martes, septiembre 03, 2013

QUERIDO YO

......vale, hoy iba a emplearme a fondo para rematar el "viaje al planeta chulazo" pero ha caido en mis manos por azar un suplemento dominical del periódico y he caido cual conejo en la idea. 
En la portada se ve el título "Querido Yo" con el subtitulo "una carta que te cambiaría la vida", y la historia es que se le plantea a un grupo de famosos la posibilidad de escribirle una carta a su yo adolescente con los consejos que ahora se le ocurren que serían buenos para mejorar la vida que vivieron a continuación... 
...no me he leído el artículo así que no te puedo contar qué sale ahí, pero la propuesta me ha estimulado y he decidido hacer el viaje en el tiempo para entregarle en mano una carta a mi yo adolescente, con toda la parafernalia por supuesto de Un Angel Productions...

Un Angel Productions presents:

QUERIDO YO
una carta desde el futuro


(Puesta en escena: El heroico Angel está ya preparado para afrontar su viaje al pasado dispuesto a entregar una carta a su yo-pretérito, aunque para ello deba someterse y quedar en las manos del maléfico Doctor No )

Doctor No: ( conservando su acento germano de siempre ) ¡Recuerrrde querrida Angel!..si excederrrte de tiempa de segurridad tu conciencia se perrderrá en el espasio-tiempa y aquíi quedarrá solamente tu orrrganisma física indefensa a la que podrré someterr a todo tipa de abusas desnohestas en su mayorría de carracterr sexual..¿entendiste?
Angel: ( gallardo ) Lo entendí. Cinco minutos para entregar la carta y de vuelta.
Doctor No: Ha-ha-ha, no le negarré que me gustarrría poderrr abusarr deshonestamente perro porr esta vez tratarré de serr buena y le darré esos sinco minutillos. ¡Atensión!...¡A la de tres!...¡Lansamiento!

( Apenas ha durado un parpadeo pero ya estoy ahí. Probablemente es viernes por la tarde. En el colegio han organizado una mini biblioteca para estimular el deseo de leer en los alumnos y el horario de préstamo funciona a la desafortunada hora de la salida de clase, cuando todo el mundo sale zumbando deseando perder de vista el cole hasta el lunes siguiente. Solo mi yo-pasado ( y puede que un par de panolis más ) demora la salida de allí por lo menos una hora escogiendo un par de novelitas para leer en mis ratos de asueto. Nada serio, no te creas que me verías saliendo con algún clásico de la literatura universal, probablemente sería una de esas de grupos de chicos resolviendo casos pseudo-policiacios como "Los Cinco se meten en un lío cojonudo" o "Los Tres Investigadores y el Fantasma del Gallumbo Colorado" ( esos sí que me gustaban ). Salgo con la nariz ya metida entre las páginas, olisqueando ese aroma a papel y pegamento que tanto me gusta del lomo de los libros y apenas me doy cuenta de que Yo Mismo estoy ahí esperándole/me en mitad del corto camino del colegio a casa. )

( Cuando me doy cuenta que hay un extraño ahí cierro los libros, los aprieto contra el flanco y acelero el paso seguramente pensando "ay-mamá-que-no-me-diga-nada". Yo Mismo me enternezco y me sorprendo un poco al verme. Soy más bajito, estoy mucho más flaco de lo que nunca hubiera recordado y tengo una cara de panoli que de buena gana me hubiera dado un par de tortas a ver si espabilaba. Al cruzarme en su ( mi ) camino, pone cara de estar en problemas, mira un momento al cielo de invierno para constatar que es más de noche de lo que pensaba y que no debería estar en la calle y en vez de decir nada hace "glup" )
( Yo Mismo Hoy trato de dar una imagen de tío desenvuelto y triunfador a pesar de que tengo prohibido por el Doctor No decir quien soy y digo, un poco más nervioso de lo que me quiero reconocer:)

Yo Hoy: Hola. Tu no me conoces pero yo a ti si.
Yo Ayer: ( demostrando que no soy tan tonto como parezco/parecía ) Me suenas de algo...
Yo Hoy: Tengo muy poco tiempo, el justo para traerte esta carta. ( se la pongo delante a Yo Ayer como por arte de magia y tengo que ordenar impaciente ) Cógela. No voy a pedirte que me acompañes a ningún sitio oscuro ni que me des nada a cambio. Cógela, léela y luego no olvides lo que pone, ¿vale?

( Mi Yo Ayer demuestra su poca personalidad habitual al dejarse abrir uno de los libros para meter el sobre entre las páginas, contemplando la escena con la boca abierta. Después me agacho un poco para mirarle a esos ojos que son mis ojos y sin saber bien qué hacer le aprieto suavemente el hombro y digo)

Yo Hoy: Cuídate mucho.

( Voy a dedicar una sonrisa a mi Yo Pasado pero de repente estoy otra vez en mi "ahora" con el Doctor No en calzoncillos de cuero y con un bote de lubricante en una mano )
Doctor No: ¡Maldisión, has vueltoooooo!

Esta era la carta:

Querido Yo:

Cuando te escribo esta carta ya han pasado por ti - y también por mi, claro- unos cuantos años. 
Y aunque lo suyo es decir que no hay que arrepentirse de nada y a día de hoy no llevo una mala vida con el resultado de mi actitud y mis decisiones, me gustaría elegir una mejor vida para ti. 
Por eso voy a dejarte estos consejos a pesar de que, sabiendo que ya eres como soy ahora, vas a leerlos con atención, a darles unas cuantas vueltas y a seguir con las cosas dejando que sean tal como nos va a tocar vivirlas...
Lo primero: créete que eres especial. No ni más ni menos que nadie, solo especial. Cree en tus capacidades, cree que tienes talento, un talento, el que sea, y no te dejes convencer por nadie ( ni siquiera por tu peor enemigo, que no es ni más ni menos que tu mismo ) de que no puedes hacer lo que tienes soñado. Y cuando desees y sueñes, ¡pártete los cuernos detrás de ese sueño, joder!, no abandones al primer intento porque en la vida casi nunca se nos brinda la posibilidad de algo la primera vez que la buscamos. A veces perseverar te va a pedir VALOR y por favor, ATREVETE. 
Atrévete a acertar y también a equivocarte, pero HAZLO.
Segundo: cuida tu salud. Cuida tu cuerpo. No te dejes acojonar por todos esos pseudo-machos alfa de la clase de gimnasia y termines pensando que estar en chandal no es lo tuyo. Crea hábitos saludables...luego lo vamos a intentar y no nos va a salir del todo bien porque hay cosas que es mejor empezar cuanto antes y esto es una de ellas.
Sobre el amor...ahora no piensas mucho en eso, y bueno, no te voy a anticipar nada pero con el tiempo te vas a sorprender. Quizás aquí debería decirte que no esperes tanto, que tambíen aquí te atrevas, que pruebes, que experimentes y luego que decidas en consecuencia...
...pero siempre, en el amor y en todo lo demás, por favor, no te duermas. No te encierres en ti mismo ni te des esos larguísimos tiempos que te das porque cada vez que saques la cabeza de tu burbuja vas a darte cuenta de que ahí fuera la vida ha seguido corriendo y nunca se detiene. 
Cuando pienso en ti mirando al pasado siempre siento que no valoraste el tiempo en su medida, y no quiero que cuando llegues al punto en que te encuentres conmigo tengas el mismo sentimiento de horas, días, meses y años perdidos que volaron de tus manos.
El día de hacer lo que tienes en la mente es hoy, no mañana.
...una carta se me queda corta, sí, pero espero que baste y deseo de todo corazón que llegues a ser ese hombre con el que a veces yo he soñado y tu también, el hombre que siempre hemos querido ser.

Feliz vida


6 comentarios:

  1. Qué bonita carta. Estamos hecho de nuestro pasado y somos nuestro futuro con nuestras acciones.

    Yo soy de los que piensa que los errores nunca son tales si has obrado con coherencia contigo mismo.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Tu es que tienes una mentalidad muy positiva, jeje. Meter la pata se mete ( o por lo menos yo la meto con frecuencia ), otra cosa es la valoración que haga uno de esas equivocaciones...
    ...pero sí, soy así es por lo que llevo a mi espalda, mi pasado me ha hecho así, y si mi lelo yo-pasado cambia con mi carta y hace las cosas mejor, igual resulta que no soy tan guay como soy ahora, jajaja...¿O quizás pudiera resultar muchísimo más guay?...¡glup!

    ResponderEliminar
  3. Consejos realmente grandes y certeros por los que el tiempo no pasa ya que son los mismos que el legado de la sabiduría milenaria nos ha ido dejando en el camino. Muy bien podrían llegar ahora a nuestras vidas venidos del veterano abuelo octogenario que contempla desde un banco del jardín el caminar acelerado de aquellos que si miran atrás ya tienen mucho escrito y que si miran adelante aún conservan la ilusión de sus mejores capítulos por escribir.

    Feliz vida, amigo...


    ResponderEliminar
  4. ¿Y si pruebas a imaginar la carta que te escribiría a tu tú de hoy tu tú de dentro de treinta años?

    (con tanto tu tú, esto parece un ballet)

    Ahora estoy intentando hacer precisamente eso. Oí un TED con un tipo que había hecho una aplicación para envejecer tu foto actual, de manera que te hagas una idea de cómo llegarás, en este caso a los setenta, según los hábitos que mantengas. A ver si encuentro la página. Duro de coj..., pero quizás me sirva para motivarme, por ejemplo, a hacer más ejercicio.

    Si tu tú de ayer se hubiera podido ver con los ojos de mi yo de ayer... entonces la carta habría tenido que ser para bajarle los humos porque eras un crío genial.

    ResponderEliminar
  5. Brokemac: es verdad que son consejos bastante universales que podrían valerle a cualquiera, en este caso creo que he hecho trampa y no le he querido comunicar a mi yo de ayer como va a ser la cosa para que el pobrecillo no se coja una depre.
    Y por no reconocer en voz alta también mis fracasos personales, que alguno sí que tengo también...
    Un beso y muy feliz vida a ti también, amiga mia.

    ResponderEliminar
  6. Ronro: Hacer el ejercicio de ponerme en la piel de yo mismo dentro de treinta años me causa pánico, me da muchísimo yu-yu porque no puedo imaginar que nada va ya a mejor salvo que en un ejercicio hiperfantástico me coloque directamente en el Planeta Chulazo rodeado de chulazianos y con la fórmula de la eterna juventud descubierta y enjaretada en vena, claro, no para ser yo allí el abuelete mamporrero de toda la cuadrilla.
    ...y sí, supongo que si tu tú ayer le hubiese contado a mi yo ayer lo majo que era se le hubiera subido la autoestima, pero es que tu siempre me has mirado con un amor que tira pa'l amor de madre, jajaja.
    Un beso gordo, maña.

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...