viernes, junio 30, 2006

UN ANGEL EN LLAMAS - CAPITULO 2


...tras estos duros días en los que mis encantadores amigos habeis mantenido el ambientillo, aquí va la segunda parte del "asunto".
La imagen que embellece esta página, cortesía de ese artista que tenemos camuflado entre nosotros, Joetry.
Vamos alla...

UNA OVEJA ES UNA OVEJA.

La lengua de Jacko repasando mi cara desde la frente hasta la barbilla ha terminado por despertarme al sentir una nausea ascender como una catarata de lava por mi garganta. Evidentemente Jacko no se ha lavado los dientes esta mañana después de su mala experiencia nocturna con las salchichas, y los cálidos efluvios de su aliento me han puesto en pie, que diablos, pondrían en pie a un pabellón completo de reclutas perezosos.
- Jacko, por Dios -le digo- esto es practicamente guerra química... creí que eramos colegas.
Miro a mi alrededor, el sol de principios de verano golpea mis retinas con dos puñetazos de luz que me dejan casi noqueado pero la insistencia de Jacko y la sustancia mucilaginosa y maloliente con la que está impregnando mi rostro me hacen incorporarme y mirar alrededor. Me veo depositado en un callejón repleto de cubos de basura (el servicio de recogidas debe funcionar un día sí y una semana no en Signal a juzgar por el aspecto del lugar), creo que algún alma caritativa me sacó de la carretera y me dejó allí para no ser arrollado por algún camión. Luego me doy cuenta que el mismo alma piadosa me ha birlado la mochila con mis calzoncillos limpios, los que reservaba para alguna ocasión especial, la camisa, mi camiseta de Signal y el escaso efectivo que restaba del golpe al camionero. Parece mentira como me jode que me roben, esto es aprovecharse de los indigentes, carajo, y el puto perro seguro que no les ha enseñado ni un colmillo mientras me dejaban con lo puesto...
...hostia, ni siquiera con lo puesto, también me han quitado las botas, pero si serán...
Paso un rato soltando unos tacos en el callejón que espantan a las ratas, yo no tengo un pico muy fino habitualmente pero cuando me enfado espanto a los descargadores de muelles más curtidos. Jacko se limita a mirarse sus pezuñas delanteras con aire contrito, probablemente se siente fracasado como mascota y como perro, es lo mínimo que puede pasar por su cabeza de chucho... entonces por la mía (por mi cabeza) pasa una palabra como un fogonazo:
"...¡Aguirre!..."
- ¡Jacko! -chillo horrorizado- ¡Dime que no son más de las ocho! ¡Dime que son las ocho menos cuarto! ¡las ocho menos cinco!...
Jacko huye temiendo mi cólera y salgo tras él como una bala, dándome de bruces con una miniancianita de vestido floreado y cara de alucinada (típico en los habitantes de Signal).
- ¡La hora! ¡Dígame la hora! -le ordeno-.
La tía va y -esto es casi ciencia ficción- saca del bolso un spray-antivioladores... pero vamos a ver, ¿que se piensan en este pueblo que soy yo?... ¿Y quien se cree ella que es? ¿Shirley Temple?
- Alejate de mi, excremento -dice en un tono que no me reconcilia precisamente con el género humano-.
- Tranquila, tranquila -digo levantando las manos ofendido- Muchas gracias por su amabilidad, sin duda Dios le recompensará como se merece.
La viejecilla ha corrido unos metros y cuando ha interpuesto lo que ha debido considerar "distancia de seguridad" me grita:
- ¡Las once y cuarto! Y espero que Dios te recompense también como sin duda te mereces, bastardo agresivo y pestilente.
He gruñido dando una patada en el suelo y ha huido dando grititos, yo por mi parte he echado a correr sin contestarle más, disparado hacia la caseta de Aguirre, creyendo -en un prodigio de inocencia y estupidez simultaneas- que me le iba a encontrar retorciéndose las manos tras su mesa y que al verme iba a exhalar un hondo respiro diciendo: " cielo santo, hijo, nos tenías preocupados, pasa por favor, ¿quieres tomar algo? ¿has desayunado?..."

Terrible error. Al verme Aguirre ha sufrido otro amago de infarto debido al ataque de risa que le ha puesto color bermellón, y una vez más no ha habido suerte, se ha quedado en eso, en un amago...
- Mira, pedazo de capullo, te dije a las 8, y te dije que si no estabas tu había otro montonazo de capullos esperando el puesto, no hace falta que te diga más, ¿verdad? Los dos tíos que he contratado estarán celebrando lo jilipollas que eres por no haberte presentado a tiempo, tomando una cerveza a tu salud probablemente. Pero te voy a dar un consejo para que veas el profundo aprecio que te tengo: lárgate de Signal y dedícate a la mendicidad en algún sitio más populoso, aquí no encontrarás más trabajo y si te dedicas a pedir limosna terminarán emplumándote con alquitrán y tirándote en algún descampado a muchos kilómetros de cualquier lugar civilizado... los vagabundos no son bienvenidos por aquí... -ha mostrado una hilera de dientes amarillos vagamente similares a los de Jacko antes de añadir- ... y eso es un consejo de amigo, ¿vale?... Ahora que he hecho mi buena acción del día, lárgate inmediatamente, me estas apestando la caravana...
Me he dado media vuelta conteniéndome los deseos de saltar sobre el escritorio y estrangularlo con mis propias manos...lo he conseguido, incluso cuando me ha dicho con una risita:
- Oh, bonitos zapatos, ¿es piel de burro?
Cuanta crueldad. He echado a andar arrastrando mis pies descalzos, Jacko a mi lado con cara de depresión, incapaz de pensar qué hacer a continuación.
" Ni un solo centavo encima, apestando a basura y a vómito de perro, todos me miran como un delincuente... o vete a saber como a qué -me dije recordando entre tinieblas mi baile sobre la barra del bar luciendo los calzoncillos después de cuatro o cinco días de uso-... ni siquiera puedo alimentar a este despojo de perro, a no ser que se me coma él a mi... o yo a él..."
Me he detenido levantando una ceja y Jacko ha enarcado sus dos ojillos con aire primero interrogante y luego asustado. ¡Que el cielo me asista, por un momento le he visualizado recien salido del horno con una manzana en la boca...! Mi mascota ha presentido algo porque ha puesto pies en polvorosa para contemplarme diez metros más allá ...
... ¿pero que clase de monstruo se creen que soy?... ¿de verdad cree alguien que me voy a comer a mi perro?...
De pronto he visto la luz, las palabras de Aguirre han resonado en mi cabeza "estarán tomando una cerveza a tu salud probablemente"...he vuelto al bar de Roxanne sin pensar en lo que hacía, y Jacko me sigue, somos arrastrados por las fuerzas del destino, es una profecía...
"...yo subiré a esa puta montaña..."
Y todo empieza a correr en mi favor, todo corre en esa dirección...

"De aqui a la eternidad" pierde mucho a la luz del día, hay grandes ventanales por los que entra a chorros la luz del sol, la barra está llena de vaqueros con cara de aburridos y en una esquina la televisión mete ruido sin parar. Encuentro a Roxie otra vez en la barra, con gesto poco acogedor.
- No se si pedirle al perro que se marche o pedírtelo a ti -dice a modo de saludo-.
Esto me indigna.
-Vaya. Quizás crees que vengo a darte las gracias por abandonarme inconsciente en mitad de la calle para que me roben y me abandonen en un callejón de basura sin dejarme tan siquiera los zapatos. Si es cosa de mala conducta, quizás eres tu la que debería salir a la calle.
Roxie es tan buena chica que enrojece un poco, sintiéndose culpable.
- Que me cuelguen si entiendo porqué me siento responsable de tí después de la que organizaste anoche. Debí llamar a la poli y que te hubiesen llevado a dormir al calabozo... ¡pero creí que te estaba ahorrando problemas! -se ha cubierto un momento los ojos con una mano como si tuviese un intenso dolor de cabeza y luego ha hurgado en sus pantalones hasta sacar una llavecita- ...ten. Sube la escalera, al final hay un baño donde puedes ducharte... apestas, ¿te has dado cuenta?... luego veremos lo que hacemos con tu ropa.
Me lanzo escaleras arriba rebosante de felicidad, pero antes oigo gritar a Roxanne:
- No es nada personal... pero "él" debe esperarte fuera, ya lo sabes.
Me vuelvo y veo a mi perro con cara de velocidad como si una ducha fuese lo que más le apeteciese en el mundo en este momento. Cuando ha oido a Roxanne se ha detenido en seco y su encantadora sonrisa se ha congelado en sus belfos.
- Ya sabes lo que hay sobre el derecho de admisión en este sitio, amigo -le he dicho. Jacko se ha sentado así sin avisar y he oido otra vez ese "cloc" que me desgarraba el corazón al poner el culo en el suelo y su mirada de ojos húmedos haciéndome sentir que le estaba traicionando- Te juro por todas tus pulgas que en media hora estoy contigo de nuevo... pero ahora espera fuera, carajo.
Cuando le veo bajar las escaleras con su trote menudo pienso que no me ha gruñido desde el amanecer y siento algo parecido a la ternura floreciendo en mi duro corazón...


Los siguientes minutos son de placeres casi orgásmicos: el agua caliente corriendo por mis lomos, jabón de verdad refrotando mis sobacos, mi entrepierna, salgo limpio, rosadito y perfumado como una virgen el día de su boda. Incluso encuentro una cuchilla vieja de afeitar con la cual perpetro (y es perpetrar porque casi cometo homicidio conmigo mismo) un afeitado al más puro estilo vaquero. Cuando había terminado y meditaba sobre las desventajas de volver a ponerme mis cosas mugrientas encima, la puerta se ha abierto un momento y desde fuera Roxanne me ha lanzado un bulto de ropa.
- Es un mono azul de trabajo y unas zapatillas, los usaba el tío que limpiaba el bar hace tiempo... te servirá mientras lavamos lo tuyo.
- Pasa mujer, y me ayudas a ponérmelo -bromeo alegremente para que vea que conservo el sentido del humor a pesar de mi situación precaria, " soy un tío fuerte ", quiero decir con ello-.
- Pontelo solito, o si prefieres llamo al sheriff para que te ayude , es muy bueno con las cremalleras.
- Okey, encanto, okey, era un chiste simplemente...
No cabe mostrar mucha dignidad cuando bajo con mi mono azul al menos seis tallas mayor, unas zapatillas blancas sin cordones que deben ser de chica ( "¿de Roxanne?...demasiado grandes...")y la cara llena de cortes como si me hubiese dado de morros con el espejo del lavabo. Los vaqueros me miran de reojo y siguen bebiendo, mi benefactora sonrie levemente y dice:
- Vale, estás casi decente. ¿Quieres un vaso de leche?
En mi carrera no se ha registado hasta hoy el momento en que yo consuma un producto lacteo en la barra de un bar pero ahora, ante la mirada atenta de Roxie, jadeo como un Jacko cualquiera y me acomodo una esquina de la barra...
...la vida nos demuestra que cuando no buscamos la ocasiòn, el diablo nos la pone en el camino, y antes de forjar yo plan ninguno el vaaquero de mi izquierda, un muchacho moreno de ojos claros me da una palmada en el hombro y le dice a Roxanne:
- Este vaso le pago yo - ella y yo sonreimos- ¿Tambien eres nuevo en Signal?
- Oooooh, sí -contesto receloso- Llevo veinticuatro horas aquí y ya estoy deseando marchar.
El ha sonreido a su vez.
- Desde luego no es el mejor sitio del mundo, pero nunca sabe uno donde irá a parar, ¿verdad? -se aparta un poco para dejarme ver a su compañaero, un cachitas rubio tipo anuncio -slips-Calvin -Klein- Yo soy Brad, y este es Ray. Vamos a pasar el verano meneando ovejas por la montaña.
...solo podía ser el diablo... Mostré los incisivos como mi perro me había enseñado y pregunté:
-...oh, ¿con ese cerdo de Aguirre?
- Justo. ¿Tu tambien fuiste? Yo conseguí el puesto gracias a un tío que no se presentó, cuando llegamos Ray y yo nos cogió a los dos...
- Que bonito -he musitado con mi cerebro de superviviente trabajando a toda velocidad- ...y, ¿os conociais de antes?
- ¡Que va, que va! Ha sido todo esta mañana a primera hora, ¿eh Ray?
El rubio ha sonreido sin abrir la boca y ha dado un trago a su cerveza,
- Vaya -he dicho yo entonces luciendo una vez más toda mi dentadura- que buena suerte. Yo en cambio he atravesado un pequeño drama...
He inventado una historia de asalto, atraco y abandono de la víctima que casi hace llorar a Brad.
- Joder tío que putada... oye si te podemos echar una mano, en serio, yo...
- ¡Uff-Uff! - he resoplado con los ojos llorosos- Eso es más de lo que nadie me ha ofrecido en mucho tiempo, ¡Uff-uff!
He tenido una crisis de fingido llanto mientras Brad me palmaba la espalda con frases como "vamos tio no te derrumbes" y tópicos parecidos, con Roxanne contemplandonos desde detrás de la barra con una ceja levantada.Por fin, al ver que yo estaba literalmente deshecho, el chico ha decidido:
- Voy a acompañar a este hombre fuera para que le de un poco el aire. Por si acaso mañana nos vemos donde Aguirre, ¿eh Ray?
El rubio ha asentido sin abrir la boca y yo he salido fuera con Brad a la luz del meiodía, donde me esperaba Jacko sesteando al sol y a su lado...
... ¡hostia, el indio de anoche, y solo llevo en el cuerpo medio vaso de leche! Mientras Brad decía algo amistoso a mi perro y Jacko le enseñaba los dientes, le he oido recitar:
"...el instante está cerca
viene con las nubes
mezclado con el aire
vuela como el polen
monta en la brisa como se monta un potro desbocado
planea sobre montañas y valles
te busca
te ve
olvida los fantasmas del pasado
la montaña comprende a todos
abarca a todos
y Ella me ha dicho
que tu momento ha llegado
ahora"
El resto transcurre a toda velocidad, le pongo un brazo sobre los hombros a Brad, el sonríe, creo que se piensa que quiero rollo, pone su mano entre mis omoplatos, yo le devuelvo la sonrisa , aprieto el puño y ¡crunch! lo estrello contra su cara. Las rodillas se Brad se doblan, no cree lo que le está pasando, le arrastro más allá de la cuneta, entre la vegetación,compruebo el pulso, no está muerto..."Lo siento amigo,"digo en tono de excusa "tengo un perro que mantener". Le desnudo, me calzo su camisa y sus vaqueros (tambien el calzoncillo, nunca me he llegado a plantear si me pondría el calzoncillo ¡usado!de otro tío, pero en este momento no hay lugar para sutilezas y además ese mono azul me estaba rozando mis partes íntimas de una forma que me iba a volver loco), me calzo hasta su sombrerito de cowboy. Dejo a Brad en pelotas e inconsciente entre los arbustos atado como una longaniza y salgo yo, marcando un paquete de órdago porque este chico gastaba un par de tallas menos creo yo en los pantalones, y una sonrisa floreciente. Jacko me espera en el camino exhibiendo un gesto reprobatorio que pide a gritos su descalificación como mascota del año.
- ¿No oiste al indio? -le digo- ¡Es mi momento, joder! ¡tengo que ir a esa montaña!
Jacko me mira y se pone a aullarle al sol que nos alumbra... jodido romántico...
Registro los bolsillos de mis nuevos pantalones y encuentro una cartera,en su interior el permiso de conducir, una foto de una encantadora ancianita (¿mama? ¿la abuelita?) y lo más importante, un pequeño montoncito de billetes de 20 dolares.
- ¡Mira, Jacko -grito- ¡Más salchichas!
Mi encantador chucho dice "¡Guau!" y olvidadas sus malas experiencias pasadas echa a trotar camino del colmado. Entonces algo me hace meditar... cabe la posibilidad de que Brad despierte, que no termine ahogándose con la zapatilla que le he metido en la boca, que logre escupirla a lo largo de la tarde-noche y empiece a gritar... incluso si tiene mucha suerte (aunque es un camino poco concurrido y eso en Signal equivale a decir que solo lo cruzan los gorriones) puede que alguien le escuche...
El festín salchichero tiene que esperar. En su lugar compro un saco y una buena cuerda en un almacen y me dedico a las enojosas tareas de meter dentro a Brad (que por fortuna sigue inconsciente), cerrarlo a conciencia y tirar de él -es un muchacho de complexión más liviana que yo pero el jodido pesa como si estuviese muerto-... el destino sigue de mi parte, frente al bar de Roxanne hay un enorme camión cargado de jaulas de pollos con un enorme cartel que dice: "EL POLLO DE CALIFORNIA".
"Este es tu vuelo, Brad" pienso, y lanzo el bulto en medio de los pollos californianos.
Si tenía dudas de formar del plan divino estas se disipan cuando, apenas bajo del remolque enseñando a Jacko un pulgar apuntando al cielo (que significa "¡prueba superada!"), un tio gordo y con cara somnolienta sale del bar.
- Qué, -le digo- de viaje, ¿eh?
- Si, amigo, a llevar pollos a esos cabrones de Hollywood -me contesta entre dos escupitajos- Esos bichos van a transitar por los intestinos más famosos del cine, haaa-haaa-haaa!
Celebro con él esa curiosa y repugnante reflexión, y espero hasta verle arrancar, despidiéndole con un pañuelo.
"Quien te lo iba a decir, Brad, vienes a cuidar borregos y te ves de repente en la meca del cine..."
Cuando el camión se ha perdido en la oscuridad me vuelvo a Jacko y le digo:
- ¿Sabes algo de ovejas, chaval? Y no hablo de haberte comido ninguna, jajaja.
Jacko literalmente se encoge de hombros (de paletillas, más bien) y en su mirada leo la respuesta:
"Una oveja es una oveja"...
...en fin, queda aquí este sesudo relato para que tengais algo en que meditar este fin de semana, jaja. Como siempre abrazos a todos y gracias por haber seguido ahí... la próxima entrega no tardará tanto, lo prometo...

8 comentarios:

  1. Ese Brad...¿era Brad Pitt????...pudo ser no???...y Ray de seguro va a notar el cambio. Vaya Angelito, qué poder narrativo hombre, me saco el sombrero, ya casi me acostumbre a las náuseas y el mareo de lo enganchada que estoy en esta historia.

    UN BESO Y UN ABRAZO ENORMES y gracias por continuar esta llamarada a pesar de los problemillas cotidianos que mencionas.

    ResponderEliminar
  2. Me olvidaba...felicidades al fotógrafo, cada día me admiro más con sus imágenes...

    ResponderEliminar
  3. Viniste en el momento más oportuno, cuando más necesitaba una sonrisa... Gracias Amigo Mío, por este relato y por "estar" tan presente durante todo el día de hoy. Me sentí muy acompañada. Sos un Sol!

    Y me apunto a ver cómo se van desarrollando los comentarios a este nuevo post... que seguro me harán desternillar tanto como tu forma de escribir (maravillosa!!!!!!!)

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Joe Try9:41 a. m.

    Gracias UnAngel por tu segundo capitulo... estás rompiendo los moldes y los esquemas. Felicidades...

    Bien creo que queda claro que Joe és Jack y que Ryan será Ennis (guapisimo sí y introvertido tambien)... bueno a mi me parece que por ahí van los tiros...

    De todas formas que pasada de Joe/Jack... cleptomano, vagabundo, borracho, gamberrete y suplantador de personalidad... se lo curra el chaval para llegar a BBM!!!!

    La secuencia que desnuda a Brad y lo factura en un camión de pollos a Hollywood me ha parecido super!!! Yo tambien creo que es una "bromita" dedicada a Brad-Jolie...

    Las apariciones del "indio" con sus premoniciones es de lo mas irreverente que he leido... muy en plan Virgen de Fatima haciendo revelaciones a los pastorcitos...

    Este relato va a ser caliente como el color de la roca de la foto... ardiente!!! Vamos a ver como Ryan va a reaccionar... en todos los sentidos... ya me entendeis... apuesto que aqui se invierten los papeles... y Joe le va a pegar unos "viajes" a Ryan que va acabar con los calzoncillos (Calvin Kline) hechos trizas!!!

    Un abrazo Riverton a la peña!!!

    ResponderEliminar
  5. En la película "The Doors", a Jim Morrison se le aparecía un indio que lo hacía ver imágenes premonitorias...así es que esto no es cualquier cosa...

    ResponderEliminar
  6. Angelito!!! no tengo palabras, esto está fenomenal!!!

    Te felicito, me siento super hiper recontra orgullosa de ti.

    Me hiciste reir y me estaba matando el suspenso de saber que iba a ser Joe.

    De verdad, me encanta, te estas convirtiendo en uno de mis escritores favoritos.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, esto va a tener que llamarse Hotback Mountain, o Heavyback Mountain, o casi Madback Mountain. El angelito se debe estar tomando lo que se metía Morrison, como dice Alas, porque tiene la imaginación a mil grados. A ver Unángel, cuidadín con los psicotrópicos que te puedes quedar pallá.

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...