domingo, abril 15, 2007

DECALOGO DEL BUEN EXPLORADOR ( metáforas para la vida cotidiana )


Cuando en la vida, mis queridos exploradores, nos internamos por senderos desconocidos, siempre debemos tener presente el siguiente decálogo de supervivencia:

1. Antes de internarte en terreno peligroso, asegúrate de contar con amigos que te ayuden en el camino.

2. Ve preparado. Puede faltarte el alimento. Puedes tener frío... recuerda que no sabes nunca lo que te aguarda veinte pasos más allá.

3. No olvides nunca tu linterna, llévala junto a tu corazón. Las horas de noches oscuras se dan por sobreentendidas.

4. Observa las señales: el musgo de los árboles, la situación de la Estrella Polar... nunca, nunca pierdas tu rumbo.

5. Sé positivo. La marcha es larga y no todo será fácil. Acepta que en algún momento te sentarás y llorarás sintiéndote perdido. Es parte del camino.

6. Disfruta cada uno de tus pasos. A menudo es más hermoso lo que encierra cada segundo del trayecto que lo que nos depara nuestra meta.

7. Sigue tu instinto. Si te inspira, si es bello, si te hace feliz... entonces no estás perdido.

8. Se valiente. No abandones antes de empezar por miedo a los peligros del camino. Vive la ruta con todo su esplendor y con su a menudo terrible intensidad.

9. Nunca retrocedas. Nunca vuelvas atrás. Puedes ceder terreno pero no recuperarás el tiempo perdido de modo que... siempre adelante, con la mirada alta, seguro de tu empeño.

10. ...recuerda que, solo por estar ahí, ya eres un héroe.

Que la vida es esta aventura.

Que podemos sentirnos débiles, que podemos desfallecer, pero nuestro tiempo es una flor preciosa de fragancia efímera y no debemos perder un segundo de su belleza.

Que lo hermoso quede en tu interior, a salvo de las inclemencias del paso de los años.

Porque quien no sale de su refugio, quien no siente en la cara el sol de la mañana ni se estremece bajo la lluvia fría del crepúsculo, no puede decir que ha vivido.

Ahora, con estas palabras, parte, amigo, y que el mundo y la suerte te sonrían.

9 comentarios:

  1. Amigos, alimento, luz, norte, risas, lágrimas.. Primer paso, vivirlo todo. Apurar cuando es necesario y disfrutar del paseo sin perder conciencia... Así es la vida, breve pero toca sobre todo disfrutarla...
    Que te sea propicia mi ángel..
    2besos

    ResponderEliminar
  2. Y el Héroe recorrerá el camino y su recompensa lo aguarda al final del trayecto...
    Amo esa sensación del viaje que se inicia, amo el viaje y el regreso, porque no se es nunca el mism@, se encuentra la casa con otros ojos, se ve el tiempo transcurrido bajo la óptica de lo que sentimos y el recuerdo nos traerá una sabiduría que nos prepara para el próximo viaje...

    Y aquí te espero, del otro lado del océano... aguardando ese viaje que te traiga a nuestro abrazo.

    Te quiero tanto, Amigo del Alma...

    ResponderEliminar
  3. La vida es la mayor y más grande aventura a la que nos enfrentamos.
    Y lo más importante es vivirla.

    ResponderEliminar
  4. Que bien me vienen tus consejos...ahora que he perdido el norte.

    ResponderEliminar
  5. En eso consiste, en caminar y vivir todas las posibilidades y sorpresas que nos aguardan en el camino, lloraremos,y tambien reiremos de alegría.
    Quizás algunos afortunados encuentren un amor en el camino..., quien tenga esa suerte que lo saboree, eso no ocurre siemnpre.

    Gracias angelito por recordármelo.

    ResponderEliminar
  6. qué bonito, me ha hecho recordar el Manual del Guerrero de la Luz, gracias Angel.

    ResponderEliminar
  7. Gran decálogo, ángel inquieto!
    Qué bueno leer lo que uno ha sentido siempre con todo el corazón...
    Si por una de esas encontrás otro que guíe a soñadores, aventureros y exploradores por el mundo de la cotidianeidad y la rutina, que cada día se vuelve más ajeno, este vaquero te lo va a agradecer.

    JfT

    ResponderEliminar
  8. Tocallo... la vida la vida y la vida...... mas vale vivirla bien y disfrutarla.. un abrazo....

    ResponderEliminar
  9. Se agradecen los consejos. Y los llevo justo aquí, a un lado del corazón...

    Un abrazo fuertote.

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...