viernes, mayo 12, 2006

EL ESPEJO


Amo contemplar a Jack. Jack es vida, Jack es belleza, energía positiva, es un poco de inocencia, creer que se va a poder salir con bien de las cosas por dificiles que se pongan... también es seducción, sexo, pasión, Jack representa abrazos sudorosos, es mirar tan de cerca un rostro que no lo puedes ver, un aliento entrecortado sobre otro, es dejarse ir y no pensar en nada...
Me sumerjo en las aguas de los ojos de Jack y deseo ser un pez para no tener que volver a salir a respirar.
Jack es Amor.

Pero ha ocurrido algo.

He descubierto que cuando me contemplo en el espejo, a quien veo es a Ennis del Mar.

Ha sido poco a poco. Ennis ha requerido de mi paciencia, de todo mi amor y mi atención, he tenido que sacar brillo a su imagen con ternura, repasar con la yema de los dedos las diminutas arrugas en la comisura de sus párpados, rascar en sus silencios, en su forma de bajar la mirada. He pulido sus contornos con tanta dulzura como si de verdad estuviese acariciando el cabello sobre sus sienes...me he conmovido al ver sus señales de envejecimiento, la aspereza de sus mejillas sin afeitar y las legañas en sus ojos, esas que se niega a despegar después de las noches en que ha soñado con Jack y no quiere despertar... la forma en que traga saliva cuando algo (una carta con letras rojas, una camisa en un armario) le emociona tanto que no puede coger aire y el corazón quiere escapársele por la garganta...
He raspado la superficie y primero he encontrado su amargura y su dolor, por ser él quien tiene que seguir levantándose cada mañana, haciendo un esfuerzo para comenzar a vivir, por ser él quien se ha quedado para cargar sobre sus hombros con el peso de la tragedia. Ahí estaba también su miedo a luchar por lo que ama, y su cólera hacia si mismo por su incapacidad para demostrar sus sentimientos, por el esfuerzo que le cuesta estrechar a Jack entre sus brazos y por lo mal que se siente cuando él se ha ido por no haberle abrazado lo suficiente... por la cantidad de abrazos que podía haber dado y se han quedado en su pecho, secos e inútiles como flores cortadas.
He escarbado una y otra vez, queriendo llegar a su núcleo interior, al centro de su corazón, y cuando por fin lo he conseguido...

...ahí estaba yo.

Yo soy tu, Ennis del Mar, ese hombre melancólico, enamorado, solitario, que cierra una y otra vez la puerta a la felicidad cuando pasa por su lado, que finge ser duro y no necesitar de nadie pero que está una hora vomitando en un garaje con la cabeza entre las rodillas ante la sola idea de no volver a ver a Jack.
Y tú eres yo, un ángel con las alas cortadas dejado caer a este mundo sin ninguna explicación, que no sabe muy bien que es lo que hace aquí, donde va ni de donde viene, que intenta hacer lo correcto mientras se pregunta por dentro qué es lo correcto... que procura recordar cual era el sistema para pegar un salto y alzar el vuelo sin estar seguro de haberlo sabido alguna vez. Recibiendo golpes sin saber de donde vienen.
Esperando la ocasión para recuperar esas alas perdidas.

Aunque no lo sé, Ennis del mar. Quizás con Jack tus alas se fueron para siempre.

Yo espero tener todavía mi oportunidad...

Espero...

5 comentarios:

  1. Ayer colgué esto en casa del Putojacktwist, ni que estuviéramos tu y yo bajo la misma seta.


    En un momento dado dos chicos doloridos y solitarios se cruzan en un lugar perdido; la luz y la oscuridad, el agua y la tierra se complementan. Jack salta y Ennis se queda tumbado. Ennis derriba un alce a la primera y Jack no acierta nunca. Jack se da con la cabeza en los muros y Ennis busca la forma de sortearlos.
    En un momento dado, diversas personas que de otra manera no se hubieran conocido se cruzan en un lugar perdido. Personas doloridas y solitarias, que arrastran soledades y silencios densos. Personas que se ven reflejadas en dos chicos doloridos y solitarios, porque sus dolores y soledades son las mismas. Se ven en Jack, se miran en Ennis; pero la inmensidad de esta historia no está entre las páginas de un libro ni en una pantalla de cine. La belleza de todo esto es que, en un momento dado tantas personas doloridas y solitarias compartan un mismo instante entre la belleza y el dolor. Que tantas personas tan diversas y especiales, tan sensibles, tan hermosas, hayan coincidido en este tiempo y lugar, es un milagro. El milagro de los Jacks de este mundo que se rompen la cabeza contra los muros, el milagro de los Ennis que buscan el camino que los rodea. El milagro del chico que salta y grita para su amigo, y el de su amigo, que le mira y sonríe.
    Los Jacks y los Ennis, los dos están dentro de cada uno de nosotros. Complementarios como el agua y la tierra, como la oscuridad y la luz.

    Un beso, compañero.

    ResponderEliminar
  2. Cuando alguien cercano sufre, lo pasa mal, está atravesando un trance duro o simplemente lo vemos llorar... nos conmueve, sus circunstancias nos llevan a solidarizarnos, a ofrecer y dar apoyo, a querer "estar" a su lado a pesar de no resultar fácil ese saber estar; y aún menos cuando nuestra vida está colmada de sonrisas, de buenos momentos, de felicidades en alza.

    Cuando nos duele la cabeza, ya nada en todo el cuerpo funciona como debiera, todo él se resiente. Me parece que aquí ocurre lo mismo.. En este mundo de sentimientos que es BBM, si alguien sufre, el resto "está" con él(o con ella), a pesar de distancias, sexo, condición religiosa, social, etc...
    En esto está la verdadera "pasión", la verdadera amistad, en compartir todo lo que nos une.

    Desde aquí, doy gracias a tod@s por compartir.. Y a ti, que eres un angel... gracias pero mil...

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué palabras puedo decirte cuando es un abrazo lo que quiero darte?
    Tan lejos, tan cerca... porque tus alas me acarician y sólo puedo intentar llegar a tu orilla, besar tu soledad y desear con el alma tu sonrisa...
    Estás allí, dándote cuenta... desde el interior de Ennis el Angel encontrará su vuelo hasta otro corazón, el que necesitas para que palpite el tuyo...

    ResponderEliminar
  4. Pues tienes mucha suerte si cuando te miras al espejo ves a Ennis del Mar-Heath Ledger. jeje... Yo cuando me miro al espejo veo a un tío muy feo.
    Ando loco con este chico, Heath Ledger, y ultimamente estoy enganchado a algún video de fan quinceañera. Dios mío...

    ResponderEliminar
  5. Alguna vez quise explicar por qué elegí el nick de Alas Del Mar, el inmenso significado que tiene y por qué lo amo, ahora no hace falta...un abrazo ángel, mago...

    ResponderEliminar

El último mar que compartimos juntos

El último mar que compartimos juntos
...no,no estabas pero te tenía ahí, en el corazoncito...