miércoles, enero 08, 2014

ANTI-PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO


"La frustración, la soledad y la insatisfacción crecen como malas hierbas en el fondo del alma"

propósito s. m.

1   Voluntad o intención de hacer una cosa:
Ejemplo: "Él tiene el ( absurdo ) propósito de perder diez kilos de aquí al próximo verano".
Risas en el gallinero. ¿Cuando hemos oído eso antes?
2   Objetivo que tiene una cosa o una acción:
Ejemplo: "Me compraré estos cincuenta y un libros de alemán con el propósito de estudiarlos y convertirme en un germano-parlante más que aficionado"
Jo-jo-jo. ¿Cincuenta y uno, cariño? Bueno, tienes un par de sofás un poco cojos en casa, con eso ya hemos dado salida a media docenita.

Soy un asco para los propósitos.

Y lo peor es que a pesar de saber lo mal que se me dan NO escarmiento y siempre me ando prometiendo a mi mismo hacer cosas que luego sé que no voy a cumplir. 

Esto no es exclusivo de principios del nuevo año, ¡eh!. 

En cualquier momento se me cruza el cable, me chino por esto o por aquello y entonces me planto como la Escarlata O'Hara con el puño en alto y le digo a los Seres Enormes e Invisibles a los que todo el mundo en general se dirige cuando mira para arriba: "ME JURO A MI MISMO QUE DESPUÉS DE HOY..." y a continuación puedes colocar ahí la sentencia profunda y tremenda que se te ocurra.
Después la cosa puede evolucionar de distintas formas: 

A veces me doy cuenta nada más abrir el pico que eso NO lo voy a hacer de ninguna de las maneras, porque soy consciente de mis limitaciones y poco optimista sobre el asunto ese de "superar las propias barreras personales y alcanzar nuevas y gloriosas metas". Que son muchos años ya conmigo mismo y me conozco muy bien este bacalao.

Otras veces tardo un poco más, igual porque sigo creyendo en la Nueva y Perfeccionada Versión de Mi Mismo  ( una versión que todo el mundo dice que existe pero que todavía nadie ha visto ) la cual no se desanima el día 1 ni el 2, ¡ni siquiera el 56! y tiene una fe injustificada ( totalmente injustificada, me dice mi Vieja y Archiconocida Versión de Mi Mismo ) en mi constancia, mi tenacidad y mi fuerza de voluntad.
Esa Nueva Versión no conoce los principios naturales por los que suceden los procesos, no debe de saber que a lo que se tiende NO es a llevar a cabo los procesos que precisan inversión de energía, al revés, se tiende a aquellos que consiguen liberarla y así relajar las estructuras. 
Eso lo sabe MUY bien la Vieja y Archiconocida Versión, y lo procura llevar a la practica cada minuto de cada hora de cada día de cada año...

...pero vale, sé que esta última zorra utiliza todos los pretextos y excusas posibles, incluidos los termodinámicos para sabotear todas mis intenciones de mejora y hacerme continuar en este estado actual de mínimo esfuerzo y mínima energía. Y es que su mejor argumento es cierto, no termino de creer que mi nivel de felicidad personal vaya a incrementarse planificando y empeñando mi tiempo en esa serie de rutinas que deberían llevarme a alcanzar ese estado ideal.
Los defectos -o lo que nos hacen considerar como tales- nos pican como pulgas en el lomo, cuesta librarse de ellos y no paramos de planear maneras de rascarnos para quedarnos más a gusto y librarnos de ellos ,pero la reflexión auténtica del día es la siguiente:
¿Cuantos propósitos tienen como fin estar de verdad a gusto con nosotros mismos y cuantos solamente estar de acuerdo con el concepto general de la felicidad, la belleza y la perfección que nos impone la sociedad que nos rodea? ¿cuanto nos impone el sentirse aceptado y en armonía con el entorno en vez de feliz y en paz con uno mismo?

Mi propósito de este año es ser  feliz con lo que yo soy y no con lo que NADIE, sea quien sea el que a cada instante esté al otro lado del cristal, crea que debo ser.

Cada año estoy más cerca de conseguirlo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...