sábado, octubre 04, 2014

LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL SEXO


Qué salidos estamos los terrícolas.

La entrada anterior, seguramente por llevar la palabra "porno" en el título, batió en tres días mi record de las 100 visitas, algo totalmente inusitado en este espacio mío que por lo general ronda las cifras de los veinte o treinta visitantes. Esta reflexión numérica no viene al caso porque me preocupe la cantidad de lectores: claro que a uno le gusta sentirse "leído" pero hace tiempo ya que he intentado actuar pensando menos por la popularidad y más por escribirr lo que san-se-me-apetezca sin dejarme influenciar por los índices de audiencia, jeje. 
El pensamiento viene a propósito del tirón que sigue teniendo el asunto sexual a pesar de lo accesible que hoy en día está al alcance de casi cualquiera y la sobre-saturación de estímulos sexuales con los que nos vemos bombardeados a lo largo de nuestra vida....

¡pero bueno!

¿ES QUE NO NOS CANSAMOS DE SEXO, SEXO Y MÁS SEXO?

...pues está visto que no y de hecho empezando por uno mismo: 
A mi. que estaba pseudo-rehabilitado del tema porno, me ha bastado el estornudo de una pulga para recaer en el asunto, y todo gracias a los oportunos comentarios de German ( cuyo blog podéis visitar AQUI ) y Mr. Mocho ( que quien todavía no conozca puede encontrar ACÁ ),
Ellos me sugirieron -queriendo o sin querer- dos nuevas propuestas de carne fresca que sin más paso a mostrar , no sin antes agradecer a esos dos amigos la manera en que engrandecieron mis horizontes pornográficos con estas nuevas adquisiciones:

El primero es este potro hispano llamado Edu Boxer y que vemos posando en esta caprichosa actitud como de qué-sé-yo-qué esperando quien-sabe-qué, luciendo por toda prenda unos calzoncillos color caquí a modo de guiño para todos los fetichistas de los uniformes. 
Pienso que ese calchonchelo está un poco sudado y me empiezan a entrar alternativamente sofocos y sudores fríos...



La segunda propuesta es este hombreton también peludete y barbudo que tiene un nombre que presta a la confusión:  la primera vez que hice la búsqueda puse "Markus Isaak" y me salió un tal Isaak Markus, este señor que era un historiador judío del siglo XIX y que tiene esta inquietante mirada que muestro a continuación:


No sé como sería de peludete aquel caballero pero en general no tiene nada que ver con mi segunda adquisición, nada que ver que vaya más allá del nombre artístico del segundo. Esto que me ha pasado a mi le habrá ocurrido a un montón de gente y seguramente el personal de la "Jewish Encyclopedia" estará asombrado y ligeramente preocupado por la ingente cantidad de visitas que está recibiendo el artículo sobre "el otro" Isaak ¡pero bueno!, como dirían las monjitas del colegio ya ves de que maneras peregrinas el Señor procura que sus libidinosas criaturillas cojan un poco de cultura general...

El Marcus del que hablamos es este mozo bien plantado que viene a continuación:


...me ha sido complicado encontrar una foto en el que no estuviese en actitudes embarazosas o decidido a no dejar ni un resquicio de su anatomía para tu imaginación, pero ahí le tienes bien morbosete y así como desaliñao, sudoroso y en plan de buscando-follón... 

...pues le veo y en el fondo pienso en eso, en la insoportable levedad de los apetitos sexuales y lo pronto que los sentidos -aun en el hipotético caso de tener a Markus a mano- terminan por saturarse de recibir siempre el mismo estímulo para empezar a buscar otro nuevo foco de interés.
En el mundillo de los actores porno esto supongo que se vivirá de una manera mucho más evidente y directa, traduciéndose en ese vertiginoso y furioso intercambio de rostros y cuerpos que anda siempre en busca de lo más nuevo. Luego, en el día a día de la gente a pie y sus relaciones humanas, la cosa va un poco más despacio pero al final, queriendo o sin querer, se termina llegando a unas aguas mansas en las que el frenesí sexual desaparece porque ese estímulo diario, por repetido, termina perdiendo efectividad.

¿Y a qué podemos aferrarnos en ese caso?

Pues al amor, so descreído. Si, el amor, ya sabes, cuando estás en ese momento en que miras a quien está al lado tuyo y como Belinda Carlisle ya dijo en su momento piensas:

"In a world without you, where would I be?"


...porque por cínico o moderno o duro que te quieras mostrar, al final si te paras a pensar el amor es  lo único que termina por contar, y también lo que hace prosperar una relación más allá de esas  volubles e insoportables levedades del sexo.

Pensando en estos tiempos en los que parece que lo que se estila es frivolidad, frialdad y mala leche y en los que demostrar sentimientos parece señal de debilidad, me temo que el post de hoy va a resultar un poco ñoño, pero chico, no paso una racha muy buena y en cuanto me descuido me pongo blandurrio y sentimentalón.

Feliz fin de semana a todos, humanidad.

17 comentarios:

  1. Anónimo11:13 p. m.

    Pues en chulazos recien llegados (o casi) al mundo del porno, yo tengo otra recomendación: MIKE DOZER, empotrable como el que mas y con una expresión asi como de faltarle un hervor que le hace a ratos entrañable.

    ResponderEliminar
  2. ah si, Mike Dozer esta de muy buen ver. Lastima que esta ahora en prision por follarse a un menor o algo asi. y esto del amor suena muy bonito, pa que te digo que no si si. pero no se porque, si sera que la avanzada edad y los muchos desengaños lo van haciendo a uno descreido, pero yo tiendo mas a concordar con lo que decia Lauren Bacall, que "los hombres son como las toallas: solo sirven para cuando una esta mojada y para poco mas"

    ResponderEliminar
  3. Anónimo:
    Jaja, lo del hervor es totalmente cierto...pero como sois, si lo que teníais que hacer era darme consejos sobre moral y virtud, no hacerme recomendaciones para empujarme al mal camino ;)
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Blackmount:
    Jajaja, me encantó la frase de Lauren Bacall, es buenísima. Pero hombre, no tienes tu una edad tan avanzada como para estar tan desengañado, ¿no? Es cierto que las malas experiencias nos hacen un poco escépticos sobre todas estas cosas pero la ilusión nunca hay que perderla, ¿no?
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  5. Tengo la suerte o la desgracia de no heberme cansado de nada, así que disfruto con todos y cada uno de los maromos que has puesto.

    No he podido evitar la carcajada cuando he leído lo del historiador judío. Las coincidencias de nombre tienen que dar pie a situaciones de lo más curiosas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Anda mira, ya tienes carne fresca para tus remedios pringosos. ;) Lo siento, lo tenía a tiro.

    Y no te preocupes que el amor siempre llega, lo mejor es no pensar en ello.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
  7. Te doy la razón por completo: lo importante es el amor. La levedad del sexo también está bien (o muy bien, o regular o mal; dependerá del contrincante y compatibilidades), pero ese bienestar del amor, del querer y saberse querido (y no sólo en los primeros momentos), es otra cosa. Y más aún, pienso, que ese amor sea visible, que os transforme para bien, en algo mejor. A ver quién me supera a ñoño...

    Neno, las malas rachas sólo tienen una cosa buena: que si uno no muere en el intento antes, acaban y llega la racha buena. Así que p'alante como los de Alicante, poco a poco y sin perder la ilusión.

    Un abrazo y buena semana.

    PD: ¡Qué precioso el look otoñal de fondo! ¡Mencanta!

    ResponderEliminar
  8. David:
    Encantado de que disfrutes los maromos, que para eso están, para alegrarse el ojillo, jaja... No haberse cansado de nada es un estatus de privilegio en esta vida y hay que estirarlo todo lo que se pueda.
    Saludos, amigo.

    ResponderEliminar
  9. Christian:
    Lo del remedio pringoso va a ser como la Sue Ellen, que me va a perseguir hasta el fin de los tiempos, jaja.
    Abrazos, guapo.

    ResponderEliminar
  10. Haddoquin:
    Me encanta que te encante el look otoñal y me encanta tu comentario. La levedad del sexo no está mal, al contrario, puede estar rematadamente bien, pero sin duda cuando el amor entra en juego la cosa se vuelve muy distinta y mejor. Ese lado suyo ñoño me encandila, capitán, si le tuviese enfrente ya le estaría haciendo ojitos, jajaja...¡es bromaaa!
    Gracias por los ánimos que de verdad son agradecidos y necesarios.
    ¡Un abrazo y feliz semana!

    ResponderEliminar
  11. Ay Edu Boxer, si lo ves en persona se te cae un poco el alma al suelo. Sí, es mono.

    ResponderEliminar
  12. Ay, ¿le has visto in person?...¿y que le pasa, que es bajito?...que proyección y que understanding tiene usted Mr Mochuelo, codeándose con las celebritis y toda la pesca...

    ResponderEliminar
  13. Se lo cuento a Vd. en privado

    ResponderEliminar
  14. Y los demás nos quedamos con las ganas de marujear...

    ResponderEliminar
  15. jajajaja, el pobre capi se queda con sus marusentidos insatisfechos...
    Que el mozo es bajito y eso a un 1'85 como yo le deja un poco plof pero vaya, conviene tener en cuenta siempre lo de que la buena esencia en pequeño frasco se guarda y todas esas cosas.
    Para más información contacte con Mocho's Service Information :)

    ResponderEliminar
  16. Uno rapidito para desfogar vale, pero con sentimientos mola muchísimo más. Ains, qué ñoño estoy yo también...

    Y dicho esto, Edu Boxer me pone palote. He dicho.

    ResponderEliminar
  17. Driver:
    No hombre, decir que folletear con un anónimo se siente como con menos calidad que hacerlo con alguien por quien sientes algo no es ser ñoño.
    Hay mucho de lo que hablar ahí, porque luego la rutina puede hacer ver estimulante un polvete desenfrenado y sin compromisos con un gallardo y bien dotado desconocido, pero en general podría decirse que el mutuo conocimiento y el amor hacen que una simple descarga de fluidos se transforme en algo mucho más bonito y perfecto.
    El Boxer a mi me pone muchísimo, uff.

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos...

El último mar que compartimos juntos...
...esta vez sí, estabas conmigo...

Etiquetas