viernes, septiembre 15, 2006

SUCESOS PARANORMALES A LAS 6:35 A.M., NEW YORK

...esta pequeña fantasía va dedicada en primer lugar a Hermes, que ha sido el inductor de la historia, ahí va con todo mi cariño para ti, amigo, esto es todo responsabilidad suya, jaja...
...tambien la dedico a otro amigo que está ahora en la "gran manzana", ojala su viaje sea hermoso y retorne más espléndido, si es que cabe...
...y la siguiente... bueno, esa la dejo para después...

SUCESOS SOBRENATURALES - 6::35 a.m.- NEW YORK

- ¡Espere!... pare aquí...
- Pero que dices, si nos falta un huevo aún para llegar a casa y hace un frío que pela...
- ....paramos...¿cuanto le debo?
Mi amigo para el taxi, paga el viaje y me empuja fuera del vehículo sin contemplaciones... son las 6:35 de la mañana de un domingo, venimos de la "fiesta del cuero" que celebraban en una famosa discoteca de la "gran manzana" y tenemos pinta de todo menos de andar por la calle un domingo de mañana a estas horas:yo llevo pantalones negros, unos tirantes adornados con tachuelas plateadas y una gorra de plato pero el es incluso peor porque su atuendo se reduce a unos minúsculos shorts de piel brillante marcando todo el paquetorro y un chaleco abierto, sin botones, ni cremallera, ni nigún artilugio que su creador hubiese planificado para llevar abrochado... este uniforme anoche con unas copas de más me pareció la apoteosis del buen gusto y sobre todo del calentón, ahora me cuesta mirarle directamente según avanza el amanecer... en su espalda, por si alguna mente sencilla pensaba que se trataba del nuevo uniforme de las urgencias domiciliarias, esta escrito con lentejuelas " GUY FUCKER ".
- Que pretendes hacer, -le digo intentando ser prudente-, visitar un asilo de ancianas y llevarles el pavo de Acción de Gracias por anticipado...
Me mira con esos ojos oscuros brillando bajo el cabello negro ensortijado y no puedo negarme a nada... al menos hasta que no me lo folle...
-...tengo una fantasía -dice y veo la risa bailar en su mirada- ... es la hora justa para llevarla a cabo...
Esto me preocupa, soy conservador en el sexo y no me veo chupándosela en una cabina de teléfonos...
-...escucha sé que aquí no conoces a nadie y tal, pero las fantasías que tengas creo que serán mejor en el hotel, con la persiana echada y un colchón que... -sigue sonriendo y me doy cuenta de que no le convenzo- ...joder, piensa en el suelo, el baño, hasta la puta terraza... pero aquí mismo yo no se si podría el...
Sacude su hermosa cabeza con aire divertido.
- ¡Sexo-sexo-sexo!... ¿quien piensa en sexo? - "yo", respondo mentalmente-...solo quiero un cafe y algo para mojar...
- ¿Mojar?...¿eso no es sexo?
Se rie de esa forma que me ha enamorado y me rodea los hombros con su brazo en un gesto tan cariñoso e íntimo que anula mis resistencias y me dejo llevar.
-...vale, un cafe y un bollo... -le digo totalmente enamorado al menos por los próximos treinta minutos- ¿crees que podrán servirme un whisky a estas horas si paso del cafe?
Deposita un beso en mi mejilla que me hace olvidar incluso el sexo... estoy bien así, con el calor de su cuerpo a mi lado en esta mañana fría y clara de la ciudad... encontramos un minúsculo café abierto en el que apenas cabemos los dos hombro con hombro. Tras el mostrador hay un viejecito de ojos amables, temo que piense que venimos a desvalijarle la caja con estas pintas pero solo sonrie cuando mi compañero pide dos cafés y dos croissants para llevar. Sin que ninguno abramos la boca el viejecito dice:
-... esta a cuatro pasos volviendo la esquina. Durante la noche baja las persianas pero a estas horas seguro que ya están arriba y pueden ver el espectáculo...
Empiezo a sentirme como en una de esas películas en las que todo el mundo sabe lo que pasa salvo el protagonista... él me da mi café, mi bollo y me lleva de vuelta riendo ante mi cara de desconcierto.
- ...veras, veras... esto es pura magia...
Apenas torcemos la esquina aparece el letrero :
"TIFFANY&CO."
De un modo mágico, según nos enfrentamos al panorama, todas las persianas empiezan a elevarse respondiendo a una señal programada, descubriendo un mundo resplandeciente de diamantes, oro y precios astronómicos.
Quedamos tan impresionados que debemos componer una cómica estampa, los dos vestidos de cueros, con el café y el bollo en las manos y la boca abierta viendo el espectaculo.
Por fin mi amigo compone un gesto coqueto, moja su croissant en el café y se pasea lentamente contemplando las joyas de los escaparates.
"Le bajaría los pantalones ahí mismo, debajo de ese cartel" pienso enardecido por la pasión, pero también me rio, y le revuelvo el cabello pensando cuanto tiempo más va a durar esta espera.
-...así que esta era la sorpresa -le digo enlazando su cintura- ...un desayuno con diamantes... ¿te he dicho ya que te quiero?
Le giro y logro apretarle contra mi unos instantes, buscando sus labios.
Entonces un taxi se detiene a unos metros de nosotros. Solo pasan unos segundos antes de ver una esbelta pantorrilla con un zapato de tacón alto posarse en el suelo. A la pantorrilla le sigue una chica flaca muy bien peinada con un vestido negro de lentejuelas, guantes hasta el codo y gafas de sol. En la mano lleva como nosotros un cafe en un vaso de plastico y un pequeño bollo. Nos sonrie un instante y mientra su taxi se queda esperándola se pasea ante los escaparates, tomando su desayuno.
No se porqué se me humedecen los ojos con una emoción inesperada, mi amigo sepulta la cara en mi hombro y de pronto todas las palomas que picoteaban en el suelo echan a volar, mientras el aire nos trae una canción.

"Moon River,
wider than a mile,
I'm crossing you in style some day.
Oh, dream maker,
you heart breaker,
wherever you're going
I'm going your way.
Two drifters off to see the world.
There's such a lot of world to see.
We're after the same rainbow's end
-- waiting 'round the bend,
my huckleberry friend,
Moon River and me"

...cuando levanta su cara para besarme, noto el sabor salado de las lagrimas sobre su piel y pienso en ese momento que el mundo entero es nuestro, que no importa nada, que cuando dentro de unas horas despierte en la habitación de mi hotel no le habré perdido de vista sino que estará a mi lado sonriendo, que este instante en el que yo lo soy todo para él y él todo para mi va a durar eternamente, que su vida y la mía será un eterno desayuno con diamantes...

...además quiero animar a todo el visitante habitual o casual a que vea "Desayuno con diamantes"o que lea la historia ( muy corta, no penseis en un "Crimen y castigo")de Truman Capote... este cuento esta lleno de humanidad, de belleza, de ilusión por las cosas hermosas, por saber vivir de las pequeñas alegrías y esperar... aunque haya momentos para la tristeza, el mensaje es... esperar... sonreir... encontrar que el placer de llevar en el cuello un collar de un millón de dolares puede sustituirse por un cafe, un bollo y un alma llena de ilusiones y de agradecimientos...
...y todas estas tonterias que me han dado en la cabeza, culpa de Hermes, así que por favor, los comentarios directamente a su blog...
(un abrazo, Hermes)

10 comentarios:

  1. Mi querido... qué pecado de mi parte aún no haberme hecho de un ejemplar de Desayuno en Tiffany´s... y eso que me la has recomendado... perdoname...

    Por supuesto que le daré las gracias a Hermes, que le ha dado a tu pluma otra luz para brillar! Y ahora te las doy a vos, por darme de esta forma mis buenas noches... bellísimo.

    Hasta mañana, dulce Ángel...

    ResponderEliminar
  2. ¿ Quien hubiera podido hacerlo mejor que tu ?

    Gracias

    ResponderEliminar
  3. ¿Paranormales por qué?
    ¿Qué tiene de extraño andar de cuero de madrugada por Nueva York y encontrarte a la Hepburn dándole al croissant?

    ResponderEliminar
  4. para nosotros lo paranormal no existe mi Angelito, vivimos en una dimensión donde todo es posible, sino, ¿cómo me explicas que te quiera tanto si estas tan lejos?

    ya voy por donde Hermes, don't worry, y por cierto, el relato te (les) quedó perfecto.

    ResponderEliminar
  5. Tú también tienes colaboradores de lujo, angelito malo....vaya pareja.
    Chulo el texto.

    ResponderEliminar
  6. Muy guapo tu relato de los chicos leather y el desayuno en Tiffanis, yo le añadiria algún detalle como la lluvia, el gato que se escapa o el escritor gigolo. Un abrazo. Eduardo.

    ResponderEliminar
  7. me ha encantado el relato, gracias por evocar Desayuno en Tiffany's.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Sencillamente grandioso, ha sido una experiencia visual, me has transportado como poca gente lo conseguido.
    Gracias por tu magia, que nunca la pierdas
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Un angel genial como siempre que consigue sacar una sonrisa de esta su humilde lectora...
    1beso

    ResponderEliminar
  10. Anónimo11:37 p. m.

    Holly Golightly, y su mezcla de malicia e inocencia; tan maliciosa para hacer que los hombres hagan lo que ella desea; y tan ingenua para enredarse con un narcotraficante, sin enterarse siquiera.
    Nuestra Holly, con sus "horas negras", como todos nosotros. Tan loca para enamorarse de un estùpido brasilero, que la abandona cuando màs lo necesitaba.
    Y ese final tan triste, el gato sin nombre, porque solo le ponemos nombre a lo que consideramos nuestro y amado. Abandonado, pero que al fin, encuentra su lugar en el mundo; como seguramente lo hizo Holly, sì, estoy segura que Holly encontro, una ventana limpia con cortinas de encaje, para asomarse a mirar el mundo. Sin diamantes, sin lujos, pero finalmente "su lugar".
    Rosadefuego

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...