viernes, octubre 22, 2010

AMPLIACIÓN DE PLANTILLA



Increíble.
En el universo eminentemente masculino en el que por lo normal se desenvuelven mis actividades laborales hemos sufrido una pequeña convulsión al hacer una ampliación de plantilla ( ya ves, en todos lados reduciendo y nosotros ampliando ). La convulsión no viene por la ampliación en si misma, sino porque entre los nuevos integrantes de la plantilla han venido...tatachán, ¡chicas! Esto me hace sentir como en el colegio cuando después de un montón de años testorenoneando a tope (ay que no sé que palabro me salió ahí tirando de la testosterona) nos metieron media docena de señoritas y anduvimos todos revolucionados hasta que aprendimos a convivir con naturalidad en compañía de "ellas". Y me hace sentir como en el cole porque he descubierto que el género masculino no evoluciona en determinados comportamientos por más años que se le vayan echando al lomo, esto es, en una situación como esta continúan haciendo el canelo como si tuviesen catorce años a pesar de que uno les supone ya un bagage y una experiencia en la vida. Cuando entró la primera compañera en plan de avanzadilla, a pesar de ser ella en sí misma más bruta que un cerrojo ( que la brutalidad cerrojil no es patrimonio exclusivo de los poseedores de testículos, ojo ), pues ya causó ciertas alteraciones en el equipo y las señales eran evidentes: una cierta profusión de desodorantes a la hora de los relevos -baratillos, de los de "fresca-como-la-joven-Fa" y "rexona-no-te-abandona"-, perillas afeitadas de modo interesante que nos hacían dilatar las pupilas al resto, y una actitud gallo-claudiesca que me agotaba la paciencia a los quince minutos de pechuga hinchada y pavoneo. "¿Como me pueden gustar los chicos con lo TONTOS que mayormente son?", llegué a preguntarme, ajeno a que todavía quedaba lo peor...porque sí, tras la primera, que al ser ella tan llanota y simple podía llegar a pasar por uno más ( lo cual no quiere decir nada malo acerca de ella si no de lo muy llanos y simples que somos nosotros ), llegaron "las otras": ojos de gacela malvada, piernas largas, morritos insinuantes, "ji-jis" y "ju-jus" mientras cuchichean en voz baja ante el azorado macho de turno, en fin, todo lo que uno espera que las chicas hagan para desestabilizar una plantilla de hombres hechos y derechos. 
El problema, evidentemente, antes de que alguien me haga un panegírico a propósito de la integración de la mujer en el trabajo o algún panfletillo reivindicativo de corte feminista, no está en ellas, sino en nosotros. Bueno, en ellos, porque yo he continuado impertérrito con mi labor, es más, agradezco el aire fresco y renovado que introducen las nuevas compañeras en nuestro polvoriento esquema de actitudes y maneras... La cuestión del día era...no sé... ¿porqué los hombres se ponen tan tontos cuando les ponen mujeres delante?...
Ahora alguien, incluso yo mismo, podría decirme: "bien, imagina que en lugar de a ojos-de-gacela te ponen por delante algo como ESTO...¿no harías el canelo al igual que lo están haciendo ahora tus compañeros de plantilla?"...y, pues sí, igual sí, claro...entonces ¿es un problema de ellos frente a ellas o es esa manía de dejar de ser nosotros mismos y empezar a hacer el gamba cuando tenemos delante algo que nos resulta sexualmente interesante?...¿o solo hago el jilis yo cuando hay delante alguien que me gusta?...que tampoco creo que lo haga, más bien me ruborizo y permanezco en un discreto rincón intentando brillar con luz propia sin conseguirlo, pero en esto de hacer el jilis ya se sabe que uno no es consciente de estar haciéndolo hasta que no viene nadie y te lo dice...
...¿logré explicar lo que quería decir?...
...¿tenía algo que decir, realmente?...
...ains, que fatiga...

14 comentarios:

  1. Tienes cuenta msn o gmail o algo asi? me gustaria contactar contigo aparte de por aqui. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. ajajajajajaja como me he reido.

    No te preocupes, del lado contrario es la misma cosa.

    Aqui en mi oficina, tras al menos 3 años de puros chicos mas feos que un carro por debajo y que no le inspiraran malos pensamientos sino a sus novias, llegó un chico pero bello, si! bello!

    Cuando llegué y lo vi en la recepcion esperando para que le diera la bienvenida como me dijo mi jefa, creo que los ojos se me iban a salir como a coyote de las comiquitas.

    No podia evitar esa mirada de "viste al papacito este??" cuando se lo estaba presentando a mis compañeras de trabajo, que de paso, el unico hombre en el piso donde yo estoy es él, asi que ya imaginarás, el gallinero estaba alborotado pretendiendo no estarlo.

    No habia visto tantos cabellos bien arreglados, caras arregladitas, y todas sentadas derechitas y yo por lo menos no podia evitar mirarlo con cara de idiota cada vez que tenia que hablarle.

    Al fin nos acostumbramos, especialmente yo tengo que guardar la compotura, porque coño, de paso soy su jefa...

    pero bueno, eso de tener que acercarme para pedirle que haga algo no es tan malo... jejeje, pero si vieras los ojos verdes que se gasta el muchacho! jejeje

    ResponderEliminar
  3. Jejeje, muy divertido y muy real, y ya ves que te confirman que en los dos lados ocurre lo mismo. Y anda que si una de las nuevas incorporaciones es del tipo de los que has puesto en el ejemplo, te veo yo a tí galloclaudiando de lo lindo. Sí, sí, en un rincón con luz propia y blah blah y todo con lo que lo quieras disfrazar, pero es una forma de galloclaudiar como cualquier otra :-D

    Yo también te agradezco por hacerme pasar tan buenos ratos con tus entradas, que los sepas :-)

    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Yo en el trabajo sólo he visto uno como ESTO que has puesto en la entrada, jajajajaja, ya sabes quien, y mucho me costó no hacer el tonto, pero una tiene su dignidad y... ¡lo hice igual! :-))))

    Me he reído mucho con la descripción. Te me imagino perfectamente contemplando horrorizado el pavoneo y la testosterontería y llevándote a ratos discretamente las manos a la cabeza. Y toda esa bobería la despliegan tus compañeros sin que ellas hagan nada por provocarles adrede, así que imagina lo que ocurre cuando alguna comercial o consultora mona y lista lo hace expresamente y ocasiona situaciones directamente eméticas. En otras en cambio descubres que el que menos pensabas es un hombre hecho y derecho que no se deja manejar como si fuera un desesperado hambriento de sexo y vuelves a creer en el género masculino.

    ResponderEliminar
  5. Tu siempre tienes algo que decir... y lo dices con un donaire y una gracia que olé tú!!
    1beso

    ResponderEliminar
  6. Urkatu: remodelé el blog y puse ahí a un lado el perfil, que estaba allá abajo en el inframundo, ahí está la dirección de correo. Espero que no sea para echarme la bronca por pasarme de grosero con lo del culo y el bollo, tu ya me entiendes...
    Un besito.

    ResponderEliminar
  7. Mi querida Dalia: pues vaya, entonces tendré que disculpar a la manada de lelos que tengo de compañeros porque no es que sea culpa suya, es que es algo que va ahí intrínseco con el material genético humano, jeje.
    De todos modos y aunque no tenga que ver con el asunto, en la próxima fiesta de empresa emborrachais a la nueva adquisición, le pedis que se suba a la mesa y baile algo en calzoncillos, y luego me mandas a mi el reportaje fotográfico detallado, ¿sii? ¿harás esto por tu amigo angelical que tanto te quieeree? jeje, es broma.
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  8. theodore: bueno, todo son formas de hacer el jilis, pero galloclaudiear es una cosa y lo mio del rincón es otra, peor porque encima las más de las veces no se come uno ni un colín. Que yo ni quiero colines ni los necesito porque tengo mi suministro de colines particular gracias al mis necesidades están cubiertas, pero vaya...
    ...que me alegro de hacerte pasar un buen ratillo. Esto viene a ser el sucedaneo de las jovencitas victorianas dándole al badminton, jeje. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Dear Ronro: que no sé si hiciste el tonto o no cosa que no creo porque hacer el tonto y tu misma sois sucesos autoexcluyentes, pero en el caso de que lo hicieras, que tontura más bien aprovechada porque vaya buen cacho pillaste, jodía, jaja.
    Sobre lo que pasa cuando un/una comercial o vendedor/a con los atractivos suficientes se cruza en el camino de un/una incauto/a podría escribirte un pequeño testamento, jaja, no voy a entrar en eso, pero no recuperes la fe en la cordura para llevar estos asuntos porque hay poquísima y de escasa duración, te lo digo yo ...
    Un besote, hermosa.

    ResponderEliminar
  10. Mi Mar querida,no sé yo pero tu lo que dices lo dices con menos chau-chau-chau y en cambio con muchísimo más ( y más bello ) sentimiento.
    Un beso grande-grande.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo2:15 p. m.

    Отличная статья! большое спасибо автору за интересный материал. Удачи в развитии!!! :)
    --
    http://www.miriadafilms.ru/
    [url=http://mpeg4.com.ru/]Драмы скачать[/url]

    ResponderEliminar
  12. No creo que ese comportamiento sea exclusivo del género masculino: he sido testigo de las mismas tonterías protagonizadas por mujeres en situaciones similares... es más, es posible que yo misma haya formado parte del grupito de memas que se reían como tontas!!! Qué vergüenza...
    Ya nos lo contarás pero muchas veces esos comportamientos se terminan en cuanto pasa la novedad.
    Creo que en este tipo de cosas los hombres y las mujeres no somos tan diferentes aunque estoy de acuerdo con Ronronia: menudos momentazos he vivido en el trabajo a cuenta de la típica lista que utiliza sus "armas de mujer" para manipular al personal... de traca matarile, hijo mío. En esos momentos una no sabe si reir, llorar o atizarle un buen porrazo al individuo en cuestión, a ver si así espabila!
    Muak.

    ResponderEliminar
  13. Lo explicaste perfectamente, pero yo te diría que da igual al género al que te refieras, tanto hombres como mujeres babeamos o tonteamos antes una situación como la que has descrito. Somos así de simples, aunque evidentemente también depende de la personalidad de la persona (valga la redundancia) .

    ResponderEliminar
  14. jeje si al menos se luce o se le saca partido a lo que se tiene pues peor para el/la que siga el juego, lo lamentable es cuando te tropiezas con quien intenta lo mismo pero sin la materia en cuestión, entonces es patético.
    Por cierto, el escote de la chica no está mal (la chica del escote ya es otro tema :)

    ResponderEliminar