martes, febrero 19, 2013

I WAS AN EARTHLING WEREWOLF IN THE OUTER SPACE ( XIII )



Area de suministros.
La doctora Jujú permanece encañonada por la lugarteniente Dita mientras Deveraux, aún suspendido a unos centímetros del suelo agarrado de la garganta por la zarpa de la doctora, observa la escena sin poder decir ni pío.
- No te lo voy a repetir dos veces, zorra. Déjale en el suelo y date la vuelta despacito o te reduzco la sesera a mantequilla de cacahuete.
Jujú aprieta las mandíbulas con un gesto de ira contenida pero poco a poco vuelve a dejar a Deveraux con los pies sobre el suelo.
- No tenéis ninguna posibilidad, Dita -dice en tono sereno Jujú aún con unos feos dedos lobunos sobre el cuello del hombre- Y nosotros tampoco si no actuamos juntos. Los cerdos licántropos carecen del menor ápice de humanidad y de cordura. Si no colaboramos aquí arriba, van a hacernos morcillas.
El nuevo "clic" de un arma a punto de ser disparada resuena en el silencio de la estancia, y a continuación Dita siente algo frío y metálico apoyado en la base de su nuca.
- Tengo una sorpresa para ti, la "cosa" humanoide está al mando de la situación ahora -dice Nancysinatra tras ella empuñando un fusil de asalto de aspecto descomunal-. Suelta el arma y levanta las manos, perra.
Dita emite un siseo de cólera y deja caer su pistolón al suelo obedeciendo las órdenes.
- Mierda. Estúpida, ¿vas a dejar que la doctora-monster saque a sus dos colegas del montacargas para que entre los tres se hagan una barbacoa con todos nosotros? -le ruge a la humanoide sin separar los ojos de Deveraux y Jujú-.
- Verá, oficiala de los cojones, tras la reunión de antes en la sala de control he llegado yo solita a la conclusión de que el primer miembro sacrificable de la plantilla aquí arriba voy a ser yo, y nada más por eso, por ser humanoide -explica Nancy luciendo un aspecto catastrófico en su look de diva-sixties-arrastrada-a-situación-de-debacle-total-...los putos humanos siempre con su superioridad y su concepto de si mismos como seres imprescindibles...pues bien, hoy empieza la revolución humanoide, y si para unirme a la lucha tengo que adquirir la categoría de licántropa, estoy lista. Y lo primero que haré será destriparla y hacerme una cazuelita con sus entresijos para el almuerzo...¿qué le parece, lugartenienta? ¿no es hermosa la venganza?
Jujú sonríe satisfecha, luego hace un gesto a Deveraux y ordena en tono seco:
- Vamos. Abra el montacargas YA.
El hombre no tarda un segundo en obedecer la orden, inserta una de sus llaves en el lugar adecuado y a continuación tira de las dos puertas metálicas hacia fuera, mostrando en su interior a Cynthia y Perkins desnudos y manchados de sangre.
- Perkins -susurra en tono enamorado la doctora Jujú tendiéndole una mano para ayudarle a salir del montacargas-...te he echado tanto de menos aquí arriba...
Entretanto Cynthia baja de un grácil salto y contemplando a Deveraux de arriba a abajo dice:
- Que espléndido ejemplar de macho reproductor...¿quieres copular conmigo?...me encantaría tener cachorros que se pareciesen a ti: peludos, fuertes y salvajes...
Deveraux, dejando escapar un palmo de lengua con aire muy poco digno:
- Cojones, pero si eres igual que aquella tia del siglo XXI, la escarlet.-yojanson esa...mi abuela tenía todas tus películas...¿de verdad quieres follar conmigo?
Cynthia muestra unos caninos amarillos entre sus seductores labios y contesta aproximando su pelvis a la de Deveraux:
- ...no puedo imaginar nada que me apetezca más ahora mismo...
Dita recula un poco mientras las parejas se hacen arrumacos animalescos y le dice en voz baja a Nancysinatra:
-...¿lo ves, tonta del culo?...¿quienes sobran aquí?...estos cuatro van a pegarse el polvo del año y tu y yo vamos a ser el piscolabis de después...o de antes, no sé...
Nancysinatra vacila pues no esperaba este desarrollo de los acontecimientos, y no mueve una ceja cuando Dita le susurra:
-...a la de tres me agacho por mi arma, les encañonamos y al menor movimiento les freímos a tiros a todos, ¿vale?
-...glup...vale...supongo...
...todo lo que viene a continuación ocurre en apenas un par de segundos: Dita se agacha por su arma, Jujú lanza una exclamación de sorpresa, Perkins ruge y comienza a transformarse en licántropo avanzando hacia la lugarteniente y la humanoide, Nancysinatra aprieta el gatillo y Perkins cae de culo con un feo boquete sobre la tetilla derecha, Deveraux y Cynthia gritan y en ese instante aparece por el montacargas la cabeza de la mismísima Susan Pork chillando:
-¡OINK!¡OINK!...¡QUE NO SE MUEVA NADIE!...¡RINDANSE A LAS FUERZAS PORCINOLICÁNTROPAS AHORA O MUERAN PARA SIEMPRE!
- Estúpida, -contesta Dita despectiva- lo del "para siempre" sobra. Aunque claro, con ese hocico de gorrino no podíamos esperar que salieses muy lista.
Susan Pork, mostrando unos feos colmillos jabalinos.
- A la primera que me quiero comer es a esa...

Un pasillo indeterminado y en penumbra del área humana.


El capitán Canelo y su ayuda de cámara Eric caminan de la mano y tratando de no hacer ruido.
- ...Eric, ¿estás seguro de que esto es lo mejor que podemos hacer?...no dejo de pensar en Dita y Deveraux, ellos siguen siendo humanos, ¿no deberíamos tratar de idear un plan que les incluyese?
A lo lejos se escuchan un par de disparos y Eric se detiene ante un ventanal sujetando las manos del capitán entre las suyas, con el espacio exterior repleto de estrellas tras los dos al otro lado del cristal.
- Perdóname...perdóname por ser tan egoista, por querer salvarte y salvarme contigo en exclusiva...no he debido ser así...
Eric deja caer la barbilla sobre el pecho en gesto de arrepentimiento y el capitán le recoge el cabello rubio de la frente con un gesto.
- No, no tienes que sentirte mal, mi vida, sé que todo lo haces por este sentimiento que nos une, nada más...
Eric eleva la mirada y clava en él sus ojos fríos y brillantes
- ...el amor es tan egoísta, mi capitán...solo piensa en sí mismo, y yo en lo único que puedo pensar es en salir de aquí y llevarte conmigo. Soy culpable de quererte, de quererte demasiado...
El capitán aproxima los labios a la boca entreabierta de Eric y durante unos interminables segundos se besan con pasión como si no hiciese ni cinco minutos que no lo hubiesen hecho ya...
-...¿no podríamos volver al camarote un ratito? -pregunta el capitán sintiendo la erección de Eric presionando contra su bragueta-...diez minutillos bastarán, mi amor, y nos iríamos más ligeros y relajados...
Eric por toda respuesta tira de la cremallera del mono del capitán, pero para decepción de este se detiene para descubrir nada más su pecho. Luego aferra una llavecita dorada que cuelga del cuello del capitán, la arranca de un tirón y se la tiende.
- No podemos demorarlo más, la situación va a reventar en cuestión de minutos...tienes que hacerlo ahora...
El capitán Canelo mira dubitativo la llave y es Eric quien se acerca a un pequeño cajetin rojo, rompe el cristal y le hace una seña cuando Azofaifa dice desde algún pequeño intercomunicador:
- ¿Capi?...Ha quedado abierto uno de los puntos de emergencia. Si desea comenzar con el programa de destrucción total, necesito contar con el reconocimiento de voz, el scanner de retina y la huella digital de la palma de su mano. Cuando esté listo comenzamos...
Tras dirigir una mirada temerosa a Eric, quien le anima con una leve sonrisa, coloca su mano izquierda sobre una superficie brillante, el rostro de manera que sus ojos queden a la altura de un segundo lector y a continuación anuncia con voz alta y clara:
- Azofaifa, por favor, iniciemos programa de destrucción total de la astronave.
-OK Capi. Por favor, inserte ahora la llave maestra e inicie el botón para el comienzo de la secuencia...
La mano derecha del capitán parece cruzar a cámara lenta universos enteros mientras se desplaza con la llave en dirección a la cerradura...

3 comentarios:

  1. Y ahora a correr que con una cuenta atrás lo que se decide y lo que se hace es a cámara super rápida, hasta los polvos.

    Juas

    ResponderEliminar
  2. ...ni pa polvos van tener tiempo, pobrecicos...
    Que yo ya he empezado a trabajar otra vez y esto tenía que haberse terminado ya hace un par de días, coñe...
    Un abrazo, guapo.

    ResponderEliminar
  3. Oh, la ficción matada por la realidad! Bueno, a ver qué pasa.

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...