Oriente?

    ResponderEliminar
  17. Victor:
    ....ahhhh, hay algo muy bonito en ese pensamiento de que cuando uno se acerca a un libro es por algo. Igual sí que es verdad como dije antes que es cuestión más de momentos que de lecturas, y quizás el mismo libro cogido en otro momento nos cause otra impresión.
    Jajajaja, las películas con tornado de tiburones son las mejores, jajaja...¿cuando he visto yo hace poco un despropósito así?
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  18. Mochete:
    Como acabo de leer tu comentario más razonado en otro sitio, te acepto "señor de los anillos" como pulpo-animal-de-compañía,jaja.
    Ajjjj ¿así que también a ti "El pendulo" te pareció terriblemente pretencioso?
    Y yo tanto tiempo pensando de mi mismo que lo que pasaba es que yo no estaba a la altura de la lectura...

    ResponderEliminar
  19. Haddoquin:
    ¡jajajajaja!...casi desfallezco de las risas porque yo leyendo la del Ken Follet también estaba deseando un cataclismo global que exterminase a todos los protagonistas para abreviar el asunto de manera rápida, jajaja.
    Pero yo sí me la acabé. ¿eh?, lo que pasa es que por aquel entonces tenía un trabajo con muchas horas de soledad en las que un libro era la única compañía, y en esas condiciones cuidado que no me he tragado pestiños literarios, uff.
    Y ¡es cierto!,tengo también una categoría bastante extensa de esos libros que te regalan o compras y quedan aparcados en una estantería a la espera de una oportunidad que no llega nunca...¡si es que de esos "ni empezados" hay más que de los no terminados!
    En cuanto a lo de si hubo suerte con SS.MM. a qué te refieres, ¿a si hubo polvete o si me dejaron regalos?...porque eso solo lo contesto a través de mi nuevo canal privado https://www.un-angel-XXX-private-hot-confessions.com
    ...
    ...
    ...no hagas clic, hombre, que me lo he inventao!!!
    Un abrazo y feliz inminente fin-de

    ResponderEliminar
  20. ¡Pues claro que das una imagen tierna! Si de verdad eres un tipo duro lo disimulas muy bien ;-)

    No me acabé tampoco "El Señor De Los Anillos", y eso que llevaba unas 1400 páginas. Pero ya no podía más, todo el rato andando, y que si les atacan, que si los árboles les hacen nosequé... Me daba igual.

    "Los Pilares De La Tierra" me pareció un coñazo (¡veo que no soy el único!) pero me lo acabé, porque yo también soy de esos que se acaba lo que sea (excepto el que he mencionado antes).

    ResponderEliminar
  21. Que gran verdad es eso de que una cosa es la imagen que tenemos de nosotros mismos y otra la imagen que tienen la demás de nosotros. Estoy empezando a tener complejo de oso amoroso http://www.sufridoresencasa.com/wp-content/uploads/Osos-Amorosos.jpg

    Que bien, otro punto negativo para los Pilares de la Tierra, y yo pensando en su momento que era el único burro al que no le había gustado...

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos...

El último mar que compartimos juntos...
...esta vez sí, estabas conmigo...

Etiquetas