sábado, julio 15, 2006

UN ANGEL EN LLAMAS, 5ª PARTE


...el angelito se está dando una maña que alucinas para sacar el relato p'alante... aquí os dejo con la siguiente entrega en la cual la temperatura en la montaña empieza a subir paulatinamente... y esto solo acaba de empezar... así que sin más dilación, vamos al lío.
Un día más, la hermosa fotografía, a cargo de Joetry, gracias...

CLIMB EVERY MOUNTAIN

Diccionario de Joe:
Oveja: animal lanudo de no muy buen olor, repleto de parásitos y cuyo coeficiente intelectual es inferior al de los tapones de las cantimploras.
Esto y que el lema de su vida es "donde va Vicente, donde va la gente" ha hecho la puesta en marcha un juego de niños. En cabeza va Ray a caballo por un lado y por el otro Jacko, el cual ha descubierto hoy que la segunda cosa que más le gusta en la vida después de las salchichas es ladrar y poner firmes a un montón de ovejas. Yo he ido por detrás, con poco que hacer aparte de dar patadas en el trasero a las rezagadas y procurar no rezagarme yo cuando esporádicamente echan todos a correr... evidentemente camino a pie, la zorra de Jennifer va a atada a la montura de Ray con trote ligero y la cola en alto como un plumero, pensando sin duda que el viaje está siendo mucho más divertido de lo que se esperaba.
Aún así este trabajo es tan facil que me encanta, además ya sabeis como somos los chicos de ciudad, nos ponen cuatro arbolitos, un riachuelo y ya se nos descuelga el labio inferior con un hilillo de baba, diciendo " queee boniiitooo "... es así, hasta un tio poco sensible como yo aprecia la hermosa luz de aquí arriba, el esplendor del sol y los olores del verano... si estuviese en la ciudad aprovecharía para montar un "party" en una piscina privada con unas amiguitas y darnos un chapuzón, todos en bolas, pero ahora... soy un vaquero, estoy en la montaña, solo puedo escupir, mascar pajitas secas y decir:
"ooouuuh-si-si-si, un día bueno de verdad"...
...vale, para ser honesto no es lo único que pienso hacer los próximos tres meses... preveía que todo ese tiempo en el monte sin televisión ni bares abiertos iba a ser un aburrimiento, así que anoche, tras la milagrosa escapada de Dolly P., estuve un buen rato buscando al "camello" local, hasta dar con él en un callejón oscuro de esos que abundan en Signal (el diablo siempre procura que los pecadores nos salgamos con la nuestra). Se trata de un tío que con su mera estampa demuestra la muerte del movimiento hippie, porque amigo, si los que quedan están así de chungos quiere decir que aquello es historia pasada: sin afeitar, con una melena entre blanca y gris que debe albergar un ecosistema propio, vaqueros mugrientos y una camiseta de colorines con el lema "I love peace". No se si amará la paz pero lo que desde luego le gusta es colocarse hasta las orejas, menudo flipe llevaba el tío, me confundió con el presidente Kennedy y empezó a cantarme "No nos moverán", tuve que darle una colleja para que aterrizara en el mundo real...creo que ese hombre consume habitualmente más de lo que vende. Cuando al fin he logrado hacerle entender que necesitaba provisiones para una acampada en la montaña, ha rebuscado en una mochilita a la que se aferra desesperadamente, tendiéndome un frasco lleno de pildoritas azules.

- ¿Y esto que es?

- "Trompazos".

- ¿"Trompazos"? ¿Y esto hace algo?

- Huy-huy-huy, ya lo creo amigo. Pon medio "trompazo" en tu café por la mañana y como dicen las azafatas, "abrochense los cinturones". Alucinante, tío.

Igual de alucinante era el precio de cada trompazo, así que tuve que darle al hippie unos cuantos "idem" en plan regateo, hasta que se conformó con lo que yo le daba. No me gusta aprovecharme de estos parias, pero a ver, ¿no estaba intentando aprovecharse él de mi?... Mientras gañía en un rincón como un cachorro abandonado por mamá, he vaciado su mochila y entre otras cosas -la mayoría malas para la salud- he encontrado una botella con un líquido oscuro.

- Eh, tu, Malos Pelos...¿que hay aquí?

- Vete a la mierda. Te voy a denunciar, so cabrón.

- Oh, sí, ha-ha, ve y dile al sheriff que te he robado los tripis con los que pensabas comerciar honradamente... además te he pagado, joder.¿No has oido eso de "el que da lo que puede no está obligado a dar más?... pues esto es lo mismo.

Malos Pelos se ha hecho una pelotilla en un rincón y ha seguido sollozando y mascullando tacos, hasta ablandarme el corazón.

- Mira, si me dices lo que es esta botella no solo te devolveré tu mochilita, sino que encima no te quitaré el dinero que ya te he dado ni te golpearé después hasta sentir hastío, que era lo que tenía proyectado. ¿Eh?...¿Que me dices?... ¿A que soy un tío legal?

Me ha mirado con malos deseos antes de responder, poniendo morros como un niño pequeño:

- Es una bebida india. Los apaches la usan para invocar su animal-totem o algo así... yo creo que la usan para flipar.

- "Animal totem". Menuda chorrada. Me dan ganas de sacudirte después de todo.

Pero recordé a "mi indio" y pensé si no sería esto una señal... me guardé la botella, los trompazos y me despedí de Malos Pelos.

- Arrivederci, ha sido un placer negociar contigo. Recuerdos a tu padre si es que algún día llegas a conocerle, ¡hahaha!

...así ha sido como he conseguido provisiones para la montaña, eso me hace más optimista miestras corro tras el ovejerío bajo el azul resplandeciente, con Jacko ladrando feliz allí delante y Ray cumpliendo sus funciones a la perfección...
...caramba, hasta me siento un poco de más, parece que se han olvidado del viejo Joe esos dos...
...a que me tomo un "trompazo" para no caer en la melancolía...

En esto Ray se vuelve, me mira y trota hasta a mi a lomos de Bennie.

- ¿Estas cansado?

- No que va. Voy bien.

- No te hagas el duro -dice sonriendo- Venga, te llevo un rato, así descansas. Dame la mano.

Realmente no estoy cansado, pero se me ocurre que igual así le cojo un poco el tranquillo al tema "equitación". Agarro la mano de Ray y este me iza con sorprendente facilidad (recordadme que nunca me dé de tortas con él), sentándome justo tras suyo.
Estamos pegados como dos cucharas, mi pecho contra su espalda, su cuello en mi boca, los rizos rubios cosquilleándome la nariz, mis muslos siguen la forma de los suyos a cada lado del caballo... me llega débilmente el aroma de la loción para afeitar que ha usado esta mañana y, más intensamente, su propio olor, algo cálido y húmedo que me trae vagamente a la memoria los pinares en verano y la madera cortada.

Benny bufa un poco por el sobrepeso pero no nos lanza por los aires como era mi temor.

- Agárrate -dice Ray en voz baja y luego añade en un tono que me hace pensar que sonríe aunque no le veo la cara- ...no quiero darme la vuelta y ver que te he perdido por el camino...

No hacía falta decirlo porque estoy acojonado tras los ocho vuelos sin motor con que me ha obsequiado Jennifer hace un rato, le rodeo con los brazos y cruzo los dedos sobre la hebilla de su cinturón.

Iniciamos un trote suave.

Me pregunto si soy yo el único que percibe la situación como un poco embarazosa. Con el movimiento del caballo su trasero, encajado contra mi entrepierna, inicia un movimiento de vaivén que solo puedo definir como "perturbador". Trago saliva tan ruidosamente que él lo escucha y pregunta:

- ¿Estás bien?

Por las barbas del Profeta. Me parece que noto movimiento ahí abajo, ese pequeño amiguito del que ya os he hablado está confundido, malinterpreta las señales externas, percibe calor, frotamiento y ya se está preparando para la fiesta.... vaya, que me estoy empalmando, joder...
Si Ray nota algo no dice nada, continúa el mismo trote candencioso y ese masaje enloquecedor contra mi paquete... empiezo a sudar profusamente, noto una gota que va resbalando despacio por el centro de mi espalda como un dedo mojado, llega al final, se desliza bajo el elástico del calzoncillo y empieza a rodar muy despacio hacia la hendidura entre mis nalgas...

...esto ya es demasiado, la situación al "sur" de mi organismo está fuera de todo control, el corazón me golpea el pecho con tanta fuerza que creo que Ray debe notarlo contra su espalda...

...sin querer exhalo una bocanada de aire contra su cuello que es casi un gemido, y ahora sí noto tensarse su cuerpo...

...me tiro del caballo justo a tiempo de evitar un desbordamiento inútil de fluidos, ruedo por el suelo provocando relinchos de cachondeo de jennifer y el encabritamiento de Benny, está a punto de tirar a Ray, debe forcejear un poco con él para controlarlo. Después baja del animal, se arrodilla a mi lado. Yo estoy tumbado boca abajo, recuperando la respiración con mis labios incrustados en el polvo del camino.

El pone con suavidad una mano en mi espalda.

- Eh... ¿estas bien?...¿que te ha pasado?

- ¡Estoy bien, joder! -he gritado furioso- Me he mareado, eso es todo, será el calor o qué se yo...

- Mojaré un pañuelo con un poco de agua para...

- ¡Que no quiero nada, hostia! -me he revuelto incorporándome de un salto y me he encarado a él con agresividad- Se cuidarme solito, soy un superviviente, así que ocúpate de lo tuyo y déjame en paz.

Se ha puesto en pie despacio, levantando las manos en son de paz.

- Vale tío. Tranquilo. No pretendía molestar.

Ha vuelto a montar en Benny y ha galopado hasta alcanzar la cabeza del rebaño, donde Jacko ajeno a todo sigue repartiendo "guaus-guaus" a diestro y siniestro.

...me siento una puta mierda... creereis que es por esta pseudoexperiencia sexual en el mundo de los "chavalotes con chavalotes", mi hombría lastimada y todo eso, pero no es así... estoy jodido por haberle gritado a Ray, porque no tiene la culpa y no ha hecho más que ser amable conmigo, podía haber desconfiado de mi cuando me presenté en lugar de Brad, haberme mandado a paseo cuando se enteró de mis problemas con los caballos, pero no lo ha hecho. Me ha apoyado, ha confiado en mi, es mi colega, joder, ¿y que es lo que hago yo? Patearle el culo en cuanto tengo ocasión. Así es Joe, y creed que no me siento orgulloso.

Se me ha nublado la mente una vez más y cuando eso ocurre, hay que temer lo peor.

Saco un trompazo.

Me lo trago.

Saco otro.

Me lo trago.

Antes de tomarme el tercero noto un auténtico "trompazo" en el cerebro, la realidad se tambalea como si estuviese reflejada en un lago y alguien acabase de tirar una piedra al agua...
...de pronto está allí, es Julie Andrews rodeada de todas las monjitas de "Sonrisas y Lágrimas"; mi película favorita de pequeño, ahora todas ellas ocupan el espacio cada vez mayor de pradera que hay entre la masa borrosa de ovejas y yo, ¡están cantando, Señor!:

"Climb every mountain...
ford every stream...
follow every rainbow,
till you find your... dream..."

El mundo empieza a girar como un carrusel a mi alrededor. Ray es una pequeña sombra borrosa a lo lejos, intento decirle algopero no me salen las palabras... no es que la emoción me embargue, es que el colocón es de espanto...

Luego todas las monjitas saltan sobre mi con ojillos concupiscentes, y la visión se me llena de togas negras...
Continuará...

8 comentarios:

  1. xDiosdelAmorHermoso.....

    ResponderEliminar
  2. El "trompazo" no es nada comparado a leer tres capítulos seguidos del Angel en llamas, que es lo que temerariamente acabo de hacer...después de lo que me ocurrió cierta madrugada de Año Nuevo, es lo más...

    Angelito, ya sabía yo que cuando saliera de esta, terminaba de llegar a la cumbre leyendo estos relatos...qué bien lo haces, estoy deseando ver tu libro en una estantería, al lado del otro.

    Y el Joe, ya había dicho que me parecía más Ennis que Jack...con algunas diferencias, claro, pero eso es un mero detalle...

    ResponderEliminar
  3. Sólo paso a dar el presente, aquí vine, me acabo de bajar el relato, voy a leerlo tranquila. Luego, más tarde, vuelvo y te digo qué me ha parecido... pero seguro que... bueno, basta, lo dicho. Hasta luego Angel Querido.

    ResponderEliminar
  4. Joe Try5:32 p. m.

    ¡La virgen... y la revirgen!

    A Joe ya le ha pillado el primer subidon con el traqueteo de Benny y la proximidad de Ray. Muy fino el detalle (muy erotico) de los dedos de Joe en el cinturon de Ray.

    Que pareja de chavales mas contrapuestos. Un Joe que es un macarrilla y un Ray que de tan buen chico parece que en vez de subir a la Montaña esté a punto de subir a los altares... o quizas es que ha bajado de ellos para salvar a Joe.

    La ovejada sigue camino, calladita y expectante. Se avecinan episodios potentes!!!

    Muy bien el flash en que Joe toma conciencia de su subidón y de que otros caminos son posibles!!!

    ResponderEliminar
  5. Esto más que "Un angel en llamas" tendría que llamarse "Un colgao entre ovejas", o "Historia de un macarra de hojalata o de cómo me las dieron todas en el mismo carrillo".
    Porque vamos, cada vez que lo releo más pringao y tolili me parece este hombre. Pero hay que reconocer que está buenorro.
    Se las van a dar todas juntas....al tiempo...

    ResponderEliminar
  6. Di el presente y no volví más... perdoname Angel Mío... en el otro post encontrarás las razones de que hoy sea tan escueta...

    Me encanta tu relato. Mucho. Leeré con todas las ganas el próximo capítulo ¿si?

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  7. excelente, divertido, genial, erótico, me encantó.
    Un Angel ya me puedes contar entre tus fans, cada capítulo me gusta más.
    Un beso.

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...