lunes, abril 21, 2014

BILBAO EN 24 HORAS

Mis vacaciones de semana santa se redujeron -gracias a mis entrañables turnos laborales- a 24 horas a caballo entre el viernes y el sábado. Podía haber aprovechado para tumbarme en la cama, olvidarme del mundo y maldecir mi suerte ¡PERO NO!: impregnado de un formidable espíritu flower-power y con la resiliencia que diría el Haddoquin a tope ( clic en "resiliencia" para saber qué es un "haddoquin" ), me monté una mini-excursión de eso, de 24 horas, para ir a conocer Bilbao. ¿Porqué Bilbao?, pues porque era el destino aún por descubrir más cercano y ¡porque tenía inmejorable compañía!, claro...
Este es un repaso en imágenes a la micro-aventura:

17:00 del Viernes: salida...cielo azul, campo verde, aaaahh, ¡¡¡que wonderful world!!!


19:00 -...ya estamos aquí y ¡qué bonito está todo! En mi imaginación Bilbao siempre salía en blanco y negro y cubierto de nubes grises, pero sin embargo...


He aquí la famosa ría toda estirada aprovechando el solecito de la tarde...


G. y yo estamos alborozados: qué poco hemos tardado y como nos gusta todo lo que vemos por aquí...


...y allí al fondo desafiando las leyes del equilibrio y la gravedad, el Guggenheim asomando la colita...


Una simpática rumiante nos da la bienvenida en el hall del hotel...¡que acogedores lugareños!


.20:00 h - ..apenas paramos un momento para dejar la mochila, refrescarnos el sobaquete y ¡hala!, a salir corriendo al lío, a pasear por la ribera y aprovechar los últimos rayos de sol...


21:30 h - La noche cae poco a poco, ya nos hemos tomado las cañitas reglamentarias con el typical-tapeo ( no, no era todo paseo y últimos rayos solares, jeje ), es hora de ir al restaurante que he reservado pensando en una velada romántica...


22:00 h - G. se monda porque dice que parece como si hubiese reservado el restaurante solo para los dos como en "Pretty Woman" ( ¿ocurría eso de verdad en "pretty woman"?): ....¡es que no hay nadie más!.....
Pues no, no lo reservé para nosotros pero ¡ay qué bien!, que bueno nos supo todo y que bonitooooo que sí que era como una película de verdad.


00:30 h - Intento de búsqueda de la zona de ambiente-gay en Bilbao ( por curiosidad meramente antropológica porque con nosotros mismos nos sobraba el ambiente de cualquier tipo ): un poco desastroso porque o no hay nada o -lo más probable- no dimos con ello...pero ¡qué gozada patearse la ciudad en esa quiet night of quiet stars que decía el Sinatra!...


10:00 h -Transcurrido un interludio nocturno no apto para todos los públicos ( jaja ) amanece un sábado azul clarito en la ciudad: "venga levanta cariiii.." "no, levanta tu, cuchi-cuchi.." "no, tu primer vengaaa"...ainsss que bonito ese primer ratillo matutino...


11:00 h -...y nos lanzamos a nuestro objetivo de la mañana, que es el museo y la jodía Yoko Ono con cuya imagen han empapelao toda la ciudad anunciando la exposición temporal en la que se muestra una retrospectiva de su obra, de la forma plástica en que concreta su visión del mundo y de las cosas. Menuda elemento se escondía tras la figura de John Lennon...


11:15 h - Así de prometedor estaba el Guggenheim por la mañana...bueno, parecido a por la tarde, ¿no?


11:30 h -...y gracias a nuestro hotel estupendamente situado, en un santiamen estamos al lado...qué emoción y qué volúmenes tan increíbles...


Momento de pánico: ¡invasión de arañas gigantes!...por suerte andamos ágiles y se entretuvieron mordisqueando a otros viandantes...


11:35 h - El chucho floral que da la bienvenida al visitante. El señor calvete con gafas de sol de abajo no es ninguno de nosotros dos, ¿eh?


12:00---12:30---13:00...Como fui el único capullo que respetaba la orden de no sacar fotografías en el interior, no puedo ilustrar apenas nada más que esta vista desde arriba de la exposición permanente de Richard Serra: una cosa alucinante que hay que recorrer por fuera y por dentro para sentir como se te distorsionan los sentidos del espacio y el tiempo. Eché en falta una biodramina.


La parte de Yoko Ono, sin caerme a mi muy bien esa mujer, me resultó muy interesante, a ratos divertida y a ratos incluso irritante, pero como se suele decir: te puede gustar o no pero es dificil que te deje indiferente.
Ole tus huevos, Yoko....

13:40 - 19:00...y como en el Guggenheim echamos tres horas cuando pensábamos haber pasado una nada más, tuvimos que salir zumbando a comer, a hacer un par de comprillas de esas que los provincianos de clase B solo podemos hacer en las capitales de provincia clase A y corrimos a coger al autobus de vuelta a casa ( el pequeño estrés de esta última etapa me impidió recordar que debía seguir sacando fotos para ilustrar el post, ejem-jem...)


21:00 - Al llegar nos esperaba un pequeño diluvio universal que pretendía como hacernos ver que las microvacaciones se habían esfumado junto con el sol cuasi-veraniego que habíamos disfrutado, y tocaba reenfrentarse con la realidad y recuperar la depre ahí donde la habíamos dejado:



...pero ajajá, ¡era demasiado tarde, ya veníamos con las pilas a tope!
Por ello merece la pena concluir con esta extremadamente energética y positiva canción que el amigo desgayficando ( clic para conocerle ) me apuntó para recordar en el post de las Spice y que ¡me encanta!:


Ahora: ¡Feliz retorno a vuestras vidas!
Y visitad Bilbao, que está preciosooo, hombre.

15 comentarios:

  1. ¡Qué viaje relámpago más estupendo y bien aprovechado, en todos los sentidos, vertical y horizontal! ¡Mencanta!

    ¡Y qué bien nos lo ha contado e ilustrado, oiga!

    (Mel C me sigue dando mucho miedo; pero sí, la canción está muy bien)

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. ¡No encontrar el ambiente gay bilbaíno! Lo primero, no me extraña, y lo segundo.... ¿no se te ocurre preguntar al Tito Mocho? MUUUY MAL

    Para mi gusto, os faltó visitar La Alhóndiga y quitarle una hora y media al Guggi.

    ResponderEliminar
  4. Yo lo del arte moderno no lo visualizo... y si encima es de la Yoko...

    24 horas no daban para más. Di que sí, las minivacaciones también son para aprovecharlas.

    ResponderEliminar
  5. Haddoquin:
    Si es que seguí tus consejos cuando me decías que lo que me hacían falta eran alegrías, y me sentaron fenomenal, tenías razón :)
    Jajajaja, pero que hombre, ¿porqué te da miedo la Mel C?

    ResponderEliminar
  6. Horresco R.:
    ...ufff.
    Es verdad que cuando tienes asociados recuerdos negativos a algún sitio, da igual lo bonito que te lo pinten...
    Un saludo, hombre.

    ResponderEliminar
  7. P.E.M:
    Pues la cena fue en un restaurante situado en la tercera planta de la Alhondiga, así que esa parte no me faltó.
    En cambio mira, sí que eché en falta hora y media más en el Guggenheim para verlo más relajado y mejor...

    ResponderEliminar
  8. Driver:
    Yo tampoco entiendo muy bien el arte moderno pero lo que vi me gustó...además la Yoko tiene inspiraciones e influencias muy "sixties" y eso ya no es moderno ni es ná, jeje.
    ...y como dices, cuando no se puede de otra forma hay que intentar disfrutar la vida a pequeños sorbos, sí...en eso estamos.

    ResponderEliminar
  9. quien como tu. que envidia. por ahi he oido que la sala de conciertos que hizo Gehry en los Angeles emite rayos termicos por reflexion de la luz solar que queman a los peatones y ciegan a los conductores que pasan cerca. Pasa lo mismo con el museo Guggenheim?

    ResponderEliminar
  10. Están Bilbao y su ría muy bonitos, nada que ver con la zona renegrida y maloliente que recordábamos de pequeños. Ya sabes que voy al menos una vez al año, por las conferencias que hace la gente de Naukas, y cada día me gusta más.

    Vuestra escapada ha sido a todo gas pero desde luego que muy bien aprovechada. Me encanta la salida de G. con lo de la "Pretty Woman", aunque yo tampoco sé sii en la peli es así.

    ResponderEliminar
  11. Aaaahhhh Bilbao, mencantaaaaaaa, que envidia me das, hace ya más de un año que no voy, con lo que yo he sido, por cierto, puedo confirmar y confirmo que en Bilbao hay sitios de ambiente, unos cuantos, y que te lo puedes pasar muy bien, aunque hay que rebuscarlos un poco, suerte que siempre estoy con lugareños, si alguna vez me voy de los madriles a vivir a otro lugar de España sin duda será a Bilbao, ya he dicho que mencantaaaaaa?

    Por cierto, muy bien montada la excursioncita de un día eh, muy completa, seguro que lo pasasteis genial

    ResponderEliminar
  12. Blackmount:
    Jajaja, pues no tengo constancia que esos fenómenos ocurran también con el Guggenheim, y el día que yo lo visité la luz solar era suavecita, no sé qué pasará en pleno verano con todo eso refulgiendo a tope...pero si te acercas por aquí sí merece una visita.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  13. Ronro:
    Yo no tenía ningún recuerdo infantil de Bilbao porque el viernes pasado fue la primera vez que estuve. Mi imagen mental estaba elaborada con lo que me habían contado y lo que había leído y me quedé muy gratamente sorprendido como de suele decir...
    ...y no, nadie me ha aclarado si de verdad Richard Gere le reserva un restaurante en exclusiva a Julia Roberts en "Pretty Woman" o si se confundió de película Mr.G. ¿pero a que es un encanto? :)

    ResponderEliminar
  14. Desgayficando:
    No me extraña que te encante porque está bien bonito. Lo del "ambiente" en el fondo me da un poco igual pero la cuestión es que quisimos buscarlo por lo de la honrilla personal de decir que lo habíamos encontrado y no voy a describir la experiencia porque el único sitio al que fuimos a parar fue bastante terrorífico, jajaja, seguro que hay sitios mucho mejores que donde fuimos a caer.
    Y sí, lo pasamos muy bien, lo necesitaba ( mos )
    Un abrazo, majeton.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...