domingo, diciembre 23, 2012

2 DIAS PARA NAVIDAD Y YA EMPIEZO A ESTAR AGOBIAO



Ha sido duro, joer.
Ya me veía liberado de todas las preocupaciones y responsabilidades de mi vida cotidiana porque el tránsito a otra dimensión estaba ya listo, y cuando ya estaba con la maleta preparada me encuentro con que de tránsito interdimensional nada y que otro día amanece y tengo que seguir apechugando con lo bueno y lo malo que tiene mi vida.
Vamos hombre, que falta de seriedad.
Esto es como el que llama cosas feas a su jefe y le dice que si quiere algun tipo de servicio primero lo que tiene que hacer es chup( esta frase ha sido censurada por la comisión del orden,decencia y buenos usos en el bloguerismo )abo pensando que le ha tocado la lotería y de pronto resulta que ha mirado mal la lista de premios del diario y en realidad no le ha caido ni un duro y tiene que presentarse al trabajo el día siguiente alegando la manida historia del trastorno bipolar, el olvido de medicación o qué se yo para luego implorar que le permitan seguir derrochando tiempo, salud y energías para continuar en el mismo miserable empleo. Como decía mi querida Brokemac, por debajo del elemental instinto de supervivencia ese que nos hace querer seguir pateando el mundo durante el mayor tiempo posible, queda una turbia sensación en la conciencia de que en el fondo una barbaridad cataclísmica iba a ser una liberación, y aunque es genial que todo siga estando como estaba antesdeayer, pues por otro lado...
...por otro lado casi lo echo de menos cuando empiezo a sentir el agobio pre-navideño in crescendo según nos vamos acercando más al dìa grande.
Mi idea de un día de navidad perfecto sería poder reunir a las dos o tres personas con las que de verdad quiero estar, subirme a una montaña a una cabaña como la de Heidi...



...rodeado de prados verdes y unos rebaños de cabras, y pasar allí toda la jornada sin rastro de papanoeles ni anuncios de hipermercados.
...pero no, no podrá ser, lo pasaremos en la falda de la montaña haciendo lo de siempre, en parte agradecido por seguir estando los que siempre estamos, y en parte lamentando que se haya frustrado el salto dimensional...
Para compensar el sentimiento de fatiga que me da todo, he aquí esta canción que tiene casi tantos años como yo - de los tiempos en que Alaska era moza, no te digo más- en la que el protagonista da de hecho el paso a otra dimensión pero el pobrecico echa un poco en falta a su amor rodeado de humanoides de color :) 
En vez de cantar Olvido canta el guapo Carlos Berlanga, y el resultado aquí lo tienes...¡fantástico!...


Con esto por ahora y a la espera de nuevas noticias, me quedo soñando con esa otra dimensión y regusto a nostalgia en los labios...



...ayyyy quien fuera cabra...

2 comentarios:

  1. Que sepas que lo de "mi querida Brokemac" me llega al alma.

    Feliz Navidad Fer!
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  2. Ya sabes que me hago el duro pero en el fondo querer, quiero hasta aburrir, jeje, y a ti a puñaos...un abrazo muy grande!!!

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...