domingo, septiembre 01, 2013

DE JULIE LONDON, EL AMOR, LA VIDA Y LA MUERTE

                                   

Voy a rematar mi fin de semana blog-cañero con este post de Julie London como excusa, ya que me lo auto-prometí tras aquel reciente singingsongs de los "days of wine and roses"...
Julie pertenece a ese tipo de cosas que si he llegado a conocer ha sido gracias a la posibilidad de escuchar y compartir música que ofrecen los interneses. Esto debería refrescar el debate de hasta qué punto es bueno o no la facilidad que este medio -la web- da para escuchar y conocer lo que hacen determinados artistas que sea por el paso del tiempo o la limitada comercialidad de sus propuestas, serían imposibles de encontrar en una pequeña ciudad de provincias como la mía....
...sin embargo ahí está, la puerta sigue abierta y gracias a eso puedo contarte un poco de esta artistaza:
Julie nació en 1926 en California, y al estar por si misma de buen ver y tener medidas imponentes no la costó debutar muy pronto  ( 1944 ) en el mundo del cine con una versión femenina del mismísimo clásico  Tarzán titulada -no reirse- "Nabonga". El cartel era espectacular:


...y así de bien lucía mi Julie de heroína, con escasos 18 añitos y un mono un poco toca-güevetes:



¿Querías precocidad? me río yo de Britney Spears, hala.
Este fascinante y prometedor comienzo en el mundo del celuloide no fue lo más destacado de su carrera, porque aparte de esos pinitos que durante toda su vida hizo para la gran pantalla, seguramente lo que más ha quedado de Julie para la posteridad es su voz. Bueno, su voz y ese rollo de pin-up con el que dejó para la historia no solo muchísima música sino portadas de discos tan terriblemente buenas como estas, que causaban en el pueblo llano tanta conmocíon o más que sus dotes vocales:



                                   


                                  

                                                                                                                                                                                                                                                  


                                

                                 

...que me dices de esta con un inquietante parecido a nuestra spanish Sarita Montiel en sus años mozos, y si no te lo crees mira y compara:



Quien me iba a decir a mi que terminaría poniendo fotos de Sara Montiel en el blog, ayyyy... 
...en fin, Julie llegó mucho más lejos con su carrera musical que con la cinematográfica, prueba de ello es que hasta los mismísimos orientales ( que tan buen gusto tienen para escoger lo bueno que Occidente les aporta ) la hicieron un hueco en su mercado:

                                 

...durante toda esa exitosa carrera musical continuó con sus pequeños pinitos en el mundo del cine y hasta en la tele anduvo metida haciendo de enfermera en una serie titulada "Emergency" co-protagonizada con su segundo y definitivo marido, Bobby Troup. Aquí la tienes madurita y en rollo enfermera televisiva total:

                                           

...y aquí está con su chorbete = esposo, que mira la cara de simplote que tenía el hombre a pesar de estar casado con una diva del jazz...

                                              

Con este señorito formó una hermosa familia con chuchines y todo:

                                   

Después, como pasa casi siempre en la vida real, las cosas buenas terminan y los finales habitualmente resultan dolorosos: el marido de Julie falleció en 1999 y nuestra protagonista de hoy, que ya estaba enferma sufriendo las consecuencias de una apoplejía, dejó el mundo al año siguiente, con 74 años.

                                             


...aaaahhh, la verdad es que según he ido buscando los datos autobiográficos me ha dado muchísima pena cuando he llegado al final. 

Si lo piensas bien es un asco todo, porque da igual lo mucho que brilles en tu vida, el hermoso legado que dejes a tu espalda y los vinculos de amor que crees y forjes en el mundo: cuando llega la fatídica hora todo eso queda en tierra y abandonas el tablero de juego tan solo y tan desnudo como el día que aterrizaste en el mismo. Supongo que al menos en el caso de Julie pasarán décadas y su voz continuará oyéndose en algún sitio, que viene a ser una forma de seguir viva en la memoria colectiva para siempre, ¿verdad? A los demás nos queda asumir la triste papeleta de que quizás nuestros hermanos y nuestros hijos nos recuerden, pero cuando pase una generación pasaremos a ser alguien que de vez en cuando surgirá en una conversación, y si dejas pasar una más, y otra, y otra, lo único que quedará de ti sobre este mundo que tanto valoras es un nombre y un par de apellidos en un árbol genealógico...
...¿qué hay que concluir a propósito de eso? ¿que hay que limitarse a dejar correr la vida sobre ti porque es nada más cuestión de tiempo que tanto lo bueno como lo malo terminen y termines reintegrándote como carbono, nitrógeno, oxígeno e hidrógeno al ciclo de los elementos?...

...pues no, porque entonces ¡vaya porquería de mundo sería este!

La moraleja es que hay que VIVIR, intensamente, amando, disfrutando, ¡sufriendo también! pero siempre aprovechando cada minuto y cada segundo de ese brevísimo chispazo de luz que es tu propia vida dentro de la eternidad.

Seguramente Julie no querría que un post dedicado a ella terminase de esta manera, es imprescindible hacerlo con música y ahí va una selección de tres hermosas canciones. La primera, interpretada por Julie en directo, fue uno de sus mayores éxitos en su momento y ella, cantando casi-casi a pelo, te va a encantar:


...tratando de conseguir actuaciones de Julie en directo, he dado con este "Bye, bye.blackbird" en el que de nuevo ella demuestra que puede ponerte los pelillos de punta con la única ayuda de sus cuerdas vocales:


... tratar de hacer un post-homenaje a Julie London con solo tres canciones es una barbaridad porque ella tiene un montón de trabajo musical en el que se atrevió con muchos géneros diferentes, pero como trato de no agotar la paciencia de mis eventuales lectores me voy a limitar a eso, a tres. Y nuevamente y buscando verla a ella "in person" demostrando su arte y su clase, he encontrado este tercer video en el que interpreta uno de sus clásicos, el "Fly me to the moon" ( que no, no solamente lo cantó Frank Sinatra, chicos ). Ya en su momento puse esta canción en una versión distinta, aquí Julie ya aparece más madurita pero lo hace muy requetebien ( tengo un estilazo como crítico musical y demuestro un understanding que no me lo creo ni yo, jaja... )



Con Julie London damos pistoletazo de salida a nuestra vida de todos los días: mañana terminan las vacaciones de un montón de gente, un montón de gente que se reincorporan a las vidas que sufren/disfrutan el resto del año y, ¡qué deciros!: 
Que solo jode un par de días, luego te vas a encontrar como que ni te acuerdas de haber estado haciendo nada en ningún sitio, ya lo verás. 

Así que feliz lunes, buen retorno...¡y cuidado con la carretera!


We love you, Julie.

6 comentarios:

  1. Qué bien que hablas sobre el sentido de la vida y qué grandes verdades...

    Un abrazo energético para comenzar septiembre! :)

    ResponderEliminar
  2. No conocía a Julie London, siempre se aprende algo nuevo en esta vida.

    La vida es eso, ensayo-error, y aprender cada día de las pequeñas cosas, sean buenas o malas. Al final es lo que tu dices, uno se va, y los más cercanos lo recuerdan, pero cuanto más se aleja en el tiempo, el recuerdo disminuye y sólo queda el nombre o la figura.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Fue increible escuchar a Julie London. La escuché por primera vez el 2012 cuando compré por curiosidad el disco de vinilo The Best of JL donde aparece en ese vestido largo. Realmente supero mis expectativas. Gracias por dedicar unas palabras a esa gran voz.

    ResponderEliminar
  4. Brokemac:
    Mírala que contenta está de que acabe el verano...ya sé que allí el calor dura más y es más difícil de aguantar, pero a mi según va llegando el otoño me va entrando como bajona, ya lo sabes tu también...así que agradezco el abrazo energético, ¡me va a venir de maravilla!
    Otro abrazo para ti, guapa.

    ResponderEliminar
  5. Davichini:
    Pues si los desvaríos sirven para que alguien más conozco a Julie, me doy por satisfecho...
    ...y sobre la vida pues como ya dije creo que al final a lo que hay que limitarse es a disfrutarla a tope sin comerse demasiado la cabeza, ¿verdad?
    Un saludo y feliz Septiembre a ti también, majete.

    ResponderEliminar
  6. Douglas:
    Ah, yo también tengo ese disco y es una muy buena manera de acercarse y conocer la voz de esta mujer. Quizás no sea tan conocida como otras grandes voces del siglo pasado, pero creo que con su personalidad y el timbre ese suyo tan característico ha conseguido hacerse un huequito ella también ahí entre el resto de las inmortales, jeje.
    Un saludo y gracias a ti por tus palabras.

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...