jueves, noviembre 28, 2013

¡INFILTRADAS! ( 4 )

En la playa.

El momento ese como de intensidad emocional se me jode cuando tras unos largos instantes con la mirada en el oceáno, reparo en un bulto a mi derecha que ni se mueve ni dice nada pero que parece de procedencia terrícola. 
Me vuelvo y me encuentro a un viejales con barriguita cervecera, cuatro pelos blancos revolucionados por la brisa y unos ojillos azules que no inspiran buen rollo, al revés, te hacen pensar en un pez difunto en el mostrador de una pescadería... ¿o será nada más esta sociopatia mía que me vuelve loca?
Al ver que sigue ahí con el gesto como de atontao y sin decir ni pío, termino por bufar
"Que le pasa, ¿que está sufriendo un "rictus" y por eso se ha quedao así". ¿Quiere que llame al socorrista?"
Lo digo como emputecida pero preocupada porque entre las peores amenazas de una Invisible está que te pegue un "pictus" y en vez de mandarte al otro barrio te quedes jilipollas otros veinte años de vida, aletargada y sin fuerzas ni ocurrencias para decidir por ti misma si quieres seguir jodida o prefieres coger una pistola y saltarte la tapa de los sesos... porque para verse reducida a la categoría de tiesto, ¿no es mejor largarse a criar malvas?...
...pero al idiota este no le ha dado nada, de hecho sonríe luciendo una dentadura postiza espléndida y me dice:
"No, perdone señorita, solo estaba admirando su perfil grecorromano. Es usted bella como una estatua veneciana...e igual de dura, jijiji"
No estoy segura de que no me haya dicho ninguna obscenidad, así que me cruzo de brazos, vuelvo la vista al agua y contesto:
"Ya ha dicho la frase del día, ahora puede seguir probando suerte. Esto está repleto de viejecitas cachondas con ganas de fiesta, no le va a costar mucho pillar cacho."
El tío es pertinaz e insiste como si mi actitud de bull-dog con almorranas pudiese haberle inspirado algún leve destello de esperanza.
"Creo que la he importunado, pero al verla ahí con el viento alborotando sus cabellos y el color del mar así como reflejado en sus ojos...era una vista impresionante, señorita, que lástima no haber tenido una cámara para inmortalizar ese momento."
...este cursi no sabe con quien se juega los cuartos. 
Me vuelvo otra vez hacia él  ya muy mosqueada y con los brazos en jarras:
"...vamos a ver...¿me conoce usted de algo?"...negación con la cabeza un poco asustada..."entonces ¿quien cojones se cree que es para ponerse a decirle tonterías a una señora nada más porque está sola tomando un poco el sol en la playa? ¿No me acaba de oir que aquí hay montones de solteronas y viudas deseando darse una alegría?...pues vaya desfilando, que aquí no tiene nada que hacer."
El viejete no huye acojonao como yo esperaba, todo lo contrario, permanece ahí resistiendo el chorreo y me dice más bajito
"Pero es que yo sí la conozco"
"Lo dudo. Soy nueva, acabo de llegar y solo estoy de paso, además voy a largarme en cuanto pueda así que no me jure amor eterno porque después le va a dar mucha vergüenza. Ande, no me haga ponerme borde y váyase de paseo por ahí:"
"Pero es que la conozco"
"Vale, ya me voy yo. Que tenga buen día."
"¿No se aloja usted en "El Chorrito Dorado"?" al ver que levanto una ceja sorprendida se envalentona y sigue "La vi ayer en la piscina justo un momento antes de que casi se ahogase un señor, no sé si se acuerda..."
Tengo que lanzar un resoplido y fingir que soy una mujer que sigue las convenciones sociales y sabe comportarse ante sus semejantes.
"Vale, me ha visto ahí. Pero para no hacerle perder su tiempo, le adelanto que no tengo intención de quitarme la ropa y meterme en la cama a hacer guarrerías con ningún señor. Es usted muy majo y si venzo mis repugnancias iniciales puedo encontrarle incluso atractivo, pero le anticipo que no tenemos nada que hacer.Ahora si me disculpa voy a marcharme, me está jodiendo horrores la cadera y necesito un calmante y una silla dura en la que apoyar el culo hasta que se me pase."
"Bueno, ya habrá más oportunidades, ¿verdad?" dice sonriendo con esa dentadura postiza suya que le hace parecer más hambriento que simpático, risueño tal cual como si yo le hubiese dicho que esta noche le esperaba en mi habitación con las bragas en la cabeza "¿quiere que la ofrezca mi brazo para salir de la zona de arena?"
Me jode horrores reconocer que no me vendría mal, pero al momento pienso en nuestra situación de fugitivas y que no conviene que mantengamos contacto con nadie para que nadie pueda hablar de nosotras una vez desaparezcamos tras pegar el palo al furgón blindado. Por ello, hago un doloroso esfuerzo para ejecutar un amago de sonrisa educada y respondo:
"No se moleste. Gracias por el ofrecimiento, y también por joderme el rato de playa. Que tenga un buen día."
No es que yo salga acelerando dejando una nube de arena a mi espalda, todo lo contrario, deshago mi camino hasta el paseo marítimo con la sensación de que alguien está tratando de separarme la pierna del cuerpo con ayuda de un serrucho, pero creo que lo hago bastante dignamente y debo decir en descargo del viejete que no sigue dándome la brasa. Se queda ahí con cara de haber recibido la noticia de la muerte repentina de su gato y solo cuando ya estoy llegando a territorio más estable y seguro me chilla desde la orilla:
"¡Me llamo Rogelio!"
Joder, Rogelio. No podía llamarse Pepe como todo el mundo.
Ni me vuelvo para responder, lanzo un suspiro al llegar a un terreno más estable, me vuelvo a calzar los zapatos y me vuelvo al Chorrito con ganas de echarme una de esas siestas que tan bien me sientan de justo antes de comer...

23:00.
Hardcore Lesbian Party.

Como era de esperar, la Sole no ha desistido de su idea de asistir a la fiesta a la que la invitaron las zorras de la pelu donde la volvieron a tomar el pelo en el sentido literal de la palabra. Reme y su amiga Ursi se han decantado generosamente por quedarse a una fiestecita de esas que organizan en estos sitios para jubilados, donde empezará a tocar una charanga, se aburrirán de pasodobles y perderán los papeles cuando se pongan todos a hacer el trenecito entre las mesas.
 "La diversión mantiene el cerebro y el espíritu en funcionamiento"; dice esa nueva luz de clarividencia que ilumina Occidente y a la que las profanas conocemos simplemente como "Ursi".
La Sole no sé si se mantiene en sus trece por orgullo personal o porque de verdad pasa de la "Animación Nocturna" del Chorrito Dorado: dice que va a la fiesta sí o sí, y porque no la pase nada y también porque no se pille una juma y empiece a largar más de la cuenta, decido acompañarla.
"Udi, hija, menos mal que empiezas a recobrar el sentido de la diversión" dice Reme, la misma Reme que este mediodía ha vomitado medio litro largo de daiquiris sobre sus zapatos en el hall del "Chorrito" al volver  de la "vermut-session" que se han cascado mientras yo confraternizaba con Rogelio en la playa.
"Estoy aprendiendo de ti, cariño" le digo con un tono sarcástico y zumbón que espero no le pase desapercibido. "Pásalo super con tu amiga Ursi, ¿vale?"
Esto me creo que me jode más que a ella, porque Reme y yo llevábamos dos décadas siendo uña y carne unidas contra viento y marea y verla ahora con el seso sorbido por la zorra de la Ursi me pone mala...pero ya es mayorcita para saber a quien le conviene arrimarse, y si no es así espero que la propia vida termine por hacérselo saber... En este momento desde luego no parece que vaya a ser, porque tienen a dos viejetes de pelo engominao con bermudas y polos de Lacoste haciéndolas visajes a las dos desde la puerta que lleva a la piscina y al cachondeo, y es la Ursi quien se lleva arrastrando a Reme mientras cacarea "¡pasaaadlo bieeeeen, chiiiicaaaas, luego nos contamooooos!"
Así que ahí me quedo frente a Sole con su camiseta de camuflaje, sus pantalones de lona y cara de tía dura.
"Que orgullosa estoy de ti Udi que no te dejes embaucar por esas mariconadas." me dice.
Yo, que sigo vestida de negro y con las gafas de sol puestas para que no me vean las chispas que echo de lo harta que estoy de todas, sonrío como un coyote con úlcera gastroduodenal y salimos las dos a la tibia noche de ahí fuera...
Justo en la puerta nos cruzamos con el tonto de la playa ( Rogelio, ¿no? ) vestido con un elegante traje color gris clarito y dos amigotes a cada lado un poco piripis -esos con el uniforme que parece ser oficial de bermudas y polito pijo- que se mondan de la risa al ver a la Sole en su rollo comando. Solo con eso ya me vuelvo a chinar y no hago ni ademán de detenerme cuando él me mira como si yo fuese la Claudia Chifer en braga-tanga, pero él claro me para y me dice:
"¿Pero donde vas mujer? ¿No te vas a pasar por la fiesta de esta noche?"
"¡NO!" le ladro haciéndoles recular a los tres "nos vamos a un lesbian-jarcor-parti,a ver si nos comemos algún chocho ¿verdad Sole?"
Eso hace palidecer un poco a la Sole que me dice así como en segundo plano
"...pero eso no vamos a tener que hacerlo, ¿verdad?"
Sin embargo el jilipollas del Rogelio me mira como si yo fuese encantadora y en vez de ir a ese horrible lugar le hubiese dicho que iba a buscar una flor para plantársela a él en el culo a mi vuelta
"Pero que aventurera eres. A ver cuando me llevas a mi un día por ahí de lesbianpartis."
....¿sabrá este tontolculo lo que significa lesbianpartis?
Agarro a mi Sole y nos vamos las dos correteando ¡como buenamente podemos, claro!  decididas a vivir la primera noche del resto de nuestras vidas...

Según nos vamos acercando al lugar, más gente rara se ve por todos lados y una vez caída la noche menos empieza a parecerse eso a una apacible localidad de veraneo octogenario y más a un sitio un poco conflictivo. Ahora Sole parece un poco acojonada y tengo que espolearla.
"Vamos, joder. Cuanto antes lleguemos antes verás el percal y antes nos largaremos, lo cual será lo mejor para las dos. ¿O te pensabas que esas pendones de la peluquería te habían invitado a una degustación de chocolate con churros?"
"Udi no me toques los cojones que bastante tensionada estoy yo ya, ¿vale?"
"Es que tu te vas y te metes en las cosas y no llevas ni puta idea de lo que haces Sole hija"
Va a responderme alguna fresca de las suyas pero cuando llegamos al garito se le acaban las palabras y se queda más callada que un gato muerto. El tugurio parece talmente un garaje con la puerta pintada de negro y encima un cartel en el que pone la mitad de lo que leíamos en la invitación, esto es:

"HARDCORE-LESBIAN"

De dentro sale un ruido atronador que suena a todo trapo y fuera una multitud de muchachitas que podrían ser mis nietas con una pinta a cada cual peor beben cervezas de litronas, dan gritos y se pelean las unas con las otras para ver quien está primero en la cola.
La más elegante de ellas va con un vestidito blanco de los de enseñar potorro y el pelo como si se hubiera caido en manos de un esquilador de ovejas y hubiese salido corriendo a mitad de corte. Además es alta y grande como el charles-bronson pero sin bigote y el ser la-que-levanta-la-cadenita-de-la-puerta para dejar pasar al personal la coloca en un estatus de evidente superioridad.
"Vale vámonos" me grita Sole a la oreja para hacerse oir en el tumulto "Igual llegamos a tiempo para la conga, ¿no?"
Pero es demasiado tarde: ya he visto las miradas de algunas de esas niñatas descojonándose de nosotras y cuchicheandose al oído, y me he chinado.
"NO, Sole, no. Hemos venido, vamos a entrar, vamos a tomarnos un chupito, luego si vemos a la zorra de tu peluquera vamos a agradecerle la invitación y luego nos vamos a marchar, pero AHORA no vamos a quedar como dos viejas tontas que se han despistao y no saben donde era la partida de julepe, vale"
Como si me hubiese leído el pensamiento la grandona de la puerta se nos acerca un poco con gesto de cachondeo y nos dice:
"El bar del chocolate con churros está a la vuelta de esa esquina, nenas"
Yo la enseño dientes como solo yo sé hacerlo, le quito a la Sole la invitación de la mano y se la planto en los morros.
"Tenemos invitación , nena. ¿También nos toca hacer cola?"
La tía se queda un poco de muestra, la mira, arruga el hocico y luego pregunta:
"¿Y esta de quien es? Porque no se podía traer novia, chatis, lo dice bien claro."
"No somos novias, y solo vamos a entrar a saludar a la tía esa de la peluquería, ya sabes..."le doy un codazo a Sole a ver si dice un nombre conocido pero Sole bastante tiene con contener a su dentadura postiza para que no salga corriendo haciendo "chac-chac-chac" de vuelta a la residencia.
"Ah, que sois colegas de la Vane..."dice relativamente más relajada mirándonos de arriba a abajo "...joder, cada día se lo monta con tías más viejunas. Vale, pasad pero está petao, estais avisadas."
"Petao quiere decir que está hasta los cojones, ¿no Udi?" me dice la Sole un poco lúgubre mientras cruzamos la cadenita y caminamos por un pasillo negro como el culo de un grillo directas al follón.
"Me temo que sí", respondo ingenuamente.
Pues no.
"Petao" no es simplemente "hasta los cojones". "Petao" es que según entras tienes pegao a tu cuerpo el cuerpo de otras siete personas y todas tratando de moverse en direcciones contrarias, cuando no dando saltos o dándose el filete con la paisana de turno.
Todo el mundo ( todas ellas, porque son todas mujeres ) sudan como perras, huele a sobaco y a chocho recalentao, y para rematarlo están esas luces parpadeantes y esa música que ni es música ni es nada, es un martillo pilón que te golpea los tímpanos y el cerebro con la contundencia de un objeto físico real.
"¡Vamonos Udiiii!" chilla la Sole que siempre es tan dura con tono de rata con el rabo pillado en ratonera.
"¡Ni hablar!" le grito yo en consecuencia "Nos vamos a tomar el puto chupito y luego me vas a reconocer que cuando te digo Sole-esto-no, no te lo digo porque sea una carca ni una antigua, es porque ESTO NO"
"¡No te oigoooo Udiiii!" dice la muy zorra y entonces me limito a agarrarla por el antebrazo y tirar de ella entre la muchedumbre de mujeres sudadas meneando el esqueleto en dirección a la barra.
Cuando llegamos allí resulta que la tía de la barra ( una con la cabeza rapada y un montón de asuntos metálicos distribuidos por oreja, nariz y supongo que otros lugares que no están a la vista ) es la misma que le hizo esa avería capilar en la cabeza a la Sole y se pone a dar saltitos al ver a mi amiga a pesar de que la traigo lipotímica perdida.
"¡AYYYY QUE GUAYYYY PERO SI HAS VENIDOOO!" luego me mira a mi haciendo un pucherito y le vocifera a Sole "¡PERO SI NO SE PODÍA TRAER NOVIA, CARIIIIII!"
La Sole tiene ahora mismo el color de un bacalao en salazón, y yo que aunque me chirría un poco la pierna estoy en un buen momento, me acerco y la chillo:
"QUE SOLO PASABAMOS A SALUDAR PERO YA NOS TENEMOS QUE MARCHAR"
La niñata no parece haberme oído porque me mira la cabeza, dilata las pupilas y chilla con una voz entrenada a hacerse oir entre tanto decibelio:
"PERO QUE PELO MAS DIVIIINO, CHICAA..VENGA OS VOY A INVITAR A DOS CHUPITOS CON DOS COJONES QUE YA QUE HABEIS VENIDO NO VAIS A IROS DE ROSITAS" intento mostrar mi disconformidad pero claro lo de los decibelios es lo que tiene, que puedes hacer como que no te has enterao y proceder como a ti te de la gana " QUE SOIS MUY GUAYS Y MUY TOTALES Y ME MOLAIS UN MONTON, AYYY OJALA YO CUANDO SEA TAN VIEJA COMO VOSOTRAS SEA IGUALITA DE CACHONDA TIASSS"
Yo no sé si darla un par de tortas o ponerme a hacerle una reanimación cardiaca a la Sole que de pronto parece estar más p'allá que p'acá con su pinta de veterano del vietnam mal alimentao, pero no me da tiempo porque la tía se vuelve a coger unas botellas, nos pone dos vasitos enfrente y chilla:
"¡PARA LAS SEÑORAS, DOS CEREBRITOS!"
No sé exactamente bien qué es el líquido claro que echa primero ni tampoco lo que echa después de color marrón y que es inmiscible con lo anterior, pero nuestros vasitos quedan realmente como dos tubos de formol con algo similar a un pequeño cerebro flotando dentro cada uno.
Sole pasa del amarillo al verde y yo estoy a punto de salir corriendo también sin dar explicaciones peeeero ya se ha congregado un grupo de tías curiosas alrededor que miran como de soslayo a ver si nos vamos a echar al cinto el brebaje y......y vaya, ya se sabe como tengo yo el tema de la autoestima, ¿no?
"BEBETELO DE UN TRAGO Y LUEGO NOS LARGAMOS, SOLE, PERO PRIMERO AL CENTRO Y P'ADENTRO".
Eso hace gracia a la jilipollas de la barra y empieza a aullar "¡ESO ES!: ¡AL CENTRO Y P'AAAA DENTRO!¡AL CENTRO Y P'AAAAA DENTRO!" y en un momento tenemos un par de docenas de bolleras malvadas a nuestro alrededor deseando presenciar nuestra debacle, todas dando palmas y gritando "al-centro-y-paaaa-dentro"
Me creo que voy a tener que insistirle a la Sole pero oye, ella también tiene su honrilla personal: muestra una sonrisa llena de dientes de las mías carente de compasíon al gallinero circundante y ¡zas!, se echa el cerebrito de un trago al coleto.
Estoy impresionada.
"SOLE, ¿QUE TAL TE HA SENTAO?"
Por un momento se queda con la mirada en el infinito y todas ( yo y las integrantes del público asistente ) pensamos que va a ponerse verde y va a explotar. Pero no, el cerebrito resulta ser como las espinacas del Popeye de los cojones porque de pronto mi amiga Sole hincha el pecho, mira a todos lados, se carcajea un poco y me dice:
"VENGA, OTRO Y NOS VAMOS"
Claro, me preocupo, pero primero me pico porque no quiero quedar como una sosa.
Abro el gaznate, cierro los ojos y ¡zas!....cerebrito al buche.
Noto una bola de fuego abrasar mis entrañas, siento como que se me salen los ojos de las órbitas y luego el calor se va desplazando lentamente a mi cabeza y...
...no sé, de repente la música no parece estar tan alta...
"OS HAN MOLAO, A QUE SI...VENGA, OTRA VUELTECITA A CUENTA DE LA CASA"
"...que quiegggue deciggg vueltecita" me croa la Sole a la oreja un poco fuera de si misma.
"Creo que va a echarnos otra ronda"
"ESTA SE LA PAGO YO" dice una mastodonte que es como el yerno de la Reme pero con la cabeza rapada y tetas gordas. Pone un billete sobre la barra con un estacazo audible aún con la banda sonora ensordecedora y todas las chicas chillan y levantan el dedo pidiendo cerebritos para unirse a la siguiente ronda.
"ESTO ES MUY FUERTE TÍAS" nos dice encantada la tontalculo de la barra "VAMOS A MONTAR UNA MOVIDA QUE VAIS A ALUCINAR, QUE BUENA ONDA TAN COJONUDA ME ESTÁ VINIENDO, HUUUUUUYYYYYY"... mientras yo retengo a Sole contra mi flanco, porque empieza a doblar y estirar las rodillas como si estuviese calentando motores para la pista de baile y eso es algo por lo que yo, por lo menos hoy, no estoy dispuesta a pasar.
La tía sirve al menos dos docenas de "cerebritos" todos en fila y la banda de tiparracas que nos corean se lanzan todas a coger uno, ¡incluida la Sole! a pesar de que me pensaba que lo de "otro y  nos vamos" no era más que un farol. Ahí solo queda el mío mirándome casi con ojos temblorosos, y la mastodonte que corre con el gasto me da un codacito que casi me manda al otro lado del local y gruñe
"QUE PASA, NO ME IRÁS A HACER EL FEO AHORA"
Soy dura pero también lista. Sé que en un enfrentamiento directo con semejante morlaco y sus colegas tengo todas las papeletas para acabar en algún río cercano alquitranada y emplumada, pero no voy a tomarme otra dosis del brebaje solo porque a su chocho gordo se le antoje. Por tanto cojo el cerebrito, sonrío con la narizota y los coloretes de una inglesa borrachona y...¡ups!...finjo un tropiezo y le tiro el mejunje en la camiseta al mastodonte.
"AY PERDONA CARIÑO YA SABES COMO SOMOS DE TORPES LAS MUJERES MAYORES"
La música no se ha detenido, pero en el corrillo se ha hecho un silencio sepulcral mientras la masa amorfa del cerebrito resbala sobre la superteta de la tía como un esquiador descendiendo el Himalaya y termina espachurrándose en el suelo.
La burra esa se mira despacio la teta, luego levanta la mirada ( despacio también ) para mirarme a mi y dice en un tono que da escalofríos:
"QUE TE CREES QUE PORQUE SEAS MÁS VIEJA QUE MI ABUELA NO PUEDO DARTE UN PAR DE HOSTIAS Y MANDARTE RODANDO DE VUELTA A LA RESIDENCIA"
¡Pero bueno! La única ventaja que tenemos las viejas es que NADIE nos pega, a no ser que se trate de asesinos psicópatas o marginados sociales que quieren quitarnos el bolso. ¿Quien se ha creído que es esta tía?
"ESA NO ES MANERA DE HABLARLE A LAS MAYORES, JOVENCITA" digo para nada acojonada porque el "cerebrito" va haciendo sus efectos.
"AH, ¿NO?" comete el error de decirme la mastodonte poniéndome sus dos macrotetas en la nariz "¿Y QUÉ ME VAS A HACER, ANTIGUALLA?"
La intención va por delante de mi pensamiento consciente, el super-poder se proyecta como un rayo y en un momento ¡¡¡"BUMBA-BUMBA"!!!, lo que parecían dos supertetas se desinflan y la monstrua empieza a chillar.
"¡¡¡MIS TETAS!!! ¡¡MIS TETAS!!!"
La Sole a pesar de ir bastante mal recibe rápido el mensaje y mientras todo su corrillo de admiradoras se congregan en torno suyo a ver lo que ha pasado, ella y yo aprovechamos para recular y a continuación ir sacando codos y empujando gente hasta volver a salir al exterior, a darnos con la misma fantoche del vestidito blanco.
"Huy que rapidito habeis salido. Os habeis agobiao, ¿verdad cariños?...no pasa nada, cuando montemos una sesión de sobremesa con café, pastitas y pasodobles ya le diré a la Vane que os mande un ese-eme-ese ¿vale cielos?"
La Sole que anda con los ojos todo extraviaos mira alrededor, localiza un todoterreno aparcado a cien metros y antes de que pueda decirle "no-sole-eso-no"...¡BUMBA!, me lo vuela por los aires.
"¡OSTI PUTA PERO QUE HA SIDO ESOOOOO!"chilla la charlesbronson agitatndo los brazos y dando saltitos mientras todo el mogollón de niñatas empieza a gritar y a correr en todas direcciones.
"lo siento, estoy fuera de mi mismas" me susurra Sole con cara de mujer mayorcísima y agotada por las cosas que la vida le hace vivir.
Yo la cojo del bracete y echamos a andar despacito como si todo el follón que se ha montado no tuviera que ver con nosotras.
"Vamos a tomar el chocolate ese que tanto nos han pasao por el morro" la digo en tono conciliador "y después nos volvemos del bracete a la residencia, ¿vale?...que mal que nos pese ya no estamos nosotras para estos trotes, ¿a que no, Sole, hija?"
"Ay la verdad que no Udi" me dice y tengo que coincidir con ella y apretarme a su brazo flacucho porque a veces, en momentos como ahora, me siento desprotegida.

Y es que el mundo es un lugar salvaje...

1 comentario:

  1. ay señor!! me parto :)) son la rehostia jajaja

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...