domingo, septiembre 29, 2013

7 NOCHES DE ( des ) AMOR: NOCHE 4 - NO DEBERÍA DE QUERERTE Y SIN EMBARGO TE QUIERO



Una noche más.
Tras todo un día de darle vueltas al coco y comerme los huevos conteniéndome las ganas de llamar al R. para poner con ello mi autoestima al nivel de los lamelibranquios, por fin decido salir a ventilarme y quedo con mi amiga Susa, la gran-amiga-gay-que-todo-idem-suele-tener y que siempre me apoya incondicionalmente aunque debe estar hasta los ovarios de oirme hablar de bollazos infartantes y traseros peludos. 
Susa parece salida como rebotada de un casting para miembro de los "mamas-and-the-papas", asi gordota y super jipi, pero tiene un conocimiento y understandingg que te cagas. Cuando percibe mi desperation no me cuesta convencerla para quedar al caer la tarde en un bareto de barrio de esos llenos, de viejetes viendo el futbol y jugando a las cartas porque ella siempre quiere mucho "contacto con el pueblo" tal cual si fuese una diplomática extranjera y no una pescadera del Mercachona, ya ves.
Nos pedimos dos claretes y me hace contarle todo lo sucedido las últimas noches con pelos y señales. Mientras pica de un plato de aceitunas y dice "sí" y "no" con la cabeza intercalando motivantes "perovayahijoputa". Cuando termino pide otro clarete, se saca algo de entre los dientes y me suelta:
"El problema lo tienes tú, que eres mu sentío y mu apasionao. Hijo, ¿no sabes echar un polvo sin comerte la cabeza?"
No me esperaba esto, claro, solo cosas como " tu eres-guay" y "saldremos-adelante-cielo-ya-verás", así que me quedo con cara de conejo hipnotizado ante serpiente cascabel y no digo nada. La Susa me contempla también otro rato pensativa y luego añade:
"Yo pensé que todos los gayses eran igual, así paraos y llorones como tú, ya me entiendes, y ya sabes que lo digo con todo mi cariño corazón, pero ahora tengo otro en Mercachona reponiendo los yogures que es una zorra de cuidao y según me dice él el problema le tienes tu, cariño." me contempla otro rato esperando una reacción como si fuese a salirme un tercer miembro por la oreja y al fin exclama "¡tienes que follar con alegría, chato! Olvida esa educación judeocatólica que te tiene mártir y cepíllate al personal sin hacer planes de matrimonio. ¿entiendes?"
Yo, que me tengo por muy liberal, me siento un poco indignado y de momento sigo sin decirle nada, así que se pone burra, pide más clarete e insiste.
"Venga, saca el movil. Seguro que tienes una de esas aplicaciones guarras para contactar con tíos que usais todos los mariquitas cuando andais desesperaos"
"Pues no" digo -enrojeciendo hasta las orejas porque es falso- "yo no necesito eso"
...pero claro, termina por hacerme confesar y tengo que sacar el movil y abrir lo de "Buscopenes.com" que es lo más de lo más ultimamente en estas guarrerias.
"¡Vamos, vamos!" dice la Susa excitada por el clarete como si fuésemos a hacer un menass-a-truas "a ver que tios tenemos aqui cerca"
Entre cuatro jubiletas ( que siempre están al loro de las tecnologías, oye ), dos osos que buscan similiar para reunión "bondage" y una becaria despistada que pide un chico para quedar e ir al cine, descubro a solo 500 metros a "Huevo Lampiño". Para no quedar de pavisoso le mando un flechazo consiguiendo un gran jolgorio por parte de la Susa.
Huevo Lampiño responde rapidito.
"Edad"
"Quítate diez o quince" aconseja Susa como si no lo hiciese yo ya siempre "luego con el calentón ni se va a acordar"
Tecleo una falsedad que me hace sonrojar y Huevo Lampiño contesta rápido cual serpiente.
"q buskas"
La Susa me da un manotazo al dedo cuando solo llevo tecleado un simple "busco tio sincero y legal con el que probar esta noche con posibilidad después de iniciar una relación", me lo borra y sisea
"cojones. ¿somos nenas o qué? vamos a echar un polvo, ¿no? Pídele una foto y después decidimos"
Suspiro y mando  un "Komo eres", utilizando la pertinente "k" para estos casos.
Sorpresa, Huevo Lampiño no tiene problemas de visibilidad porque al momento me manda una imagen.
Me quedó helao. 
¡Es R.!....vale que es una ciudad pequeña pero esto es demasiao. Sale con la cara un poco en penumbras y poniendo el paquete en primer plano, pero le conozco de sobra, así que sin esperar a la opinión de Susa tecleo con rapidez:
"¡Eres tu!...¿me perdonas lo del baño de anoche?"
Huevo Lampiño y Susa tardan unos instantes en reaccionar y los dos contestan lo mismo, solo que la Susa verbalmente y el otro por escrito:
"¡No me jodas!"
Tengo mi largo momento de ladrar y gañir como chucho emocionado porque si esto no es predestinación, que venga Dios y lo vea, después fuera totalmente de mi mismo me lanzo a teclear y logro enviarle ante la indignación de la Susa
"hazmetuyotuyotuyo"
"Eso.Ve, rebájate y hazle saber el tío cutre y desesperao que eres ahora mismo" contesta Susa en su lugar vaciando el vaso de un trado muy indignada "No quiero saber nada, haz lo que te pida el cuerpo y mañana ya estaré aquí como siempre para recoger los restos del desastre."
"No te vayas, Susa, es que no me entiendes..."
"Vaya si te entiendo, chato. Pero tengo ahí un señor gordito que me lleva un rato haciendo ojitos y voy a ver si le saco una ración de escabechaos, así que tu humíllate libremente y mañana me lo cuentas, ¿ok?"
...R. ha enviado un lacónico "paseo fluvial" que es la zona de  rollo gay local más cutre, y para allá voy preguntándome qué le habrá hecho sentirse tan desesperado como para ir allí...¿será mi rechazo de anoche? ¿voy a ser el culpable de su definitivo descenso a los infiernos homosexuales locales?
En el Paseo Fluvial no hay más que jardines mal iluminados y peor cuidados, setos de boj un poco desmadrados que pueden proporcionarte cobertura suficiente para según qué cosas, en resumen, el fast-food sexual que toda ciudad que se precie tiene en algún coqueto rinconcito.
Vagabundeo un rato en la penumbra, no hay casi nadie por lo cual  no me cuesta reconocer a R.apoyado en un árbol con la luz de la luna iluminándole el rostro y los ojos cerrados. 
Arrodillado ante él hay un tío calvo que al parecer le está proporcionando la mamada de su vida...
Cuando R. abre un momento los ojos me ve, sonríe como embriagado en pleno extasis sexual y hace un gesto para que me acerque.
Yo, a pesar de que me acuerdo de lo de la educación judeocatólica que me contó antes la Susa y todo lo demás, solo alcanzo a decir "¡mecagüenlaputa!" y me vuelvo a casa echando juramentos y prometiendo que será la última vez que esta jodida piedra me hará tropezar...

...otra sesión de "Cinco Contra El Calvo".
¿Será cierto que es un hábito pernicioso?...

1 comentario:

  1. ay pobre, ya van cuatro! esto es un suplicio; y sin nada que llevarse a la boca ;)))

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...