viernes, septiembre 27, 2013

7 NOCHES DE ( des ) AMOR: NOCHE 2 - ¿AMIGOS Y TAL, O TAMBIÉN FOLLAMOS?



R. me ha citado en un "territorio neutral" que no es ni más ni menos que un bar modernillo lleno de niñatas universitarias donde yo, a pesar de mis vaqueros desgastados de Yak-An-Yons y mi elegante camiseta de Dolche-Yajana causo el mismo efecto que una hamburguesa de pollo en un club de gallinas sofisticadas.
A pesar de todo entro, porque esta noche pasada medité mucho, saqué una lección de lo sucedido ayer y voy a tratar de no ser tan obvio, que es lo que me pierde casi siempre. Hoy voy a hacer como que en realidad "no quiero", y que sea él quien suplique y patalee...
...así que entro, sin acobardarme por el entorno hostil, las miraditas de chufla ni los ji-jis ni los clo-clos, sintiéndome bien y a gusto conmigo mismo. Influye en parte el perfume de hoy, me he decantado por una fragancia "fresca y sugestiva con un toque picante" que me coló mi distribuidora de Avon. A mi me recuerda un poco el aroma del poulet-aux-fines-herbes que preparaba mi madre, pero de algún modo peculiar me hace sentir a la vez tremendamente energético...
R. está sentado a la barra con la misma ropa de ayer y la nariz metida en el móvil como todo especimen humano con salario suficiente para costearse una tarifa de esas de datos. Solo la levanta la vista al llegar yo a su lado para olfatear el aire, luego hace un gesto de "espera-espera-ahora-estoy-contigo-que-me-estoy-mondando-con-el-guasap" y yo me acomodo en una tabureta a su lado como si no me importase.
"Que va a ser, señorrrr" dice entretanto una camarera rubita disfrazada de chica sixties y evidentemente disgustada con la vida.
"Una birra, bollito" contesto enseñando dientes y esto debe ser una respuesta impactante porque parece sufrir un ataque no sé si de tos o de risa floja antes de contestar
"Perdone señorrr pero esto es el Yuis-an-Brekfas, es decir, solo hay zumos y desayunos"
"Pero si son las nueve de la noche"
"Entonces tendrá que ser un yuis, porque la kichen está closed"
"Pues no tomaré nada, ¿qué te parece?"
R. por fin despega el morro del aparatito y con una sonrisa resplandeciente desvanece cualquier mal rollo que hubiese por ahí. Me mira la cara, me mira el paquete,  ( "cáscaras" dice mi yo más casquivano "quizás sea de esos que les gusta hacerlo en sitios públicos y me va a pedir que le haga una mamada en el WC del bar de las niñatas" ) y por fin, demostrando ser más eficaz que un lingotazo de bromuro,me suelta:
"Hueles raro".
"Es un perfume nuevo, una herbal-experiences, ya me entiendes" respondo reponiéndome con rapidez y tratando de salir airoso -tras tomar nota por supuesto de lo que le voy a cantar a la de Avon- añado "pero bueno, no hemos quedado para hablar de eso, ¿verdad?"
Ajá, no se esperaba ese rápido revés.  Se queda un poco cortado, descuelga ese labio suyo que me vuelve loco y vuelve a meter la nariz en el móvil. Después rie, menea la cabeza, dice "ay que tío" y luego me mira de nuevo como si yo fuese un asunto fatigoso que atender entre inmersión e inmersión en el fascinante mundo de su teléfono móvil.
"Perdona" dice el hijoputa "¿que me acababas de decir?"
Si no fuese porque tengo entre mis prioridades vitales resolver determinadas cuestiones en varios de los orificios de ese cuerpo, ya había recogido y me había largado. En su lugar saco mi movil, me meto en "eltiempo.es" y rio como un tío de mundo yo también diciendo "diablo de hombre" mientras consulto los centímetros de nieve previstos para el próximo fin-de en la cordillera penibética.
Esto podría seguir así indefinidamente, por fortuna él toma la iniciativa y poniendo el cacharrito boca abajo sobre la barra, me dice:
"Bueno...ayer me comporté como un crío, ¿verdad?"
Miro a la derecha, miro a la izquierda y opto por cerrar la boca para no meter la pata. 
"Este conejo está metiendo ya el pescuezo en el lazo"  pienso seguro de mi mismo y me mantengo ahí, sin decir ninguna cerdada ni ponerme en evidencia como prometí antes de venir.
"...la verdad, me pones mogollón, tío" dice con un encantador rubor en las mejillas consiguiendo acelerar mis turbinas y que mis buenos propósitos empiecen a tambalearse "...ayer iba a tu casa supercaliente pero allí me asusté y no supe reaccionar. Ya te dije que tengo poca experiencia, ¿verdad?"
"Bueno, si quieres te la puedo chupar en los servicios y luego vemos qué tal se te queda el cuerpo" suelta mi demonio concupiscente con el tono informal de quien pide un te con una nube de leche. 
Eso, claro, no consigue el efecto que yo esperaba. R. vuelve a enredar un rato con el aparatito de los cojones soltando de cuando en cuando un "oh" y un "ah", como si yo acabase de soltar el parte del tiempo. Por fin -más sofocado de lo que seguro desearía-, vuelve a poner el cacharro boca abajo y pregunta:
"No quisiera ser tan obvio como tu pero esto es necesario...¿tu eres activo o pasivo?"
La pregunta.
Mi respuesta es que soy lo que haga falta para cepillarme a lo que tengo en mente, pero eso no es lo que él desea oir, por lo cual suelto el socorrido:
"...glup...¿versatil?"
"¿glup-versatil?" repite él enfadado "¿me lo dices o me lo preguntas?"
"Hombre, es que no sé...¿tú qué eres?"
R. francamente enfadado se pone en pie, se mete el móvil en el bolsillo y parece que se va a marchar.
...pero de repente se da la vuelta, introduce las caderas entre mis muslos abiertos colocando su paquete a una distancia del mío que entra directamente en el campo del elevado riesgo de contaminación biológica, acerca su boca a mi oreja hasta rozar mi mejilla con su mandíbula mal afeitada y susurra
"Vete a casa, date una ducha para quitarte de encima ese olor a pollo al ajillo y mañana hablamos...me vuelves loco, ¿ya lo sabes?"
...luego, escudado con su propio cuerpo, aprovecha para darme un suave apretón en lo que viene a ser mi asunto testicular que me deja sin aliento antes de irse...

...cuando corro a los servicios puedo oir a la rubita sixties de la barra gritar para que todo el mundo la oiga
"AH, QUE BONITO, Y AHORA A HACERSE UNA PAJA Y ENCIMA SIN CONSUMICIÓN, ¿NO? PUES A VER SI SOMOS UN POCO CURIOSITOS, QUE LUEGO LA QUE FRIEGA ES UNA SERVIDORA"
...las risitas sofocadas de las universitarias que me acompañan al WC no evitan que allí mismo, frente a un lavabo con un dispensador lleno de un jabón con el sugerente nombre de "Strawberry Dreams" culmine conmigo mismo la cita, no sé si de manera gloriosa pero desde luego sí muy relajante...

...ah, y que no se me olvide: voy a matar a la de Avon...

La fotografía, tomada prestada sin ningún ánimo de lucro, es de un espléndido artista visual llamado Martin Toyé cuya obra al completo se encuentra justo aquí:

http://www.martintoye.com/

2 comentarios:

  1. Chico, qué bien describes esa falta tremenda de educación elemental actual por parte de muchos, cada vez más, cuando quieres o necesitas hablar con alguien y ese alguien está con la nariz hincada en la puta pantalla del móvil. Muy bueno!
    A ver qué pasa con la tercera...

    ResponderEliminar
  2. Caray, qué historias, a mí no me pasa nada de eso, jajajaj.

    Besos!!

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...