lunes, junio 02, 2014

VERANO, ZAPATILLAS Y OTRAS COSAS SUPERFLUAS



Ah, sí, ahora que todos habéis vuelto a trabajar yo comienzo mi descanso semanal y he tenido la suerte de encontrarme con un bonito día de Junio ahí fuera que de solo verlo ya me da subidón... Mi rosal -que no es mío, ojo, no es de nadie, pero lo he apadrinado un poco sentimentalmente- por fin ha empezado a despendolarse un poco en el tema floración y estaba este mediodía así de chulo:




....mmmm, vale, este asunto floral igual es un poco ñoño y además lo repito todos los años por estas fechas cada vez que el-rosal-que-no-es-mi-rosal comienza su particular celebración de la llegada del verano. Pero chico, ¡me da tan buen rollo!...

Y es que Junio en sí mismo da muy buen rollo: el verano con todas sus promesas está a la vuelta de la esquina, llegan los días largos, los atardeceres sin término y el sol por encima de todos tomando el control de la situación. Sé que apenas te mueves unos pocos cientos de kilómetros de aquí ( con un par de cientos basta ) hay mucha gente que sufre el verano por el calor, y seguramente a mi me gusta porque aquí suele hacer poco y cuando lo hace es más algo positivo que aprovechar que no un calvario que padecer. Puede que si viviese cada año uno de esos largos veranos de otros sitios que empiezan en Mayo y no terminan hasta Octubre, mi visión del calor no fuese la misma, pero no es el caso así que, déjame que disfrute...


En general me veo que tengo buena actitud hacia todas las cosas...grrrr, ¿qué andaré tramando?... ¿a que tanto positivismo? ¿serán los efectos del curso de resiliencia? ¿no será gracias a mi actividad deportiva...¡me hace sentir tan bien mostrar un poco de fuerza de voluntad hacia alguna cosa! 
Esta mañana aprovechando el "día-de-paga:cobre-su-sueldo" me he comprado un par de zapatillas trotadoras nuevas. La encantadora dependienta me ha mirado de arriba a abajo como si dudase del uso que iba a darle a las zapatillas y me ha preguntado: "¿cuanto corre usted a la semana, joven?" , con cierta sonrisilla socarrona de las de esperarse una respuesta en plan "una vez al mes y gracias, y siempre que no llueva, claro". Así que se ha quedado un poco impactada cuando le he dicho orgulloso "pues cuatro o cinco veces dependiendo de mis turnos de trabajo". 
Una vez repuesta del shock ( y con cara de pensar que tanto running no se me notaba nada ), ha exclamado "oooh, pues entonces no podemos coger una "beisic", tenemos que ir a una gama alta con buena amortiguación para prevenir lesiones y etc-etc-etc"
Yo, encantao por sentirme por un rato dentro del grupo de deportistas de élite que pueden sufrir esos percances, he paseado mi palmito por toda la tienda probando unas zapatillas tras otras a la búsqueda de mis trotadoras perfectas, esas que cuando metes el pie dentro dices "ah, estamos hechos el uno para el otro"... y chico, he tenido un rollo chungo en plan hermana fea de la Cenicienta queriendo meterse el zapatito de cristal sí o sí. Me ha costado un huevo porque al ser tan buen mozo de estatura y teniendo por tanto tan buen pie, ¡TODAS ME QUEDABAN PEQUEÑAS!...¿es que no hay corredores con pies cuyo número fluctúe entre el 45 y el 46?...
Por suerte ( y para alivio de la muchacha que ya estaba harta de tenerme ahí poniéndome de puntillas, haciendo posturitas y con la atención así como vuelta hacia mi mismo ) encontré mis zapatillas:


...mmmmm, y que contento estoy con ellas. Es que me las pongo y ocurre como en el cuento de "Las zapatillas rojas", aquel en el que cuando la chica se las calzaba no podía dejar de bailar, solo que en mi caso lo que no puedo dejar es de trotar cual cochino por pradera...

...bueno yo no soy así, soy un cerdo corredor solitario...

...aunque lo cierto es que a pesar de no haber baile, para mis carreras ¡tiene que haber música!, y ahí ando revolviendo con mis listas del "Espotifai" en busca de la selección ideal para acompañarme durante la hora de trote. En un principio tiré con la lista de éxitos dancing de los 90 que ya presenté en parte por aquí hace unas semanas, luego me dio como cansancio el chunda-chunda y probé las listas que ya trae elaboradas el propio "espotifai": obtuve buenos resultados con la de "Girl's night", lo que pasaba es que de vez en cuando me colaban una más lentita y sosona y siempre coincidía que me sonaba en el momento en que más andaba resoplando yo y más falto de motivación sonora estaba...
Así que sigo añadiendo canciones sueltas a una lista de "favoritos" a ver si termino por conseguir la lista perfecta. La última ha sido esta de un duo de chicos suecos ( "Swedes" quiere decir suecos, ¿no? ) llamados Alexander Björklund y Sebastian Furrer, que responden al nombre de "Cazzette".
Esta canción es total:

It kills my heart to see
Your eyes no longer on me
It’s critical to me
You stop messing with me

It kills my hear to know
You don’t think this love could grow
Cause anywhere you’d go
You know I would follow

Cause I’m sleepless about you
Sleepless about you



...vale y con esto me despido ya, que para no haber dicho nada ya he dicho bastante!!!

12 comentarios:

  1. 45-46? wow, ya saben lo que dicen de los hombres con pies grandes, que.. este.. bueno... que tienen muy buena estabilidad cuando estan de pie, si eso. en todo caso habria que ver. yo por mi parte calzo el cuarenta y tres y no me quejo. me alegro que hayas encontrado las zapatillas de cristal para correr por los prados floridos

    ResponderEliminar
  2. Que chulas las zapatillas, hay que ver Clay y su curso de resiliencia lo que están logrando, positivismo, deporte, todo viento en popa y a toda vela, a por ellos que son pocos y cobardes ;-)

    ResponderEliminar
  3. Ay muchacho, si es que la luz te sienta tan bien.
    Yo sigo por aquí, aunque parezca una monja con voto de silencio. Dulces no hago, pero te dejo un comentario sumamente delicado y relacionado con tu entrada, dices tú que es tiempo de que tu rosal se ponga zumbón y exhuberante, pues bien, para mí es tiempo de filetes empanados, de ensaladas muy frías y de mis queridas papas aliñás y gazpacho, el combo contra el calor, aquí, que como dices el verano dura medio año.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Ahhh, ¡qué chute e energía da comprarse algo con un plan positivo en mente! El positivismo se nota hasta en el aire (efecto rosal, claro).

    Ozú, ¡un 45-46! Tengo un 41 convertido en 42, más por ancho que por largo... que pienso si seré pariente de los Picapiedra.

    ¡A disfrutar del solecito, del calorcito, del rosal, de Clay, de corre que te corre! ¡Y que dure!

    ResponderEliminar
  5. ¡Ahora a hacerle kilómetros y kilómetros disfrutando tu carrera, tu verano, tu calor... y tus chorros de sudor ;))) jajajaja
    Esto... resiliqué decías que hacías?? Es para irme mentalizando y hacer un poco de "eso" a ver si se me hacen más llevaderos los más de 40 (º) que nos visitan todos los veranos sin faltar.
    Un besico, majo. Me encanta tu rosal! :)

    ResponderEliminar
  6. Blackmount:
    ...¿que es eso de los hombres con los pies grandes?...mejor no me lo cuentes, jajaja. Gracias por los buenos deseos, te recordaré en mis correteos cochineros por prados floridos.

    Desgayfic.:
    No solo ha tenido que ver Clay, también es la fuerza de voluntad esta que me da la climatología veraniega, pero sí, viento en popa a toda vela.
    Un abrazo, majetón.

    ResponderEliminar
  7. Victor:
    ya lo sabes tu, la luz me sienta muy bien...algún día tengo que bajarme al Sur a compartir contigo unas papas aliñás, ensaladas y gazpachos, y tomarlos como se debe y con ganas. Porque aquí mayormente apetecen los cocidos, las sopas humeantes y los cafés con leche calentitos...

    Haddoquin:
    ¿solo un 41-42?...¡ayy me está entrando complejo de calcaños!
    De positivismo no te puedo decir nada a ti porque lo sueles rebosar por los cuatro costados, y además también tienes tú a Clay y ya ves lo majo que es y lo bien que nos lo explica todo.
    Así que, ¡sí!, a correr, a respirar aire limpio y a dejarse llevar por este buen viento.

    ResponderEliminar
  8. Brokemac:
    Mi rosal y tu ya sois viejos amigos... :)
    Que te sea leve el ardoroso verano de tu tierra, yo aquí intentaré disfrutar el mío a tope porque al revés del tuyo no acaba de llegar y ya parece que se está marchando...
    Un beso gordo, guapa.

    ResponderEliminar
  9. Como dice Blackmount, dicen que los hombres con pies grandes no son lo único que tiene grande ;)

    No hay nada como ir de compras y volver satisfecho por haberte comprado lo que querías (no como yo, que busco una cosa y acabo volviendo con algo diferente y que no tiene nada que ver con lo que iba buscando).

    ResponderEliminar
  10. Driver:
    Vaya, a mi también me pasa mucho ir a una tienda, dar con un dependiente cachitas con mucho pico y terminar llevándome algo que cuando llego a casa me digo "ay ya te la han colao de nuevo hijo", jaja.
    Y lo de los pies, cuando queráis organizo un strip-dance en vivo y luego que cada uno saque sus conclusiones, jaja.
    Feliz semana, majetón.

    ResponderEliminar
  11. Yo no es que me deje embaucar por los vendedores, es que voy paseando entre la ropa... y voy y pico con algo.

    ¿Strip dance? ¡Pon fecha! :D

    ResponderEliminar
  12. jajaja...si es q no se puede decir nada,enseguida le toman a uno la palabra...

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos...

El último mar que compartimos juntos...
...esta vez sí, estabas conmigo...

Etiquetas