jueves, julio 25, 2013

VIAJE AL PLANETA CHULAZO ( VIII )



( La Kylie III ha sido rapidamente captada por un haz gravitatorio enviado desde la superficie del planeta y conducida a lo que desde fuera parece el embarcadero de una isla del Pacífico: un océano azul intenso, una interminable playa arenosa llena de palmeras y como unico elemento discordante, una gran plataforma metálica sobre la que la lanzadera desciende con la suavidad de una pluma.)
Ken: ( alucinado ) ¿que coño es esto? ¿un episodio de Hawaii 5-0?
Pen: Sé tan poco como usted, así que cállese y mantenga la compostura.
(Al abrirse la plataforma de desembarco la doctora Sweetbunny y el suboficial Oil-Leak acceden impecablemente uniformados al área de desembarco. Llevan casco, los monos azules con el eslogan en la espalda de "People Of Peace" y un dibujito del planeta Tierra debajo, nadie diría que acarrean encima una resaca de espanto. Afuera esperan tres tíos impresionantes ataviados con un sencillo equipamiento consistente en  botas militares, unos apretados boxers blancos y unas gafas de sol. El maromo hombre que ocupa la posición central muestra una deslumbrante sonrisa blanca y tiende una mano hacia la pareja de terráqueos )
- Bienvenidos a Planeta Chulazo. Yo soy el teniente BigTail y estoy encargado de conducirles al área de recepción de los visitantes...pueden quitarse las escafandras, según lo que hemos podido extraer de la base de datos de su lanzadera la atmósfera de Planeta Chulazo es 100% idéntica a la Tierra...
Penny: ( siseando entre dientes ) ¿Ha oido?...¡se han metido en la base de datos de la lanzadera!
Ken: ( que está estrechando la mano del capitán BigTail con la mirada absorta en la potente entrepierna del interfecto )...hemos dicho que íbamos a mantener la compostura, ¿verdad doctora?...entonces enseñe los dientes pero no como si pensase morderle nada a nadie,¿entiende?...(ahora mirando directamente al bronceado rostro del teniente y un poco abismado en los ojitos azules que se gasta el condenao ) Gracias por su hospitalidad teniente, estamos encantados...
BigTail: ( guiñando un0 de los ojitos )...esto no es nada. Espere a que le invite a una copa y estemos en un sitio más tranquilo, entonces va a saber lo que es ser de verdad hospitalario ¡hahahaha! Pero por favor, ahora síganme, ahí mismo está nuestro vehículo...
 ( Los otros dos potros caballeros ríen también la broma, la doctora Sweetbunny en cambio desorbita la mirada y le susurra al Oil-Leak )
P.:...lamento tener que hacer una vez más el papel de rubia estrecha y arruinafiestas pero suboficial, honestamente: ¿cree que lo más normal para recibir a unos visitantes de otro planeta es decir lo de la copa y el sitio tranquilo? ¡Practicamente le estaba invitando a fornicar con él!
Ken:  (chasqueando la lengua) ..."fornicar", qué verbo más feo. Tranquilícese, doctora: estamos en un lugar extraño, no sabemos nada de sus códigos de conducta ni sus convenciones sociales, no podemos aplicarles las mismas normas que a nosotros nos valen en la Tierra, ¿tan difícil es de entender?
Pen: ( en el mismo tono susurrante ) Lo que debe entender usted es que como permita que ese o cualquier otro de esos alienígenas le meta algo en algún orificio de su cuerpo, aunque sea un dedito, va a hacer el viaje de vuelta a la Tierra en compañía del capitán dentro de la cámara de aislamiento.
( El suboficial Oil-Leak, absorto en el movimiento de las firmes nalgas del teniente delante suyo, apenas es capaz de articular uno de sus acostumbrados "glup". Entretanto el cómite de recepción les ha conducido a una especie de limusina sin ruedas que parece flotar en un colchón de aire. )
Teniente BigTail: Tengo entendido que eran tres, ¿no es así? ¿donde han dejado a nuestro tercer invitado?
Penny: ( desenvuelta ) Oh, el capitán DeepHole padece una de esas molestas diarreas del viajero, nos ha parecido mejor dejarle dentro de la lanzadera mientras nosotros nos encargamos de las negociaciones...
Teniente BigTail: ( levantando la palma de una mano como si lo que fuera a decir estuviera fuera de toda duda ) Ah, no, eso sí que no. Disponemos de equipamiento médico altamente cualificado para proporcionarle la atención sanitaria oportuna, ¿porqué dejarle ahí abandonado a su suerte?...suena poco caritativo, ¿no cree?
Ken: ( ay Dios )
Penny:...aah...oooh...¡sí, claro! ( enseñando dientes ) Solo nos había parecido más oportuno que  no anduviese por ahí con los intestinos revueltos, ya me entiende...pero no se preocupe, yo misma iré a por él...
BigTail: Oh, por favor, no debe molestarse, cualquiera de mis ayudantes puede ir en su busca y...
Penny: Insisto. No es molestia, y además, ( aparentando hablar en confianza )...bueno, no es cuestión de sorprender al capitán en una situación poco apropiada, siendo como somos embajadores de la Tierra nos gustaría dar una imagen impecable a nuestros anfitriones, ¿entiende?
BigTail: ( en tono pícaro y meneando el dedo índice )...huuuuum, cuanto misterio...no tendrá usted ahí montado un laboratorio de investigaciones supersecretas, ¿eh?
Pen: ( riendo coqueta y correteando de vuelta al interior de la Kylie III ) ¡Será un minuto, de verdad!...
( La doctora Sweetbunny deja el muelle con los tres embajadores de bienvenida rodeando con ojos concupiscentes al suboficial Ken mientras el teniente BigTail le palmea la nalga izquierda y dice "chicos, ¿habeis visto qué culito?"... En cuanto deja de ser visible desde el exterior  Penny corre al área de aislamiento y abriendo la puerta grita: )
Penny: ¡TIENE CINCO MINUTOS! ¡DOS PARA UNA DUCHA Y TRES PARA PONERSE UN CALZONCILLO LIMPIO!
Capitán DeepHole: ( rascándose una nalga con despreocupación y sin molestarse en levantar la nariz de su revista porno ) Vaya, ahora metiendo prisa. A nadie le ha importado hasta ahora que me pudra aquí  dos semanas en la porquería y de repente ahora tengo que salir y presentarme en estado de revista...aah, claro, lo he entendido, los alienígenas desean tratar exclusivamente con el comandante de la astronave y por eso se ha visto obligada a tragarse su orgullo y venir aquí suplicando mi colaboración...es eso, ¿verdad Penny?
Penny:  ( logrando casi literalmente echar rayos por los ojos y espuma por la boca )...si no hace lo que le digo volveré a cerrar y pulsaré el botón de autodestrucción,luego me largaré y podremos olvidarnos de una vez por todas de si usted va o viene, ¿qué le parece?
( Algo en la mirada de la doctora Sweetbunny hace saber al capitán que la chica habla en serio, por lo cual se limita a cruzar las manos frente a sus calzoncillos sucios y murmurar: )
D.H.: Con diez minutos prometo además salir afeitado y con aliento mentolado...
P.: Muy bien. Diez minutos a partir de ¡YA!
( sin esperar a comprobar si el capitán cumple su promesa o no, la doctora echa a correr de nuevo, esta vez hacia el área científica, murmurando para sí misma en tono angustiado )
Pen: ...qué hago, qué hago...
( Cuando llega frente a la cristalera desde la que se divida el interior del área científica, el espectáculo supera sus peores expectativas: la zona está practicamente abarrotada de Dulcislepus, y el conjunto de los arácnidos parece emitir una suave vibración que se siente incluso desde el pasillo donde ella se encuentra. )
Penny:...joder...lo siento, pequeñitas, pero voy a solicitar a la computadora de Kylie III la clausura y aislamiento de esta zona, para que si los hormonados esos de ahí fuera meten la nariz solo encuentren un espacio cerrado a 60º bajo cero...esto no tendría que haber salido así, ¡lo siento tanto! ( con sinceras lágrimas en los ojos abre una pequeña compuerta de la que brota un panel de mando y empieza a teclear las órdenes pertinentes. Cuando una niebla helada invade el área científica a la vez que unas cortinas de acero cubren lentamente los cristales completando el precintado de la zona, Penny Sweetbunny siente que son sus sueños de gloria los que perecen ahí dentro cubiertos de hielo para nunca jamás volver a ver la luz del sol...)


(Al volverse precipitadamente para regresar corriendo a por el capitán DeepHole, no se percata del pequeño río de arañitas rosadas que, brotando de una rejilla de climatización, empieza a cubrir el techo a toda velocidad...)

1 comentario:

  1. Ay Pen, Pen, pero qué mal beber tienes y con lo profesional que parecías. Estás descontrolada nena!

    En fin, tan plácido recibimiento hace presagiar catástrofes ya veremos de qué índole.

    Me gustan mucho, ya te lo dije, los nombres que estás eligiendo en esta historia.

    Más... que tengo gula!

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...