sábado, noviembre 16, 2013

¡INFILTRADAS! ( 2 )

De vuelta a "El Chorrito Dorado"

Tras una tarde de compras, peluquera y esteticien, vuelvo a nuestra nueva base de operaciones algo inquieta por mi nuevo look de pelo planchado y teñido de negro, que yo esperaba me iba a caer mejor pero me hace parecer la suegra diabólica que faltaba en el casting de la familia Addams aquella.
"Por lo menos estoy irreconocible" me digo camuflada tras mis gafas de sol, mientras procuro no chocar contra nada porque tanta penumbra me desconcierta.
Al llegar al recibidor del Chorrito se me desencaja la mandíbula al encontrar a dos Reme y Úrsula encantadas de si mismas con los pelucones rubios prohibidos, sendos vestiditos rosa veraniegos también prohibidos y un rollo de "somos superamigas" que me deja sin palabras. Las dos dan un pequeño gritito como de susto al verme con mi elegante traje negro y mis nuevos pelos en plan ala-de-cuervo cayendo lugubremente sobre este gesto mío ( que al paso que vamos y con la vida que me dan mis Invisibles amenaza con convertirse en rictus de mala hostia permanente ).
"Pero vamos a ver. Qué parte de mi discursito no entendisteis"
"Glup" dice la Reme como si pensase que mi siguiente movimiento era ir chutando su culo gordo hasta la playa " Es que la chica de la pelu era tan mona y ¡me explicó tan bien lo que mejor me sentaba!...además me encontré a Úrsula allí y como a ella también le pareció bien puess..."
"¡Pues os vendió la moto a las dos!" estallo cabreadisima "Pero si pareceis dos clones, cojones. ¿También fuisteis de compras juntas?"
"Lo cierto es que la chica de la pelu tenía una tarjetita de otra amiga con una tienda para señoras mayores y..."
Yo estoy que echo chispas, porque también me he encontrado con la típica niñata modernita con un pendiente en la nariz y la camiseta de colores diciéndome "no te preocupes que tengo mucha experiencia con las abuelis". Cuando la he respondido explicándole donde podía meterse lo de la "abueli" y a continuación he explicado con mucha educación que deseaba que me atendiese como una cliente adulta y no como una discapacitada mental, ha dejado las tijeras y ha dejado que me atienda la jefa. Una lagarta muy chunga, por cierto, que para empezar me ha dicho:
"No me gusta que me trastornen a las empleadas, que harto mal trabajan de costumbre por si mismas como para encima darles excusas".  Después me ha mirado los pelos grises, me ha mirado la cara y puede que haya visto en mi mirada algo que le ha sugerido respeto porque ha dejado de hablar como si yo tuviese problemas serios para comprender lo que me estaban diciendo y ha dicho en tono más profesional:
"¿Entonces quiere algo fuera de lo convencional?"
"Ajá" he dicho sintiéndome la pata de una mosca bajo la lente de un microscopio.
"¿Y entiende que la peluquería no se hace responsable si usted después ve el resultado y se siente la puta bruja del Oeste?"
He vacilado, porque siempre he estado echando pestes de las catastróficas experiencias peluqueras de la Sole y no sabía si estaba a punto de caer en el mismo error, pero he cogido fuerzas y he podido responderle:
"Asumiré las consecuencias de mis decisiones. Aunque me joda"
La lagarta me ha mirado con ojos brillantes, ha lanzado una carcajada y le ha dicho a la niñata llorona:
"A esta señora ya la atiendo yo." Luego, después de decirle lo que quería y empezar a trabajar, se ha agachado un poco mientras empezaba a lavarme los pelos y me ha susurrado en confidencia "va a quedar usted hecha un horror pero que le conste que cuando yo tenga su edad, quiero ser como usted."

....así que tras pasar toda esa experiencia de "vieja-con-cojones", dejar que la Lagarta me enseñase su tienda de corte y confección permitiendo además que me colocase un par de modelitos-gothic veraniegos y tomarme una copita de anis dulce escuchándola contarme la historia que siempre te tienden a contar de la-gran-abuela-que-ella-tuvo ( alguien debe estudiar porqué la gente cree que las viejas necesitamos escuchar las historias personales de otras viejas para sentirnos entendidas )...cuando después de todo eso he llegado y me he encontrado a Úrsula y a Reme con la misma pinta que si hubiesen ido a peinarse a la peluquería de abajo de casa pero de rubias platino y con vestiditos de ir a la primera comunión de alguna niñata, he tenido que explotar:
"¡PERO QUE COJONES ESTAMOS HACIENDO!"
Ninguna de las dos dice nada, pendientes de algo que ocurre más allá de mi hombro izquierdo, así que me doy la vuelta por si hay enemigos a la espalda y...y me encuentro a la Sole.
La Sole, mi Sole de toda la vida, vestida con unos pantalones militares, una camiseta de tirantes con el cartel "me gusta dar caña" y lo peor: alguien se ha apañado para cortarle sus cuatro pelos al cepillo, teñírselos de rubio y transformarla en una versión de pesadilla de la Brigitte Nielsen con ochentaytantos tacos.
"Pero Sole..." digo casi sin voz.
Cuando reparo en el pirsing que le han puesto en la nariz, se me doblan las canillas.
"Bueno, ¿no había que camuflarse?" protesta sulfurada "Y tampoco me metí en peluquerías brasileñas como me dijiste, fui a unas eskinjeees que..."
"¿Unas que?"
"Pues eskiiinjeees, unas niñas majísimas, con la cabeza pelona y muchos clavos y aritos por todos lados, eso sí, pero que me han tratao fenomenal y me han cobrado solo 30 euros y además me han dado cuatro invitaciones para una fiesta que hacen esta noche en el local de unas amigas...mira Udi hija,mira y no seas tan arcaica que es que cuando nos llaman vejestorias a veces tenemos lo que nos merecemos, ¿eh?"
La Sole me tiende una tarjeta de color negro con letras doradas en la que leo:
"HARDCORE-LESBIAN-PARTY
22:00 - 04:00
¡ESTAS INVITADA!
Nena, deja a tu novia en casa"
"Iremos, ¿no?" me dice toda chulita.
"Pero tu sabes lo que estás diciendo..." le paso la tarjeta a la nueva y rubia Úrsula y le digo "toma. Vete con la Sole y con Ernesto y lo mismo os haceis un club de fans."
La Úrsula la mira, desorbita la pupila y luego le dice a la Sole con tono lúgubre:
"Pero Sole no me digas que te gustan estas cosas después de tantos años hija, que a fin de cuentas somos como aquel que dice compañeras de piso"
"Es que yo creo que la Sole no sabe que significa lesbianpartis" explica la Reme con aire de doctora honoris-causa en fiestas de ese tipo.
Todas miramos a Sole con ojos críticos la cual recula, mira a un lado y a otro y por fin bufa:
"Ah, vale, que las viejecitas venerables no quieren meterse a la cama tan tarde. Pues vale, ya me iré yo y me tomaré cuatro orujos a vuestra salud. Y si mañana salgo de mi cuarto con uno como el Omar Chariff, no diréis que os lo perdisteis porque yo no os avisé."
Sale indignada y yo tengo que apuntar con el dedo a las dos rubias de oro y decirlas:
"Id a su cuarto, montad un gabinete de crisis y contadle donde se mete...y sed convincentes porque si no una de las dos va a ir con ella de carabina para que no la pase nada, ¿entendido?"
Estas dos panolis también desorbitan la pupila ante la perspectiva y salen zumbando tras ella.
Yo resoplo, cansadísima. 
En el mostrador de recepción está Doña Cocleta que al verme mirarla furibunda con mi nuevo aspecto de bruja maquiavélica, sonrie nerviosa y desaparece tras una puerta...

...yo salgo al jardín, a la piscina, y me siento bajo una sombrilla a ver chapotear a media docena de vejestorios en la piscina pero realmente sin verlos porque estoy preocupada.
Porque no sé a donde vamos ni qué va a ser de nosotras si seguimos así.
A veces y después de todo me pregunto si en realidad no estaremos de verdad un poco tontas.y por eso nos pasan esas cosas..
Un viejete barrigón se tira en bomba al lado mío con la evidente intención de salpicarme los zapatos, luego emerge resoplando como una marsopa y me cacarea:
"Que pasa, nena, el agua está buenísima...ven a darte un chapuzón en buena compañía, mujeeer"
A su lado un colega suyo con gafas de buceador de las de tubito para respirar incorporado y unos manguitos en los brazos para flotar se monda de la risa por lo cachondo que es su amigo ( "el gracioso de la cuadrilla" pienso para mi viendo a otros cuatro vejestorios un par de sombrillas más allá que nos señalan como diciendo "este-gordo-es-la-caña" ). Entonces les dedico una sonrisa que espero sea estremedecora, concentro la mirada en los manguitos flotadores del tonto del snorkell y "¡plaf!-¡plaf!"....Gafitas-de-Buceo ve de repente peligrar su línea de flotación, pone los ojos gordos como dos huevos de gallina y empieza a hundirse poco a poco mientras lanza extraños sonidos por la boquilla del tubito, tal cual como una versión del Titanic pasada de fecha...
...cuando me cruzo de camino a mi habitación con un apuesto socorrista que corre a la piscina, me pregunto si no merecerá la pena hacerse un día la ahogada para recibir tratamiento personalizado del muchacho...
...ya, ya lo sé, ya no estoy para estas cosas pero es que de un tiempo a esta parte...

...¡me siento rejuvenecer!

4 comentarios:

  1. Chan, chan, chan...!

    Rejuveneciendo eh! Qué jodío!

    Me declaro fan de la sole y sus salidas de tono.

    No había que camuflarse, pues toma quince platos.

    ResponderEliminar
  2. Que majo, tu siempre tan incondicional de mis desvarios y sobre todo los femeninos, jaja...muchas gracias guapo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Que sí, que tienen una marcha éstas que me resulta de lo más conocido :))
    y si se van de fiesta y se ponen los collares de perlas (mejor varios juntos que uno solo y un buen puñado de pulseras ;) no te haces tú una idea de cómo se lo montan con los ligues,¡ya quisieran muchos y muchas jajaja! Te cuento una anécdota. Con 82 añitos y más de 90kg de peso, con unos tacones de aguja que te dan mareos y vestida de gala, se puso ella a bailar en una fiesta de las que organizamos en mi trabajo. A la media hora SIN PARAR yo no me lo hubiese creído si me lo cuentan, ¡estaba intacta, sonriente, sin una pizca de sudor, dando giros y movimientos con una agilidad increíble!, y seduciendo al que se le ponía delante jajajaja Estas mujeres son la leche, niño, por eso me lo estoy pasando bomba con tus invisibles y con tus ocurrencias :))

    Un besazo gordo!

    ResponderEliminar
  4. Jajaja,que anécdota más guay, mil gracias por compartirla y demostrarme lo que ya sospechaba: ¡las Invisibles existen, no son resultado de un desvarío de mi mente!...
    Yo encantado de divertirte un rato, ya lo sabes guapa...
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...